El tirón de Isabel Pantoja

20170201_pantoja

Isabel Pantoja es una persona que ha cumplido su pena de cárcel por blanqueo de capitales. Vale. Tiene todo el derecho a reinsertarse. De acuerdo. Como estrella de la canción española que fue, intentará recuperar su actividad. Estupendo. Para lograrlo, su empresa (Universal) puede comprar un programa de máxima audiencia, a un público entregado y a unos presentadores que lo pongan fácil. Magnífico. Y casi cinco millones de personas son capaces de verlo y batir un récord de audiencia. Clarificador.

No podemos olvidarnos

Jorge Morales, como persona capaz de explicar con cierta claridad el atraco que, mes tras mes, sufrimos con la factura de la luz, y que en 2017 va a ser, directamente, un saqueo, no para: televisiones, radios y periódicos le requieren, pero no descuida su cuenta en Twitter donde sigue ofreciendo datos clarificadores: el consumo de electricidad tiene que ser la quinta parte de la factura. Ojo, que si solo es la cuarta parte o menos, además, pagamos de más.

¡Participa en el sorteo y reúnete con un diputado!

¿No les suena ridículo? Pues es real: en Podemos te invitan a entrar en la web de Errejón y apuntarte a un sorteo para reunirte con él. ¡Toma ya con la nueva política! He visto a un diputado dar su número de móvil en un mitin, tengo las tarjetas (con e-mails y números directos) de diputados de varios partidos (de los de la casta, vaya) porque, generalmente, las dan con facilidad. Pero lo de entrar en un sorteo para estar con un diputado no lo había visto nunca.

La nueva política también es blindarte

Si lo del sorteo no es ya suficientemente ridículo y, sobre todo, representativo del concepto que tienen de sí mismos los nuevos políticos (básicamente, estrellas del rock), podemos echar un ojo a Ciudadanos, donde Albert Rivera, además de acumular mandatos como líder supremo de su partido, ante la evidencia de que con el crecimiento le han salido algunos frentes, se blinda y blinda a sus cuarenta (cuarenta “puestitos”, sí) pretorianos que conforman la nueva ejecutiva.

Trump, Made in China

Juan Antonio Giner llevó a su Twitter la portada del Daily Mirror en la que un redactor suyo posaba en la habitación de un hotel de Donald Trump con un montón de mobiliario y elementos importados desde fuera de EE.UU., principalmente, desde Asia (lo normal). Es decir: que no practica en sus empresas lo que exige a su país. En la web del sensacionalista explican, además, que el hotel está cerca de la Casa Blanca y la habitación cuesta 500 dólares por noche.

Si se llama “brigada política”, por algo será

20170131_birgada

No debería extrañar tanto que quien es considerado el jefe de una “brigada política” conserve material que puede tener consecuencias de alto nivel (hasta para afectar al jefe del Estado), ni que amenace con filtrarlas si no cesan las investigaciones contra este equipo. Una brigada que, según Público, montó el anterior ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y que puede estar detrás de las filtraciones sobre la relación entre Juan Carlos I y sus posibles amantes, que habríamos sufragado entre todos.

Los notarios, ¿a escena?

Al paso que vamos, acabo por responder una de las preguntas que más me inquietan desde el principio de la crisis: ¿y los notarios no han tenido nada que ver en todo esto? Piénsenlo: como fedatarios públicos no levantaron la voz mientras se hinchaba la burbuja, ni cuando los bancos incluían cláusulas sospechosas de inicio, ni cuando las entidades hacían pagar, según parece, a sus clientes lo que les correspondía a ellas. Son ya varias las voces que oímos que hablan de su responsabilidad.

Un poco de conciencia

A Twitter le debo hacer esta columna con cierta agilidad, y haber conocido, por ejemplo, a personas como Antonio Cartier, con el que no me une nada salvo el interés mutuo por lo que tuiteamos, él desde Madrid y yo desde Bilbao. Un tipo listo que, desde su humildad, invita a pensar. Por ejemplo, se pregunta: “¿Entonces en el Reino de Twitter vamos a quitar las vallas de Ceuta y Melilla?”, después de leer tantas críticas al muro de Trump de personas que no alzan la voz por los que existen en España.

¿Del primero al tercero?

Patxi López y sus fieles jugaron la carta del primer candidato oficial a la secretaría general del PSOE, y eso le ha dado visibilidad (entrevista en Abc este fin de semana, en la que pedía a Pedro Sánchez que no se presentase, incluida). Pero el pulso Sánchez-Díaz sigue siendo atractivo y López se queda atrás, lo que confirmaría que el de Coscojales-Txurdinaga-Chueca solo gana las votaciones en las que le cuenta con el OK del PP. ¡Menudo currículum socialista!

