Un poquito hartos

Cuando vi la noticia de que el año empezaba bien para los autónomos con cambios en la desgravación y la ampliación a dos años de la tarifa plana para los nuevos trabajadores por cuenta propia, me eché a temblar: si todos los medios compraban la música del gobierno español es porque la letra iba a ser terrible. Y en Público leo que, efectivamente, lo es: las modificaciones en la desgravación son recortes y la cuota para la mayoría subirá otra vez como ya hizo en 2017.

Sigue la estafa

El precio de la luz en España en 2017 ha sido el más caro desde el máximo de 2008: hemos pagado más de un 30% más que en 2016 hasta llegar a los 52,2 euros por megavatio/hora. Comparemos con países del entorno: en Alemania pagan 32,4 euros, y en Francia, 44,9. Pero solo hablamos del 35% de la factura. El 25% corresponde a IVA e impuestos, y el 40%, a los peajes: esas compensaciones que estamos abonando al sector por lo que este deja o puede dejar de ingresar.

Intención de voto en la capital de Tabarnia

Tabarnia está resultando un detector de tontos muy útil: los españoles que se han inventado esta región en la que ganó Ciudadanos en las Autonómicas se golpearán contra la realidad, y los independentistas que les entran al trapo, directamente, nunca han sido los más listos de su clase. Por suerte, vienen las municipales y Tabarnia se esfumará: la intención de voto de en Barcelona sitúa a ERC como primera fuerza casi empatada con Podemos, y Ciudadanos como cuarta opción.

No son buenos compañeros de viaje

Un nacionalista catalán como Pep Guardiola está dando una lección al mundo del fútbol y al mundo, en general: el “cómo” sigue siendo importante. También vale para la política: el “cómo” importa. Y mucho. Más todavía a la hora de construir una nación: no vale hacerlo de cualquier manera ni con cualquier compañero de viaje, porque algunos te salen rana, como Oriol Ciurana, un semihéroe por enfrentarse a la justicia española que después ha dado positivo en un control antidroga de la DGT.

Tampoco será para tanto…

Puedes ser posible que en Londres haya restaurantes que estén trabajando para que sus platos sean especialmente bonitos tras comprobar que Instagram puede llevarles clientes. Pero de ahí a afirmar que esta red social está cambiando la forma en la que comemos va un gran trecho. En la restauración la presentación siempre ha sido importante, pero el cambio (necesario) de los últimos años para tener en cuenta la experiencia del cliente es lo que ha llevado Instagram a la mesa, no al revés.

Si parece que hay un plan…

Si parece que detrás de todo hay un plan lo más probable es que haya un plan. Parece un axioma sencillo pero de vez en cuando hay que recordarlo. Anoten estas líneas de El Confidencial Digital: “Altos cargos de la Generalitat serán acusados de sedición y prevaricación días antes del 1-O. La Guardia Civil está reuniendo pruebas contra representantes del Govern, funcionarios y alcaldes que serán entregadas al juez justo antes del referéndum independentista”.

Y el enemigo, en casa

Mientras el gobierno catalán intenta poner en marcha un proceso de independencia con todas las trabas posibles desde un estado que ve que pierde una parte muy importante de su potencia económica, quienes abanderan el apoyo a este “procés” no dejan de poner palos en las ruedas: la campaña cavernícola contra el turismo de Arran y Ernai que permite a quien quiera hacerlo asociar independentismo con xenofobia no ayuda a ningún nacionalista. Al contrario.

Los apoyos tienen que sumar

Hay formas de hacer política que no entiendo. No entiendo, por ejemplo, que la lista unitaria de Junts pel Sí haya acabado echándose en manos de la CUP. Y mucho menos entiendo la manera de hacer política de esta formación. Su última “aportación” al “procés” es un cartel que imita a uno leninista (y otro franquista) en el que una mujer barre (una mujer barre, sí) a quienes sobran en su modelo de Catalunya. ¿De verdad creen que así van a sumar a una causa que lo necesita?

En resumen…

“Me dicen en los 90 que íbamos a estar discutiendo en 2017 sobre las vacunas o si las vacaciones deben ser voluntarias y me río en sus caras”. Este tuit guarda una gran verdad y, al mismo tiempo, ignora una realidad todavía mayor: esas discusiones ocupan mucho tiempo y mucho espacio en Twitter pero fuera de esta red social no son tan comunes. ¿Tienen más sentido común los no-tuiteros? Por lo visto yo creo que es al revés: hay demasiados tontos con Twitter.

