Cabalgando Irán

He esperado varios días para comprobar si Pablo Iglesias daba alguna explicación convincente sobre lo que ha sucedido en Irán, donde han ejecutado a Alireza Tajiki, de 21 años, en la cárcel desde los 15 condenado a muerte por ser homosexual. Pablo Iglesias no ha mordido la mano que le da de comer y ha decidido cabalgar la contradicción (son palabras suyas) haciendo mutis por el foro. Cada uno es responsable de sus actos, sus silencios y de que le pague el régimen iraní.

Sí, el turismo hay que regularlo

El debate sobre el modelo turístico es algo serio. Tanto que consiguió poner a los dos partidos mayoritarios del Parlamento Vasco de acuerdo el año pasado. Tanto que no podemos permitir que se pierda de vista en acciones mamarrachas y violentas. Tanto que si es necesaria una regulación habrá que acometerla. Tanto que hay que empezar a decir que es una idiotez a estas alturas seguir creyendo que el de Airbnb es un modelo colaborativo, como defendían muchos progres de postal.

Diez años de la crisis en gráficos

La segunda parte de la semana pasada “celebramos” el cierre de la crisis coincidiendo con su décimo aniversario. Demasiada coincidencia me parece. Lo que es innegable es que diez años después estamos peor, que nuestras inversiones se han devaluado, que nuestras condiciones laborales de han precarizado y nos hemos vuelto más pesimistas. En El Blog Salmón han recopilado diez gráficos que nos muestran el fondo en el que hemos estado y el repunte actual.

Al final, telebasura

Creo que nunca dejará de sorprenderme la capacidad que tiene Telecinco para convertirlo todo en telebasura. Lo que sea, no importa. Hasta la biografía televisiva de Juan Carlos I, el campechano, el respetado por todos, al que cubren siete velos informativos, acabó siendo un programa serio que daba risa. Y si toca analizar un tema importante como es el proceso de independencia catalán llaman a “el chino facha” para que dé su opinión de mierda y llene minutos.

¿Y si desaparecer estuviera regulado?

En Japón, de hecho, lo está. Y como muchos de los rasgos culturales nipones, el de la desaparición normalizada y las negativas consecuencias para el entorno, que se avergüenza de que un ser querido se acoja a esta posibilidad, resulta fascinante. En Gizmodo lo cuentan fantásticamente: Sanya, alejado del centro de Tokio, es un barrio triste en el que los ciudadanos comparten haberse acogido a la ley que les permite cambiar de identidad y desaparecer.

2 comentarios en “Cabalgando Irán”

  1. Recuerdo hace bastante tiempo (todavía veía en ETB2 “Por fin es viernes”) una interesantísima entrevista a Santiago Niño Becerra. Uno de los pocos que antes de la crisis alertó de lo que se nos venía encima. Que alertó del modelo fallido en el Estado (y en cierta medida en Euskadi) y al que nadie creyó. En el programa advirtió de que tardaríamos al menos una década en llegar a las cifras de riqueza absoluta de 2007-2008 y que nunca volveríamos a tener la riqueza relativa que generó la burbuja. Lo mejor de todo es que no se quedó en el ladrillo: analizó un sistema de pensiones irreal (creado en la posguerra para dar una falsa sensación de seguridad a los trabajadores y alejarlos del comunismo); un sistema educativo fallido en el que se aplaude el título universitario y la vocación pero nadie guía en los centros hacia profesiones con futuro; una loa al emprendedor donde se confunde autoempleo (una peluquería) con emprendizaje e innovación (pero el dinero se reparte a todos por igual); el aplauso al emigrante que hace como sus abuelos (solo que ya no vale irse a Londres sin inglés ni trabajo); una estructura política que cuando no está corrompida se deja controlar por las cadenas de favores, etc. Los gráficos de El Blog Salmón (uno de mis favoritos, por cierto) solo reflejan que España, estructuralmente y por mentalidad, es un país pobre en los que ha habido ciertos oasis de bonanza: el último desde la entrada en la UE hasta el estallido de la burbuja. Gracias por tu columna.

  2. Gracias a ti, Gaizka, por tu tiempo y tu respuesta. Como bien apuntas: los problemas siguen ahí, seguimos en riesgo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*