¿Qué mensaje es más peligroso?

20170417_mensaje

Nega, el cantante de Los Chikos del Maíz, lleva una racha mala en Twitter: primero, menosprecia a los hosteleros de los pueblos y ahora coge vuelo otro tuit suyo en el que acusa de “neoliberal” el mensaje: “Si te esfuerzas puedes”. Y yo me pregunto: ¿no es más conservador difundir el mensaje a los hijos de los pobres (mis hijos) que no hay que esforzarse? ¿No ganan así los que lo tienen siempre más fácil, los de los ricos? Personalmente, lo de adquirir conocimiento sin esfuerzo me sigue pareciendo imposible.

¡Vaya con la nueva política!

¡Esto sí que es nuevo! El Ayuntamiento de Palma ha elegido a su director general de Participación Ciudadana por su capacidad para “defender los valores de PODEM más allá de las competencias de la Regiduría” (sic). El documento oficial que muestra Eduardo Vírgala, catedrático de Derecho, en Twitter es mencionado en varias noticias en las que la oposición denuncia este hecho que, insisto, aparece en el primer párrafo de la justificación de la contratación.

¿Qué es un “flip-flop”?

Si eres un periodista activo en Twitter y no conoces o no te fascina lo que hace en esta red social Dori Toribio, no lo entiendo. La corresponsal de Cuatro en Washington está haciendo un gran trabajo trasladándonos la actualidad estadounidense con hilos magníficos y enlaces interesantísimos. Por ejemplo, en el Post hablan del “flip-flop” del presidente: una especie de serpenteo, de cambio de rumbo constante en los temas. También bromean luego con que los que hacen “flip-flop” son los temas a Trump.

¿Roba monedas virtuales Corea del Norte?

¿Qué puede salir mal cuando decides invertir tus ahorros en una moneda que no existe, que no emite ningún banco y que, simplemente, es “electrónica”? Yo para estas cosas, lo reconozco, soy como mi amama: llevo mal hasta que me hayan quitado la libreta física. Así que no creo que acabe invirtiendo en Bitcoins, y menos con noticias como la que leemos en Hipertextual: Corea del Norte estaría robando fondos asociados a estas monedas por medio de hackers.

La gastronomía siempre estuvo aquí

Parece que los datos de Semana Santa van a ser muy positivos en Euskadi en lo que a ocupación hotelera y derivados (trabajo para proveedores, en marketing, imprentas, refuerzo de personal en hostelería) se refiere. ¿El principal atractivo? Según El Confidencial, la gastronomía. Es decir: lo que siempre estuvo ahí pero como reclamo turístico nunca fue suficiente por culpa de los salvapatrias con pistolas y amonal. ¡Cómo estaríamos ahora sin 40 años de lastre!

La República de la contradicción

20170416_republica

La celebración del aniversario de la II República española el pasado viernes sirvió para que muchos, de diferente signo, se apuntaran a la moda en Twitter de buscar contradicciones a propios y extraños. Y como es lógico salieron perdiendo los defensores de aquel gobierno… Que han acabado traicionándolo: algunos recordaron a Ada Colau rindiendo honores a Felipe VI y otros a Irene Montero que, en su pacto con IU, Podemos vetó el objetivo de alcanzar la tercera.

La Semana Santa militar

Esta Semana Santa está siendo especialmente relevante en lo político porque María Dolores de Cospedal ha ordenado que la bandera ondee a media asta por la muerte de Cristo. El Twitter del ministerio de Defensa, además, está llenito de actos, empezando por los de la Legión Española. Al mismo tiempo, algunos echaban de menos a Carmen Chacón aún con más motivo porque la socialista buscó como ministra esa separación de “poderes” entre iglesia y ejército.

La guerra que da Trump

Permítanme la banalidad en el titular con el juego de palabras, pero estas vacaciones de Semana Santa han sido especialmente movidas para el presidente de EE.UU. en lo militar, precisamente: bombardeos en Siria, asesinatos por error, tensión con Rusia y Corea del Norte… Y la mayor bomba no nuclear sobre Afganistán. Un cambio de rumbo de Trump, que en campaña anunció que EE.UU. se replegaría y desde la Casa Blanca solo ordena destrucción.

En el PSOE también hay batalla

La batalla interna en el PSOE está siendo especialmente truculenta, y eso que este partido nos tiene acostumbrados a desgarros internos en cuanto las cosas van mal. Por cierto, una vez más, las candidaturas de Díaz y López van de la mano: en este caso, intentando desmontar el respaldo a Pedro Sánchez. Al parecer, según El Confidencial, estarían repasando los mítines del ex secretario general para comprobar que en esos actos multitudinarios realmente siempre están los mismos.

Otra versión

Hace solo un par de días traía a esta columna la denuncia de una oncóloga y posterior arresto de varios investigadores que, según la policía nacional española (repito: según la policía) estarían administrando un medicamento “falso”. También les avisaba de que algunos laboratorios pedían prudencia. Y hoy les traigo un ejemplo de esto último: en Ciencia Explicada insisten en la posible validez del medicamento (hace falta más tiempo) y, sobre todo, en la inocencia de los detenidos.

