Como si nada

20170120_nada

Hace bien Xabier Lapitz en denunciar, en Orain, el modo en el que Álvaro Nadal se limitaba a informarnos de que la factura de la luz subirá 100 € como si fuera irremediable, como si no incluyera peajes y compensaciones indefendibles, como si la subasta no fuera un procedimiento que beneficia a las eléctricas. Lapitz, como siempre, lo escribía mejor que yo: “Mientras el Gobierno se limite a ser notario de la voluntad de las eléctricas y no actor político, el atraco seguirá”.

Ramón Espinar, sobre la vivienda

No, no es un chiste: es una tomadura de pelo. Ramón Espinar puede hablar de lo que le dé la gana, pero pierde toda su credibilidad cuando critica las tarjetas “black” con la que su padre se pulió varios cientos de miles de euros, y cuando exige un acceso a la vivienda como si él no hubiera adquirido una VPO sin concurso ni la hubiera vendido sacando un beneficio directo. Si aún así se empeña en hacerlo, de lo suyo gasta. Es decir, de su reputación y coherencia.

Hay liga

Metido como está en un callejón cada vez más estrecho pero con la entrada taponada por sus propios colaboradores, empezando por Patxi López, a Pedro Sánchez no le queda más remedio que averiguar si hay salida al final. Así que se lanza a la piscina aunque sepa que alguno le ha robado el agua o alguna se la va a robar: “Cumplo con mi palabra. La próxima semana iniciaré encuentros para escuchar a quienes no fueron escuchados: los militantes”, ha tuiteado.

Esto también es noticia

Por cada político corrupto hay centenares que no lo son. Por cada alcalde ambicioso que se ha dejado arrastrar por las comisiones hay miles de concejales que trabajan callada y duramente por sus vecinos a cambio de estar en el punto de mira y, en muchos casos, dietas nada suculentas. Así que también hay que recoger la confirmación de que hay políticos y políticas que, pese a las acusaciones y los juicios mediáticos, son absueltos de los (co)hechos.

Y puso a su hija Sofía

El chiste no es mío, es del usuario de Twitter, @ferdeles, y me parece buenísimo: “Y va Bárbara REY y le pone a su hija SOFÍA. Con dos cojones”. Y tampoco tienen que perderse el post en su blog de DEIA de Iñaki Anasagasti sobre el tema: “No es de extrañar que salga ahora la noticia de los pagos en Suiza a Bárbara Rey, o Bárbara del Rey, para que permaneciese callada. (…) Yo siempre he dicho que el rey Juan Carlos era y es un crápula y un hombre que estaba protegido por la censura de los medios madrileños”.

Hablemos de ello

20170119_hablemos

No son pocos los que tiran piedras sobre el tejado de nuestras haciendas territoriales como si los vascos viviéramos con una fiscalidad más relajada. Pero la realidad es que en Madrid, por ejemplo, están encantados con que se hable de nuestros supuestos beneficios mientras el PP con Ciudadanos “ha decidido poner tipo cero condonando al 0,2% de madrileños más ricos unos 600 millones de euros” (José Carlos Díez), y por supuesto, atrayendo fortunas. A ver si, al final, el paraíso fiscal español no va a ser Andorra.

La noticia que no lo es

¿Por qué, porque ya se repite tanto que no interesa, porque no hay que empañar un proceso de paz que se vende como modélico? Todo lo que tiene que ver con la guerra que se vivió en Irlanda del Norte está enterrado por paladas de tierra. ¿Por qué? Aquello fue una guerra cruel, sí, en Europa y en la segunda mitad del siglo XX. Y sus consecuencias continúan: esta semana han disparado a un hombre en las piernas en el Oeste de Belfast, que es el típico ataque que se repite varias veces al año.

El futuro era esto

El futuro era usar tu propio coche para repartir comida a domicilio a desconocidos que preparan otros, y todo ello sin tributar en tu correspondiente hacienda. Eso, sí, gracias a una App, que se trata del “futuro”. ¿A qué hemos llegado? ¿Dónde vamos? No son preguntas por elevación, son cuestiones concretas: en serio, ¿qué moto nos están vendiendo los que se fascinan por la tecnología con noticias como que Uber va a pelear ahora por el reparto a domicilio con su flota de conductores?

