La “true left”

El periodista Miquel Roig cogió carrerilla en Twitter y denunció varios casos previos en los que integrantes de esa “true left” o “verdadera izquierda” como Espinar o Monedero han apelado al fin de sus ganancias para excusarlas. Esta vez el desencadenante era la excusa de Joan Ribet, al que han pillado con un piso turístico. El exconcejal de la CUP dice que con lo que saca paga la hipoteca. Como si todos menos ellos fuéramos especuladores y su piso turístico una ONG.

Nacidos para amasar

Otro que nos toma por tontos es Pablo Iglesias, que defiende los 12 millones de beneficio de Podemos asegurando que es porque gestionan mejor. No, no lo hacen: Podemos gestiona de una manera diferente, gestiona para amasar. Y si malos son los políticos millonarios, no son mejores los partidos ricos. Los microcréditos, las mordidas a los representantes y el beneficio por voto materializado dispara a Podemos, que en el último CIS gana solo entre los votantes de clases altas.

Patadas policiales

Desconozco qué método tenían que haber seguido los agentes que se vieron desbordados en Ceuta por el paso masivo de inmigrantes ilegales, pero el vídeo de los policías a porrazos y patadas contra esas personas no me parece defendible. En algunos medios incluso el agente con la tibia y el peroné fracturados parece una víctima, pero en las imágenes se le ve soltando patadas a los inmigrantes hasta que en una de ellas se rompe la pierna. Por lo menos, esta vez no les han disparado.

Miguel Bosé se equivoca

Miguel Bosé se equivoca cuando compara los currículum de Nicolás Maduro y Lepoldo López: que el actual presidente de Venezuela condujera un autobús y el líder de la oposición tenga un título por Harvard no es significativo. De hecho, me hace recelar más la biografía de López que la de Maduro. El chavismo y su líder hoy son suficientemente déspotas como para limitarnos a contar la verdad que seamos capaces de extraer de las montañas de mierda informativa que nos llegan.

¿Más que un club?

Evidentemente, no soy objetivo: el FC Barcelona ha sido el rival más importante del Athletic en los últimos diez años. Pero soy capaz de empatizar con parte de esa afición que siente que uno de sus mejores jugadores se ha marchado traicionándoles: en Bilbao también nos pasó. Lo que no me parece excusable es que el lunes cantaran “Neymar, muérete” en una parte de las gradas, y menos cuando el rival era el Chapecoense brasileño, que enterró a 19 jugadores en noviembre.

Hablando de machismo

20161201_machismo

Pablo Iglesias se ha llevado los palos esta semana porque en una charla podía haberse metido en el charco feminista. Al mismo tiempo nos enterábamos de que en Ciudadanos pagaban 150.000 € a su ex directora de comunicación por haber sido relegada después de su baja maternal. Y hoy les traigo al alcalde Alcorcón, David Pérez, del PP, que ha llamado “fracasadas y amargadas” a las mujeres que trabajan por sus derechos desde el feminismo. Por supuesto, él asegura que sus palabras han sido manipuladas y malinterpretadas.

La respuesta es buena

La respuesta de Rajoy a Iglesias es buena, y hay que reconocerlo aunque la haya dado el del PP y la haya recibido el de Podemos: “Merkel nunca me ha dado una orden, si se la ha dado a usted, dígamelo, y le llamaré la atención”. En esta ocasión, además, la ironía del presidente del gobierno español no oculta nada más que una idea bastante gastada de Podemos: que en España manda Merkel. ¡Claro que España tiene su soberanía limitada por la Europa que le inyecta dinero! El debate en el Congreso parece superior al de las tertulias de YouTube.

¡Cuántos Antonios y Migueles!

El relato de Roberto Ballesteros en El Confidencial sobre la muerte de dos hombres que vivían en la furgoneta de uno de ellos, en Madrid, es doloroso pero necesario. Ballesteros ahonda en el drama de dos personas de cincuenta años que acaban viviendo en un parking que se ha convertido, además, en el lugar habitual para pasar la noche de bastantes personas que hacen de un vehículo viejo su vivienda. Es la realidad para una parte de esa “gente”, de la que tanto hablan políticos y contertulios.

