La mala suerte de Cuco Ziganda

No me quiero erigir en la defensora a ultranza de nuestro entrenador Cuco Ziganda. Simplemente quiero comentar una serie de cosas que me llegan a concluir que la mala suerte que está teniendo es muy real.

¿Mala suerte? (Foto: Athletic Club)

Para empezar comentar que el equipo que tiene Ziganda es el mismo que tiene el Club desde hace 2 años, no ha habido ni una mísera incorporación. Es decir, son los mismos jugadores, pero claro, con 2 años más, lo que en el caso de algunos y visto su DNI puede suponer un problema. Supongo que al coger el equipo solicitaría refuerzos a la Junta Directiva. Pero por todos es conocida la habilidad de nuestros dirigentes en este tema. Perdón, he dicho habilidad y quería decir, extrema torpeza.

En segundo lugar, la elección del entrenador en muchos foros no fue bien acogida, por lo que prácticamente desde el minuto uno, hiciese lo que hiciese, tenía críticas, lo que supongo tampoco habrá ayudado mucho, porque la sensación de estar jugándote el puesto cada poco, no debe ser sencilla de llevar.

A ello hay que unirle el que el equipo tuvo que empezar a competir muy pronto jugándose desde los primeros partidos las habichuelas pues de ellos dependía que estuviésemos en Europa League o no. Partidos en los que se jugaba sin alguno de los supuestos titulares por enfermedad, como Yeray, o por estar lesionados, cómo es el caso de De Marcos o de Iturraspe,  o de Rico.

Bastantes jugadores estaban flojos con respecto a lo que nos tienen acostumbrados: Laporte, Williams, Aduriz, Raúl García, San José, Beñat… Vamos lo que viene siendo casi un equipo completo. La sala de máquinas del equipo, los mediocentros no funcionaban. Uno de los más utilizados el año pasado, Beñat, empezó flojo y perdió la titularidad, hasta que sorpresivamente nos enteramos que tenía problemas de pubis, por lo que tuvo que ir a Alemania a que le metiesen la tijera. “Espectacular y acertada” política de comunicación del Club que no había dicho absolutamente nada… de modo que unos criticaban a Ziganda por no sacarle y otros criticaban a Beñat cuando salía porque estaba bastante mal. Pero… Lo que estaba era lesionado. Alucinante. ¿Por qué no dijeron nada? ¿Por qué no se operó en verano?

Otro enorme problema añadido. El jugador con mucha diferencia que mejor estaba jugando y que en muchos partidos se estaba echando el equipo a la espalda, Iker Muniain, se vuelve a romper los ligamentos de la rodilla, de modo que nos tenemos que olvidar de él hasta la temporada siguiente.

Durante todo ese tiempo Cuco hace todo tipo de variables, con sus jugadores en el centro del campo, para conseguir algo que funcione. Los más utilizados, Mikel San José y Mikel Vesga, demuestran una y otra vez que con ellos no funciona el equipo. Se recuperan Itu y Rico, y empiezan a tener más presencia, mejorándose así la creación y la contención.

A Iñaki no se la reconoce, no se sabe lo que le ocurre, pero no es ni sombra del jugador que fue el año pasado. Ha metido algún gol que nos ha venido muy bien pero han sido como oasis dentro del mal hacer. Esto hace también que a Aduriz no se le pueda dar mucho descanso.

Laporte tampoco es ni de lejos el jugador que fue antes de lesionarse de gravedad hace dos veranos. Sigue cometiendo errores de bulto con muchísima frecuencia. Errores impropios para la calidad que tiene. Y su compañero de baile el año pasado, con el que se compenetró de maravilla, Yeray, estaba recuperándose de su grave enfermedad. Ahora ya recuperado se tiene que poner bien físicamente.

Además de recuperarse Iturraspe de la lesión, también lo hace De Marcos, pero en su primer partido, partido más que notable, recibe un golpe que le vuelve a lesionar.

