El botín de los Botín

Ya saben que me permito hacer juegos de palabras con las noticias que me parecen especialmente indignas e indignantes. El hermano de Emilio Botín, Jaime Botín y sus cinco hijos han emprendido una lucha judicial para recuperar 25 millones de los 100 que tuvieron que pagar en 2010 para regularizar una “fortuna” (El Confidencial) en el extranjero que aparecía en la conocida como “lista Falciani”. Jaime Botín fue presidente de Bankinter, por cierto: o son los más listos del mundo o forman una saga de enchufados.

Sánchez tensa… al PSOE

Entiendo que Pedro Sánchez debe templarse a sí mismo y las riendas del partido que dirige, al mismo tiempo, y que ese doble trabajo de precisión simultáneo tiene que ser dificilísimo. Pero algunas decisiones son obvias: su cambio de criterio respecto al tratado de librecomercio Europa-Canadá deja en mal lugar a los eurodiputados socialistas, no porque votaran a favor, sino porque lo hicieron convencidos de su beneficio y para separarse de la extrema izquierda y derecha europeas.

La nueva política es una gran foto

Si han tenido suerte la habrán visto muchas veces: me refiero a la foto de Alberto Di Lolli en el Congreso, en la que varios diputados de Podemos (Iglesias, Montero, Espinar, Garzón, Bescansa…) se enfrentan a José Manuel Villegas, de Ciudadanos. Una captura extraordinaria que ha sido merecedora del reconocimiento anual de la Asociación de Periodistas Parlamentarios y que muestra el momento político actual, marcado por el enfrentamiento que generan los debutantes.

Para entender el fútbol moderno

Gracias, Internet, por webs tan valiosas como La Media Inglesa, donde explican el fútbol de hoy mientras la prensa especializada en papel es cada día más insoportable. En esta página explican cómo la justicia se fija en Jorge Mendes, el representante estrella vinculado en fraudes como el de Cristiano Ronaldo. Y también cómo el cambio de normativa sobre los intermediarios le está haciendo modificar su negocio: ahora interviene en la compra-venta de clubs para transferir jugadores.

¿Qué actriz embellecerá a Isabel Pantoja?

Hace solo unos días les contaba que Isabel Pantoja había encontrado refugio en Telecinco después de cosechar fracasos (ningún municipio quería contratar a la cantante después de su salida de la cárcel) pese al lavado de cara que le hicieron. En la cadena de Mesiaset van a grabar y emitir su biografía, ella ha dado el OK (imagínense cómo de dulce será la versión oficial) y ahora toca buscar a la actriz adecuada. En El Español barajan hasta a Penélope Cruz en un juego que, sí, es pura sorna.

Una buena noticia

Sí, es una buena noticia que los acusados en el “caso Mercasevilla” hayan sido absueltos. Según El Plural: “Las investigaciones sí han llegado hasta el banquillo y, por el camino, han destruido reputaciones y carreras políticas de personas a quienes la justicia acaba de declarar inocentes”. Tampoco tenemos que confundirnos: que los representantes públicos no delincan es bueno, tanto como que se les investigue. Y tan malos son los juicios públicos como las defensas desmesuradas.

Y una buena defensa

Del mismo modo, hace bien Pablo Iglesias en defender a Carlos Sánchez y Celia Mayer, concejales de Madrid investigados (antes les llamábamos “imputados”) por contratar informes de un modo irregular, supuestamente. La justicia determinará si lo que hicieron fue correcto. Hoy, como siempre, imputado no es sinónimo de culpable, pero si en Podemos han señalado no pueden quejarse de ser señalados. Incluso habrían retirado el código ético de Ahora Madrid que, por investigados, les obligaría a dimitir.

Pero, ¡si no es un delincuente!

Primero fue Javier Tebas, después, Florentino Pérez: ambos sugerían que no podíamos tratar como delincuentes a los futbolistas que defraudan, en general, y menos a Cristiano Ronaldo, en particular. Pero en esta semana Di María, Carvalho y, ahora, el propio Ronaldo, han soltado tela al fisco. ¿Por qué si no eran culpables? Casi 15 millones paga la estrella portuguesa “como muestra de buena voluntad”. Y casi siempre el mismo denominador común: Jorge Mendes.

