Deshumanizar al rival

20161125_deshumanizar

Rita Barberá representaba lo peor de la política española: sin carrera ajena a su trayectoria en el PP, clientelar, acusada de corrupción y, al final, ascendida a senadora antes de ser defenestrada teatralmente por su propio partido. Pero también era una persona, como todas las que se dedican con peor o mejor suerte, peor o mejor intención, a la política. La negativa de Pablo Iglesias o Alberto Garzón (que alaba a dictadores como Fidel Castro) a sumarse al minuto de silencio busca deshumanizar al rival. Pero el rival en este caso es como ellos: otro político.

La suma de Blanca Martín

Cualquiera puede equivocarse una vez. Incluso dos. Pero Blanca Martín mandó votar por tercera vez en la Asamblea de Extremadura, de la que es presidenta, porque había un empate a 29 entre “noes” y “abstenciones” en una propuesta. Evidentemente, con 29 “noes”, otras tantas abstenciones y solos 6 “síes”, la iniciativa está tumbada. Pero no para ella que se enredó en su equivocación hasta responder a miembros de la asamblea que solo ella dice si hay que repetir o no una votación.

Y la suma de Samuel Eto’o

El delantero del FC Barcelona hacía las sumas con más alegría que Blanca Martín: según el fiscal que reclama para él una multa de 14 millones de euros, el camerunés habría puesto en marcha sociedades ficticias solo para ceder sus derechos de imagen y ahorrarse casi 4 millones en impuestos. Se los reclaman ahora, junto a la multa, y cuando el FC Barcelona está en el punto de mira por el fichaje de Neymar y fraudes fiscales como los de Messi o Mascherano.

Sí, a Trump le han votado muchos

Hillary Clinton ha ganado a Donald Trump en votos pero no en representantes, que son los que, al final, dan la presidencia. Pero eso no quiere decir que el millonario haya obtenido pocos apoyos. Al contrario: según La Información, es el candidato republicano que más votos ha recibido, superando los 62 millones de George W. Bush en su reelección. Y todos y cada uno de esos votantes merecen respeto. Podemos criticar al candidato y al presidente, pero no censurar la voluntad política de millones de personas.

Mila esker!

El miércoles tuve el privilegio de participar en la IV edición de los reconocimientos de DEIA a las mejores iniciativas digitales en Euskadi. Nuestro objetivo siempre ha sido: encontrar y dar valor al talento que muchos profesionales y aficionados vascos vuelcan en Internet. Y el miércoles volvimos a lograrlos para satisfacción de todos. La mesa redonda que moderé fue estupenda, y Carlos Fernández Guerra, community manager de Iberdrola conocido por haberlo sido de la Policía Nacional, fue un ponente extraordinario que nos contagió de energía positiva.

“Vuelve” la vivienda

20150902_vivienda

En realidad, nunca se fue: la vivienda como oportunidad económica para los más pudientes (bancos, inversores privados, grandes constructoras, notarios, cobradores de impuestos, etc.) siempre estuvo allí. La devaluación sirvió para que estos poderosos hicieran acopio de ladrillo de cara a la recuperación, aún en su estadio más incipiente. “El precio medio de la vivienda ha aumentado un 5,1% interanual en el segundo trimestre, intensificando así el ritmo de avance”, leemos en el liberal ‘Libre Mercado’.

El valor de un community manager

La estrategia de la Policía en Twitter nunca me gustó: la marca llegaba, sí, pero su identidad digital (bromista, de “colegueo”) poco o nada tenía que ver con su identidad real (¿esperan un guiño de un policía nacional en vez de una sanción si cometen una infracción?). Pero el éxito en redes es innegable, un éxito atribuible a Carlos Fernández Guerra que, como leemos en ‘Público’, entre otros, cambia de empresa: pasará a trabajar en la comunicación on-line de Iberdrola.

¿La red o “la trama”?

Hace unos días les informábamos de que el PP, la Casa Real española y el periódico La Razón usaban una red de usuarios falsos en Twitter para que sus mensajes obtuvieran un eco rápido. En ‘Contexto y Acción’ ponen, precisamente, contexto a la noticia y la agrava: se trata de la misma red, gestionada por un francés que asegura trabajar para el grupo ACS, el de Florentino Pérez. Además de dar “aire” a sus mensajes, las cuentas atacaban a los enemigos políticos del PP.

Twitter como síntoma

Laura Buján, periodista de Deia.com y compañera de tertulia “tuitera” en Onda Vasca, nos proponía un debate en Facebook: Natxo Moneral había empezado a seguir al Athletic en Twitter y se desataron los rumores sobre si ficharía por el club de Bilbao. Paralelamente, José Manuel Monje abría otro debate sin querer, en Twitter, después del fichaje de Raúl García, entre partidarios y detractores del jugador. ¿Sirve Twitter como termómetro?

De Gea como ejemplo

Tengo dudas. No sé si Twitter sirve para actualizar la imagen de la policía, si es realmente ilícito usar robots para atacar o defender (aunque ni lo haga ni lo haría, personalmente), o si puede servirnos para seguir el rastro de la noticia que vendrá. Pero sí sé que es un amplificador de los errores único en el mundo y la historia: el fichaje de De Gea por el Real Madrid ha sido esperpéntico, y en Twitter han aparecido miles de chistes, casi todos pésimos o copiados.