De profesión, líder de Ciudadanos

Con lo mal que lo tienen en el PSOE y en Podemos, Albert Rivera ha ganado con mucha holgura su propio congreso, y seguirá al frente de Ciudadanos unos años más. Ojo, que lleva más de diez y, cuando termine este ciclo, llevará cerca de quince. Entonces, ¿lo de la limitación de mandatos y no estar en la política de por vida, que se lo apliquen otros? Lo que queda claro es que lo que predica no lo convierte en su propio trigo, y estas incoherencias no suelen caer bien.

La Euskadi que va bien

20170116_euskadi

Euskadi tiene muchos problemas, como todas las sociedades avanzadas. En parte, porque estos no paran de surgir a medida que cubrimos necesidades básicas para cada vez más gente. Incluso ese logro, por medio de la RGI, genera polémica. Y me parece bien porque es el único modo de avanzar, de ir a más. Pero hay una Euskadi que no va mal, como la del sector automovilístico, y otros sectores, pese a que en Twitter, sobre todo, veamos protestar a profesionales de la queja.

La España que va mal

Es objetivo que más y peores problemas tienen en España, igual que en Euskadi tenemos más y peores problemas que en Noruega, seguramente. Pero volviendo al vecino del sur, nos encontramos con noticias como la de El Español: “De los ocho agentes de la Guardia Civil que conforman el cuartel de Isla Mayor (Sevilla), cuatro han sido detenidos en una operación antidroga. Justo la mitad está entre rejas, la otra trata ahora de limpiar la dañada imagen del cuerpo”.

Y la que se retrata

Aunque siempre reconozco el mérito de Iñaki López, no me gusta el formato del programa que presenta (con éxito innegable). Un plató que intenta ser una especie de parlamento televisado en el que se reducen los temas a posturas maniqueas defendidas por personajes centrados en atacar las del contrario. Entre ellos destaca Eduardo Inda como destacó Pablo Iglesias (sí, los pongo al mismo nivel), un periodista cuya actividad es “el precio” que pagamos por tener libertad de prensa, como define con acierto Juan Soto Ivars en El Confidencial.

El cuñado perfecto se desangra

En Euskadi no prestamos atención a la actualidad de Ciudadanos, básicamente, porque la mayoría de los votantes ha demostrado que no cuentan con esa opción de voto. Pero es interesante lo que pasa en este partido personalista, una especie de evolución de UPyD, que se posiciona a golpe de encuesta y en nombre de la centralidad acapara notoriedad. Ahora, Rivera, el líder, se ve presionado para definirse, aunque sea como un líder dictatorial.

A mí me ha gustado

A mí la idea de que el mundial de fútbol de 2026 cuente con 48 selecciones me parece bastante buena. Ojalá podamos ver a Euskadi entre ellas como hemos visto en fases finales de campeonatos de selecciones, recientemente, a Gales o una Islandia que nos enamoró a todos. Para dentro de casi 10 años se apunta hasta San Marino. El Twitter de la selección de fútbol de este microestado supo llamar nuestra atención con un escueto mensaje y más de 3.400 retuits: “2026”.

Por qué nos hemos vuelto equivocar

20161110_equivocar

Mi amigo Marc Gafarot recopilaba la colección de errores que llevamos acumuladas los que opinamos: el sorpasso de Podemos al PSOE, el “no” al Brexit, el “sí” a la Paz en Colombia, y ahora la victoria de Clinton. ¿Por qué nos equivocamos tanto? En mi caso, supongo que porque soy moderado y tiendo a pensar que la mayoría lo es, y porque no tengo herramientas para hacer encuestas y me limito a comentar las que insisten en una tendencia. ¿Podría contradecirlas? Sí, claro, pero les escribe un moderado…

Ande o no ande, América, grande

Hace unas semanas les avisaba de que uno de los mejores textos, por sencillo y clarificador, que había leído sobre el apoyo que recibía Donald Trump, era el de Magnet El Blog Salmón. Avisaban de que sus votantes no eran palurdos ignorantes, sino ciudadanos que, simplemente, asistían a los cambios globales que todos sufrimos, salían perdiendo, querían revertir esa sensación de derrotados, y Trump alimentaba esa esperanza. ¡Y tanto!

