Urdangarín, a la asamblea de parados

Iñaki Urdangarín se rinde, según Vanitatis: harto de buscar trabajo sin encontrarlo decide tirar la toalla. Ha estado cerca: “Casi lo logra con un puesto en la selección de balonmano de Qatar junto a su querido Valero Rivera”, pero al final, nada. ¿De qué va a vivir ahora en Ginebra? Eso no lo explican, pero sí en qué va a ocupar su mucho tiempo libre: deporte. Está preparándose para diferentes pruebas para veteranos, suponemos, gracias al sueldo o asignación de su mujer.

Y su cuñada triunfa

Iñaki Urdangarín puede preguntar qué hacer con su tiempo libre a su cuñada, Elena de Borbón, que lleva muchos años sin oficio conocido más allá del de Infanta. No solo la hija mayor de Juan Carlos I logra sacar adelante su día a día, además se está convirtiendo en una especie de icono kitsch. La última referencia es de Emily Shornick, que en InStyle da las razones por las que es fan de Elena. Estas pueden resumirse en una mezcla de eclecticismo y “a mí me da todo lo mismo”.

¿Qué hacemos con Trump?

Dori Toribio se pregunta qué hacer con Trump en Twitter. Es decir: ¿tienen que seguir tomando los periodistas esta red social del presidente como fuente oficial? La conversación que mantiene con otros tuiteros es bastante interesante, por ejemplo, con ideas como la de guardar esos tuits para un futuro libro. Algo que ya estará haciendo algún periodista avispado. Trump no es consciente del “rastro” digital que está dejando, para alegría (o desolación) de quienes siguen su actualidad.

La ciencia y la izquierda

La entrevista a Mauricio Schwarz (que está de promoción de su libro, “La izquierda feng-shui”) en El Español es bastante interesante como lo es, en general, la relación de quienes se autodenominan “la izquierda” con la ciencia. Por un lado es cierto que en la universidad hay mucha de esa izquierda. Por otro, en la izquierda han tenido cabida (y hasta justificado) alternativas poco científicas y próximas a la autosugestión como modo de resolver problemas médicos.

El éxito relativo de “Despacito”

Créanme: me parece que no he escuchado la canción de “Despacito” todavía. No estoy en edad ya de ir a los sitios en los que la “pinchan” para que la chavalada “perree”, y mis hijos son demasiado pequeños para ponerla en casa a todo trapo. Así que me estoy librando. Pero por lo que tengo entendido es un exitazo. También lo reconocen en Magnet, donde juegan a relativizar el bombazo cocinando cifras de Spotify para demostrar que “solo” es la quinta canción más relevante de su historia.

La inviabilidad de las pensiones en España

¡Que no nos vengan con más cuentos! Un sistema de pensiones vasco generaría a los beneficiarios más tranquilidad y estaría mejor gestionado que el desastre español: ahora es necesario un préstamo de 6.000 millones del Estado a la hucha para poder abonar la extra de verano. Para colmo, esos 6.000 millones suponen el 60% de lo aprovisionado por el Estado para todo el año. ¿Y qué harán en diciembre? ¿Y el año que viene? ¿Cuánto falta para la quiebra definitiva?

La madera de Trump

Ayer mismo les contaba que en varios clubes de golf propiedad de Trump cuelgan portadas falsas del Time con su cara. Por bromear sobre ello, la periodista Mika Brzezinski ha sido calificada como “loca” por el propio Trump en Twitter, y su compañero Joe Scarborough, como “psicópata”, en público, sin filtros. Brzezinski le ha respondido haciendo un chiste con sus pequeñas manos gracias al que hemos descubierto que a Trump eso le molesta especialmente.

Y esto es un retrato oficial

No me gustan los retratos oficiales. Generalmente están mal elegidos y supongo que será porque los escogen los propios retratados, en un gesto de deferencia hacia ellos. Un error recurrente: la foto la tiene que elegir alguien que te quiere. Aunque no te guste. Por suerte, hay excepciones como la de Emmanuel Macron, un político que cada vez me gusta menos pero que ha sabido elegir (o dejar que lo hagan) un retrato oficial estupendo: ventana abierta, banderas europea y francesa luz y contraste altos, cielo…

¿De dónde salen las subvenciones?

