¡Qué barbaridad!

No sé cómo definir el hecho de que la Audiencia Nacional haya decidido meter a la cárcel, aunque sea de un modo preventivo, a la parte del gobierno catalán que han pillado. El resto, no lo duden, entrarán también por culpa de una justicia que parece capaz de prestarse a disfrazar las injusticias o de ponerse al servicio del cálculo político de quien mira ya a las próximas elecciones generales. ¿Hay motivación política? En mi opinión, eso es indiscutible.

¿Quién da la razón a Lamela?

He hecho varias búsquedas en Twitter sobre todo para buscar opiniones de todo tipo y ofrecérselas en esta columna. Sobre el tema económico hay cierto consenso: el mal dato de desempleo en Catalunya les afecta directa y negativamente. Pero en el tema judicial, también: es muy difícil encontrar a quien avale a la jueza Carmen Lamela desde su propio sector, y las duras críticas de juristas, sin embargo, abundan. Solo “opinadores” de la derecha aplauden sus decisiones.

Lapitz se lo cuenta mejor

Como siempre, Xabier Lapitz lo expresa mejor que yo: él también ha buscado fuentes que avalen esta prisión preventiva y tampoco ha encontrado quien dé la razón a Lamela. Además, muestra su preocupación por la actitud del gobierno español, que opta por comportarse como un estado represor dictatorial, con un fiscal y una jueza que coinciden excesivamente, y periodistas y ex miembros del gobierno que sugieren la necesidad de trucar el resultado electoral en Catalunya.

No necesitamos credenciales

Cierro el bloque catalán de esta columna con lo que no necesitamos: ni nosotros ni mucho menos quienes están en la cárcel o pueden entrar queremos a personajes como Abel Riu que reparten en Twitter carnés de buenos y malos, que miden si apoyas suficiente o no a los presos y al pueblo de Catalunya. Según él, mi titular: “Qué barbaridad” es típico de equidistante. Cuando toda la energía tiene que centrarse en defender la legitimidad algunos prefieren perderla.

#GoazenBeGo

Mi amiga y compañera del Grupo Noticias, Bego Beristain, va a cumplir el sueño de muchas personas (en este caso, no me incluyo): correr el maratón de New York. Y hacerlo, además, como exige la propia organización: con capacidad para competir. Un logro que es el resultado de muchas horas de esfuerzo y trabajo. Otro “runner”, desde Andalucía, me sugería usar el hashtag #GoazenBeGo para animarle este fin de semana. Mañana Bego cumple un sueño y estará bien acompañada.

Si el Reino Unido nos invade…

20170405_invade

Antes lo tenía muy claro: mejor British por obligación (aunque no es oro todo lo que reluce en su cultura y tradiciones) que español. Pero ahora van a dejar de ser europeos y, oigan, por ahí no paso. ¿Por qué les cuento esto? Porque la posible confrontación armada por Gibraltar entre España y el Reino Unido ha caído en Twitter como bomba de racimo de bromas. Mejores, incluso, que las de Perejil. El póster del The Sun con el lema “nuestra roca no se toca”, ya, ha sido el despiporre.

¿Y si se quedan con Murcia?

Entre las ráfagas de chistes en ambiente prebélico de sainete, más de uno sugirió una permuta para evitar la guerra: Murcia por Gibraltar. Pero me temo que no colaría. Y menos aún cuando Pedro Antonio Sánchez, finalmente, ha dimitido mucho después de estar imputado (él dijo que lo haría en cuanto alcanzara esa condición). Me pongo serio: en el PP hay antecedentes de sobra para que la sombra de la sospecha se extienda, pero los juicios rápidos no son los que se hacen en Internet.

El Príncipe de Asturias, para el desguace

Tengo que confesar que les traigo esta noticia solo por el placer de hacer ese titular. Porque a mí, que un portaaviones del ejército español acabe en la chatarra turca a cambio de 2,3 millones de euros porque, al final, nadie lo quiso comprar de segunda mano y el precio del acero se ha devaluado, me importa más bien poco. ¿Sirve para abrir un debate sobre la necesidad del gasto en armamento? Creo que hay noticias más importantes para lograrlo.