Supongo que Cuco estará buscando a ver quién es el que le está haciendo vudú, porque la mala suerte que estamos teniendo este año es evidente, con las lesiones y con los muchos jugadores que no están bien. Bueno, y con alguna brillante mente pensante, que visualizó, intuyó en verano, que Mikel Merino no era necesario. En fin,…

Y así que llegamos al partido contra el Real Madrid tras el total y absoluto desastre de la eliminación contra el Formentera, un Segunda B,  que ha supuesto un golpe a la moral enorme y el que los cuchillos estuviesen enormemente afilados rozando el cuello del entrenador. Hete aquí que el equipo hace un primer tiempo más que aseado dominando por momentos a los madridistas y teniendo oportunidades para ponernos por delante en el marcador, aunque ellos también gozasen de algunas. Pero… la mala suerte del Cuco otra vez que se disfraza con una nueva lesión de Iturraspe. Salta al campo San José en el minuto 40 y el partido cambia. El segundo tiempo, tras un par de ocasiones nuestras y un más que posible penalti a Raúl, no pitado, se convierte en un casi monólogo blanco, pasando por algunos momentos de agobio auténtico, pero la defensa estaba resistiendo el asedio muy bien gracias sobre todo a la pareja de centrales Núñez y Etxeita, que hicieron que no echásemos nada de menos a Aymeric. Pero, el mal fario hace que se vuelva a lesionar De Marcos, en el colmo del despropósito, chocándose con Núñez. ¡Qué mala suerte! Así y todo, el Athletic se liberó de la presión y de los ataques continuos del Real Madrid gracias a la expulsión de Sergio Ramos, que hace que esos últimos minutos se diese un cambio de papeles siendo el Athletic el que estuvo rondando la puerta de Keylor Navas. A pesar de ello, se mantuvo el empate a cero. Punto valiosísimo teniendo en cuenta de dónde veníamos y quién era el rival.

Tras el éxito, la frase  de todo el mundo es la misma. Con los rivales grandes el Athletic se crece y hace buenos partidos pero ¿qué va a ocurrir ahora contra el Zorya y el Levante? Y por supuesto, me pregunto lo mismo, pero claro, también tengo en cuenta que en estos partidos no vamos a tener los mismos jugadores porque De Marcos e Iturraspe se han lesionado otra vez. Por lo tanto, vamos a tener que contar con algún jugador que hasta ahora no lo está haciendo muy bien. Es decir, nuevo problema para Ziganda. A ver cómo lo soluciona, ya que se le tienen muchísimas ganas. Esto último que comento me da bastante pena porque estoy llegando a pensar que mucha gente quiere que el Athletic pierda los siguientes partidos para que echen al entrenador de una vez. Una pena. Bueno, más que una pena, lamentable.

Pensando en todo lo que comento os pregunto… ¿no os parece que Ziganda y de rebote, el Athletic, esta temporada, están teniendo malísima suerte? Yo estoy convencida de que sí. Y que en cuanto cambie un poco el viento vamos a ir hacia arriba.

¡A por el Zorya y aúpa Athletic!

Jugando así, sí, Athletic

Curiosamente los aficionados del Athletic estamos mucho más contentos después de perder 0 a 2 en la Catedral contra el Barcelona que habiendo empatado contra el Östersunds en Suecia.

Buen tandem por la izquierda (Foto: Athletic Club)

Parece un contrasentido pero no es así porque en lo que nos estamos fijando es en el juego. Contra el Barça a pesar de perder se compitió, incluso dio la sensación de que el Athletic era superior a los culés, en determinados momentos. Nos volvió a penalizar la falta de puntería o de calidad, en dos o tres situaciones, mientras que ellos se apoyaron en un Messi que apareció un par de veces, para apuntillar a los rojiblancos. Otro partido se hubiese dado si Aritz acierta con alguna de las que tuvo en el primer tiempo. Sobre todo en el mano a mano. Tampoco estuvo acertado en el pase e incluso por un error suyo vino el segundo gol de los catalanes en el descuento, que dejó un marcador cruel, que para nada merecieron nuestros jugadores. Una pena.

Pero lo dicho, nos quedamos con las cosas positivas, entre las que habría que destacar la pareja que formaron Lekue y Córdoba en la banda izquierda. Estuvo muy incisiva todo el partido poniendo en continuos aprietos a la defensa barcelonista. Le vendrá muy bien al lateral porque en los partidos anteriores no estuvo tan afortunado y éste puede ser un buen empujoncito para su moral. Córdoba por su parte, siguió en su línea de todos los minutos que lleva jugando desde su début. Da gusto verle. A veces, da sensación incluso de ser él el veterano, que se intenta echar el equipo a la espalda. ¡Que siga así! Porque ya vemos lo difícil que es mantenerse o mantener el nivel, una vez que se entra en el primer equipo. Si no que le pregunten a Iñaki Williams que no está pasando por su mejor temporada, lo que nos lleva a todos a preguntarnos que qué le está ocurriendo.