Lo mejor que vas a ver hoy

20170414_mejor

El especial que ha preparado The New York Times para mostrar el trabajo de Daniel Berehulak, premio Pulitzer de Fotografía, es sin duda lo mejor que van a leer y ver hoy y, posiblemente, en lo que va de año. La calidad del sitio web, de las fotografías, y la potencia de la historia (la cacería humana a supuestos traficantes y consumidores de droga en Manila, auspiciada por su presidente, Rodrigo Duterte) son unos ingredientes extraordinarios para dar a conocer una realidad, del mismo modo, extraordinariamente dura.

¿Negocio?

Si se confirma lo que concluye la policía nacional española, que el medicamento que ofrecía una empresa farmacéutica a enfermos terminales de cáncer es “falso”, estaríamos ante un engaño cruel. Hasta 25.000 € habría abonado un paciente por el tratamiento que ha permitido que un catedrático de Universidad y varios investigadores en Baleares facturen unos 600.000. Fue una oncóloga la que levantó la liebre pero también hay laboratorios que aseguran que solo es pronto para ver resultados.

¿Una Semana Santa sin religión?

Eso es lo que proponen la Juventudes Comunistas de dónde y de Sevilla: una Semana Santa “popular y sin machismo”, que no esté dominada por “la oligarquía” y que sea devuelta al pueblo. Evidentemente, el tuit ha generado algunos comentarios sarcásticos por lo ilógico de la petición. Que sí, que a mí todo me parece bien si está planteado con respeto. Pero no por eso voy a dejar de pensar que algunas ocurrencias son excesivas. Bienvenida la chanza tuitera en este caso.

Cuidado con la foto

La potencia fotográfica del museo Guggenheim Bilbao ha jugado esta vez en su contra: en una noticia en Vozpópuli sobre los recortes en Cultura que han realizado los gobiernos autonómicos, la elección de este icono es un error, ya que la vasca es la comunidad que más invierte en este área: 56,8 € por habitante, contra los 14, por ejemplo, de Aragón. Además, las comunidades que menos dedicaban son las que más recortan, como Murcia. Si en la pieza alaban el efecto Guggenheim y sirve para ilustrarla, que el titular sea positivo, ¿no?

Sobre la efectividad de la publicidad on-line

No es la primera vez que les comento las dudas que expresa sobre la efectividad de la publicidad on-line el máximo responsable de Procter & Gamble, distribuidora de productos de limpieza y belleza, y una de las empresas del mundo que más dinero gastan en publicidad. Pero Marc S. Pritchard insiste: al sector del marketing on-line le falta crecer. Según este gran anunciante no hay soporte tecnológico efectivo todavía. Y quien advierte no se trata de un dinosaurio, se lo aseguro.

Cuando todo es un despropósito

20170413_desproposito

Solo han pasado 70 días desde que Donald Trump es presidente de EE.UU., y podemos esperar cualquier cosa antes de que lleguemos a los 100 que la tradición denomina “de cortesía”. El último pequeño gran escándalo lo ha protagonizado su portavoz, Sean Spicer, que aseguró que el uso de armas químicas de Bashar al Assad contra su población no lo había hecho ni Hitler. Como en la propia MSNBC le recordaron al instante: el alemán gaseó a millones de compatriotas.

Sí, la actualidad venezolana es noticia

Estoy seguro de que los venezolanos no querrían ser noticia por los motivos actuales, pero lo son, y negarlo es una estupidez. Llevamos varios días viendo en Internet manifestaciones y una represión policial que incluye el lanzamiento de gases lacrimógenos desde helicópteros. Lo último es que el propio Nicolás Maduro, ajeno a la realidad, como siempre, ha confundido gritos de abucheo con aclamaciones de apoyo. Al parecer, solo se dio cuenta de que eran reproches cuando empezaron a caerle huevos.

Twitter es así

Twitter es el sitio en el que nuestras contradicciones (por supuesto que me incluyo) quedan rápidamente a la vista. En lo que espero no caer es en la pose de superioridad que, cada cierto tiempo, avistamos cuando alguien con memoria (¡qué gran arma!) recupera tuits antiguos del soberbio o la soberbia de turno. Piden respeto a Chacón quienes se lo faltaron a Barberá, o defienden a Nega, de Los Chikos del Maíz, quienes machacan a cualquier político por un desliz menor.

Si te equivocas, pierdes

¿Cuánta paciencia tenemos con el comercio pequeño? ¿Cuántas veces hemos dejado de entrar en una carnicería, tienda o bar porque nos hemos sentido maltratados? ¿Por qué tenemos que ser más tolerantes con las grandes compañías? No niego que me parece una buena noticia la caída en bolsa de United Aerlines después de que todos viésemos cómo desalojaban por la fuerza a un viajero víctima del overbooking de la propia compañía: hasta mil millones de pérdida de valor bursátil y fragilidad en mercados ascendentes como China.

Crónicas en 140 caracteres

El usuario @elbicharraco tiene más de 82.000 seguidores en Twitter porque es capaz de plasmar en 140 caracteres crónicas como el partido de fútbol entre “la Juve” y el FC Barcelona: “Qué maravilla. El Barça tendrá que apelar de nuevo al espíritu de la ‘remuntada’. También conocido como ‘árbitro’”. Pero este tuit fue superado por otro con un pantallazo de un periódico deportivo catalán en el que pedían, agárrense, que el árbitro hubiera pitado un penalti que no era solo porque al Barça se los suelen conceder.