Ahora, Zaplana

20170425_zaplana

En el PP tienen un problema. Un problema que, además, salpica y universaliza el color marrón porque las noticias sobre España en el mundo estos días son sobre la investigación por corrupción en el seno del partido en el gobierno. Y porque cualquiera que se acerque al PP acaba igualmente manchado, bien para negociar unos presupuestos, bien para articular una ley incluso necesaria. Ayer, a la hora en la que escribía estas líneas, era Zaplana el gran nombre propio del PP para mal.

Pero no todo vale

En el gran pozo de lodo que parece ser la “Operación Lezo” que ha provocado las detenciones de estos días de personas vinculadas al PP, también sobresale una empresa: Indra, concesionaria de la gestión de las elecciones. Eso ha dado pie a Garzón, Rufián y Espinar, entre otros, a poner en duda los resultados. Pero como bien les recordaba Marcelino Madrigal en Twitter: ni IU, ni ERC, ni Podemos pusieron una sola reclamación. Sembrar ahora dudas es tirar piedras contra el tejado de la democracia, de la que viven.

Las ideas hay que tenerlas claras

Evidentemente, tengo que hablarles de las elecciones en Francia, donde han pasado a la segunda vuelta Marine Le Pen y Emmanuel Macron. Ante la disyuntiva, Jean-Luc Mélenchon, la opción de Podemos en la primera, tiene que preguntar a las bases, ¡toma ya! El diputado socialista Ignacio Urquizu lo expresaba perfectamente: “Hay una parte de la izquierda que sigue sin entender nada. Ni Hillary era igual que Trump ni Macron es lo mismo que Le Pen”.

Patxi López, tan cerca, tan lejos

Según El Independiente, si Susana Díaz gana las primarias socialistas el ex lehendakari pondría proa a Bruselas donde, con el beneplácito de la andaluza, podría comandar un equipo en el que encontraría a fines como Elena Valenciano o José Blanco que, además, ya se han posicionado con Díaz. En la misma pieza insisten en que el equipo de campaña de López asegura que esta vez es cierto que no hay acuerdo, pero también recuerdan que el vasco no ha criticado a su rival, mejor colocada.

No, no tienes derecho a tener razón

El tuit de Pedro Duque: “Se puede decir que la Tierra es plana porque hay libertad de expresión, pero ningún derecho ampara tener razón”, no se acota solo en el caso de la reciente tesis doctoral que ha querido probar que no vivimos en una esfera achatada por los polos. Twitter es así: la libertad de expresión y de elección, para algunos, conlleva el derecho a tener razón solo porque ejercen esas libertades con insistencia. Pero me temo que, otra vez, está en lo cierto el astronauta.

La ronda que pagamos todos

20170404_sareb

De los 3.200 millones de euros que lleva perdidos “el banco malo”, pagaremos entre todos, vía participación del Estado, el 45%. No soy de los que señalan a los bancos (salvo al Santander, pero eso forma parte de mi experiencia de cliente) y hasta llego a entender que su rescate es nuestro rescate. Pero estas cifras hay que tenerlas claras para cuando conozcamos los beneficios de las entidades, generados también gracias a nuevas hipotecas como si el Sareb no existiera.

Patxi López es de letras

Después de sacarse la carrera de primero de ingeniería, Patxi López llegó a la conclusión de que lo suyo eran las letras, y despreció los números. Hasta hoy. En el acto de 40 aniversario del PSE, según el Twitter de los socialistas vascos, el ex lehendakari dijo: “Conseguimos frenar al nacionalismo y, gracias a eso, Euskadi es hoy el espejo en el que muchos se miran”. En 2009, PSE y PP obtuvieron 464.000 votos al Parlamento. El año pasado, 234.000. ¿Quién está frenando?

Sobre Venezuela

Alberto Garzón y Juan Carlos Monedero han publicado en los últimos días sus artículos en Público sobre la situación en Venezuela. Ambos usan el mismo método: avisarnos a los demás que la verdad la revelan solo ellos. Para guardar el pasaje en el Garzón asegura que solo admitirá críticas desde la izquierda. Y Monedero escribe como solo lo hacen quienes tienen a Maduro como un buen cliente al que hay que cuidar defendiéndole como si fuera incapaz. De su credibilidad gastan.

¿Un 12-0 amañado?