Timos de hoy

El mecanismo es sencillo, según El Confidencial: los músicos generaban piezas para emitir en programas de baja audiencia (de los de videntes, de madrugada), a veces, transformaban levemente obras ya creadas para que fuera más fácil, y el volumen es tan alto para la SGAE que supone “más de la mitad de los ingresos en concepto de derechos de autor por música en televisión”, por eso registraban algunas obras a nombre de terceros. Y después, a repartir el pastel.

No se va, le echan

Hace unos días les mostraba mis dudas: un personaje como Travis Kalanick podía usar sin rubor hasta la muerte de su madre en un accidente para justificar su salida temporal de Uber por motivos personales. Solo unas jornadas después sabemos que no tiene nada que ver con eso: los principales inversores han exigido al gran jefe de Uber que abandone su puesto después de comprobar que su falta de valores afecta negativamente a la compañía y la imagen de marca.

Ser pobre es de pobres

Si es usted trabajador autónomo y, como la mayoría, cotiza por el mínimo, tiene que saber que el próximo 1 de julio le subirá la cuota. Unos 8 € al mes, casi 100 al año y, como explican en Zona Retiro: “Muy por encima de lo que se abona en países vecinos”. Es evidente que el sistema de tributación de los autónomos merece una revisión y que hay modelos en Europa muy interesantes, pero si algún entorno resulta indignante para el trabajador es el informativo.

Comparémonos

Mientras a los trabajadores por cuenta ajena se les ha pedido soportar recortes cuando no despidos, a los funcionarios se les ha exigido comprensión y congelación, y a los autónomos no se les ha pedido nada pero se nos han ejecutado subidas sin explicación, hemos estado leyendo noticias económicas sobre entes (bancos, cajas, direcciones, grandes accionistas) que nos han indignado, como la de El Independiente: “El Banco Pastor ideó un sistema informático para blanquear dinero de Gürtel”.

Y riamos

Podía haber titulado este párrafo como “y lloremos” pero, no, prefiero tomármelo con cinismo (actitud que cada vez me ayuda más, por cierto). Porque o brindamos y, sobre todo, nos emborrachamos, o hacemos una quedada vía WhatsApp para prender fuego a un ministerio cuando, después tanto como nos han tomado por tontos, leemos que “medio gobierno de Aznar declara esta semana en la Audiencia Nacional”. Y del otro medio por lo menos la mitad ya ha tenido los mismos problemas. O peores.

Ella lo aprueba

Enredada por un tipo al que llamaban “Cachuli” y lo mejor de él era su apodo, la trincaron, condenaron a dos años y acabó pisando la cárcel cuando la mayoría de personas que recibe esa pena por primera vez se libra. Pero Isabel Pantoja se va recuperando y, ahora, ha dado el OK a una biografía televisiva, por supuesto, en Telecinco. Podemos suponer que eso le supondrá una inyección económica después de los fracasos sonados pese al lavado de cara que le hicieron.

Pero tontos somos todos

Después de la crisis, el alta de autónomos mes a mes, y el maltrato cíclico que todo el mundo recibe de una gran marca de vez en cuando (telefonía, compañías aéreas, el Banco Santander, etc.), soy consciente de que me toman por tonto. Y cuanto más conozco, más consciente soy: leyendo Xataka acabo de confirmar que las empresas tecnológicas hacen irreparables sus equipos, como ya nos parecía, para que tecnología de primer nivel (también en precio) sea de usar y tirar.

El Santander siempre gana

Aquella frase de “la banca siempre gana” en España tiene una nueva escritura: “El Santander siempre gana”. El banco de Ana Botín, esa que asegura que a ella nadie la ha regalado nada (¿una entidad su padre?) se ha llevado por un euro el Popular… Con su deuda, sí, lo sabemos, pero también con unas exenciones fiscales de casi 5.000 millones de euros. ¡Y nos enteramos al mismo tiempo de que no recuperaremos los 60.000 millones invertidos en el rescate bancario!

La extraña política exterior de Trump

El titular más acertado sobre la enésima contradicción del presidente estadounidense (sus desbarres ya no son casi ni noticia) lo he encontrado en Capital Radio: “Catar calma a EEUU al comprarle 36 cazas F-15”. Hasta 12.000 millones de dólares para que el rubio de la Casa Blanca cambie su opinión respecto a un país al que acusaba de colaborar con el terrorismo internacional. Sospecho que dentro de poco nos tocará hablar de Corea (eso sí que da más miedo) y de Cuba (que sobre todo da pena).