Mafia calabresa y fútbol español modesto

La mezcla resulta mucho más rentable de lo que podría parecer. Según el relato en El Confidencial, opera así: un par de italianos ofrecen una solución económica a equipos españoles con apuros (habrían picado el Jumilla y el Eldense), y les anuncian fichajes. Efectivamente, los jugadores llegan… Pero pagando por una oportunidad. Esos mismos jugadores, claro, después necesitan dinero, así que les ofrecen amañar resultados para ganar apuestas en Asia.

Una buena noticia (para variar)

Gracias a Begoña Beristain me entero de que en la Itzulia han decidido no contar con mujeres que besen a los ciclistas ganadores de las etapas. La noticia, como les digo, me parece estupenda, porque una vez más en Euskadi nos ponemos a la cabeza, esta vez, en cuestiones de igualdad. Porque la de las “chicas-florero” es una tradición a erradicar sin que nos tiemble el pulso. La noticia, lo sé, llega con la vuelta al País Vasco empezada, pero nunca es tarde para celebrarla.

No, ETA no tiene ningún mérito

20170318_eta

Celebro ver que otros, empezando por el lehendakari, creen que esta vez lo del desarme va en serio, porque ETA no tiene ninguna credibilidad. Como siempre, la banda llega a su cita con la paz tarde y mal. Que lo hace tarde es evidente, en hacerlo mal se ha empeñado de la propia ETA con pasos en falso entre lo ridículo y lo trágico. Y quien quiere dar y darse valor (la imagen de un Otegi triunfador ayer es la imagen de lo alejada de la realidad que vive la izquierda abertzale), simplemente, se equivoca.

La gestora del PSOE no se fía de los suyos

Mal mensaje el que lanza la gestora del PSOE sobre cómo hacen las cosas los suyos: no se fía de la captación de fondos ni los gastos de los candidatos, así que ha puesto en marcha un mecanismo de control (con toda la profundidad de la palabra) interno, según El Independiente. Este pasa por abrir una cuenta a cada candidato en la que los afiliados ingresarán sus aportaciones con nombre y apellidos. Así, por cierto, el PSOE sabrá quién está con cada uno.

¿Arrinconar en Igualdad?

Tampoco me parece positivo el mensaje que lanza, por su parte, Manuela Carmena, que se quita de encima a Celia Mayer, que ha sido un incordio para su gestión desde el área de Cultura… Y la destierra a la de Igualdad. ¿De verdad la igualdad es una cuestión en la que arrinconar a las concejalas molestas y un instrumento de equilibrio interno para contentar, en este caso a IU? Yo esperaba de una mujer progresista otra sensibilidad en esta cuestión, pero la política no deja de sorprenderme.

Community managers que se quedan a gusto

La de community manager es una profesión nueva que, como tal, tendrá una evolución que desconoceremos. Por ejemplo, desde ayer sabemos que es una profesión estupenda para quedarse muy, muy a gusto. En concreto, el de MacDonald’s llamó en Twitter desagradable a Donald Trump en el que, seguro, fue el último día de trabajo de este gestor de redes sociales. Tiene más gracia todavía porque Trump es un gran consumidor de hamburguesas de esta cadena.

“Periodista, runner y solidaria”

La periodista de Onda Vasca, Begoña Beristain, estrena página web, en la que podremos conocer un poco mejor su faceta profesional, pero también cómo ha alcanzado sus hitos como corredora y toda su labor solidaria. La web acompañará al lanzamiento de su primer libro, “Tú también puedes ser runner”, que puede comprarse directamente desde la página web. Un lanzamiento, por lo tanto, digno de las mejores contadoras y, sobre todo, vividora de historias.

Patxi, ¿con Susana?

20170303_patxi

Uno mucho más listo que yo me explicó en una ocasión que en política lo más importante es saber lo que uno es. Patxi López tendrá que decirnos si lo sabe. Y si lo sabe, tendrá que explicárnoslo también, porque este ex de Sánchez podría estar haciendo ahora, según Vozpópuli, un frente común con Díaz para frenar, precisamente, a quien sirvió de apoyo. La teoría de que López es realmente un submarino del aparato contra Sánchez cada vez parece más sólida.

¿Quién está con Hazte Oír?

Facu Díaz ha hecho una buena recopilación de tuits para mostrarnos quién sí apoya a Hazte Oír, la asociación que ha pretendido poner en marcha un autobús contra la transexualidad y a favor del sufrimiento de los más inocentes, los niños y niñas que no tienen recursos emocionales para lo que les sucede. Empezamos: el ministro Fernández Díaz, que la declara “de utilidad pública”, cargos del PP (Mayor Oreja o Botella), Ciudadanos y Vox (Santiago Abascal) y periodistas (Isabel San Sebastián o Carlos Cuesta).

