Nacionalistas, los otros

Hoy es el segundo día de España. O tercero. Ya he perdido la cuenta: en España la Hispanidad, la Constitución o el día que se aplicó el 155 en Catalunya son fiestas de esas en las que se saca la bandera. Cuanto más grande, mejor. Y ayer en Madrid se envolvió en la rojigualda, para abrir boca, Cristina Cifuentes, que clamó como recogieron varios asistentes y miembros del PP: “España no se toca, España no se rompe. ¡Viva España!”. Por lo que parece, solo le falto soltar: “¡Coño!”.

No, no vale todo

Los hechos diferenciales vasco y catalán se comprueban rápidamente: cuando estas autonomías tienen elecciones los partidos españoles se ponen de campaña. Algo que no pasa con el resto salvo, tal vez, Andalucía. Así que el acto de Cifuentes de ayer en Madrid formaba parte de la campaña del PP en Catalunya. Y eso es una desventaja para los partidos solo catalanes, pero ni ante esa evidencia vale todo: vincular el atentado yihadista de Barcelona con la marca España es una bajeza.

España para los españoles

Sí, he elegido una frase para el titular que hasta a mí me resulta punzante. Pero es lo que merece el tema: según Vilaweb y varios tuiteros con acceso directo a la información, algo huele a podrido en Balsareny, donde la pareja supuestamente atacada por poner una bandera española (esa con la que habló Rajoy por teléfono) en su balcón no tiene nada de inocente. Al parecer, están vinculados con grupos de extrema derecha española y habrían amenazado a independentistas.

La vía vasca

“También os digo, catalanes ‘indepes’, habéis abierto la puerta a algunos buscavidas españoles que no os vais a quitar ni raspando con vinagre”, advierte mi admirado @MrInsustancial en Twitter a la ciudadanía de Catalunya. En Euskadi conocemos bien ese perfil de político que para hacer méritos en España venía por aquí una temporada, como algunos sociólogos o periodistas (algunos después de que ETA firmara la tregua, por si acaso y para contarnos “la verdad”).

Nuestro 5 de diciembre

Fue un 5 de diciembre de 1976, y como este año no coincide ningún aniversario redondo, casi pasa desapercibido, pero en Panenka han acertado recordándolo: Kortabarria e Iribar salían al campo cogiendo entre los dos una Ikurriña seguidos de los equipos de la Real Sociedad y el Athletic Club, que ambos capitaneaban, y dejaban para la historia la imagen de una valentía real, de un paso cierto a favor de un País, de una reivindicación que no negaba nada, de una emoción que aún hoy nos hace vibrar.

Naturalizar lo natural

Mikel Landa y Mikel Nieve corriendo bajo bandera vasca (la Ikurriña, sí), Luke Rowe y Geraint Thomas haciéndolo bajo bandera galesa, y Chris Froome (por citar solo al jefe de filas), bajo bandera británica (sí, la Union Jack). Todos ellos, junto a otros, en el Team Sky inglés. ¿Qué tiene de malo? Según los más cavernícolas se ha disuelto la españolidad de Landa y Nieve (y así siguen demostrando que no ven un palmo más allá de sus narices), pero “solos” se ha normalizado la identidad.

La que está liando Sánchez

Pedro Sánchez es hoy como un mono con dos pistolas: uno nunca sabe cuándo ni hacia dónde va a disparar y hacer otro agujero al PSOE. Estoy bastante seguro de que pasará página de lo que le han hecho sufrir propios y extraños (Pablo Iglesias) y se calmará pero, de momento, nos ha dejado un cambio de opinión internacional relevante: el PSOE retira su apoyo a un tratado europeo con Canadá y se alinea con la extrema izquierda y la extrema derecha continentales.

Mélenchon y Europa

Uno de los que votó en contra del CETA fue Jean-Luc Mélenchon, el espejo francés de Podemos incluso cuando sugirió dejar pasar a Le Pen ante Macron. Ahora que en las legislativas se ha pegado un sonoro bofetón no les oímos pronunciar su nombre. Ahora Mélenchon ha sido elegido para la cámara francesa y abandona Bruselas, donde lleva unos cuantos años como eurodiputado y euroescéptico, tanto que, al llegar al hemiciclo, preguntó por qué colgaba la bandera europea.

Un modelo de nuestros hijos e hijas

Daniel José Santomé, rebautizado por sí mismo como Dalas, ejemplifica la peor cara de los youtubers. Personajes sin nada interesante que ofrecer pero que van de “creadores” y amasan cientos de miles de seguidores (785.000 en Twitter, en su caso), adolescentes en su mayoría (física o mentalmente), a los que lanzan mensajes tan peligrosos como: “Si fuera real que las mujeres cobran un 20% menos que los hombres por EL MISMO trabajo, las empresas SÓLO contratarían mujeres” (sic).