Quieren que les recordemos así

En la cuenta en Twitter del Chapecoense, el club de fútbol cuyos jugadores y equipo técnico ha sufrido un accidente de aviación mortal, han publicado un vídeo de minuto y medio de esos mismos jugadores y entrenadores celebrando en el vestuario la victoria que les daba paso a la eliminatoria que iban a jugar. Esa quieren que sea la última imagen que tengamos de ellos: vivos, alegres y combativos. Un grupo humano ajeno a la tragedia que esta semana sacude al negocio y al mundo del fútbol.

Digan “no” a los bancos de imágenes

Ayer les contaba que Arturo Pérez-Reverte tenía que estar bastante enfadado después de que su editorial, Alfaguara, hubiese publicado su última novela con una portada exactamente igual que otra de Vázquez Montalbán. Hoy les traigo el último tuit al respecto de quien me puso sobre la pista: hasta cuatro novelas (contando las dos mencionadas) comparten portada. La culpa, de los diseñadores que tiran de bancos de imágenes y de los editores que quieren ahorrarse un fotógrafo.

Pablo Iglesias es, simplemente, pablista

20161130_pablo

Ayer publicábamos la denuncia que hacía Rita Maestre sobre el machismo en Podemos… Y en Twitter corrían fragmentos de declaraciones de Pablo Iglesias sobre su idea de feminizar la política. El corte completo puede verse en El Diario y, sí, Iglesias atribuye el rol de “cuidadora” a la mujer, justifica que en Podemos manden un puñado de hombres y deja un recadito a Maestre. Pero lo que evidencia Iglesias en cinco minutos de vídeo no es machismo, es Pablismo profundo: ideas básicas engordadas con palabras de muchas sílabas, enfoques capciosos, y brillantez autoatribuida.

Esto sí es machismo

Pasamos del partido-cuñado de izquierdas (y a los argumentos de algunos de sus defensores en Twitter me remito) a partido-cuñado de centro, pero no cambiamos de palabra: seguimos hablando de machismo. En este caso, el que ha demostrado Ciudadanos abonando más de 100.000 150.000 € a su ex máxima responsable de prensa después de que esta volviera de su baja maternal y se viera relegada hasta el punto de plantear la demanda y denunciar, por ejemplo, su situación de falsa autónoma.

Multa al Santander

Para usted, para mí, y estimo que para el 99% de lectores de esta columna, una multa de un millón de euros es un cataclismo. Para el Banco Santander, que solo en el primer semestre de 2016 tuvo un beneficio atribuido de 2.911 millones, es el chocolate del loro. La mala praxis, no obstante, es del Banesto (que luego fue absorvido absorbido), que cometió una infracción “muy grave” tipificada en la Ley de blanqueo de capitales, según El Español, en una operación de Nueva Rumasa.

Un día triste, sin duda

El accidente de aviación del Chapecoense es de esos que invitan a reflexionar: ¿si no hubiera viajado un equipo de fútbol habría tenido tanta repercusión? ¿Puede el fútbol, como gran deporte mundial, mediatizarlo todo incluso cuando se trata de ligas menores? ¿No hay desgracias con más de 75 muertos cada semana que no tienen tanto foco? Y ahora me pongo banal: ¿por qué Isma Urzaiz, al que he “robado” el tuit solo tiene 3.000 seguidores en Twitter, con lo que ha sido y es? Me encanta su propia descripción de sí mismo: “Me declaro inocente”.

¿Por qué?

No hay ningún motivo que justifique el tremendo error que han cometido en la editorial de Arturo Pérez-Reverte: lanzar la novela “Falcó” con la misma portada, prácticamente, que una de Vázquez Montalbán protagonizada por su eterno Carvalho. ¿Cómo se puede cometer semejante desastre? Siempre he pensado que componer una buena portada de libro es muy difícil, pero hoy día se puede “googlear” todo (sí, también las imágenes) y un profesional tiene que saber lo que ya se ha publicado.