La mala suerte de Cuco Ziganda

No me quiero erigir en la defensora a ultranza de nuestro entrenador Cuco Ziganda. Simplemente quiero comentar una serie de cosas que me llegan a concluir que la mala suerte que está teniendo es muy real.

¿Mala suerte? (Foto: Athletic Club)

Para empezar comentar que el equipo que tiene Ziganda es el mismo que tiene el Club desde hace 2 años, no ha habido ni una mísera incorporación. Es decir, son los mismos jugadores, pero claro, con 2 años más, lo que en el caso de algunos y visto su DNI puede suponer un problema. Supongo que al coger el equipo solicitaría refuerzos a la Junta Directiva. Pero por todos es conocida la habilidad de nuestros dirigentes en este tema. Perdón, he dicho habilidad y quería decir, extrema torpeza.

En segundo lugar, la elección del entrenador en muchos foros no fue bien acogida, por lo que prácticamente desde el minuto uno, hiciese lo que hiciese, tenía críticas, lo que supongo tampoco habrá ayudado mucho, porque la sensación de estar jugándote el puesto cada poco, no debe ser sencilla de llevar.

A ello hay que unirle el que el equipo tuvo que empezar a competir muy pronto jugándose desde los primeros partidos las habichuelas pues de ellos dependía que estuviésemos en Europa League o no. Partidos en los que se jugaba sin alguno de los supuestos titulares por enfermedad, como Yeray, o por estar lesionados, cómo es el caso de De Marcos o de Iturraspe,  o de Rico.

Bastantes jugadores estaban flojos con respecto a lo que nos tienen acostumbrados: Laporte, Williams, Aduriz, Raúl García, San José, Beñat… Vamos lo que viene siendo casi un equipo completo. La sala de máquinas del equipo, los mediocentros no funcionaban. Uno de los más utilizados el año pasado, Beñat, empezó flojo y perdió la titularidad, hasta que sorpresivamente nos enteramos que tenía problemas de pubis, por lo que tuvo que ir a Alemania a que le metiesen la tijera. “Espectacular y acertada” política de comunicación del Club que no había dicho absolutamente nada… de modo que unos criticaban a Ziganda por no sacarle y otros criticaban a Beñat cuando salía porque estaba bastante mal. Pero… Lo que estaba era lesionado. Alucinante. ¿Por qué no dijeron nada? ¿Por qué no se operó en verano?

Otro enorme problema añadido. El jugador con mucha diferencia que mejor estaba jugando y que en muchos partidos se estaba echando el equipo a la espalda, Iker Muniain, se vuelve a romper los ligamentos de la rodilla, de modo que nos tenemos que olvidar de él hasta la temporada siguiente.

Durante todo ese tiempo Cuco hace todo tipo de variables, con sus jugadores en el centro del campo, para conseguir algo que funcione. Los más utilizados, Mikel San José y Mikel Vesga, demuestran una y otra vez que con ellos no funciona el equipo. Se recuperan Itu y Rico, y empiezan a tener más presencia, mejorándose así la creación y la contención.

A Iñaki no se la reconoce, no se sabe lo que le ocurre, pero no es ni sombra del jugador que fue el año pasado. Ha metido algún gol que nos ha venido muy bien pero han sido como oasis dentro del mal hacer. Esto hace también que a Aduriz no se le pueda dar mucho descanso.

Laporte tampoco es ni de lejos el jugador que fue antes de lesionarse de gravedad hace dos veranos. Sigue cometiendo errores de bulto con muchísima frecuencia. Errores impropios para la calidad que tiene. Y su compañero de baile el año pasado, con el que se compenetró de maravilla, Yeray, estaba recuperándose de su grave enfermedad. Ahora ya recuperado se tiene que poner bien físicamente.

Además de recuperarse Iturraspe de la lesión, también lo hace De Marcos, pero en su primer partido, partido más que notable, recibe un golpe que le vuelve a lesionar.

Supongo que Cuco estará buscando a ver quién es el que le está haciendo vudú, porque la mala suerte que estamos teniendo este año es evidente, con las lesiones y con los muchos jugadores que no están bien. Bueno, y con alguna brillante mente pensante, que visualizó, intuyó en verano, que Mikel Merino no era necesario. En fin,…