La industria contra la piratería

Hemos leído miles de veces que la piratería se carga las industrias culturales. Y yo me sumo a estar en contra de quienes se benefician ilegalmente del trabajo de creadores de verdad o desarrolladores. Pero en ocasiones la industria es más pirata que esos piratas: Ángel López denuncia en Twitter el anuncio en una web para productos de segunda mando de un juego para Play Station que es una copia para prensa (que forma parte de la industria) y, precisamente por eso, su venta es ilegal.

This is Ikurriña!

20160430_ikurrina

Eurovision decidió que la Ikurriña era una bandera tan buena como otra cualquiera para poner de ejemplo de lo que es una bandera local cuya exhibición está prohibida durante le emisión… Y se equivocó. En el fondo, el problema es de naturaleza: Euskadi y su bandera no están reconocidas por un estado que se dice “plurinacional”, como Escocia por el Reino Unido. Y la metedura de pata de Eurovision ha sido una excusa estupenda para que lo recordemos.

¿Está España para repetir elecciones?

Yo lo tengo claro: no. España lo que menos necesita es repetir sus elecciones generales porque quien las gana no es capaz de articular acuerdos con nadie y quienes no las ganan no son capaces de ponerse de acuerdo compartiendo el objetivo del cambio. El socialista Jordi Sevilla lo expresa en Twitter mejor que yo: “El próximo Gobierno se encontrará una España que es líder de la Eurozona en tres asuntos: paro; déficit público y deuda externa. Ojo.”

¿Quién nombró a la de la off-shore?

A estas alturas de la película me parece alucinante que Ahora Madrid siga intentando sacarse de encima el nombramiento de la directora general de Economía y Sector Público, a la que han pillado con una sociedad off-shore en “los papeles de Panamá”. El argumento del partido en el gobierno, de que se trataba de un cargo heredado del PP, suena entre pueril y ridículo. Tanto que es inevitable que el concejal del PP Pedro Corral haya sacado en Twitter el documento del nombramiento… firmado por Rita Maestre.

Los medios del poder

¿Hay medios vinculados al poder? Por supuesto, a lo largo de toda la historia del periodismo y en todos los países del mundo. ¿Está mal? No, solo es una circunstancia. Pero no es menos cierto que solo en España es posible que el empresario que mejor relación tiene con los poderosos haya sido tan respetado. Lo que en Italia no pasa de un Berlusconi o en EE.UU. de un Trump, en España es un Cebrián admirado… Que ha pedido un millón de euros a cada empresa del IBEX35 para celebrar el 40 cumpleaños de El País por todo lo alto (Vozpópuli).

El problema de Apple

Gracias a mí las cuentas de Apple han funcionado muy bien: tengo un iPhone y un iPad y me encantan. Aún así, soy crítico con la marca. Tanto como quienes se tiran al amarillismo para hablar de las empresas tecnológicas: ¿una empresa que gana 10.500 millones de dólares en el primer trimestre del 16 está en crisis? Es innegable que venden menos porque el mercado está saturado y con competencia, pero de ahí al cataclismo hay un trecho muy largo.

Lo que la banca nos debe

20150708_banca

Los bancos están dejando agujeros en las comunidades de propietarios hasta alcanzar los 445 millones de euros en el conjunto del estado español, “lo que supone el 24% de los 1.845 millones de euros de la morosidad a nivel global” (‘El Confidencial’). Cuando un banco se queda con un inmueble no atiende a los pagos (que sí tienen que hacer el resto de vecinos) hasta que no lo vende. Mientras tanto, somos los ciudadanos de a pie los que pagamos cuotas y derramas por un lado, y comisiones bancarias por otro.

Rajoy pone de mal ejemplo a España

¡Esta sí que es buena! Mariano Rajoy ilustró en ‘Telecinco’ la mala situación de la economía griega con cifras que mejoran la pésima situación de la española: “Grecia debe mucho dinero, algo más del 90% de su PIB, es como si en España debiéramos 900.000 millones de euros, que una cifra astronómica”, dijo. Pero la realidad es que “la deuda pública española alcanzó el 98% del PIB en el primer trimestre, lo que supone 1,046 billones (millones de millones) de euros” (‘Bolsamanía’).

En Podemos también quieren primarias de verdad

En ‘La Voz Libre’ leemos que más de 500 firmas de personas relevantes vinculadas a Podemos, entre las que destacan las de “Teresa Rodríguez (líder del partido en Andalucía) y Laura Pérez (Navarra), el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’; la presidenta del Parlamento balear, Xelo Huertas; la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, los eurodiputados Lola Sánchez y Miguel Urban y personalidades afines como el actor Alberto San Juan y el músico Nacho Vegas”, piden un sistema de primarias que prime la representación territorial frente al centralismo de Madrid que pretende Pablo Iglesias.

