Doble decepción en La Catedral: por el partido del Athletic y por el público

Que este partido era importantísimo para el Athletic no hace falta que se lo explique a nadie.

El gol del de siempre (Foto: Athletic Club)
El gol del de siempre (Foto: Athletic Club)
A pesar de ello el Athletic incomprensiblemente se ha dejado empatar por el Leganés, consiguiendo de este modo un solo punto. Desperdiciando, de nuevo, una magnífica oportunidad para acercarnos más a la Europa League, ya que nuestros dos rivales también han empatado. Teniendo en cuenta lo que nos jugábamos no entiendo nuestra salida al campo en el segundo tiempo. Daba la sensación que el único que se estaba jugando algo era el Leganés, que también, pero parecía que la cosa no iba con nosotros. Todo San Mamés estaba viendo que nos iban a empatar. Estaba claro. Ya sé que el equipo contrario también juega, de hecho es algo que he puesto en muchos de mis comentarios, pero el pésimo segundo tiempo, sobre todo en el inicio me llama poderosamente la atención. Se les ha dejado a los contrarios el balón, se les ha permitido dominarnos, y el Athletic, casi diría, que se ha encerrado en su área. Se mascaba la tragedia. Primero con el cabezazo de Bustinza qué saca muy bien Kepa Arrizabalaga. A la segunda llegó el empate a uno. Muy mal. Fatal, porque lo estábamos viendo todos. A partir de ahí, ya es el Athletic el que domina el partido, el que encierra al Leganés en su campo. La pregunta es ¿por qué no lo hizo antes? Ya fue tarde, porque no se consiguió meter el segundo gol, aunque la verdad es que tampoco lo merecíamos porque no se crearon grandes ocasiones. Así que desde aquí, me limito a felicitar al Leganés por el punto conseguido que les permite permanecer en Primera División. Mientras, nosotros, nos quedamos con cara de tontos y soñando con el milagro de ganar en el Vicente Calderón la última jornada de liga. En fin.
Por si esto fuera poco me quedo también con la otra decepción… con la decepción sobre el público de San Mamés.
¡Qué pena que se fuese tanto público! (Foto: Athletic Club)
¡Qué pena que se fuese tanto público! (Foto: Athletic Club)
¿Qué nos pasa? ¿Cómo es posible que siendo la despedida de un jugador que ha estado 10 años con nosotros, que es a muerte del Athletic,… cómo es posible que se vaya tanta gente? Ya sé que cada cual habrá tenido su razón, de hecho un amigo se volvía a Madrid en el autobús de 22:00 y ha tenido que salir antes,…Pero ¿los otros 20.000 que se han ido? ¿Tanto costaba quedarse? Sí, yo también tenía un cabreo bonito por el resultado, pero el esperar un poco era por otra cosa… por agradecer a un jugador su trabajo por nuestro equipo. Me ha dado mucha pena. Eso sí, como no me quiero quedar con lo negativo, voy a dar las gracias a los otros 20.000 o 30.000 que se han quedado, aplaudiéndole como se merece a un gran portero, que lo ha dado todo por los colores rojiblancos, nuestros colores, los suyos. Eskerrik asko,Gorka!!!
Y… ¡aúpa Athletic y a por el Atlético de Madrid!

Un Athletic horrible regala el empate a la Real

Podemos decir que el empate ha sido más que merecido para una Real, que se ha quedado con 10 en el minuto cinco del segundo tiempo junto con un resultado adverso, consecuencia del penalti que han hecho a Aritz. Esta frase ya dice por si sola lo mal que lo ha hecho nuestro equipo. ¿Cómo es posibe que un equipo que se está jugando entrar en Europa el año que viene regale tanto?