Y así que llegamos al partido contra el Real Madrid tras el total y absoluto desastre de la eliminación contra el Formentera, un Segunda B,  que ha supuesto un golpe a la moral enorme y el que los cuchillos estuviesen enormemente afilados rozando el cuello del entrenador. Hete aquí que el equipo hace un primer tiempo más que aseado dominando por momentos a los madridistas y teniendo oportunidades para ponernos por delante en el marcador, aunque ellos también gozasen de algunas. Pero… la mala suerte del Cuco otra vez que se disfraza con una nueva lesión de Iturraspe. Salta al campo San José en el minuto 40 y el partido cambia. El segundo tiempo, tras un par de ocasiones nuestras y un más que posible penalti a Raúl, no pitado, se convierte en un casi monólogo blanco, pasando por algunos momentos de agobio auténtico, pero la defensa estaba resistiendo el asedio muy bien gracias sobre todo a la pareja de centrales Núñez y Etxeita, que hicieron que no echásemos nada de menos a Aymeric. Pero, el mal fario hace que se vuelva a lesionar De Marcos, en el colmo del despropósito, chocándose con Núñez. ¡Qué mala suerte! Así y todo, el Athletic se liberó de la presión y de los ataques continuos del Real Madrid gracias a la expulsión de Sergio Ramos, que hace que esos últimos minutos se diese un cambio de papeles siendo el Athletic el que estuvo rondando la puerta de Keylor Navas. A pesar de ello, se mantuvo el empate a cero. Punto valiosísimo teniendo en cuenta de dónde veníamos y quién era el rival.

Tras el éxito, la frase  de todo el mundo es la misma. Con los rivales grandes el Athletic se crece y hace buenos partidos pero ¿qué va a ocurrir ahora contra el Zorya y el Levante? Y por supuesto, me pregunto lo mismo, pero claro, también tengo en cuenta que en estos partidos no vamos a tener los mismos jugadores porque De Marcos e Iturraspe se han lesionado otra vez. Por lo tanto, vamos a tener que contar con algún jugador que hasta ahora no lo está haciendo muy bien. Es decir, nuevo problema para Ziganda. A ver cómo lo soluciona, ya que se le tienen muchísimas ganas. Esto último que comento me da bastante pena porque estoy llegando a pensar que mucha gente quiere que el Athletic pierda los siguientes partidos para que echen al entrenador de una vez. Una pena. Bueno, más que una pena, lamentable.

Pensando en todo lo que comento os pregunto… ¿no os parece que Ziganda y de rebote, el Athletic, esta temporada, están teniendo malísima suerte? Yo estoy convencida de que sí. Y que en cuanto cambie un poco el viento vamos a ir hacia arriba.

¡A por el Zorya y aúpa Athletic!

Ziganda aprueba el primer examen

Nada fácil me parecía el examen que tenía Ziganda en este inicio de temporada.

Bien Ziganda clasificándonos para la Europa League (Foto: Deia)
Menos mal que ha conseguido pasar las dos eliminatorias y así clasificar al Athletic para la fase de grupos de la Europa League de este año. Lo contrario hubiese sido, como él mismo ha dicho, un palo muy gordo de digerir, que le podía haber dejado tocado. Menos mal que no ha sido así. El peor momento por supuesto se pasó con ese 2 a 0 a favor del Panathinaikos en Grecia, estando los leones casi casi desaparecidos. La resurrección fue providencial. Nunca 6 minutos fueron tan fructíferos para el Athletic. 3 goles y muy sentenciada la eliminatoria. Ayer se pusó la guinda en San Mamés. Un sencillo triunfo por 1 a 0, más que suficiente para pasar el trago difícil de casi jugarte la temporada en pretemporada y casi sin rodaje. Por tanto, bien por Kuko.
Además, el entrenador nos ha permitido ver de nuevo a Iñigo Córdoba, que ha debutado como titular. Parece ser que ha sido “gracias” a la gripe de Raúl García. Buen partido del cachorro, que ha merodeado el gol en varias jugadas y que ha vuelto a demostrar que no se esconde, que es valiente y capaz de desbordar a los contrarios. Además en ambas bandas lo ha hecho bien. Como dije la semana pasada ya, pero está con más motivo: Enhorabuena, Iñigo. Creo que nos va a dar muchas alegrías.
Por último, destacar a Etxeita que me ha callado la boca justo cuando estaba diciendo, que no entendía porque siempre acababa el balón en sus pies para que sacarse él el esférico hacia delante, pudiéndolo hacer otro; justo, en ese momento le ha enviado un perfecto pase largo a Aritz, que éste con su maestría habitual, le ha dejado un balón perfecto a Susaeta que ha hecho un pase medido, para que Iker meta el único gol del partido. ¡Cómo me gusta que los jugadores me callen la boca así!
Bien Etxeita.
También destacar que ha sido el tercer partido en la Catedral esta temporada y que en los tres se ha mantenido la portería a cero. Bien de nuevo.
Y hoy a la una del mediodía el sorteo, para ver quiénes son los tres rivales que caen en nuestro grupo. A ver qué tal…
Y este domingo en Liga sin tiempo para descansar… ¡A por el Eibar y aúpa Athletic!