Según un jugador del Eldense, sí: el 12-0 es el resultado de la superioridad del Barça B y de la influencia de cuatro jugadores del equipo alicantino que Cheikh Saad denunciará cuando considere oportuno. Resulta sorprendente que conozcamos con nombre y apellido al que levanta la liebre y que los culpables, si se confirma, siguan en el anonimato. Lo cierto es que ya hemos leído sobre denuncias anónimas de amaños en categorías menores, y que la temporada del Elda está siendo, cuando menos, extraña.

No a la islamofobia

Un claro y contundente “no” a la difusión de bulos y mensajes capciosos que solo persiguen criminalizar a un grupo de personas por su origen o religión. Así que intentaremos dar difusión a posts como el de Magnet sobre montajes, y a cuentas como Maldito Bulo, que desmontan mentiras oportunistas. En la lucha contra el terrorismo, y en Euskadi lo sabemos bien, el colectivo en nombre del que unos pocos atentan también se convierte en víctima. Y en Internet señalar es demasiado fácil.

Unidos Podemos sí negocia su deuda con los bancos

20170326_unidos

Las cartas boca arriba: si Izquierda Unida forma parte de Unidos Podemos, y Alberto Garzón acaba de renegociar su deuda, de cuatro millones de euros, Unidos Podemos tiene créditos que negocia y paga a los bancos. Y ojo, no solo no me parece mal: ¡me parece muy bien! ¿Qué mensaje mejor que el de nuestros representantes cumpliendo con su responsabilidad? El problema lo tienen quienes consideran que eso es negativo y venden algo irreal: que Unidos Podemos no tiene deuda con los bancos y no negocia con ellos.

El valor de la marca

Nuestra marca no es importante: nuestra marca es sagrada. Ni exagero ni ironizo: la marca (también la personal: nuestro nombre y nuestro apellido) es nuestro mayor valor. Y todo lo que hacemos le afecta. Por eso es importante trabajar bien, para que nuestra marca se relacione solo con valores positivos y para que no nos pase lo que leemos en El Plural: “Los Ayuntamientos no quieren contratar a Kiko Rivera, la Pantoja o el grupo del hijo de Bárcenas”.

Burbuja, no: caja

Llevo años advirtiéndolo: la bajada de precios de la vivienda no benefició en nada a las personas que querían independizarse y empezar una nueva vida. Es decir: no era una buena noticia aunque algunos interesados así la vendieran. Sin crédito, las compraventas a tocateja batieron récords (literalmente) y los inversores ampliaron su oferta. Una oferta que ahora lanzan al alza tanto para alquilar (con un inesperado boom de los alquileres turísticos, incluido) como para vender.

Antes los llamábamos simplemente “gilipollas”

No adopto el estilo de Pablo Iglesias, simplemente me limito a elegir el calificativo más adecuado: antes de YouTube a los gilipollas les llamábamos así. Ahora son “youtubers” que insultan (caranchoa), vejan (dando galletas rellenas de pasta de dientes y 20 euros a un sintecho), simulan agredir a repartidores de pizza con gas pimienta, y (lo último de momento) agreden a chicas besándolas en la boca sin permiso. Wilson Alfonso, por suerte, ya va camino del juez.

Y, sí, hacen negocio

¿Y por qué tanto tonto con cámara (y ahora cámaras llevamos todos encima todo el día) quieren ser “youtuber”? Pues porque da mucho dinero. Tanto que, según va haciéndose famosos, van trasladándose a vivir a Andorra. Y así, encontramos pisazos (5.000 euros al mes de alquiler) compartidos por chavales que se graban desde el Principado. ¿El motivo? El evidente: pagar menos impuestos y quedarse con más de la parte que facturan. Y por lo visto, facturan muy bien.

Vamos a explicarlo despacito

20170219_clarito

Miquel Roig es un periodista al que envidio: es capaz de explicar muy clarito cuestiones complejas, incluso en Twitter. Y se ha lanzado a responder a uno de esos políticos claramente sobrevalorados: Alberto Garzón, que hablaba de una supuesta “mayoría social” contraria al tratado de libre comercio Europa-Canadá. Pues bien, ni siquiera cuando se trataba del previo, con EE.UU., la “mayoría social” europea estaba en contra. Y lo hace con datos claros.

Amenazas franquistas evidentes

La Fundación Francisco Franco respondía a un diputado de En Marea, Antón Gómez-Reino, de esta manera en Twitter: “Que dice @tone_corunha que ‘No Pasará’ y tal… Nuestra misión es recordar a tipos como él que si hay que volver a pasar ¡PASAREMOS!”. Además del evidente tono macarra y chulesco del tuit, el contenido es claramente peligroso. ¿Qué tipo de amenaza perpetra quien lleva el nombre de un dictador por bandera? ¿Quieren volver, van a hacerlo? ¿La policía o el fiscal actuarán de oficio contra esta amenaza?