Homenaje a Le Tissier (Foto: El desmarque Bizkaia)
Homenaje a Le Tissier (Foto: El desmarque Bizkaia)
El esperpento ha empezado en el primer tiempo en el cual nuestros jugadores se han dedicado desde los primeros minutos a regalar al contrario cuanto tocaban . Una Real que parecía peligrosísima, pero no por méritos propios sino por nuestros continuos regalos. Ver dar el balón a Gurpegi sin oposición, darlo a Balenziaga… incomprensiblemente. Pases hacia atrás que han acabado uno y otro en los pies de los blanquiazules. ¿Cómo es posible? Parecían flanes. Aketxe ha vuelto a desaprovechar una oportunidad clara. Susaeta está como el resto de temporada. Su paso por el banquillo no le ha reactivado, mas al contrario, parecía más lento de lo normal, no llevándose ni un solo balón en las disputas. Williams a pesar de su velocidad no ha podido inquietar nada. Lo único salvable del primer tiempo ha sido el contrataque que ha acabado con el remate de cabeza del sempiterno Aritz, que Rulli ha despejado de manera perfecta.
El segundo tiempo no podía empezar mejor, penalti, expulsión y gol de nuestro goleador. Ellos con diez. Podría haber sido un paseo, pero el segundo tiempo del Athletic ha servido para rematar el ridículo. Iraola se ha sumado a la fiesta inoperante de Susaeta y entre ambos han dejado una auténtica autopista por su banda que De La Bella ha aprovechado, supongo que sorprendido por no tener a nadie que le molestase. Y sí, entonces ha reaccionado Valverde. Ha sacado a De Marcos y ha quitado a Iraola de la defensa. ¡A buenas horas! Para acabar de rematar el despropósito, Ernesto ha retirado del campo al único jugador que estaba dando algún pase aprovechable y con criterio. El única creador, Beñat, fuera. Increíble. Mientras San José se empeñaba en perder todos los balones que tocaba. Encima por si fuera poco la Real contratacaba con pocos jugadores, normal, pero nos creaba muchos problemas. Mientras ni una sola jugada de peligro para poder decir que hemos merecido ganar. Demasiado poco, no. Nada. Nada de nada, para un equipo que pretende entrar en Europa. Cuando menos sorprendente.
Y ahora toca ir al Vicente Calderón, la pregunta es… ¿ahí pretenden conseguir lo que hoy han desperdiciado? Que alguien me lo explique porque no lo entiendo.
A pesar de todo ¡Aúpa Athletic!
P.d.: Y ahora a las 12:00 todos suspirando porque nos toquen las entradas del sorteo para ir a Barcelona (cada vez que me acuerdo de la tomadura de pelo de la elección de la sede se me revuelve el estomago, Josu). A ver si hay suerte…

Ya tienen la semifinal que querían… Atlético Madrid – Real Madrid

Y … Ojalá se les atragante

Siga, siga jugando... (Foto Athletic-Club)
Siga, siga jugando… (Foto Athletic-Club)

Por supuesto empezaré dando la enhorabuena al Atlético de Madrid, porque en goles ha superado de sobra al único Athletic como cantaba el público de La Catedral, al Athletic de Bilbao. Les sobra calidad a los colchoneros, llevan dos temporadas increíbles y la gesta en San Mamés era muy difícil para nuestros chicos, pero… el que sea muy difícil en lo deportivo, no implica que sea imposible. El problema surge cuando hacen que sea imposible el ganar por motivos no sé muy bien de qué tipo. El partido de anoche ya viene mediatizado de cabo a rabo por el partido del pasado jueves y no lo puedo separar. Es imposible. De ahí viene mi título de hoy. Querían una semifinal madrileña y aunque el Atlético de Madrid podía haber conseguido el pase de la eliminatoria sin ayuda… me hubiese gustado verlo. Por supuesto y por si las dudas… ya se encargan de que Borbalán se convierta en el arbitro de “dejen, dejen jugar”. O más bien, dejen, dejen que Diego Costa, Godin se comporten como lo que son, repartiendo mandobles sin ningún pudor, que el árbitro no les va a expulsar. Sigan, sigan jugando. Que si eso, las tarjetas, ya las saco en otro partido. ¿Qué hubiese ocurrido en el Calderón si Costa no juega el segundo tiempo, que no debió jugar? Pues no lo sabremos nunca, porque no interesaba que se supiese. Ayer mismo en Estudio Estadio recordaron que a Diego se le perdonó la expulsión.