Comienzo flojito de la temporada del Athletic

Primer partido de la temporada del equipo rojiblanco, disputado en Bucarest contra el Dínamo, que deja luces y sombras, una continuación similar a como se acabó la temporada anterior, dando una de cal y otra de arena.

Primer gol de la temporada, Laporte (Foto: EFE)
El empate a uno cosechado fuera de casa, al ser una eliminatoria de UEFA a doble partido, con el valor doble de los goles, te permite ser optimista de cara a la vuelta. El equipo notó la falta de preparación y rodaje. Algo que el equipo que tenía enfrente sí tenía ya que ha disputado hasta este momento dos jornadas de Liga. Éste es uno de los mayores peligros, el jugarte las habichuelas de la temporada casi casi sin haber entrenado. Y màs si el equipo rival tiene más minutos en sus piernas.
El primer tiempo fue nuestro claramente, pero en dominio de balón, sin profundidad y sin crear peligro. El segundo tiempo fue de ellos con más de una jugada que a punto estuvo de acabar en gol.
El equipo que presentó Ziganda en su primer partido oficial como entrenador del Athletic no fue muy distinto a lo que pudo haber presentado Valverde en las temporadas anteriores. Todos reconocíamos la alineación y salvo Vesga no hubo nada que pudiese extrañarnos en función a lo que tenemos. San José deberá esperar su oportunidad. Tampoco demostró gran cosa el medio centro pero es cuestión de tener minutos y la confianza del míster, imagino.
Dudas había también en quién sería el acompañante de Laporte, mientras regresa Yeray, y al final resultó ser Etxeita, que tuvo así mismo cosas muy buenas (como la perfecta asistencia en el gol, entrando con todo de cabeza a una jugada, supongo entrenada, al saque de corner), con otros despejes no tan buenos, que podian haber supuesto algún problema más.
Destacar a alguien es complicado… quizà Laporte, un par de paradas de Iago (¿pudo hacer algo más ante el misil de Rivaldinho?), las internadas de Iñigo Lekue (quien quizá pide más minutos), la insistencia de Iker,…
Así la solución la tendremos el próximo jueves en La Catedral (que espero presente un buen aspecto) donde los zurigorris tendrán que hacer algo más de lo hecho ayer.
Para otro día dejo el dar palos a la directiva, al presidente, al Club, al negociador o a todos juntos, por su demostrada y enorme inutilidad a la hora de fichar jugadores.
¡Aúpa Athletic y a por el Dínamo de Bucarest!

El Athletic buen juego pero otra derrota en Sevilla

Está claro que ésta no es la temporada del Athletic jugando fuera de casa.

Los dos mejores del partido: Raúl e Iñigo (Foto: Deia)
Los dos mejores del partido: Raúl e Iñigo (Foto: Deia)
Da igual que lo haga mal o que lo haga bien, el resultado siempre es el mismo: derrota. Ayer nos tocó el Sevilla. Salvo los 15 ó 20 primeros minutos en los que el equipo hispalense jugó muy bien todo, el resto del partido fue de dominio claro rojiblanco (aunque también tuvieron ellos alguna contra peligrosa). Se ve que nos va mejor jugar con los equipos que están arriba en la clasificación. A pesar de ese dominio nos penalizó lo de todos los partidos últimamente: la falta de pegada, ayer incluso hubo un palo, tras precioso cabezazo de Raúl García. Pero no hay manera, hacemos oportunidades, ayer unas cuantas: Raúl, Williams, San José, Yeray, Lekue,… todos tuvieron la suya, incluso alguno más de una, pero ninguno conseguió materializarlas. Que dependemos de Aritz Aduriz es evidente, pero este año esa dependencia es incluso mayor. Por favor, Aduriz, recupérate pronto.
De este modo el Sevilla con un penalti de Etxeita más que ingenuo, se consiguió llevar los tres puntos. Xabi pecó de pardillo, puso la pierna y ¡qué más quiere el jugador del Sevilla! Un penalti que deberían haber vuelto a tirar porque Iborra está dentro del área antes de que Jovetic chute. Por supuesto, nuestra mala suerte hizo que a pesar de que Iraizoz paró el penalti el rechace lo consiguió transformar Iborra. Y nada más. Suficiente, con eso ya se llevaron los tres puntos. Etxeita el resto del partido estuvo bastante bien, rechazando unos cuantos balones que podían haber sido gol. Iñigo Lekue estuvo bastante bien. Pena que no se decidió a chutar en ese balón que le cedió Raúl. Este último para mí, el mejor del partido. Le faltó el gol, pero estuvo muy cerca. Beñat también estuvo mejorado pero tuvo que dejar el campo con alguna molestia. A ver si se recupera para el domingo… ¡Qué mala surte estamos teniendo con las lesiones! Al final, vamos a tener que salir a jugar los aficionados.
Por cierto, un recuerdo también para el señor árbitro, que no dio una a derechas. ¡Qué arbitraje más lamentable! Y qué manía más idiota tienen los colegiados de sacar tarjetas por protestas mínimas y no sacarlas cuando se hacen faltas clarísimas. Jovetic no debió acabar el partido. Eso sí, el árbitro se confundió en ambas direcciones, porque también hubo unas cuantas absurdas contra el Sevilla.
Y de nuevo sin tiempo casi ni para descansar el domingo contra el Málaga, esta vez en La Catedral. A ver si volvemos a ganar para no descolgarnos de la lucha por Europa. ¡Aúpa Athletic y a por ellos!