Entre los más de 23.000 seguidores de Lagarder Danciu hay mucha gente que se toma en serio sus exageraciones. Este activista de profesión que ha estado cerca de Podemos y ahora reniega de ellos, ha tuiteado esta semana: “¿Qué diferencia hay entre los animales llevados al matadero y está imagen? Nuestro matadero es el trabajo que nos anula como personas…”. ¿De dónde cree Danciu que salen las subvenciones o ayudas si no es de la cotización de los trabajadores?

Cierra Terra

Hacía años que no entraba en Terra hasta ayer, cuando me enteré de que Telefónica ha decidido cerrar este portal digital de noticias. Tampoco lo echaba de menos ni lo voy a hacer a partir de ahora. Por supuesto lamento los despidos que se generen aunque es posible que una empresa como Telefónica sea capaz de absorberlos. En cualquier caso, esta web que surgió en 1999 es un clásico de Internet que desaparece por falta de adaptación y cambios en los hábitos de los usuarios.

Esto tiene mucha gracia

Parece un chiste pero no lo es: Donald Trump, el mismo que no deja de señalar a los medios porque, según él, publican noticias falsas (“FAKE NEWS” tuitea el presidente hasta en mayúsculas), tiene colgado en sus campos de golf una portada del Time en la que aparece que sería falsa. Lo ha publicado el Whasington Post, se ha hecho eco The Hill y hasta el Time ha negado la existencia de esa portada que estaría enmarcada en las propiedades de Trump para mayor gloria suya.

Los horarios razonables en la televisión pública

Hacen bien en La Gulateca cuando critican el horario de emisión de la final de Master Chef. El programa de La1 terminó a las 2:00 de la noche del miércoles al juves, fuera de cualquier lógica. No se trata ya de la audiencia, tampoco es posible justificar esta “emisión imposible” porque se trate de una pieza de autor, y resulta difícilmente explicable que la televisión pública española en vez de apostar por unos horarios razonables estire así un chicle televisivo.

Hablando de televisión…

El tuit anterior hizo que me acordara otro de José Miguel Mulet, el químico que se ha hecho más famoso porque Mercedes Milá le llamo gordo en televisión que por su labor previa como divulgador. “Cuando dicen que no hay ciencia por la tele porque no hay demanda me pregunto ¿Acaso había demanda de telefilms alemanes a mediodía?”, se preguntaba con bastante acierto ya que el coste tampoco explica la ausencia de este tipo de espacios más beneficiosos que la ficción fácil.

Una más

Imprescindible para quienes no lo recordábamos e interesante para quienes sí presenciaron aquel escándalo: en El Confidencial recuerdan que el timo de “la rueda” que habría generado hasta 100 millones de beneficios con la participación necesaria de la SGAE ya se repitió en 1977. Entonces fue con la música militar y la misma mecánica, y generó 200 millones de pesetas a una SGAE “heredera de los privilegios intocables concedidos por el franquismo, muchos de los que hoy sigue disfrutando”.

2.000 millones de usuarios

Si cada perfil fuera de una persona estaríamos hablando de casi un tercio de la población mundial. Pero pese a las trampas que sabemos que existen (personas con varios perfiles, sobre todo profesionales del marketing on-line y activistas políticos) la cifra es absolutamente mareante: Facebook cuenta ya con 2.000 millones de cuentas creadas que son utilizadas una vez al mes. Y destaca aún más porque, según Market2day, que da la noticia, hay 3.600 millones de usuarios de Internet en todo el mundo.

El Santander siempre gana

Aquella frase de “la banca siempre gana” en España tiene una nueva escritura: “El Santander siempre gana”. El banco de Ana Botín, esa que asegura que a ella nadie la ha regalado nada (¿una entidad su padre?) se ha llevado por un euro el Popular… Con su deuda, sí, lo sabemos, pero también con unas exenciones fiscales de casi 5.000 millones de euros. ¡Y nos enteramos al mismo tiempo de que no recuperaremos los 60.000 millones invertidos en el rescate bancario!

La extraña política exterior de Trump

El titular más acertado sobre la enésima contradicción del presidente estadounidense (sus desbarres ya no son casi ni noticia) lo he encontrado en Capital Radio: “Catar calma a EEUU al comprarle 36 cazas F-15”. Hasta 12.000 millones de dólares para que el rubio de la Casa Blanca cambie su opinión respecto a un país al que acusaba de colaborar con el terrorismo internacional. Sospecho que dentro de poco nos tocará hablar de Corea (eso sí que da más miedo) y de Cuba (que sobre todo da pena).