Y en una economía virtual

Esperen, que hay más. Porque no se trata solo de modelos de negocio cuestionables cuyas empresas (no son aplicaciones “molonas”, no, son empresas) tributan en EE.UU. o paraísos más lejanos. Se trata de que, además, este tipo de compañías no son rentables: Uber no gana dinero, y su competencia, como Cabify, tampoco, según leemos en Hipertextual: 1,3 millones de euros en pérdidas solo en España, lejos de sus objetivos, sigue haciendo rondas de financiación exitosas. ¿No es esto una burbuja?

El nuevo logo de la Juventus

Más allá de la vistosidad del juego y de lo que son capaces de hacer algunos jugadores, el fútbol, como fenómeno mundial, me fascina. Y al mismo tiempo me horripila por culpa de la cantidad de mediadores mediocres que se enriquecen cobrando comisiones que pagamos los aficionados en escandalosos sobreprecios de camisetas o entradas. Pero hay un punto medio que me interesa profesionalmente: el camino del marketing deportivo que explican bien en Brandemia esta semana, por ejemplo, con el caso del nuevo logo de la Juve.

El principio de Arquímedes, según López

20170118_arquimedes

La fuerza sanchista con la que Patxi López se presenta a secretario general desplaza al auténtico Pedro Sánchez de la misma carrera. Ese vendría a ser el principio de Arquímedes según el ex lehendakari renegón: reniega del apoyo que recibió del PP, reniega de haberse abstenido ante Rajoy, y reniega de haber empujado a Sánchez un callejón sin salida. ¿O no reniega de nada en la que, posiblemente, sea la carrera más afortunada de un político que se recuerde?

Lo que de verdad importa

Tiene razón el usuario @erreharria cuando tuitea que la estupenda campaña de Chrysallis, además de para visibilizar que hay niños con vulva y niñas con pene, sirve para detectar idiotas. Las críticas al cartel, a la campaña y al mensaje son propias de personas insensibles, incapaces de comprender una problemática real que genera sufrimiento en quien no sabe expresar lo que siente aún, como son los niños y las niñas. Los ataques retratan.

Llámalo “arte”

Puede “pintarlo” como quiera, adornarlo, vestirlo con las palabras más abigarradas, las expresiones más dulcificantes y, si quiere, hasta con poemas. Pero Luis Bárcenas no puede esconder lo que realmente pasó. La “metáfora” esa de la “contabilidad extracontable” nos la tomaríamos como un insulto si, en el fondo, Bárcenas no creyese que está haciéndonos disfrutar con su arte. Un arte que bien parece de truhan sin señorío y con el que justifica su fortuna.

Política exterior tipo “cuñado”

Les propongo un ejercicio: escuchar las noticias sobre declaraciones de Donald Trump sin prestar mucha atención, haciendo algo mecánico, dejando que entren las palabras como si nada. ¿A qué les suena? A comentarios sobre política exterior del tipo que ahora se etiqueta como “cuñado”, pero de esos de derechas que dan para atrás. Un tipo listo como Garry Kasparov hace otra lectura: Trump habla por boca de Putin. Y yo no sé si da miedo o risa.

Goian beho, Eugene Cernan

Ha fallecido la última persona que ha pisado la Luna, Eugene Cernan. Reconozco que este tipo de hitos y este tipo de héroes (para mí lo son) me fascinan porque nos permiten seguir soñando con que los seres humanos somos capaces de hacer cosas grandes y superar nuestros límites. Le recordaba en Twitter el astronauta Pedro Duque, pero también Antonio Martínez Ron: “La gente a la que yo considero héroes tiene esta pinta. Cansados y cubiertos de mierda”.

La Euskadi que va bien

20170116_euskadi

Euskadi tiene muchos problemas, como todas las sociedades avanzadas. En parte, porque estos no paran de surgir a medida que cubrimos necesidades básicas para cada vez más gente. Incluso ese logro, por medio de la RGI, genera polémica. Y me parece bien porque es el único modo de avanzar, de ir a más. Pero hay una Euskadi que no va mal, como la del sector automovilístico, y otros sectores, pese a que en Twitter, sobre todo, veamos protestar a profesionales de la queja.

La España que va mal

Es objetivo que más y peores problemas tienen en España, igual que en Euskadi tenemos más y peores problemas que en Noruega, seguramente. Pero volviendo al vecino del sur, nos encontramos con noticias como la de El Español: “De los ocho agentes de la Guardia Civil que conforman el cuartel de Isla Mayor (Sevilla), cuatro han sido detenidos en una operación antidroga. Justo la mitad está entre rejas, la otra trata ahora de limpiar la dañada imagen del cuerpo”.