El gran Bielsa

A Bielsa no le gusta que los periodistas le alabemos y a mí no me gusta lo que opina de nosotros. Pero hasta ahí lo que me separa de este genio. Lo que me une al “loco” es mucho más, es una pasión por el fútbol que, en la versión en castellano del New York Times, Ezequiel Fernández ha descrito deliciosamente. Su visión de este deporte y de la vida me parecen fascinantes: “Ética, ataque y belleza” y “no me quieras porque gané, necesito que me quieras para ganar”.

Huevos de oro

Un ataque a tu puesto de trabajo te asusta, te hace sentirte inseguro, te genera ansiedad y preocupación… Pero no te aburre. Arnaldo Otegi decía por la mañana que la ofensiva de Ernai contra el turismo se estaba magnificando. Acto seguido, las juventudes de Sortu atacaban la sede de Basquetour en Bilbao. Por la noche, el presidente de la formación tuiteaba: “Dejad de alimentar falsas polémicas para no hacer debates constructivos sobre el modelo turístico. Dejad de manipular. Dejad de aburrir”.

¿Y esto no es cinismo?

El circuito de izquierda con moralina me aburre soberanamente. El de defensores de causas nobles señalando a los innobles, también. Pero hay un circuito, el de las respuestas que invitan a buscar en Google, que me sigue atrayendo a la herramienta: ¿quién es Mireia Boya? Agárrense: una parlamentaria catalana de la CUP a la que, en plena ola de ataques de sus juventudes contra el sector turístico, le han destapado la copropiedad de un hotel rural.

Verdad o irresponsabilidad

La deriva de las izquierdas vasca, catalana y española empieza a ser preocupante. Además de que se están pasando de rosca en algunos temas, rozando posicionamientos medievales y excusas de primero de EGB, Twitter les ha hecho mucho daño con esa búsqueda permanente del titular. Ojo, si lo que denuncia IU en Asturias es cierto, que las socorristas sufren acoso, el tema es grave. Si solo lo dicen por la famosa foto de la socorrista y por llamar la atención es una irresponsabilidad.

¿Y esto no es machismo?

He celebrado en esta columna que Andrea Levy lea a Lorca, y desde que lo hizo público se ha empeñado en demostrar que no por leer más se llega, necesariamente, a conclusiones más inteligentes. Pero de esa evidencia a este tuit de Máximo Pradera va un trecho: “Me imagino a @ALevySoler comprándose un vestido en una boutique pija de Génova y luego yendo a la Antonio Machado a por un libro que combine”. ¿Y este no es un comentario machista? ¿O es progre?

¿Por qué nos importa ahora Guam?

La respuesta la dan en Magnet: Guam es la isla menor que EE.UU. le ganó a España en el lote con Cuba, Puerto Rico y Filipinas en el siglo XIX. En el XX fue ocupada por Japón y, desde entonces, EE.UU. tiene 6.000 militares desplegados que le permiten sobrevolar varios países de Asia como China o Corea del Norte. Al mismo tiempo, es el único territorio estadounidense que Kim Jong-Un podría atacar, lo que ha destapado una ira infantil en Trump y nos pone a las puertas de una guerra.

El proyecto tiene que ser sólido

20160105_proyecto

No voy a criticar a la CUP por haberse tomado en serio, por fin, a sí misma y a su propio método, y haber votado “no” a lo que anunciaron que votarían “no”. Sí me parece criticable hoy el arrepentimiento de la Asamblea Nacional Catalana (El Confidencial), ese actor aparecido de no-sé-dónde, y que pidió el voto para cualquier partido independentista porque, oigan, a algunos les da igual sistemas que antisistema. También me parece ampliamente criticable la mamarrachada de Pilar Rahola, que sugiere que detrás de la decisión de la CUP está el CNI (Libertad Digital). Igual es mejor empezar haciendo autocrítica.

Pues eso, autocrítica

En OK Diario enfocan bien el desaguisado de la no-invesidura de Artur Mas: la CUP le ha prejubilado. Salvo que medie un acuerdo oculto con algún partido (pongamos, por ejemplo, con el PSOE, que también necesita a lo que queda de Convergència en Madrid), Artur Mas se tiene que ir. En sus pecados encontrará su propia penitencia: en Mil21 entresacan con retranca que una de las últimas cosas que ha hecho Artur Mas como “president” en funciones es inaugurar la cárcel que podría alojar a los hijos de Jordi Pujol.

