Otro par de líos en Podemos

Primero fue la noticia de que “Iglesias reforma los Estatutos sin permiso de las bases” en el período estival. Después hemos sabido que “Podemos tiene un problema con su tribunal de Garantías: hay dos presidentes que no se reconocen el uno al otro y nadie sabe quién manda”. Una situación muy poco recomendable para un partido que tiene que levantar el vuelo en esta legislatura después de la recuperación de Pedro Sánchez y el PSOE. Y esto no se salva con tuits.

Empresas sin trabajadores

Esta noticia me sorprende, no puedo remediarlo: España bate su propio récord de empresas sin trabajadores. ¿Por qué? Muy sencillo: porque la tributación es más favorable aunque sean empresas unipersonales. ¿Y los trabajadores autónomos? Pues miren, somos los más tontos. Ese es el mensaje y es lo que me sorprende, que se permita que quede ese poso, esa última reflexión, que nos inviten a hacer una trampa a medias si no queremos tributar más por lo mismo.

Por ejemplo, aquí

Esta invitación al ahorro tributario para empresas unipersonales es permanente y se hace con total impunidad. En una pieza de Vozpópuli precisamente sobre la cotización de los youtubers se explica perfectamente cómo la recomendación es la de la empresa sin trabajadores. También relatan, como ya hemos comentado en alguna ocasión en esta columna, que no es extraño que algunos youtubers españoles acaben emitiendo y cotizando desde Andorra.

Internet no es un derecho

No me gusta especialmente Juan Gómez Jurado, una de las estrellas de Twitter, y una de las críticas que hace a su último hilo me parece adecuada: la lectura no puede ser un segregador por mucho que aporte. Precisamente, Jurado se revelaba contra quienes consideran el wifi e Internet un derecho (yo también creo que no lo es) y creen que hay una brecha entre quienes sí acceden y quienes no. No veo ningún problema en negar el acceso a Internet por ejemplo a los yihadistas.

¿Por qué lo hacen?

La semana pasada fue muy popular una cuenta falsa en Twitter que prometía un año de Netflix gratis. La cuenta, además, llevaba en su nombre esta marca. ¿Por qué lo hacen si solo pedían compartir un tuit y empezar a seguir la cuenta? Porque esa cuenta con miles de seguidores después puede ser vendida a empresas que no quieren trabajar sus públicos sino adquirirlos. Ese es el fin de las cuentas que atraen tráfico y seguidores copiando contenido o falseando marcas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*