Para San Mamés designan un árbitro, que como el otro día escuché en la radio a un periodista es el mayor farsante de los señores de negro. “El que deja jugar”, y precisamente lo argumentó diciendo que sólo actúa así, dependiendo de quién sea el rival, y de quién seas tú. Salta al campo y declaración de intenciones. En el minuto 3 Laporte tirándose al suelo corta un balón, y… “el que deja seguir” pita falta y le saca tarjeta. En el minuto 10 un jugador del Atlético que da el balón con la mano y ahora sí, el que deja jugar no pita nada… Bien. Bien. Sólo en el minuto 10 ya dos jugadas, más que discutibles, que indican lo que va a ser el partido. Poco antes de acabar el primer tiempo falta de Balenziaga a Costa, y éste que sin ton ni son le suelta la mano. Como Valverde está al lado protesta y… Mateu va a … ¿sacar tarjeta a Costa? ¡NO!!!! A amenazar a Txingurri por sus protestas. Bien, Mateu, Bien. En el segundo tiempo, minuto 7, entrada sin sentido de Costa a Iturraspe por la espalda (como los valientes). El árbitro no lo ve. ¿No?. Poco más tarde. Raúl García le da un manotazo en la cara a Muniain, sabiendo que está detrás y … a pillar cacho como hacen siempre. Tarjeta clara, pero…. el que deja jugar, colocado frente a la jugada y sin obstáculos, ni siquiera la ve ¿No?. El gol de ellos, como muy bien se queja al final del partido Valverde, viene precedido de una falta clara de Miranda sobre San José. El colegiado no la ve. ¿No? Ya está. Si no era suficiente con lo que hizo Borbalán, ya tenemos a Mateu para rematar la faena. ¡Qué les aproveche el triunfo, la semifinal, y lo que quieran! El día que el fútbol no dependa de este tipo de cosas sería mucho más honesto, más deportivo,… pero… no interesa.

Y vuelvo a repetir que tal como está el Atlético te puede ganar perfectamente sin ayudas (como hizo en Bucarest que nos dio para el pelo) pero… estaría bien que en las competiciones estatales les dejaran demostrarlo. Y ahora… me preparo a recibir las críticas de los lectores hinchas de los madrileños como en el artículo anterior, pero eso sí…. me gustaría que alguno, si es que escribe, me contestase claramente a la sencilla pregunta de si Diego Costa tuvo que ser expulsado en el primer tiempo en el Calderón o no.  O si Raúl García no ha agredido a Muniain…

Ah… y por último, de cara a la semana que viene, suerte en la semifinal a los colchoneros, que ojalá ganéis, pero… ahí ya será otra cosa… porque ¿a quién van a ayudar los arbitros? Lo tenéis claro.

El árbitro y el Atlético ganan al Athletic

Este partido ya lo había visto antes de que se jugase. Ya sabía lo que iba a ocurrir, mi única duda era el resultado, pero sobre como iba a discurrir no había otra posibilidad.

Peligroso en todos los sentidos... (Foto El Desmarque Bizkaia)
Peligroso en todos los sentidos… (Foto El Desmarque Bizkaia)

Por si alguien está pensando que voy de sobrada, introduzco aquí de manera literal parte de mi último párrafo del comentario que publiqué este martes a la mañana:

“Y ahora al Calderón, y a ver si los madrileños se dedican a jugar sólo y no a dar cera como lo hacen habitualmente. Y en el caso de que repartan como lo suelen hacer que el árbitro no lo permita, como lo hizo el otro día en el partido que tuvieron los colchoneros contra el Sevilla (demasiado pedir, ¿verdad?). ¡Qué bueno pero qué cerdo es Diego Costa!”

Lo dicho, que el partido ya estaba claro antes de jugarlo… Esto es lo triste de esta Liga, Copa, Federación, Colegio de árbitros,… que nos conocemos todos y sabemos lo que va a pasar.