ERC sale ganando… merecidamente

En Público recuerdan acertadamente que la CUP ha dicho que “no” a Artur Mas pero no a otro candidato de la lista de Junts Pel Sí. De hecho, en el caso de que fuera uno de ERC, los 10 parlamentarios de los asamblearios votarían a favor. Lo de ERC es un win-win: si logran plantear un candidato alternativo ahora, ganan. Pero si se presentan a las elecciones repetidas en solitario, estoy seguro de que también las ganarían como opción de nacionalista de menos riesgo (frente a una CiU centrifugada) y más centrada, gracias a la radicalidad mostrada por la CUP.

¿Por qué seguimos hablando de Ciudadanos?

Creo que Ciudadanos es un partido amortizado por su propio líder único, Albert Rivera. Su abrazo a Rajoy, antes incluso del domingo electoral de 20-D, y su actual insistencia en hacerle presidente, le ponen en la rampa de salida hacia el ostracismo político. Y creo que de ese desgaste buscado por sí mismo no va a librarse, tampoco, Arrimadas, con quien tocó su techo en las pasadas elecciones catalanas. En las siguientes me temo que empezará la curva de Ciudadanos hacia abajo.

Un adelanto electoral que condiciona a otro

No estoy de acuerdo con Vozópuli: el adelanto electoral catalán, a menos que Artur Mas renuncie a ser investido, sí puede condicionar el adelanto electoral español. ¿Cómo? Rajoy sabe (como lo sabe Pablo Iglesias, que empieza a padecer una insinceridad galopante) que el adelanto le beneficiaría recuperando voto que se fue a Ciudadanos, pero si logra repetir ahora como presidente en España mostraría la capacidad articuladora que le ha faltado a Artur Mas. Un tanto de Rajoy que aplaudirían “los mercados”, Europa y las grandes empresas españolas.

Huelga de hambre por Artur Mas

20160103_hambre

Para mí es una noticia propia del 28 de diciembre, pero está pasando ahora: miembros de la Asamblea Nacional Catalana, plataforma que promueve el “procés”, se han encerrado, y según ‘OK Diario’ también hacen una huelga de hambre, para influir en los miembros de la CUP que deciden hoy si Artur Mas será “president”. Es solo el colmo de un ridículo que no tiene marcha atrás: la CUP, el movimiento asambleario, Artur Mas, Raul Romeva, la ANC y lo que queda de Convergencia hacen una sopa que nadie puede tomarse ya en serio.

Si lo dice Andrea Levy…

Andrea Levy, uno de los nuevos valores del PP, afirma que el gobierno de Patxi López que posibilitó Antonio Basagoiti fue un “engaño democrático”. En concreto, tuiteó que lo sería “que el líder que ganó las elecciones no gobierne”, como normal general. Norma que afecta hoy a Rajoy y, en 2009, a Ibarretxe. Personalmente, no estoy de acuerdo con Levy: López sí engañó (negando que pactaría con Basagoiti), pero quienes afirmaron que apostarían por el cambio (PSOE, Podemos, PNV) en campaña están legitimados para unir sus votos.

El PNV actuó correctamente

Ninguna marca (política, institucional, comercial o personal) puede controlar que aparezcan cuentas falsas en las redes sociales que, con su nombre o su imagen, intenten perjudicarles. Le ha pasado recientemente al PNV que hizo lo que tenía que hacer para detener el uso de su imagen para dañarles y alentar mensajes, en este caso, machistas: reportar a Twitter para que la empresa actuara con celeridad. Luego pueden venir otras actuaciones, pero lo más eficaz es notificar e insistir al soporte.

También lo hizo Alberto Garzón

El día de Año Nuevo también fue “movidito” en las redes sociales para Aberto Garzón, que en su Twitter se mostró como el primer sorprendido por la noticia de ‘El País’ de que el propio Garzón pretendía finiquitar IU. En Facebook, donde no existe el límite de los 140 caracteres, se explayó negando que su intención sea liquidar su partido político, pero también abrió la puerta a una reforma cuyo alcance no limitó, significativamente.

James Rodríguez, de rally por Madrid

La historia que hemos leído en ‘El Confidencial’ es de esas que te dejan con cara de pasmo: James Rodríguez fue cazado conduciendo a 200 kilómetros por hora, y perseguido por un coche camuflado de la Policía hasta la ciudad deportiva del Real Madrid. El futbolista declaró que no vio el coche policial y que no oyó los avisos porque iba con la música muy alta. Al llegar los agentes a la ciudad deportiva no le detuvieron, primero porque tuvieron que identificarse ante la seguridad privada, y después porque, agárrense, un personaje público está localizado.