¡Qué campechano!

Tirar a una mujer por la borda porque la reina te va a pillar con ella es un gesto de campechanía. ¡Hay que ver cómo es este Juan Carlos! Ojo, que no fue él el que empujó a la modelo, lo hizo su escolta privada (que es pública). ¿Y a Sofía, cómo se le ocurre acercarse a ver qué hacía su marido si todos sabemos que es un pillín? Y hasta aquí mi pagafantismo monárquico porque, sinceramente, no me he soportado más. ¿Cómo pueden hacerlo otros durante tantos años?

Lo importante

Estoy de acuerdo con mi compañero Roberto González: ¿nadie se da cuenta de que a Sofía de Grecia le han asignado entre todos el papel de cornuda sumisa ni de que emite el mensaje de que debe aceptar con elegancia su condición? Añado otra cuestión: ¿cuánto dinero público hemos “invertido” en esconder amantes y niditos de amor (otros los llamarán “picaderos”)? Termino: imagínense el escándalo si estuviésemos destinando dinero público a silenciar novias y actos de Juan Carlos I.

El día que terminó el procés

El pasado 11 de enero pudimos vivir el final del Procés. El mismo jueves los letrados del Parlament cerraron las puertas a una investidura a distancia de Puigdemont, Forcadell renunció a ser presidenta del Parlamento, poniendo muy difícil la elección del próximo que estirará las normas de la cámara y, finalmente, “los Jordis” admitieron que no existe la vía unilateral y que las cosas se tienen que hacer como diga el gobierno español. Con trampas, sí, pero España ha ganado.

No éramos cavernícolas

No voy a celebrarlo, evidentemente: esa victoria de España en Catalunya que los protagonistas del Procés ni supieron evitar ni cuyas consecuencias calcularon, empuja hacia atrás al resto de nacionalismos en Europa. Y esa no es una buena noticia. Precisamente para que no se diera algunos nos hemos empeñado durante todo este tiempo en avisar al independentismo catalán de que lo que planteaba era imposible, como ahora reconoce, y como dice Miquel Roig, nos acusaban de estar en la caverna.

YouTube castiga a Logan Paul

Le castiga pero poco, es decir, temporalmente: YouTube está muy preocupado desde hace un año en que los grandes anunciantes no se enfaden porque sus marcas aparecen en canales muy vistos, sí, pero cuyo contenido resulta aberrante, como el de Logan Paul, que después de muchas fechorías acabó riéndose del cadáver de una persona que se había suicidado. YouTube le ha retirado del programa Premium… Pero no le ha cerrado el canal porque le restituirá su estatus antes o después.

“El Gobierno legítimo de Catalunya”

Solo un día después de conocer la cuenta en Twitter “oficial” del “gobierno legítimo de Catalunya”, Carmen Forcadell reconoció ante el juez que la declaración de independencia fue simbólica. Puedo entender que intente eludir la cárcel, pero es evidente que su opción, tan comprensible como conservadora de su propia integridad, enfría la manifestación de hoy cuyo lema es: “Somos República” y deja la legitimidad de ese gobierno a merced ajena injustamente.

El bulo contra el bulo

El relato de este procés es muy complejo y por ello, como siempre, aparecerá uno que lo simplifique para ganarse durante un tiempo el aplauso de unos cuantos. Pero esa simplificación solo puede ser capciosa y falaz. Es mucho más complicado empeñarse en leer hasta lo que resulta difícil. También es necesario ya detener el victimismo: una foto de unas piedras sobre la vía se ha convertido en un bulo de ida y vuelta que, de nuevo, perjudica al independentismo.

Lo que no es una broma

Mientras medio govern catalán y los que no eran Guardia Civiles en aquella pelea en Altsasu siguen en la cárcel de moso preventivo y sin fianza, Ignacio González ha podido abonar 450.000 € para abandonarla. ¿Les parece mucho dinero? Pues solo es un 7% de lo que le descubrieron ayer: 5,4 millones de euros escondidos en Colombia que se suman a la fortuna ya conocida, porque este, de suelto en el bolsillo, nunca andaba mal. La imagen de un país y su justicia.

Iglesias sigue presionando a Errejón

En Podemos solo manda uno, y ese es Pablo Iglesias. Si Iñigo Errejón pensaba que después de su pulso a nivel nacional y su asignación a Madrid, por debajo incluso de Ramón Espinar, iba a gozar de margen y tranquilidad, se equivocaba: ahora el gran líder morado quiere colocarle a Julio Rodríguez como candidato. El que fuera Jefe del Estado Mayor con Zapatero colecciona fracasos (se ha quedado dos veces sin escaño) pero sigue siendo uno de los preferidos de Iglesias.

Guardiola, el entrenador

La propaganda sobre Catalunya está tapando un montón de noticias. Algunas perjudican directamente al PP y, por supuesto, en Génova están encantados. También está sirviendo para señalar enemigos, como Pep Guardiola, del que solo se habla mal en España, pese a que, como recuerdan en La Media Inglesa, está haciendo su trabajo extraordinariamente bien. Si solo hablamos de fútbol, en el Manchester City está triunfando. Si hablamos de política, también, vaya.