Otro de los debutantes del año Nuñez estuvo también francamente bien, adelantándose a los delanteros en la mayoría de los lances. A seguir así.

Y ya este jueves en Europa League, en la final ante los suecos,  a demostrar que son capaces de jugar como el sábado, sea quien sea el rival. ¡A por el Östersunds! y…

¡AÚPA ATHLETIC!

 

Un Athletic sin rumbo pierde en Leganés

Sin rumbo, sin chispa, sin juego, sin ideas, sin capacidad de reacción,… demasiados sin para que el Athletic sacase algo positivo de Leganés.

Gol y se acabó (Foto: EFE)

Un partido casi casi tan malo como el que el Athletic de Valverde jugó en el mismo lugar, Butarque, en Liga la temporada pasada. Si nos queremos consolar de alguna manera diremos que quizá  el del año pasado fue aún peor, en cuanto a juego, aunque no en resultado porque empatamos. Jugando, o mejor, no jugando a casi nada, es imposible ganar, lo lógico es perder como ayer (1 a 0). Lo peor de todo quizá fueron las dos declaraciones después del partido que les oí a Mikel San José y a Ánder Iturraspe. Ambos dijeron que el equipo jugó bien. ¡MADRE MÍA! ¿A qué llaman éstos jugar bien?

En el primer tiempo ni un sólo tiro a puerta. Un remate raquítico de cabeza de Raúl García y un tiro a palos (entiéndase término de rugby) de San Jo. El comentarista dio en el minuto 35 del primer tiempo el desolador dato que el Athletic llevaba solo el 55% de acierto en el pase. El centro del campo no creó absolutamente nada, sí a eso le añadimos el dar continuamente el balón al contrario… nos sale el truño que salió. Además los centrales se unieron al despropósito: tanto Núñez como Laporte regalaron una oportunidad de gol  cada uno a los madrileños. ¿Tan difícil es pasar el balón a los compañeros?… sobre todo sin oposición. ¿En qué estabas pensando Aymeric para darle ese balón al del Leganés? No doy crédito.

En el segundo tiempo se mejoró durante 12 minutos… tuvimos hasta 3 oportunidades. Pero incomprensiblemente Williams no vio a Aduriz solo a su izquierda y, lo peor de todo,  volvió a chutar al muñeco (bueno, el muñeco hizo una buena parada). Mikel San José cabeceó al travesaño, y… se acabó. ¿Cómo? preguntaréis. Pues con un nuevo regalo, en este caso de éste último mencionado,  Mikel, que por enésima vez en esta temporada, se durmió y se dejó comer la tostada por Beauvue. Pérdida en el centro del campo y autopista para el delantero que, tras romper la cintura a Laporte, fusiló a Kepa. Agur partido, agur tres puntos,… Había tiempo más que de sobra para empatar e incluso, ganar el partido, pero el jarro de agua fría fue tan enorme que de nuevo los jugadores no supieron sobreponerse. Susaeta saliendo desde el banquillo lo volvió a intentar pero no consiguió nada. Córdoba tampoco cejó en el intento pero sin éxito. Tuvo un tiro muy bueno que iba a portería pero le dio en la cabeza a un defensa. Nada más. Eso sí,… para Mikel y Ander el equipo jugó bien. En fin, pues esperemos que de aquí en adelante el equipo deje de jugar bien, como creen los futbolistas, y empiecen a hacerlo genial, de maravilla, estupendamente,… porque esto no pinta muy bien.

A pesar de todo, no perdamos la calma y sigamos animando. Alguien podría pensar que después de criticarles como lo estoy haciendo es un poco contrasentido decir la frase anterior, pero no. Claro que voy a seguir animando, lo cual no quita para que desde aquí les critique, sobre todo porque no es de recibo que tras el horroroso partido digan que han jugado bien… Sin más. Pero a partir de ahí, animar y animar y ya, porque, de momento, este mismo miércoles se inicia la competición de Copa contra el Formentera, en su campo, así que… ¡a por el Formentera! y …

¡Aúpa Athletic!

Córdoba y Kepa la cara y la cruz de la derrota en Valencia

El Athletic volvió a perder ayer en Valencia, esta vez por 3 a 2 y sin merecerlo, ya que un empate o incluso una victoria rojiblanca no hubiese extrañado a nadie.