Ya sobrevivimos a Reagan

Me da cierta rabia, pero no consigo recordar a quién leí o escuché el martes, antes de la victoria de Trump, que EE.UU. ya había elegido y sobrevivido antes a Ronald Reagan. Hoy me aferro a ese comentario para tener cierta esperanza: Trump es un populista, pero no es tonto, y sabe que no puede hacer lo que quiera. Trump es un gran egocéntrico que no quiere que los libros de Historia le retraten como un mono con pistolas. Por eso, como Reagan, su paso por la Casa Blanca será como una comedia de enredo pero no como una tragedia.

¿Y qué ha dicho “el presidente”?

En su primer tuit con los datos confirmados, Trump venía a decir: “¡Qué bonita e importante noche! Los hombres y mujeres olvidados no volverán a estarlo jamás. Volveremos a estar todos juntos como lo estuvimos antes”. Ahora, fíjense en este tuit que Pablo Iglesias escribió tres horas antes: “Hay un pueblo de los EEUU que resistirá”. ¿No les parece el mismo? Es más: ¿no habría firmado palabra por palabra Pablo Iglesias el mensaje que lanzó Trump?

E Iglesias siguió “trumpizándose”

Pero esa coincidencia en el discurso, no fue la única: ¿recuerdan a Trump rozando el insulto hacia Hillary Clinton o ridiculizándola durante la campaña después de que esta sufriese un mareo? Pues ayer Pablo Iglesias subió el tono, al estilo Trump, y llamó “mascota de Rajoy” a Albert Rivera. ¡Qué nivel! Rivera sugería que populismo solo hay uno, pero si a Iglesias le molesta, que le pregunte a Errejón, que identificó en LaSexta el desencanto que congrega Trump con el 15-M.

Mal augurio

20161028_mal

Siento traer un mal augurio para la legislatura española que comenzó, en cierto modo, el miércoles. Durante el debate de ayer, el equipo de Rajoy consideró que una intervención suya en concreto merecía ser enmarcada en un tuit: “La batalla contra la corrupción se gana tomando medidas contundentes y legislando, no utilizándola como arma arrojadiza”. El PP pudo tomar medidas internas contra la corrupción durante años, según estamos viendo en un juicio en el que son parte acusada. Pero solo importa la cara a la galería.

¿Por qué esperan hasta el sábado?

Sé que la política es el arte de la puesta en escena. Y sé que la decisión del PSOE de dejar gobernar a Rajoy ha sido difícil pero necesaria. Pero no acabo de entender por qué nos harán esperar hasta el sábado y han decidido votar “no” en la primera. ¿Quieren ganar tiempo para actuar tanto en bloque como puedan? Si no, de verdad que no me explico la demora injustificada que, además, para los periodistas y trabajadores del Congreso es una faena laboral.

Pablo Iglesias hizo ayer un programa de La Tuerka

Pablo Iglesias no hizo política ayer, hizo un programa de televisión desde el Congreso de los Diputados. Cómo buscó el titular y, sobre todo, cómo fue alzando el tono hasta que Ana Pastor le llamó al orden (lo que quería) solo para terminar hablando del “odio” de unos a los otros (lo que mejor sabe administrar), es para analizarlo y para guardarlo, porque volvió a caer en errores que se harán de bulto en un futuro próximo y, en general, hizo un mal papel.

Lo más llamativo que dijo Rivera

“¡Vaya gilipollas!”, de ese modo se refirió Albert Rivera a Pablo Iglesias cuando el segundo montaba su show y el primero lo miraba desde su escaño. Y después de escuchar el discurso del de Ciudadanos, creo que ese comentario, de confirmarse (en las imágenes parece claro), es lo más interesante que dijo un Rivera que, para ser cuarta fuerza política y muleta de ocasión del PSOE y del PP, habla como si fuera el presidente de la República de Francia. Las formas son estudiadas delante del micro y espontáneas cuando nadie mira (salvo una cámara).

Euskadi, a la cola

Desde que ETA decidió felizmente dejarnos en paz, Euskadi ha desaparecido del mapa político español. Ni a Sánchez, ni a Rajoy, ni a Rivera, ni a Iglesias les ha parecido bien mencionar a la ciudadanía vasca desde la tribuna… hasta que los diputados nacionalistas lo han reclamado. Pero Aitor Esteban fue ayer concreto en su discurso: no dirán nada, pero la lista de ataques al autogobierno y los desprecios a las instituciones vascas desde que Rajoy está en funciones habla por sí sola.