Lo de Arrimadas fue un bulo

No, Inés Arrimadas no pidió por Twitter que el domingo los manifestantes por la unidad de España en Barcelona escondiesen las banderas preconstitucionales. Como a muchos, me la colaron, y lo peor es que lo dije en En Jake. Así que hoy me toca reconocer que a veces echo un vistazo Twitter sin fijarme en los detalles que diferencian una cuenta verdadera y una falsa, y doy por hecho algo que leo sin comprobarlo debidamente. En mi descargo diré que sonaba verosímil.

¿Qué se creen que son?

Rosa Díez (lo he comprobado, es su cuenta) empezaba su tuit diciendo: “Lo hermoso de no ser nacionalista” después de manifestarse con nacionalistas (algunos de ellos, además, de aquellos nacionales del 36) y exhibir una foto llena de banderas españolas henchida de orgullo españolista. Yo no sé qué se piensan algunos que son aunque nieguen su legítimo y natural sentimiento nacional español. Estos días leemos demasiadas lecciones de nacionalismo de “no-nacionalistas”.

Dejad a los periodistas en paz

El modo en el que impedían a algunos periodistas hacer su trabajo durante la misma manifestación, por ejemplo a un compañero de ETB, en la que llegaron incluso a agredir a una de TV3, es absolutamente condenable. Como lo es que intimiden a periodistas catalanes en Madrid o a periodistas españoles en Catalunya (o Euskadi). Y de esta lacra son culpables todos los que señalan a los medios, también a esos progres que señalan “máquinas del fango” ya hoy callan.

Y a los catalanes, votar

Quien habla de una “mayoría silenciosa” tiene plena intención de cuantificar, de mostrar que unos (los suyos) son más que otros (los del adversario). Pero si tomamos las cifras de las fuentes más interesadas, el govern que promovió el referéndum cita dos millones de votos, y los convocantes de la manifestación españolista contaron a 900.000 asistentes (algunos de fuera de Catalunya como Rosa Díez o Cristina Cifuentes). ¿Y si les dejamos votar con garantías?

Lo importante

Permítanme que insista: el conflicto catalán le está viniendo muy bien al PP. Y si no, díganme de qué otro modo habría pasado tan desapercibido que la fiscalía anticorrupción se reafirme en la petición de condena al PP y a la ex ministra Ana Mato por lucrarse de adjudicaciones fraudulentas en una trama que encabezó Correa y en la que intervino directamente el tesorero del partido de Rajoy y Alfonso Alonso, Luis Bárcenas, además de otros 36 compañeros de militancia.

No es un pulso entre dos

Es cierto lo que tuitea Cristian Campos: la estrategia de Rajoy de dejar hacer se ha caído porque nunca creyó que el referéndum por la independencia fuera real. Y Carles Puigdemont, por su parte, nunca pensó que el estado español actuara de un modo tan salvaje contra sus instituciones. Pero no se puede resumir la voluntad de un pueblo al pulso entre un presidente español indolente y otro catalán alejado de la realidad. Es evidente que se trata de una emoción de muchos.

No hablemos de Catalunya

Creo que tenemos que imponernos un ejercicio de disciplina: dejar de mirar a Catalunya un tiempo cada día para no perder de vista otras cuestiones importantes. “Un interventor general de la Administración del Estado” declaró la semana pasada que no comprendía el destino de hasta 300.000 euros de dinero público que, según investigaciones judiciales, habrían acabado en cuentas vinculadas a la trama Gürtel, implicando directamente al PP de Madrid, según El Plural.

La burbuja de Internet

No me cansaré de decirlo: Carlos Fernández Guerra solo hay uno. Esa es la característica principal de los gurús, que son irrepetibles. Y su modo de trabajar al frente de las redes sociales de la Policía Nacional española también es irrepetible. El resto le imitan con mala o peor suerte y caen en chistes que no tienen sentido o amarillismo sin sustancia. El último ejemplo lo denuncia El Confidencial: la Guardia Civil es la que da a conocer una peligrosa moda de autolesiones.

Alemania, frente a su pasado

En Ciencias y Cosas hemos encontrado una noticia de esas que nos sorprenden: en 2017 siguen desalojando barrios completos de Alemania, por lo menos durante unas horas, porque en medio de obras, construcciones o en un desalojo, encuentras bombas de la II Guerra Mundial sin explosionar. Ojo, que se trata de entre 10 y 15 bombas cada día de los 2,7 millones de toneladas de proyectiles que cayeron sobre suelo alemán para derrotar a Hitler y el nazismo.

