146 lingotes de oro

20170605_146

Me fío menos de los políticos ricos. Para muestra, el botón de los gobiernos del PP: todos viven demasiado bien empezando por Rajoy y Aznar como para saber cuáles son los problemas reales de la mayoría. Y si ya no son capaces de explicar el origen de su riqueza, como los Pujol o, recientemente, Eduardo Larraz, ya, ni les cuento hasta dónde crece mi desconfianza. Larraz, alto cargo de Esperanza Aguire y Celia Villalobos, guardaba 146 lingotes de oro en un banco de Suiza, con un valor aproximado de dos millones de euros.

Y un profesor que no lo es

No es comparable un político que tiene dos millones de euros en oro en banco de Suiza con otro al que le gusta dárselas de profesor universitario y que, cuando deja de serlo, pretende que no se entere nadie. Al primero acaban de conocerle: Eduardo Larraz. El segundo es Pablo Iglesias, que no es miembro ya de la UCM porque la persona cuya plaza ocupa de modo interino ha vuelto a su puesto. Pero al de Podemos le salvó José Carrillo, que le dio un título de “profesor honorífico”.

¿Quién está detrás de Maduro?

Me sorprende el apoyo que recibe un personaje como Nicolás Maduro, ignorante y tramposo. Pero más me sorprende que quienes están con él se enorgullecen de estar mejor informados que quienes no le soportamos, y no se hayan enterado de que Goldman Sachs ha sido el que ha metido una inyección de 865 millones de dólares al gobierno venezolano comprando bonos de una petrolera estatal. ¿Qué intereses y violencia financia entonces la banca estadounidense?

Burbuja de bitcoins, ¿quién lo diría?

Te inventas una moneda virtual, y que compras y vendes en Internet, ¿qué puede salir mal? Pues de momento el catálogo es extenso: brechas que ponen en riesgo la seguridad de los inversores, rescates que piden los hackers y, ahora, una posible burbuja. ¿Posible? ¡Si solo era cuestión de tiempo! En El Blog Salmón apuntan a la concentración, la existencia de 800 tipos de “criptomonedas” de este tipo y una cotización hinchada como motivos para una burbuja incipiente.

10 años de porno

Pornhub es una de las webs con contenido porno más conocidas, entre otras cosas porque hace algo insólito entre este tipo de empresas: comunicar. Y acaba de cumplir 10 años que ha resumido en estas cifras: 75 millones de visitas diarias hoy (algo más de 2,5 que tenía el primer año), que pasan casi 10 minutos en la web, menos que los casi 14 que pasaban en 2007. En la página hay unos 10 millones de vídeos que suman casi medio millón de horas de porno, y todas las curvas de crecimiento se intensifican augurando un futuro más “voluptuoso” aún.

Pero, ¿qué valor tiene un Bitcoin?

20170320_bitcoin

El Bitcoin es una moneda que, realmente, no existe. Se le llama “moneda”, de hecho, por el convencionalismo, pero todo forma parte de un constructo, eso sí, que está siendo atractivo para algunos fondos de inversión, lo que hace que el Bitcoin esté fuerte. Tanto que algunos de sus defensores buscan el titular llamativo y se equivocan, como nos recuerdan en El Blog Salmón (donde siguen mostrando sus dudas): no es posible comparar esta moneda electrónica con el valor del oro.

Estafas on-line, ahora en Airbnb

Si en El Blog Salmón son moderadamente optimistas, por decirlo de un modo suave, con el Bitcoin, yo lo soy con empresas que, con la excusa de la base tecnológica, abren la puerta a la evasión y, en ocasiones, hasta el fraude. Airbnb, la principal página web de alquiler de pisos para vacaciones por días (y los impuestos que los paguen los hoteles), vive momentos complicados con denuncias de estafas justo antes de la campaña de Semana Santa. Internet y sus riesgos…

Por un Twitter sano

Me gusta la campaña que vemos en Vozpópuli que aprovecha, al primer bote, la posibilidad de hacer bloqueos a grupos enteros de usuarios detrás de los que no hay personas, sino empresas. Si usamos bien la herramienta podemos conseguir que toda esa marea de “bots” que nos inunda con mensajes y links para conseguir trending topics y tráfico, se quede sin efecto real. Y de este modo nos quitaremos el menor problema de Twitter. Los más serios, como la violencia o la pederastia, ya los combatiremos después.

¿Y la Ikurriña?

Los catalanes hacen una cosa muy bien: comunicar. De hecho, lo hacen mejor que nadie. Y así consiguen que sus logros parezcan más y mejores, y los vascos, generalmente acomplejados, les seguimos y les llamamos para que nos expliquen qué nos pasa. Pero el mérito es solo suyo, ¡y vaya si lo tienen! Incluso podrían conseguir que entre las banderas del WhastApp aparezca la Senyera dentro de solo unos meses. ¿Y la Ikurriña? Habrá que llamar a una empresa marketing on-line catalana para que nos asesore.