Y en UPyD, igualdad de oportunidades

En ‘Estrella Digital’ hemos encontrado las duras acusaciones de Irene Lozano sobre el proceso interno de UPyD. La principal candidata alternativa a la lista continuista (en la que se integra Gorka Maneiro) “ha denunciado las ‘muchas dificultades’ con las que se está encontrando (…) ‘No se puede decir que la campaña esté transcurriendo en términos de igualdad para todas las candidaturas’ (…) Ha explicado que sigue sin recibir datos sobre el número de afiliados desglosado por provincias, para poder priorizar las acciones con afiliados ni sobre los medios materiales y humanos de que dispondrán las candidaturas durante la celebración del Congreso Extraordinario, ni sobre quién tomará la palabra en los actos previstos durante la jornada”.

Que la Ikurriña deje de ser noticia

Primero, los que se ocultaron para izar una bandera que solo se puede alzar con la cabeza alta. Después, los que se toman peor que mal que esa misma bandera, la Ikurriña, haya sido exhibida con plena normalidad en el balcón del ayuntamiento de Iruña (como vemos en el “progre” ‘Público’). Por culpa de unos y de otros llevamos ya varios años haciendo que un símbolo se convierta en noticia para mal. Por suerte, el sentido común parece que se impone poco a poco, y durante esta legislatura, por lo menos, la Ikurriña dejará de ser noticia porque, sencillamente, estará ahí sin molestar a nadie.

Bienvenidos

20140620_bienvenidos

Celebro sinceramente que la que se autoproclama izquierda abertzale haya descubierto, por fin, la Ikurriña y lo que ésta significa: la bandera de un País sin rey. Lo celebro porque su apuesta ha sido errática, primero por un invento como el Arrano Beltza (emblema militar e incluso monárquico) con la única intención de sustituir la enseña diseñada por Luis y Sabino Arana, y porque, por fin, se han dado cuenta de que la bandera republicana española es eso, otra bandera española. La parlamentaria Lur Etxebarria mostraba con orgullo en su Twitter la que Bildu ha puesto sobre el escaño de alguien que siempre la ha defendido sin dudar: el lehendakari Urkullu.

Lo que dice Sortu sobre Kutxabank

Maribi Ugarteburu fue solo una más de quienes difundieron una imagen en la que, según ellos, la sede de Kutxabank en Madrid estaba engalanada son banderas españolas para el día de ayer. Pernando Barrena y periodistas que les ríen las gracias también se hicieron eco. Pero no estaban en lo cierto: efectivamente, el edificio lleno de rojigualdas tiene una sucursal de Kutxabank en su planta baja, pero los balcones pertenecen a un casino militar, como les recordaba Aitor de la Villa también en Twitter. Pero, ¿a quién le importa la verdad en Sortu o Bildu cuando puede empañarse aún más la imagen de Kutxabank

Desinformación sobre desinformación

Juan, de 68 años, no tiene ninguna culpa de estar desinformado hasta el punto de declarar: “Me gusta Felipe VI, a ver si arregla el paro que hay”. La cita la recoge ‘El Confidencial’ en Twitter, que anduvo a la caza y captura de grandes frases de ciudadanos que salieron a virtorear al nuevo rey de España. Un rey que ayer lució “Toisón Oro, Banda del Collar Carlos III, Grandes Cruces de Carlos III, Mérito Militar, Naval y Aeronaútico”, según la cuenta oficial de la Casa Real española, sin que sepamos qué méritos acumula para poseer semejantes reconocimientos.

A tope

Twitter se llenó ayer de loas al nuevo rey, al viejo, y a todo lo español… menos su selección de fútbol. Pero también de críticas, de reclamaciones republicanas y nacionales ajenas a España, y de fotos que contrastaban con lo que los medios oficiales se empeñaban en mostrar: un gran apoyo popular a la monarquía. Pues bien, no fue así: fotos de las calles de Madrid vacías, desde diferentes puntos de vista, y de la plaza frente al palacio franquista desde el que Felipe VI saludó a sus víctimas, con menos de la mitad de la calle ocupada, mostraban otra verdad.

Dimes y diretes

Miguel Ángel Rodríguez fue la imagen del político español “medio” ayer: cachondote con la monarquía: “Ecología, Empleo, Igualdad de la mujer, Paz mundial: conceptos de un reinado del Siglo XXI”. La pena es que el reinado, en sí mismo, no es del siglo XXI. Otro: “’Aquí caben todas las formas de sentirse español’, dice el Rey”. El problema es que algunos no tenemos forma de sentirnos españoles. En el otro extremo, la cuenta en Twitter de ‘Orgullo y Satisfacción’, satírica como los autores de este volumen, veía en las hijas de Felipe VI a las inquietantes gemelas de ‘El Resplandor’.