La nada

20170319_nada

No soy tan fan como Xabier Lapitz de las tiras cómicas de los periódicos, auténticos artículos de opinión a trazos, pero reconozco el valor de algunos dibujantes y pensadores. Guillermo ha destacado recientemente con tres dibujos y un par de sílabas sobre las elecciones internas en el PSOE. Según el de El Español, Patxi López es “la nada”, Susana Díaz, “la nada argumental”, y Pedro Sánchez, “la empanada”. ¡Ay, qué tiempos aquellos en los que López lo era todo en Madrid!

En nombre de “lo colaborativo”

También pertenece a tiempos pasados, por suerte, la pose de superioridad de quienes se apoyaban en esa expresión de “lo colaborativo” para señalarnos con desdén a los que lo poníamos en duda, como si fuéramos trogloditas. Pues bien, en nombre de “lo colaborativo” vemos hoy abusos diferentes, pero pocos tan sangrantes como los que leemos en GQ: autónomos que trabajan muy por debajo del precio de mercado impulsados por una empresa on-line que, además, se atreve a sugerir que otros profesionales no son válidos.

Buenas prácticas on-line 

Otro mal de nuestro tiempo, el tiempo de Internet, son los trolls. Esos usuarios que, con anonimato y excesiva fe en sí mismos, se lanzan a comentar blogs y a hacer menciones en Twitter como si tuvieran buenas ideas. Vencerles es fácil pasando de ellos, pero haciéndoles caso es bastante más complicado, y lo ha logrado la RAE. ¿Cómo? Aprovechando cada tontería para divulgar la corrección en el uso de la lengua castellana. Eso es usar las redes bien, y lo demás, palabrería.

Algo sí cambia en Irlanda del Norte

Soy consciente de que, en estos últimos meses, en la columna les he trasladado una actualidad negativa sobre Irlanda del Norte. Los ataques entre disidentes o entre bandos (el asesinato de un ex paramilitar es una noticia de esta semana) son algo más que recurrentes. Pero algo sí se mueve: una iglesia aparentemente católica va a convertirse en un restaurante en el sur de Belfast, una zona bastante neutral, cerca del área universitaria. En una ciudad en la que la fe ha dividido tanto esta noticia no es solo una anécdota.

Una de esas historias dominicales

Ya saben que, en la medida en la que la actualidad me lo permite, los domingos me gusta invitarles a alguna lectura interesante, de esas que nos encontramos en los digitales sin restricciones de espacio. En esta ocasión el protagonista es Adrián Gallardo, un futbolista gaditano que ha pasado de sobrevivir en segunda B a vivir como un privilegiado (lo reconoce él) en las Maldivas. Además, juega la competición internacional asiática. Pueden leerlo en El Confidencial.

Excusas, no: responsabilidad

20170317_ecxusas

La nota de prensa de LAB sobre lo sucedido en el campus de Leioa de la UPV/EHU es un show de equilibrismo para evitar ponerse en el único lado bueno: el de los agredidos por los que van con la cara tapada. Todo lo demás, sobra, y más cuando luego, en Gasteiz, los mismos de las capuchas repiten. Alguno de los del nuevo tiempo, el relato respetuoso y el reconocimiento de todo el dolor padecido tiene que hacerse responsable de lo injustificable, y no poner más excusas.

Menos ejemplos de fuera y más trabajo interno

Ahora para la izquierda abertzale el ejemplo es Catalunya, es decir: un territorio que no ha logrado el autogobierno económico del vasco pero que, sin violencia, parece que ha avanzado más hacia la independencia. ¡Ojalá se hubieran fijado antes! Pero, no, entonces el modelo era el norirlandés, ¡ah, claro! ¿Y ahora, por qué no hablamos de ellos? Básicamente porque siguen disparándose: un antiguo miembro de un grupo paramilitar ha fallecido en Belfast a causa de disparos en el cuello. Ya hay dos arrestados.

Cuidado con quién te solidarizas

Ninguna agresión es justificable. Ninguna. Tampoco cuando la agredida es una agresora habitual como Lucía García de la Calzada, conocida como “La Intocable”, y que ayer fue detenida en Madrid dentro de una operación contra bandas neonazis junto a otros dos compañeros de ideología y prácticas, con los que convivía. García de la Calzada fue también la agredida por otro puñado de “valientes”, esta vez de izquierdas, según ellos, que la atacaron en grupo en Murcia.