Vuelven las viejas marcas

Realmente nunca se fueron: quienes somos aficionados a redes sociales de fotografía como Flickr o Instagram, sabemos que hay muchos usuarios de cámaras antiguas y película que, sin embargo, triunfan en estos nuevos espacios. Seguramente atraídas por ese éxito sobrevenido, Polaroid primero, Zenit recientemente y ahora Yashica (poco sabemos de su futuro modelo), marcas de otras décadas, han acometido o anunciado una “rentrée” en el mercado, según Photolari.

Les hemos regalado un mitin

Así es: les hemos regalado un mitin a Mariano Rajoy, PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y ERC, que son los que con más ahínco hicieron el uso de palabra para vender su moto. Ya, ya sé que el Parlamento está para debatir, pero eso no fue lo que hicieron ayer. Más bien, al contrario: varios mítines a cargo de nuestros impuestos entre los que destacó el de Rajoy, como esperábamos. El jefe del PP y el Gobierno ni siquiera pronunció la palabra “Gürtel” para despacharse.

Un poco de respeto

Nagua Alba tiene todo el derecho a intentar maquillar el desastre de Podemos Euskadi, que va a tener tres secretarios generales en poco más de tres años y no cuenta con una candidata a lehendakari a la que han arrinconado. Pero eso no puede implicar que nos tome por tontos y nos haga creer no sé qué “movidas” de adelanto del proceso interno. Para colmo, algunos palmeros le hacían el coro en Twitter avisando a los periodistas que no compramos su relato.

Ser crítico es necesario

El movimiento que fomenta el escepticismo me genera cierto escepticismo, pero sí creo que hay que conservar nuestro pensamiento crítico y estar alerta ante las motos que intentan colocarnos. Por ejemplo, la de Grecia, punta de lanza de la izquierda en Europa. Una izquierda que pactó con “la derechona”, que acató lo que mandaba Europa, que ha pagado su deuda… Alguno en Twitter se ha acordado de cómo algunos fueron auténticos expertos aquellos días.

Lo que sube rápidamente…

Tan sencillo como eso: lo que sube rápidamente baja rápidamente. Ya sé que no es un análisis político sesudo ni basado en datos o proyecciones socioeconómicas, pero les aseguro que en ocasiones los axiomas sencillos funcionan. Macron hizo buena campaña y ser la alternativa a la extrema derecha le catapultó, pero también le sobreexpuso y ahora no sabe gestionar las expectativas, por lo que se desploma. Pero también estoy seguro de que en campaña remontará.

“El milagro diario”

Robo a Juan Antonio Giner la expresión de “el milagro diario” para referirse a esa certeza absoluta que reforzamos quienes publicamos todos los días en un periódico. Realmente es un milagro que todas las piezas encajen todos los días, no importa las circunstancias personales, grupales o climatológicas: en Houston los periódicos siguen saliendo para informar de las inundaciones y las previsiones. Porque pase lo que pase la información tiene que salir.

“El Albondiguilla” que robaba para el PP

20160609_albondiguilla

Dicen que no importan cuántos casos de corrupción en el PP aparezcan ya en la prensa ni cuánto sea lo “trincado”, que los de Rajoy ya tienen “amortizada” (curiosa expresión) electoralmente. Pero me niego a creer que no pase nada después de que el fiscal haya pedido penas de 163 años para cuatro representantes del PP (incluido un diputado y un alcalde al que llamaban, “el Albonidiguilla”), y lo que es más importante: “El Ministerio Público solicita igualmente que el PP se siente en el banquillo como partícipe a título lucrativo por haberse apropiado de 204.198 euros gracias a los enjuagues de los acusados”.

Ni con esas

El PSOE es un partido tan hundido que ni con esta situación enfrente ha logrado poner de su lado a la sociedad española. Es Podemos quien recoge las nueces mientras en el Ferraz “luchamos contra nosotros mismos”. Estas serían palabras de un miembro de la ejecutiva socialista que recogen en El Español. Hoy, el objetivo de los socialistas es repetir el resultado del 20-D, el peor de su historia, y el desánimo cunde ante un líder que no ilusiona y una campaña que no activa ni a los suyos.