Repito lo dicho el martes, pero sólo la última parte de una frase: ¡Qué cerdo es Diego Costa! Y estoy siendo suave en la afirmación. Le podían haber expulsado hasta tres veces (siendo generosa), pero… ¿cómo el señor Borbalán, árbitro de la contienda va a hacer semejante barbaridad y menos en el Calderón?. La primera “caricia” es cuando va a pillar cacho (que se dice) en un choque con Laporte en la esquina izquierda del área, en el que saca las dos manos a la altura de la cara de joven francés. “Caricia” para marcar el territorio desde los primeros minutos (¿como los perros que echan la meadita? Sí, sí. Igual). Luego viene en la que Laporte tirándose al suelo le roba un balón en el lado contrario del área y él (¿por rabia?) desde el suelo le suelta un manotazo, golpe… a pillar cacho otra vez. Están ganando el partido. No hay ninguna jugada que te pueda enfrentar a los defensas. Está todo controlado por parte de su equipo y él… hace eso. Para mí es incomprensible. El árbitro con buen criterio le saca por fin la tarjeta. Eso sí, podíamos hasta dudar del color de la misma porque le pega a Laporte sin más, sin venir a cuento. Sin disputa ya del balón porque está fuera de banda. Pero claro, le saca la amarilla. Vale lo acepto. Lo que no es de recibo es que al de 5 minutos le meta un plantillazo otra vez a Laporte de mucho preocupar. Delante del linier, de frente, vamos… los que se ven de maravilla, sin necesidad de repetición. Segunda amarilla y expulsión. ¡Ah, que no! Que estamos en la Liga Española y aquí ya sabemos cómo funciona esto. Que Diego Costa es del Atlético de Madrid y puede repartir a diestro y siniestro. ¡Qué se vayan a la mierda! Los colchoneros deberían haber jugado el segundo tiempo completo con 10 jugadores. Si eso no es una vergüenza no sé qué otra cosa lo puede ser. Por si fuera poco en el segundo tiempo se tira de manera indecente para fingir una falta y conseguir una tarjeta para Gurpegi que alucinado le mira al árbitro como pensando… ni se te ocurrirá sacármela a mí, ¿verdad? La tarjeta debería ser para él otra vez por fingir… pero que va. Y gracias que no se la han sacado a Carlos que… tampoco me hubiese extrañado. No acaban ahí sus trampas. No. Se vuelve a tirar en el área para sacar un penalti. En fin. Un dechado de virtudes futbolísticas. Y todo esto un solo jugador, que si jugase en otro equipo, que no fuese uno de los tres primeros, no acabaría ni un partido. Le echarían hasta de los entrenamientos.

Mi conclusión es que es una vergüenza. Y encima, desde el minuto cero, desde el principio, porque ni siquiera debería haber jugado este partido ya que le tenían que haber expulsado en el anterior, por su actuación con Fazio, el del Sevilla (otro que también…).

Y el resto de sus compañeros… parecidos. El “cebolla” Rodríguez nada más empezar en un fuera de banda (¡en un fuera de banda!) le deja la plancha a Gurpe y encima al volverse Carlos, le agarra de la cara ¿?¿? Poco antes de acabar el partido creo que Godin antes de saltar a por un balón le pega en la cara a Laporte… Lo que ya parece que ha cabreado un poco a Gurpe que ha ido… de mala manera a por un balón, soltándole una patada al jugador. Tarjeta clara. Y seguro que muchos athletizales se han alegrado de que se la diese, e incluso han pensado que qué pena que no se la diese más fuerte. No debería ser así pero… Hay que ser muy templado para aguantar. Y no acaba el tema… Más planchas a lo largo del partido, algunas con tarjetas, pero sólo porque ninguno de ellos tenía una amarilla anterior y no se podían convertir en rojas… Como siempre. Y para culminar Godin al final del partido, retirándose a los vestuarios y delante del árbitro le agarra, me ha parecido que de la oreja, a Aduriz ¿?¿? y luego, encima, se extraña porque le saca tarjeta. ¡Vaya banda de navajeros!  Pero, teniendo en cuenta quién es su entrenador, El “Cholo” Simeone, y cómo se las gastaba haciendo agujeros en los muslos de contrarios (supongo que a Guerrero todavía le dolerá cada vez que se acuerde)… no es de extrañar.

Ya podéis perdonar el rollo pero es que no se deberían permitir este tipo de cosas. Y como diría un amigo tenéis suerte porque con todo esto no os voy a hablar de fútbol.

Para acabar sólo decir que nos vuelve a tocar remontar y ante un equipo complicadísimo y que juega fenomenal a la contra. Y encima estará otra vez Diego Costa cuando no debería porque le tenían que haber echado y las expulsiones de Copa se cumplen en Copa. Así que; Mierda otra vez. Lo mejor, para que se me vaya el cabreo es … por supuesto… ¡echarles de la Copa! Así que ¡A POR LA NUEVA REMONTADA!

