Son reconocimientos

20150929_deia_topaketa_gonbidapena_2

Ya en la primera edición, el jefe de marketing de DEIA, Jon Goikoetxea, insistía: “Son reconocimientos”. Tres años después todos lo tenemos claro: lo que hicimos el martes en la Bizkaia Aretoa, como lo que hicimos en 2014 y 2013, fue reconocer la labor de esas personas que, en su área, en su sector, en su espacio de influencia, son conocidas porque saben aprovechar las potencialidades que ofrece Internet. Y eso, aunque parece lo normal, se lo aseguro, es extraordinario.

Pero unos nuevos reconocimientos necesitaban, creíamos, unos reconocidos novedosos, unos nombres propios que no fueran los ya generalizados, por lo menos, en sus canales habituales (blogosfera, tuitesfera). ¿Es justo dejar fuera a quienes habían crecido con el desarrollo de las herramientas? Esa pregunta, se lo aseguro, nos la hemos hecho año tras año y nominación tras nominación. Por eso, en esta edición han asomado nombres largamente conocidos como la SPRI, o como Mikel Agirregabiria y José Antonio Pérez, ambos blogueros desde hace mucho más de tres años cuyo mérito, sin duda, es no desfallecer y mantener su nivel de autoexigencia. En Internet, en esencia, es la propia voluntad y determinación la que marca la diferencia. Y de eso también sabe bastante Álex Gibelalde, que pese a su juventud ya ha pasado por dos grandes del sector tecnológico: Google y Twitter.

Junto a ellos, los nombres nuevos: Xabier Álvarez, Itziar García, Ianire Estébanez, Urko Fernández y Gontzal Hormaetxea, Estefanía Jiménez y Miguel Ángel Casado, Erlantz Plaza, Maite Goienetxea, Nico Vázquez o la cerveza La Salve. Entre todos suman gremios y áreas de interés muy diversas: desde abogados a periodistas, desde la comunicación política al humor pasando por la formación y orientación para el uso de Internet… Y de la vida. Pero puede que la tipología que más mérito tenga sea la del nombre con recorrido off-line que ha sabido reinventarse en lo on-line: Begoña Beristain, Ramón Zallo, Mikel Mancisidor, nuestro Athletic Club, Bilbao Dendak, Lantegi Batuak, Ullibarri Euskaltegia, Estrategia Empresarial y la Herri Krosa. Todos ellos y todas ellas han aprendido a aprovechar la gran oportunidad que es hoy Internet para comunicar y, por qué no, para vender.

Los nuevos, los que se han reciclado, y los que supieron crecer mientras lo hacía Internet, merecen nuestro reconocimiento. El del periódico y el de una sociedad cada vez más interesada en lo que ocurre en la red y más dispuesta a comprobar, con sus propios ojos y sus propios dedos, cómo va sucediendo.

Esta columna fue publicada en el suplemento que acompañó el periódico del día de la fecha.

Dos punto cero

20140925_gonbidapena

DEIA entrega sus segundos reconocimientos a las mejores iniciativas digitales. Los premiados o las premiadas en cada categoría, créanme, es lo de menos. Lo que más valor tiene o, por lo menos, intentamos que tenga, es el cuadro de nominados y nominadas. Candidaturas que reinarán durante un año y que queremos que les sorprendan, porque en Euskadi hay valor y know how también en los entornos digitales.

Dar un paso puede ser una casualidad o el resultado de que nos hayamos trastabillado, pero dar dos es iniciar un camino. Por lo que, si trabajar en la primera edición nos resultó estimulante, hacerlo en esta segunda nos está emocionando. Del mismo modo que la Internet 2.0 vino para quedarse y hoy no la entenderíamos sin las redes sociales digitales, los blogs y los entornos estandarizados que permiten que nos manejemos en ella quienes no tenemos ni idea de códigos, programación o desarrollos, esta jornada, este encuentro, tiene presente y tiene futuro.

¿Hacia dónde evolucionará Internet? No lo sabemos, pero sí empezamos a intuir ciertas certezas que se basan en este “dospuntocerismo”. De la Internet de los correos electrónicos y las páginas web de desarrollos complejos e interacciones excesivamente simples, hemos pasado a esa red simplificada que nos permite expresarnos y que el contenido y la interacción reine sobre el prodigio de que la red exista. ¿En qué consistirá el 3.0? Todo apunta a que pasará por establecer mecanismos para gestionar la ingente cantidad de información y contenidos que estamos generando. Pero lo hecho hasta ahora también contará, y mucho.

Y en paralelo evolucionarán estos reconocimientos que hace DEIA. Lanzarlos nos llenó de orgullo porque fuimos capaces de hacerlo a nuestra manera: buscando, encontrando y poniendo en valor las grandes ideas que nos rodean, e intentando abrir otra ventana, la de los nominados y nominadas no tan evidentes pero mucho más interesantes cuando los descubres.

No queríamos nombres, queríamos a las personas. No queríamos a Twitter, queríamos a quien mejor se desenvuelve en Twitter, a quien más influye, a quien mejor lo usa para difundir su iniciativa o su blog. Queríamos inspirar para que los reconocimientos, en los sucesivos pasos que vayamos dando, se encuentren con el fruto de nuestra siembra y se fijen en aquellos que se fijaron, a su vez, en nuestras candidaturas y exclamaron: “¡Vaya!”.

Y fuimos. Y vamos. Y volveremos a estar aquí. Pero ahora es el momento del 2.0, de la segunda edición, de los nominados y las nominadas de este año que, esperamos, les saquen otra exclamación. A nosotros, se lo aseguro, componer este cuadernillo y organizar la jornada del próximo jueves 25, nos ha sacado una sonrisa.

Actualización a 26 de septiembre de 2014: Tamara de la Rosa publicó [Enlace roto.].