Capitalismo de tuit

Miren, a mí todo me parece bien. De verdad. Mientras respete la integridad del prójimo, lo que piense, vote o defienda cualquiera me parece estupendo. Pero si luego se contradicen más que Trump tendremos derecho a señalarlo, ¿no? Anita Botwin es una estrella de Twitter para los de izquierdas, un modelo a seguir por sus reivindicaciones… Que luego vende su cuenta de Twitter a Cruzcampo y ni siquiera avisa de que se trata de publicidad pagada (aunque sea con cerveza).

Uber, sin conductor

Sí, me permito la licencia del chiste malo en el titular y hasta de cuestionar que el fallecimiento de su madre en un accidente de navegación haya sido la causa por la que Travis Kalanick ha decidido apartarse temporalmente de la dirección de Uber, la empresa de transporte de personas que se cisca en los derechos y obligaciones laborales de los taxistas. Kalanick ha creado un monstruo éticamente dudoso, con acusaciones de acoso sexual y laboral entre sus propios colaboradores. Y ahora, simplemente, huye.

Armas de saldo

Mientras escribo esta columna solo deseo que cuando la estén leyendo lo puedan hacer en la calle, felizmente, con un café o un txakoli al sol, o en la sombra después de comer. Por lo que la lectura que les recomiendo cada domingo tendrá que esperar a la noche. Entonces, busquen la pieza de Mikel Segovia en El Independiente sobre la subasta de armas de segunda mano en un cuartel, y hallarán un dato sorprendente: “Sólo en España circulan más de 2,9 millones de armas, a razón de una por cada 16 habitantes”.

Saber para votar

20170529_saber

Los electores y su decisión, basada en lo que les dé la gana (emoción, venganza, impulso, dejar hacer, mantener el estado de las cosas…), son sagrados. Por eso es importante que la prensa informe: aquí no elegimos a Trump, pero empujamos para que se sepa cómo le consideran sus interlocutores. “Es como si se estuvieran preparando para tratar con un niño, alguien con una capacidad de atención corta que no tiene conocimientos sobre la OTAN, ni interés en cuestiones de política en profundidad ni nada” (El Español).

Ya se caerán otros del guindo

Solo por una frase merece la pena leer la pieza de Alberto Olmos en El Confidencial sobre “Trincheras Permanentes”, el libro de Carolina León, desencantada de aquel 15-M que, según algunos, lo cambió todo. Ella tiene sus dudas (y aquí llegamos a la cita magnífica): “No deja de resultar devastador que el 15-M pusiera a cada uno en su sitio: al hijo del diputado, de diputado, y al hijo del pobre, de pobre”. Ese viene a ser el corolario de un libro en el que se sorprende ante el acomodo parlamentario de algunos personajes.

Un tema importante

Ayer mismo escribía una columna pesimista sobre Internet. Pero sería injusto con esta herramienta si no reconociera que sirve para que nos enteremos de un montón de cosas. Algunas, más tontas y, otras, muy importantes: por ejemplo, cómo funciona el nuevo fármaco contra el cáncer que, parece, sí será un paso adelante, según Magnet. ¿Por qué? Porque modifica los planteamientos y ya no se trata de curar órganos sino de atajar tipos de mutaciones.

¿China cambiará el fútbol?

Permítanme que lo dude. Según la tesis de mi admirado Javi Sánchez en GQ, el dinero y el empeño de los chinos incluso influyen ya en operaciones como los 45 millones que ha pagado el Real Madrid por un brasileño de 16 años. Y en el futuro, cambiará este deporte. Pero el fracaso del plan (que en el fondo solo busca ser el nuevo opio del pueblo oprimido por una dictadura) está asegurado por lo que más nos gusta del fútbol, en el que no siempre gana el más poderoso.

Hay un mundo fuera de Internet

Mi cuñado flipa con su Thermomix. Y hace bien: he comido bastantes cosas cocinadas por este robot (cada vez más habitual en cocinas profesionales y muy profesionales) y, la verdad, están muy buenas. Pero el aparato, como bien explican en El Independiente, me aporta la posibilidad de hablar de otro asunto: lo bien que viven algunas marcas y colectivos profesionales de espaldas a Internet. Sí, enriquecerse con tu trabajo, idea o talento sin la gran red es posible. No lo olvidemos.