Donald Trump, contra la prensa

Con la vorágine que generó la sentencia del caso Noos se nos han pasado varios temas que aprovechamos para sacar adelante el domingo. Por ejemplo, la incendiaria rueda de prensa de Donald Trump en la que, una vez más, cargó contra la prensa. Como bien decía Ícaro Moyano en Twitter: que el actual presidente de EE.UU. diga que ésta está fuera de control es todo un piropo, pero sobre todo deja claro el tipo de personaje ante el que estamos, de los que señalan al mensajero.

Eso me recuerda que…

Las formas y, lo que es peor, el fondo de Donald Trump ha hecho que me acuerde de este tuit, un poco más antiguo que la rueda de prensa del jueves pasado, en el que el periodista Matt O’Brien sacaba las vergüenzas a uno de los falsos héroes contemporáneos: Edward Snowden alertaba de que el gobierno de Clinton estaría a las órdenes de Goldman Sachs y casi recomendaba elegir al republicano. Pues bien, aquí lo tenemos. Y ahora, ¿qué, Edward?

El “otro” Luis Enrique

Luis Enrique Mejía se tomaba a cachondeo la semana pasada la cantidad de menciones que se encontraba en Twitter… De usuarios que pensaban que estaban dirigiéndose al entrenador del FC Barcelona, que se encuentra en su peor momento. El primero, Mejía, es un cantante nicaragüense menos conocido por aquí pero con más de 760.000 seguidores en la red social. Esta anécdota nos tiene que servir para recordar que una buena identidad digital (también la suya o la mía) sí importa.

Votar con Le Pen sin que se note

20170217_votar

Seguro que Alberto Garzón era ese niño que, cuando se ausentaba el profesor, le pasaba la lista de los que habían hablado. De mayor, no he tenido problemas en mostrar los nombres y apellidos de quienes habían votado a favor del tratado de libre comercio Europa-Canadá. Pero, ¿y de los que han votado en contra? Los de Alberto Garzón, igual que Josu Juaristi, de Bildu, han votado con Le Pen y el resto de representantes de la extrema derecha europea. Esa es la realidad.

Justin Trudeau ayer no enamoraba

No conozco los detalles de ese tratado igual que nadie conoce sus efectos reales hasta que se aplique. Nadie. Pero, sinceramente, ¿qué tiene de malo Canadá? ¿Qué políticas malintencionadas e invasivas se aplican en un país cuyo presidente, Justin Trudeau, es uno de los que más se pone como ejemplo de sensibilidad, también desde la izquierda? ¿Acaso creen que vamos a desayunar sirope de arce o comer patatas fritas con carne por encima a partir de ahora?

Pablo Iglesias es “la gente”, y “la gente” es macarra

Creo sinceramente que Pablo Iglesias se equivoca: “La gente” a la que tanto menciona no quiere que los problemas se anquilosen porque “la izquierda” de la que se ha hecho dueño con abrazos del oso se enfrenta al resto. Los problemas hay que resolverlos, no convertirlos en crónicos hasta que Podemos gobierne con mayoría absoluta. Y si el fondo es erróneo, las formas de macarra, “buscando” a otros diputados, lo son más. ¿De verdad piensa que eso es lo que queremos ver?

Que se enfrente a los suyos

Pablo Iglesias representa a “la gente” que les canta las cuarenta a los políticos y, después, cuando toca hacer propuestas viables, calla. A la gente que tapa a los suyos, como la senadora alavesa que no paga su VPO, o el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, que permite que su ayuntamiento pida a fotógrafos de la ciudad trabajar gratis en los recintos municipales a cambio de promoción. Porque, claro, cuando “la gente” son “los fotógrafos”, estos no necesitan comer.

Pues anda que en el PSOE…

Hace bien @Pastrana en afear la intención del PSOE de sacar ahora a Franco del Valle de los Caídos. No por la posibilidad de hacerlo (yo sería más radical con el “disfrute” de esas instalaciones), sino porque pudieron acometer la reforma que considerasen desde sus mayorías absolutas o cuando gobernaban con acuerdos con partidos contrarios sin ninguna duda al franquismo. Plantear estas cuestiones siempre desde la oposición desgasta al PSOE más de lo que cree.