La sorpresa de Mendía (que es la mía)

Idoia Mendia acompaña su tuit con el emoticono de la cara de sorpresa. No se sorprendía ante las encuestas que sitúan al PSOE por detrás de Podemos (a estas alturas, eso no sorprende ya a nadie), sino ante el “sermón” de Urrutia durante la celebración del título de las chicas, a las que “perdona la vida por el buen trato que dice darles”. Hace bien Mendia en criticar con sutileza a un Urrutia que, en mi opinión, despreció el logro del Athletic femenino utilizando su celebración para ajustar cuentas.

Esto no va de “sentir los colores”

Incluso si se enfoca desde ese prisma, el de “sentir los colores”, los aficionados del FC Barcelona tienen derecho a estar enfadados porque sus jugadores son investigados, acusados, tiene que pagar multas y hacer declaraciones de hacienda complementarias después de haber escaqueado, supuestamente, el pago de impuestos. Sin embargo, ayer Sport clamaba en su portada por el fin de las investigaciones a Messi y a Neymar, dando por hecho la inocencia pese a las multas ya pagadas, y provocando en Twitter una tormenta de críticas… perfectamente justificadas.

El candidato más patriota

Si uno de los responsables del lema de campaña de Podemos cree que es adecuado eso de “la sonrisa de un país” (insisto: un solo país, y las mayorías sociales vasca y catalana que se fastidien y no sonrían), es lógico que no tarde en hablar de “una campaña patriótica”. Iñigo Errejón mostraba el autobús (¿una vuelta a los 80?) de Unidos Podemos henchido de patriotismo y dispuesto a darlo todo por España. De ahí a “en el referéndum vasco tendrán que votar todos los españoles” solo hay un paso.

La igualdad es Pablo Iglesias

20160309_pablo

Javi Vizcaíno se preguntaba en Twitter si era un fake (una falsificación), pero Pablo Echenique mostraba que no, quera totalmente cierto que Podemos encontraba en la figura de Pablo Iglesias también el referente para todas las mujeres. “Un país con nosotras, ni una menos”, era el lema que el líder supremo de los morados bendecía con su sola presencia. En la campaña también Errejón tenía su cartel, y algunas mujeres de Podemos, para que no digamos.

Ruiz Mateos, el visionario

Mauro Entrialgo recuperó ayer en Twitter el anuncio que José María Ruiz Mateos publicó en Egin en 1992 durante su campaña. A ver si las promesas le suenan tanto como a mí: referéndum para el País Vasco, pleno empleo y contratos fijos, viviendas sociales gratuitas, listas abiertas, políticos sin sueldo, políticos corruptos a la cárcel, gasolina a 50 pesetas, privatizar empresas y servicios públicos, y “no” al mercado común. El populismo cambia de nombres y, a veces, sus polos, pero siempre está ahí.

La España mala

Arturo Pérez Reverte quiso hacer sangre en Catalunya asegurando que “la España que sentó en el Parlamento a ese joven merece irse al carajo”, en referencia a Gabriel Rufián. El propio parlamentario de ERC le respondió: “Ya nos vamos nosotros”, junto a la foto de una manifestación pacífica y multitudinaria de independentistas catalanes. Pero quiero volver a la apelación bobalicona del escritor, que no tuvo empacho en señalar a esa España mala, y que luego señalará al nacionalismo por disgregador.

Y la España peor

Sobre esta batalla de egos, esa competición histórica entre populistas, y esa soberbia de quien separa al bueno del malo por el morro, sobrevuela la corrupción, que se ha convertido en el segundo problema de los españoles con noticias como la de Público: “El juzgado de Estepona, que investiga la compra del ático del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, presuntamente pagado con el dinero de un soborno por recalificar unos terrenos en Arganda del Rey para favorecer a la constructora Martinsa-Fadesa, ya ha preguntado a la Fiscalía Anticorrupción si ve conveniente que esta investigación se incluya en el sumario de Gürtel”.

“El Rey no sirve para nada”

Lo escribe Iñaki Anasagasti en su blog de DEIA, y lo repito yo con gusto: “Queda demostrado. El Rey no sirve para nada”. Lo argumenta además con claridad meridiana: “Ni arbitra ni modera”, su trabajo de recibir a los portavoces parlamentarios “lo puede hacer el Ujier mayor del Congreso o del Senado”, y lo define como “un adorno caro e inservible”. También tiene para los pelotas que “no nos darían la taba sobre la alta instancia majestuosa que habla con sus silencios”. Y para Albert Rivera: “Este es más tonto de lo que yo creía”.