Sí, hay que intervenir

Google, Facebook y Twitter tienen un problema: lo que permiten en sus webs empieza a no permitirse fuera de ellas, y el primero en alzar la mano y la voz ha sido el parlamento británico después de un reportaje en la BBC. En este programa se veía que en Facebook (empezaron por esta red social pero solo es la primera) se permitía la existencia de grupos de pederastas. No es el único riesgo: incitación al odio, violencia explícita, manuales para robar o poner bombas… Internet tiene que tener límites, y la responsabilidad también es de las principales empresas.

Tampoco podemos seguir haciéndonos trampas

Pero no es posible pedir responsabilidad sin asumirla. Y en que Internet sea aprovechable, como pedía Chema Alonso en las páginas de DEIA, tenemos todos responsabilidad, especialmente los que nos ganamos la vida observándolo e interviniendo en esta gran red. Y no podemos seguir haciéndonos trampas al solitario. Por ejemplo, Urtzi Jauregibeitia tuiteaba una de las grandes realidades: las Apps se desinstalan rápidamente, ¿por qué entonces nos intentan colocar el número de descargas si lo que importa es la retención?

El paro estructural español

20170227_paro

Mal lo tiene España si, como leemos en Vozpópuli, es cierto que su desempleo estructural está en el 18%. Hasta seis puntos habría subido durante la crisis, y si el 12% previo a este período terrible que hemos vivido ya era una cifra alta (inaceptable en países del entorno), este nuevo suelo puede resultar desastroso. Lo peor es que las recetas de los hombres trajeados para rebajar el 18% es más flexibilidad en el mercado laboral. Es decir: despedir y contratar más rápido y barato.

El periodismo “estructural”

Al principio, deseché el tema. Pero el paso de los días y el modo en el que ha aparecido varias veces en mi timeline de Twitter, ha hecho que acabe por leerlo con otros ojos. Se trata de la respuesta de un medio colombiano a una de sus lectoras, y que según El Español retrata muy bien el momento de nuestra profesión: la lectora se quejaba de la ligereza de una noticia, y el medio respondía que esa anécdota era la más leída, y que gracias a ello podían pagar las investigaciones y entrevistas que el medio también ofrecía pero los lectores visitaban menos.

Y la violencia “estructural”

El problema de los conflictos armados es que suelen ser de larga duración y que esta extensión en el tiempo suele conllevar que la propia violencia acabe formando parte de la forma de vida de agentes y actores. En Irlanda del Norte, por mucho que hayan avanzado, los ataques no cesan, y un grupo de disidentes republicanos habrían puesto una bomba bajo un coche contra un agente de la policía en Derry, con plena intención de infringir daño no solo al objetivo.

MrGranBomba llegó hasta el final

Sergio Soler es el nombre del youtuber aquel que insultaba y vejaba a las víctimas de sus “bromas” hasta que un repartidor le dio una sonora bofetada. Tan alejado de la realidad estaba Soler, que se hacía llamar MrGranBomba, que subió el vídeo del golpe y anunció que denunciaría al agresor, levantando una ola de apoyo al repartidor y contra el youtuber. Soler desapareció, vendió su canal a Hawkers (e hizo buena caja) y ahora descubrimos que, finalmente, llevó a juicio al pobre repartidor, al que pide 300 € de indemnización.

No enfades a Zuckerberg

Un consejo: si Mark Zuckerberg llama a su puerta y le ofrece una millonada por una idea, acepten el dinero. En la web de GQ hemos comprobado que el creador de Facebook lleva muy mal que le den calabazas: intentó comprar Snapchat, una red social en alza, y ante la negativa de su propietario, ha activado mecanismos en sus tres grandes plataformas (Facebook, Instagram y WhatsApp) para hacer lo mismo que Snapchat. Ahora, Snapchat se deprecia y el entorno Facebook sigue creciendo.

Sin excusas

20170124_excusas

No hay excusa para dejar pasar el apoyo a un tipo que está encarcelado por protagonizar una violación múltiple en Iruña durante el pasado Osasuna-Sevilla. El aficionado o grupo de aficionados que quisieron rendir homenaje (que tuvo su vomitiva extensión también en redes sociales) al “Gordo”, también conocido como “el Prenda” (José Ángel Prenda Martínez) merecen que el peso de la ley caiga sobre ellos, al igual que la inmensidad del rechazo que podamos transmitir.

Entonces, ¿el TTIP ahora es bueno?

Ya he expresado en esta columna que no tengo una opinión formada sobre el TTIP, básicamente, porque tengo la impresión de que, sobre todo las críticas, guardan más que lo que explican. Ahora, ese tratado que unía a progresistas de todos los pelajes con la extrema derecha europea (oportunamente tapado por los primeros), ha sido revocado por Trump en una de sus primeras decisiones. Entonces, ¿el TTIP es bueno? Sea lo que sea, que me lo expliquen despacito, a ver si de una vez, lo entiendo.