Twitter vs. Tele

Termino esta columna, más centrada en la actualidad de Internet que en la política, con dos tuits que me han llamado poderosamente la atención. El primero, precisamente, intenta resumir Twitter en una frase: “Es el vivo ejemplo de que con el suficiente anonimato, la suficiente endogamia y las suficientes palmaditas cualquiera es enterao” (sic). El segundo sigue encumbrando a la televisión: la chica del anuncio de “claro que sí, guapi”, nueva estrella de las discotecas, ya ha empezado a hacer bolos en Murcia.

Deja de escribir la historia, Pablo

20161111_pablo

Sí, me meto con Pablo Iglesias, pero porque me da motivos. Él es el que escribió un tuit similar al de Trump incluso antes de que lo hiciera el estadounidense, y él es el que se empeña, texto tras texto, entrevista tras entrevista, tertulia tras tertulia, en exagerar y marcar hitos históricos equivocados. Según Pablo Iglesias, la irrupción de Pablo Iglesias saldrá en los libros de historia. Pero también se equivoca el politólogo y profesor poniendo al mismo nivel la elección de un populista como Trump y la caída de la URSS.

¿Qué es populismo?

En resumen, no me gusta Pablo Iglesias, no me gusta el populismo y no me gusta el PP por el mismo motivo: no me gustan por lo que hacen. Y sí me gustan explicaciones como la que encontramos en El Blog Salmón sobre la reducción de la deuda en Madrid. No tiene nada que ver con que “no roben” (eso es populismo), como aseguraba ufano el concejal del ramo. Si no porque durante la crisis no se han abierto más obras faraónicas (tampoco lo hizo Botella) como la de la M30 que encargó Gallardón, e impuestos como el IBI han subido.

Neymar, ídolo de hijos… y padres

Según afirma Eduardo Inda y recoge su propio diario citándole, el padre de Neymar va a ganar 50 millones de euros en cinco años. Por si acaso, sacan ellos mismos la división: 10 millones al año. Y lo hacían para sumarlo a lo que va a ganar el propio Neymar por temporada: entre el Junior y el Senior, otros 50 milloncejos al año. Ahí es nada. Un jugador cuyo fichaje está siendo investigado y que ha sido, sin duda, una de las mayores operaciones de enriquecimiento hecha con pólvora del rey que hemos conocido.

¿Y Ronaldo es el mejor?

Futbolísticamente, no lo creo. Como deportista, tampoco. Y me baso en sus propias palabras: “Ser el mejor del mundo es una responsabilidad”. No recuerdo una afirmación similar por ejemplo en la boca de Michael Jordan, que sí era el mejor en su deporte y su momento. Ni siquiera lo ha sugerido Leo Messi, al que los años han endiosado (difícil no hacerlo, hay que reconocerlo) pero que sobre el césped y fuera de él, parece mejor que Cristiano. Como futbolista, en amplitud de la palabra, permítanmelo, ninguno como Aduriz hoy.

Otra vez la tecnología china

Parece que no hay un solo teléfono móvil de los que todos conocemos que no se haya construido en China o con componentes chinos, por mucho que las marcas tengan otros orígenes y un marketing americano. Así que lo que leemos en El Confidencial era solo cuestión de tiempo: móviles de marcas chinas, construidos exactamente igual que los de otras, compiten con un precio mejor en un mercado ya apretado. Xiaomi o Huawei llaman a la puerta.

Por qué nos hemos vuelto equivocar

20161110_equivocar

Mi amigo Marc Gafarot recopilaba la colección de errores que llevamos acumuladas los que opinamos: el sorpasso de Podemos al PSOE, el “no” al Brexit, el “sí” a la Paz en Colombia, y ahora la victoria de Clinton. ¿Por qué nos equivocamos tanto? En mi caso, supongo que porque soy moderado y tiendo a pensar que la mayoría lo es, y porque no tengo herramientas para hacer encuestas y me limito a comentar las que insisten en una tendencia. ¿Podría contradecirlas? Sí, claro, pero les escribe un moderado…

Ande o no ande, América, grande

Hace unas semanas les avisaba de que uno de los mejores textos, por sencillo y clarificador, que había leído sobre el apoyo que recibía Donald Trump, era el de Magnet El Blog Salmón. Avisaban de que sus votantes no eran palurdos ignorantes, sino ciudadanos que, simplemente, asistían a los cambios globales que todos sufrimos, salían perdiendo, querían revertir esa sensación de derrotados, y Trump alimentaba esa esperanza. ¡Y tanto!