Athletic o el esperpento futbolístico

Si buscamos un adjetivo para definir lo que vimos el domingo contra el Atlético de Madrid, lo más suave que se nos puede ocurrir es paupérrimo, infame, horroroso, descorazonador, horrible,… y aún así creo que me quedo corta a la hora de describir el bodrio que vimos.

Ganaron sin despeinarse
Ganaron sin despeinarse

Como llevo desde el lunes pasado sin escribir, tampoco me puedo olvidar del partido del jueves contra el Elche en San Mamés, sobre el cual los adjetivos anteriormente citados serían sólo para el primer tiempo del partido, el cual incomprensiblemente el equipo regaló a los ilicitanos, como si el tema no fuese con ellos. El Elche parecía Brasil. Nuestros chicos ni siquiera llegaban a oler el balón y si lo conseguían se empeñaban repetidamente en regalarlo al contrario, en cuanto pasaban de la línea del centro del campo. De hecho la mitad atacante del campo es como si fuera un campo minado para nuestros jugadores. Balón que recibían, balón que desperdiciaban de las formas más inverosímiles (mal control y fuera de banda, pase horroroso al jugador que está a un metro, pase globo aerostático que va a palos o a las manos del meta contrario directamente, y otro sin fin de desastres futbolísticos). En el segundo tiempo parece que se pusieron a otra cosa. Un poco más de ganas y ya el Elche no parecía Brasil… Los nuestros se estiraron, quizá porque el Elche reculó, y fuimos capaces de empatar a dos. Ni tan mal. Pero… la pregunta es sencilla: ¿Como es posible que unos profesionales, jugando en su casa, regalen un primer tiempo de forma tan calamitosa?

Si hablamos de regalar vuelvo al Vicente Calderón, donde puestos a regalar, y sabiendo el empaque del rival que nada tiene que ver con el Elche, los chicos decidieron regalar el partido entero. Entre los tres palos no se disparó ni una sola vez. Ni una. Y a puerta, lo que es disparar, sólo recuerdo uno de Balenziaga en el primer tiempo y otro de Muniain al acabar el partido. Así francamente es difícil ganar ni amigos siquiera, bueno sí, amigos sí. Todavía estarán los del Atlético frotándose los ojos y diciendo: “¿Cómo es posible que este equipo que se arrastró ayer por el campo esté en quinta posición?”

Pues sí, amigos, ¡¡¡¡¡¡estamos los quintos!!!!!! Incomprensible pero cierto. La Liga ésta de las estrellas…, menos mal que está así, porque sino supongo que estaríamos preocupadísimos. Y mientras Valverde buscando su equipo. Quizá lo encuentre, bueno, estoy segura de que lo va a encontrar pero de momento está tardando un poco. Quizá es por la cantidad de jugadores que hay sobre todo de medio campo pero… es que no hay manera. El que más en forma está parece Iturraspe, pero al faltar en Madrid, su mejor pareja hasta ahora, Rico, no daba a basto para tapar huecos por todos lados. Beñat, comenzó bien la Liga pero se ha ido difuminando. Herrera, simplemente no está. De Marcos, en banda, como el domingo se pierde bastante. San José, lo hizo bastante mal. Pero tener tenemos mimbres y posibilidades. Todo es dar con la tecla, pero no sólo en casa. También estaría bien no hacer más el ridículo fuera. Y para acabar con esto decir que lo del Calderón entraba dentro de la lógica por como está el Atlético de bien y como estamos nosotros de mal fuera. Lo que es del todo inadmisible es en casa, regalar un tiempo de una manera tan infame, como se hizo el jueves contra el Elche. Eso no.

Y ahora a por el Levante de Caparrós. Sí, el de clasificación amigo, clasificación. A cuyo pensamiento me uno teniendo en cuenta lo bien colocados que estamos, con esos sabrosísimos 20 puntos a pesar del poco, escaso o nulo juego de muchos partidos, pero, clasificación amigo, clasificación. Así que… aunque se juegue mal… ¡a por los tres puntos!