Ayer Kepa desafortunado (Foto: EFE)

Pero los errores se pagan y ayer el Athletic los tuvo y caros. En general, nos penaliza la poca consistencia de la defensa, a la que ayer, sorpresivamente, se unieron los dos errores, fundamentalmente el último, de Kepa, que nos demuestra de esta manera que es humano, también falla. Les puso en bandeja el triunfo a los valencianistas, que sin hacer grandes alardes consiguieron meternos 3 goles. Dos salidas defectuosas, la primera acabada en penalti claro, y la segunda culminada con un gol a puerta vacía en una jugada que no tenía porqué ser peligrosa. Así es muy difícil conseguir algo positivo. A Kepa le toca trabajar en Lezama las salidas, porque también uno de los goles de Málaga fue por el mismo motivo, allí fue por no salir… A trabajarlo.

La cara positiva del partido además de la reacción del equipo en el segundo tiempo,  y el no darse por vencido a pesar de los varapalos, es sobre todo el gran partido de Iñigo Córdoba. El descaro viene acompañado de desborde y buenos centros tanto por la derecha como por la izquierda. El balón a Núñez es soberbio, y el pase entre líneas a Raúl García… buf… ¡Qué pena que no se han traducido en goles,  porque ambos lo merecían! Y la internada por la izquierda que ha acabado con el taconazo de Balenciaga… también impresionante. ¡Y qué derroche físico! No ha parado ni un minuto. La juventud no le impidió echarse el equipo a la espalda para casi conseguir el empate o la remontada. ¡Qué siga así!

Nos tenemos que quedar también con que él equipo ha mejorado con respecto a otros partidos, algo fundamental, ya que no tenemos puntos, por lo menos ver que somos capaces de crear juego y de llegar a las cercanías del portero contrario con posibilidades de crear peligro y conseguir gol. Y ya si se acaba la mala suerte ni os digo. Hoy hemos tenido dos palos. Cuando estás de que no es no, y se acabó.

Ahora tenemos 15 días por delante para trabajar a tope, corregir errores y poner en forma a unos cuantos jugadores. Y… ¡A por el Sevilla!

¡Aúpa Athletic!

Unai Núñez también convence

Sí una extraordinaria noticia para el Athletic es que los cachorros debuten en primera (este año ya lo han hecho dos), mucho mejor es si desde el primer momento se ve que derrochan calidad.

Buen partido de Unai Núñez (Foto: EFE)

El otro día destacó Iñigo Córdoba y ayer le tocó el turno a Unai Núñez. Muy buen partido, uno de los mejores del encuentro, con el permiso de Iñaki Williams (que està en modo asistente).
Unai destila tranquilidad. Maneja bien la pelota y sabe sacarla jugada desde atrás. Tiene buen salto y es fuerte en las disputas. ¡Si todavia nos van a sobrar centrales! Bendito problema. Problema para Ziganda que a ver qué hace cuando se reincorpore Yeray… Difícil, difícil.
Esto se ha convertido en una suerte para Urrutia y, por supuesto, para el Athletic, porque a falta de contrataciones de campanillas, sí se ha mejorado la plantilla, pero con los jugadores que vienen de abajo. Para un equipo de cantera el ideal. Mejorar sin sacar el talonario. Menos mal porque si dependíamos de la habilidad del Club para fichar… mal íbamos.
Vuelvo a Iñaki, nuestro máximo asistente de esta Liga. Bueno, máximo y único. 3 goles hemos metido y los 3 a pase suyo. Ayer dos, como dos soles. Athletic 2 – Girona 0. Y… ¡qué siga así!
Nada más se puede comentar del partido, aparte de la importancia de los tres nuevos puntos que nos colocan en cuarta posición, porque el juego no fue ni vistoso ni bonito, simplemente muy práctico, y de nuevo, dejando la portería a cero. Esta vez con Herrerín, por la fiebre de Kepa.
Por último, quiero “felicitar” a los artistas que han introducido los datos de la plantilla del Girona en la revista o boletín oficial del Athletic Club. ¿No sabían que uno de los porteros del Girona era Gorka Iraizoz, casualmente el titular y casualmente nuestro portero los últimos diez? Pues no lo debían saber porque no aparece Gorka… En fin, vaya metedura de pata… Tampoco está Stuani, pero eso quizá podía haber pasado más desapercibido, pero que falte Iraizoz… telita. Por cierto, precioso el recibimiento que le ha brindado La Catedral, alargando muchísimo la ovación. Algo más que merecido. Se habrá ido contento de su casa, porque San Mamés siempre será su casa.
Y ahora a por el Hertha de Berlín el jueves, en Europa League.

¡Aúpa Athletic!