Ya sobrevivimos a Reagan

Me da cierta rabia, pero no consigo recordar a quién leí o escuché el martes, antes de la victoria de Trump, que EE.UU. ya había elegido y sobrevivido antes a Ronald Reagan. Hoy me aferro a ese comentario para tener cierta esperanza: Trump es un populista, pero no es tonto, y sabe que no puede hacer lo que quiera. Trump es un gran egocéntrico que no quiere que los libros de Historia le retraten como un mono con pistolas. Por eso, como Reagan, su paso por la Casa Blanca será como una comedia de enredo pero no como una tragedia.

¿Y qué ha dicho “el presidente”?

En su primer tuit con los datos confirmados, Trump venía a decir: “¡Qué bonita e importante noche! Los hombres y mujeres olvidados no volverán a estarlo jamás. Volveremos a estar todos juntos como lo estuvimos antes”. Ahora, fíjense en este tuit que Pablo Iglesias escribió tres horas antes: “Hay un pueblo de los EEUU que resistirá”. ¿No les parece el mismo? Es más: ¿no habría firmado palabra por palabra Pablo Iglesias el mensaje que lanzó Trump?

E Iglesias siguió “trumpizándose”

Pero esa coincidencia en el discurso, no fue la única: ¿recuerdan a Trump rozando el insulto hacia Hillary Clinton o ridiculizándola durante la campaña después de que esta sufriese un mareo? Pues ayer Pablo Iglesias subió el tono, al estilo Trump, y llamó “mascota de Rajoy” a Albert Rivera. ¡Qué nivel! Rivera sugería que populismo solo hay uno, pero si a Iglesias le molesta, que le pregunte a Errejón, que identificó en LaSexta el desencanto que congrega Trump con el 15-M.

¿Cómo votará el PSOE?

20161026_votara

Es lo que nos queda por resolver, el comentario generalizado… Y lo que más daño le puede hacer al PSOE: la foto de la investidura, que no será la del indolente Mariano Rajoy saliéndose, una vez más, con la suya, sino la de un Partido Socialista muy partido y muy poco socialista (permitiendo el gobierno del PP). La gestora que preside Javier Fernández tenía que haber sido más quirúrgica y señalar las abstenciones necesarias (que es el voto difícil, realmente) dejando que el resto pulsaran el “no”.

Pablo Iglesias y el futuro de Podemos

Todo lo bueno que le ha pasado a Podemos hay que imputárselo a Pablo Iglesias. No me gusta el personaje, soberbio e histriónico, pero no le resto méritos: montó su propio partido y convirtió el desencanto en votos y en escaños. Del mismo modo, si no sabe salir a tiempo de la secretaría general (recordemos que es soberbio e histriónico, y eso mismo se lo impide), la caída de Podemos que también augura Federico Quevedo estará unida a su nombre y empañará sus logros.

El que acabará en el PSOE

El mismo Pablo Iglesias y otros ilustres fundadores de Podemos como Juan Carlos Monedero, militaron en el PSOE. Sin embargo, yo llevo tiempo comentando que el único que no lo hizo (básicamente, porque no le dio tiempo), es el que terminará con los socialistas: Íñigo Errejón podría estar montando un partido alternativo, según El Confidencial Digital, con escaso éxito. Y creo que las circunstancias jugarán a favor de su cambio: Podemos se diluirá y el PSOE buscará ilusionar de nuevo, y Errejón tendrá que saltar antes o después.

¿Quién apoya a Trump?

Me ha gustado mucho el enfoque de la reflexión en El Blog Salmón sobre el perfil de votante de Trump, y por eso se lo traigo a esta columna: no han hecho un dibujo maniqueo del “redneck” (habitante de la zona rural estadounidense con pocas luces), han ido más allá. Su conclusión es clara: quien no sale ganando con cambios que se le escapan (deslocalización, globalización, medio ambiente…) encuentra refugio en un Trump que promete aumentar la producción estadounidense sin que importe el coste.

Un dilema mayor

Eugenia Cooney tiene 22 años, 27 kilos de peso (no hay ninguna errata: veintisiete kilos), y un canal de YouTube de bastante éxito en el que habla de sus gustos de moda y maquillaje… En el que, sin embargo, no ha hecho en ningún momento apología de la anorexia ni ha lanzado recomendaciones para perder peso. ¿Debería YouTube cerrarlo? Soy de los que opinan que el medio es el mensaje, y por lo tanto, sí, la web de vídeos debería de tomar cartas en el asunto pero, ¿cómo lo justifican? ¿Y la libertad de expresión, seguimos limitándola?