3 puntos contra el Granada y a por Europa

El partido de ayer en San Mamés contra el Granada fue bastante malo pero si os digo la verdad me da exactamente igual.

Merecidísimo homenaje a Ernesto (Foto:  Athletic Club)
Merecidísimo homenaje a Ernesto (Foto: Athletic Club)
Ayer lo realmente importante eran los puntos y el Athletic los tenía que conseguir como fuese y así lo hizo. No quiero ni pensar la depresión en la que hubiésemos caído si se llega a perder este partido contra un equipo que está en puestos de descenso. Esta semana ya hemos tenido más que de sobra con el varapalo de Chipre. El quedar eliminados de la Europa League, cuando nadie lo esperaba, ha hecho que estos días anteriores al partido de liga se hayan hecho muy muy largos. De ahí que me da un poco igual el cómo se ha jugado. Se han obtenido tres puntos y a correr.
Antes del partido el club sorprendió al entrenador con un homenaje por haberse convertido en el entrenador con más partidos en el club, superando a Javier Clemente. La reacción de la afición zurigorri fue unánime. Una ovación sonora y continuada que se puede tomar como una vara de medir que nos indica lo que piensa la gente sobre el entrenador, sobre todo, en una semana que quizá es su semana más difícil en el cargo. Yo ya comenté que tengo muy claro que Ernesto sigue siendo el mejor entrenador para el Athletic y espero que siga aumentando la cifra de partidos más años. Zorionak, Ernesto!
Dicho lo cual, también quiero destacar que el juego del equipo tiene que mejorar muchísimo de aquí en adelante, si es que queremos tener como objetivo volver el año que viene a la Europa League. El partido fue realmente malo, con muy poquito juego, muy poquitas ideas, frente a un Granada que él mismo se suicidó por sus propios errores. Aunque tampoco quiero quitar mérito a Beñat por su recuperación en el balón del primer gol, a Williams por forzar esa cesión al portero, origen del segundo gol, ni a San José por poner todo en esa disputa con el portero Ochoa que le permite recuperar el balón y meter el último bacalao de la tarde. Aparte de esto poco más hubo.
El partido se afrontaba con bajas importantes y Valverde trató de suplirlas poniendo como novedad a Saborit en el centro de la defensa. No acabo de entender muy bien lo que le pasa a Valverde con Etxeita. Eso sí, no le debió gustar mucho a Txingurri la actuación de Enric, porque tras los primeros 45 minutos le sustituyó por Xabi, diciendo en rueda de prensa, tras partido, que fue por motivos técnicos. Las bandas fueron ocupadas por Lekue y Susaeta, casualmente dos de los protagonistas del encuentro, por meter un gol cada uno. Bien los dos aunque quizá yo espero más de ambos.
También me parece de destacar la nueva oportunidad de Williams de cara a gol en un mano a mano frente al portero. Pero no hay manera, no hay modo de que meta gol. Necesita acertar como el comer, porque son muchos fallos ya y muy seguidos, y le puede estar minando la confianza, incluso hacerle ponerse más nervioso y puede ser como la pescadilla que se muerde la cola, más nervios, más ansiedad y peor remate. ¡Ánimo Williams, que llegarán los goles!
Y el jueves contra el Sevilla, en el estado de forma en el que se encuentra, miedo me da. Sería fundamental para la Athletic sacar algo positivo ya que podríamos tomarlo como un punto de inflexión e intentar olvidarnos un poco de lo mal que lo estamos haciendo fuera de casa. Difícil salida para conseguirlo, pero en algún momento habrá que empezar y este jueves me parece el ideal.
¡Aúpa Athletic, y a por el Sevilla!