No, Urdangarín no tiene una “paguita”

Si siguen esta columna sabrán que la familia real española no es, precisamente, una de mis favoritas. Pero menos me gusta, aún, que se propaguen informaciones falsas y existan colaboradores necesarios. Así que les desmiento que Iñaki Urdangarín vaya a recibir “una paga en Suiza para sus gastos” y a nuestra costa (siempre lo es). La información sale de Hay Noticia, una web que, en nombre del humor, busca tráfico (y dinero) con noticias falsas. Y allá a quien se las cuelen.

¿Y qué gana Paola?

Cada vez soy más descreído. No me queda más remedio: vivo de observar Internet y, como acabo de explicarles, está lleno de mentiras y trampas. Así que, cuando vi retuiteado el mensaje de Juanfran Escudero, lo primero que hice fue preguntarle qué saca Paola, la niña a la que dice ayudar… ¡por medio de retuits! Porque lo que saca Escudero, ese “community manager de celebrities” lo tengo claro: más notoriedad en nombre de la solidaridad. Pero Paola, si existe y está enferma, no saca nada de la “acción” de Escudero.

Zorionak, Bego!

Begoña Beristain es una de las mejores amigas que he hecho en la profesión. Una persona con una fuerza extraordinaria y una capacidad inigualable para contagiar sus ganas de vivir intensamente. Así que, por supuesto, voy a dedicar unas líneas para felicitarle por el que es su último gran éxito de momento: quedar tercera mujer en el Sahara Maratón que acaba de celebrarse. El viaje, además, tenía un fin solidario real: llevar medicamentos y útiles que ella misma acompañó hasta los campamentos.

Antes de que empiece a llover

20170128_empiece

Parece que si llueve se va a arreglar lo de la factura de la luz. Por si acaso, el ministro nos explica en Twitter que si pagamos más es porque nos toca. Que los picos de subida de precio, simplemente, suceden. Como la lluvia. Lo que calla Álvaro Nadal es que su gobierno ha hecho todo lo posible por no abaratar la factura (limitar el autoconsumo y las renovables) y todo lo posible por encarecerla (obligarnos a pagar peajes, compensaciones y todos los usos o servicios).

España es así. O peor

España es así, un país de pillos, de rufianes, en el que quien no corre vuela y en el que “tonto el último” bien podría ser el lema bordado en la rojigualda. Las eléctricas hacen su agosto en invierno y a cuenta de la ciudadanía porque se lo permiten quienes se sientan en Moncloa (y en el caso de González o Aznar, después en los despachos de las empresas de energía). Y con esa luz (cara) de fondo, la imagen de la lucha contra la corrupción en España empeora.

¡Pues anda que Trump!

Si no fuera porque Donald Trump tiene acceso al maletín nuclear y es el gran jefe del ejército mejor armado de la Tierra, el personaje sería hilarante. Insisto en que, dadas las armas de las que dispone, su facilidad para apretar botones aterroriza: esta semana tuiteaba que se alegraba del fracaso de la CNN durante su investidura. La cadena de televisión le respondió por el mismo medio: en televisión empató con la Fox en el liderazgo, y en Internet tuvo casi 17 millones de espectadores más.

Nadie te lo cuenta como Bego Beristain

Donald Trump, de momento, legisla de oído, a golpe de debate televisivo, y tan contento. Una de las decisiones más relevantes que ha tomado es retirar el muy incipiente sistema de sanidad que había arrancado Obama. Pero la realidad es agónica para mucha gente: Bego Beristain cuenta cómo recibió en EE.UU. una factura de 4.700 dólares por diagnosticar una faringitis, en un sistema que ahonda en el beneficio privado con un bien público.

El tema se pone serio, y así debe ser

Celebro la noticia de que la Guardia Urbana de Barcelona haya denunciado al youtuber conocido como “Reset” por “tratar de forma degradante y humillante” a un “sin techo” al que dio galletas rellenas de pasta de dientes para que se las comiera, y 20 euros. La “broma”, ya lo dijimos en esta columna, pone de manifiesto que algunos niñatos crecidos por un éxito relativo en Internet han dejado de considerar a sus semejantes como personas, y ese error no lo podemos permitir.