Capitalismo de tuit

Miren, a mí todo me parece bien. De verdad. Mientras respete la integridad del prójimo, lo que piense, vote o defienda cualquiera me parece estupendo. Pero si luego se contradicen más que Trump tendremos derecho a señalarlo, ¿no? Anita Botwin es una estrella de Twitter para los de izquierdas, un modelo a seguir por sus reivindicaciones… Que luego vende su cuenta de Twitter a Cruzcampo y ni siquiera avisa de que se trata de publicidad pagada (aunque sea con cerveza).

Uber, sin conductor

Sí, me permito la licencia del chiste malo en el titular y hasta de cuestionar que el fallecimiento de su madre en un accidente de navegación haya sido la causa por la que Travis Kalanick ha decidido apartarse temporalmente de la dirección de Uber, la empresa de transporte de personas que se cisca en los derechos y obligaciones laborales de los taxistas. Kalanick ha creado un monstruo éticamente dudoso, con acusaciones de acoso sexual y laboral entre sus propios colaboradores. Y ahora, simplemente, huye.

Armas de saldo

Mientras escribo esta columna solo deseo que cuando la estén leyendo lo puedan hacer en la calle, felizmente, con un café o un txakoli al sol, o en la sombra después de comer. Por lo que la lectura que les recomiendo cada domingo tendrá que esperar a la noche. Entonces, busquen la pieza de Mikel Segovia en El Independiente sobre la subasta de armas de segunda mano en un cuartel, y hallarán un dato sorprendente: “Sólo en España circulan más de 2,9 millones de armas, a razón de una por cada 16 habitantes”.

“Trinchera constitucionalista”

20170606_trinchera

Cada vez que leo algo de Navarra.com, web alojada en El Español, me pregunto si Pedro J. Ramírez es igual de tendencioso en el resto de su medio digital. “30.000 navarros” contra la imposición nacionalista de Uxue Barkos, se atrevían a escribir, como si no hubiéramos visto a miembros del PP, UPyD o partidos entre la derecha y la pared alardear en Twitter de que iban a Iruña a defender España. Pura intoxicación que empaña el nombre de la información y la cabecera que la contiene.

Él conoce el futuro

El propio Arnold Schwarzenegger bromea en su vídeo dedicado a Donald Trump con que él es el único que puede viajar en el tiempo desde el futuro, en clara alusión a su Terminator. Pero este segundo de broma es el único que se permite en su rapapolvos contra el actual presidente estadounidense. Conan el Bárbaro sabe de lo que habla, como político (casi diez años) republicano (toda la vida, al parecer) que es, y tiene claro que la lucha contra el cambio climático es incuestionable.

Sí y sí

Tiene toda la razón la usuaria (eso parece) de Twitter, The Lost Dreamer cuando critica en una sucesión de tuits con más de 6.000 retuits a quienes han hecho chistes con los gustos de la Infanta Leonor: que lea a Stevenson o Carroll y le gusten las pelis de Kurosawa solo es criticable para los ignorantes. Pero también tiene razón Egoitz Moreno cuando recuerda que la heredera de la corona de España es siempre “el enemigo”. Y con esa premisa tenemos que revisar sus gustos.

Echenique ya no convence a los suyos

Llevo años alertando de que Pablo Echenique es, posiblemente, el político más sobrevalorado de la actualidad. Y por lo que parece en su entorno más próximo la caída del guindo se convierte en práctica habitual donde se detenga unos segundos: su propio grupo en Zaragoza se ha abstenido en la reprobación del Ayuntamiento por su actitud después de la sentencia que le condena por haber contratado ilegalmente a un asistente. Nos lo justificarán como quieran, pero no podrán.

Pero sigue siendo un ignorante

No, Nicolás Maduro no afirmó con rotundidad que había cinco puntos cardinales porque no lo supiera, como reseñamos en esta misma columna: el que no lo sabía era un miembro de la oposición y él estaba riéndose de él como algunos pretendimos hacerlo del presidente venezolano. No puedo justificarlo con que no me extrañó la noticia en un ignorante como Maduro: la información manipulada contra él le refuerza mientras nos debilita a quienes no le queremos.