Populismo eres tú, Susana

No me gusta Trump. Y que a mí no me guste Trump no le importa a Trump, eso lo tengo claro. Pero menos me gusta el maniqueísmo o, lo que conocemos familiarmente como “tonterías”. Por ejemplo, Susana Díaz, defensora ya de una Andalucía a la que llama España, no quiere perder el tiempo y no ha dudado de quejarse porque Trump retire la versión en castellano de la web de la Casa Blanca. Como si a Trump le importara lo que opina Díaz.

“Creo humildemente que estoy siendo ejemplar”

Pastrana, con más de 34.500 seguidores, es un tuitero muy de derechas. Le sigo porque, además, caza noticias que no pueden pasar desapercibidas. Por ejemplo, de la entrevista que Pablo Iglesias concedió a El Mundo, destacó una respuesta que retrata al de Podemos: preguntado por los ataques a Errejón desde su entorno, dijo: “Creo humildemente que estoy siendo ejemplar a la hora de hablar de una fuerza política que no se mira el ombligo”.

El modelo irlandés. O no

La entrevista a Arnlado Otegi en Radio Euskadi dio para mucho. Me quedo don dos claves: cuando dijo que no estaba en política para hacer carrera. ¡Toma ya! Y que cuando Dani Álvarez le preguntó por el independismo de Sortu, expresamente, él respondió que lo suyo era la “revolución democrática”. Pero hubo un detalle relevante: volvió a hablar del modelo irlandés y de cómo allí el pasado terrorista de unos y otros no importa. Además de estar equivocadísimo, eligió mal día: disidentes republicanos han disparado a un agente de policía en una estación de servicio.

Sí podríamos pagar menos por la luz

20170121_si

Es una cuestión de voluntad, en concreto, del Gobierno español que ha permitido que la factura de la luz se nos dispare en plena ola de frío. En Xataka lo explican bien pero son poco incisivos (tampoco es su papel) con los responsables. ¿A qué se debe el encarecimiento? A la falta de renovables (más vinculada a su prohibición que a las condiciones climatológicas), la subida del precio del petróleo (vale, es un agente externo), un sistema de subasta que solo beneficia al proveedor y una factura cara de salida por peajes intencionadamente ocultos.

Abre Trump

Todo lo que hemos comentado durante meses sobre cómo será Donald Trump como presidente de EE.UU. vamos a verlo a partir de hoy. Una legislatura intensa, seguro, llena de bandazos, con noticias que nos sorprenderán (ya han empezado algunas empresas fuertes a invertir de nuevo en EE.UU.), y con un desenlace, me temo, inesperado. ¿Demasiado poder para un solo hombre… O demasiada atención para un país y su gobierno?

Por qué el irlandés no es como el conflicto vasco

El conflicto armado irlandés tiene un punto de partida diferente al vasco: un principio de realidad. Las dos partes armadas en Irlanda defendían posturas históricas que no se negaban. Y formar parte de uno de esos bandos militarizados, en una sociedad que convivía en un contexto de violencia extrema, se admitía con integridad. Eso explica la carrera de un Martin McGuinness que abandona la política por problemas de salud y que es la personificación de la evolución del conflicto, desde el IRA hasta Stortmont.

ETA como agravante

El cantante de Def Con Dos, rebautizado por sí mismo como César Strawberry, ha sido condenado por el Tribunal Supremo, que ha anulado una sentencia absolutoria previa, a un año de cárcel por hacer chistes en Twitter sobre las víctimas de ETA. Una de ellas, Eduardo Madina, ha recordado en Twitter también que ya en el juicio dijo que no se sentía ofendido. La condena, no obstante, ha sido útil para algo: hacer visible en España algo habitual en Euskadi, que ETA sirve de agravante en cualquier proceso, por ridículo que este sea.

Una sociedad de castas

Empiezo a vislumbrar lo que falla: los youtubers que graban vídeos a costa del sufrimiento ajeno (todavía resuena el tortazo que recibió Granbomba por llamar a un ciudadano “caranchoa”) han olvidado un elemento fundamental: todos somos iguales. Solo esa ausencia de empatía explica que otro youtuber, un chavalito, haya dado galletas rellenas de pasta de dientes a un sintecho, y un billete de 20 € por las molestias, mientras grababa todo con el móvil. El vídeo supera las 700.00 reproducciones.