Y la que se retrata

Aunque siempre reconozco el mérito de Iñaki López, no me gusta el formato del programa que presenta (con éxito innegable). Un plató que intenta ser una especie de parlamento televisado en el que se reducen los temas a posturas maniqueas defendidas por personajes centrados en atacar las del contrario. Entre ellos destaca Eduardo Inda como destacó Pablo Iglesias (sí, los pongo al mismo nivel), un periodista cuya actividad es “el precio” que pagamos por tener libertad de prensa, como define con acierto Juan Soto Ivars en El Confidencial.

El cuñado perfecto se desangra

En Euskadi no prestamos atención a la actualidad de Ciudadanos, básicamente, porque la mayoría de los votantes ha demostrado que no cuentan con esa opción de voto. Pero es interesante lo que pasa en este partido personalista, una especie de evolución de UPyD, que se posiciona a golpe de encuesta y en nombre de la centralidad acapara notoriedad. Ahora, Rivera, el líder, se ve presionado para definirse, aunque sea como un líder dictatorial.

A mí me ha gustado

A mí la idea de que el mundial de fútbol de 2026 cuente con 48 selecciones me parece bastante buena. Ojalá podamos ver a Euskadi entre ellas como hemos visto en fases finales de campeonatos de selecciones, recientemente, a Gales o una Islandia que nos enamoró a todos. Para dentro de casi 10 años se apunta hasta San Marino. El Twitter de la selección de fútbol de este microestado supo llamar nuestra atención con un escueto mensaje y más de 3.400 retuits: “2026”.

Siempre hay que leer a Luis Arroyo

20170115_arroyo

Luis Arroyo retrata muy bien lo que aporta hoy Internet a la política. Empieza por una reflexión de Obama: un comentario de un premio Nobel sobre un asunto que conoce tiene el mismo peso que una crítica al mismo comentario que un ignorante. Por otro lado, los mensajes falsos a favor de Trump y en contra de Clinton que inundaron Internet no fueron una maniobra orquestada, sino el modo que encontraron un grupo de centroeuropeos de sacarse unos 3.000 euros publicando y difundiendo contenido con cierto interés (aunque fuera falso).

La velocidad con la carne mala

El presidente del PP de Terrasa (sí, me he ido lejos) ha empezado el año con una hamburguesa del McDonald’s. Los gustos culinarios de cada uno me importan un bledo, pero que acompañe la foto que ha subido a Twitter con este mensaje: “Foto dedicada a comunistas rancios-radicales y a anti-sistema!No podréis con progreso y con economía d mercado” (sic) es mezclar la velocidad con la carne mala y mal cocinada. Que disfrute Gabriel Turmo de su carne y su ideología picadas.

Al final, Twitter es así

¿Les sorprende lo que acaban de leer? En el fondo, solo es el producto del Twitter que hemos construido entre todos y que he encontrado, esta misma semana, muy bien resumido: “Parte de la magia de Twitter es gente que no han salido de su casa más que para hacer infraturismo explicándote el mundo interseccionalmente”. El juego de pedantería de @Xabibenputa es intencionado y forma parte del ese retrato de lo que algunos consideran que es Twitter.

También hay buenas preguntas

Pero no todo lo que hay en Twitter es malintencionado, como denunciaba Arroyo, pretencioso o, directamente, idiota. Es cierto que también hay preguntas buenas, independiente de quién las formule. Por ejemplo, Manuela Carmena ha reducido la deuda del Ayuntamiento de Madrid, y en Podemos lo han celebrado… hasta que @MargaretCastor ha preguntado en voz alta: “Entonces priorizar el pago de la deuda, cuando todavía hay gente necesitada, ¿era bueno?”.

Y buenos chistes con denuncia

Esta semana hemos asistido al cruce de tuits entre los community managers del Athletic y del Leganés, sobre la “patxanga” que, con ánimo divertido, se jugó ayer. Pero también al que han generado desde el entorno del Espanyol, club molesto (y con razón) con la campaña que identificaba Catalunya con el FC Barcelona (ese que capitanea un “señor” llamado Piqué). Los rivales barceloneses han hecho bromas con que, entonces, ellos eran samoanos, y la denuncia con buen humor ha tenido un justo recorrido.