“El Gobierno legítimo de Catalunya”

Solo un día después de conocer la cuenta en Twitter “oficial” del “gobierno legítimo de Catalunya”, Carmen Forcadell reconoció ante el juez que la declaración de independencia fue simbólica. Puedo entender que intente eludir la cárcel, pero es evidente que su opción, tan comprensible como conservadora de su propia integridad, enfría la manifestación de hoy cuyo lema es: “Somos República” y deja la legitimidad de ese gobierno a merced ajena injustamente.

El bulo contra el bulo

El relato de este procés es muy complejo y por ello, como siempre, aparecerá uno que lo simplifique para ganarse durante un tiempo el aplauso de unos cuantos. Pero esa simplificación solo puede ser capciosa y falaz. Es mucho más complicado empeñarse en leer hasta lo que resulta difícil. También es necesario ya detener el victimismo: una foto de unas piedras sobre la vía se ha convertido en un bulo de ida y vuelta que, de nuevo, perjudica al independentismo.

Lo que no es una broma

Mientras medio govern catalán y los que no eran Guardia Civiles en aquella pelea en Altsasu siguen en la cárcel de moso preventivo y sin fianza, Ignacio González ha podido abonar 450.000 € para abandonarla. ¿Les parece mucho dinero? Pues solo es un 7% de lo que le descubrieron ayer: 5,4 millones de euros escondidos en Colombia que se suman a la fortuna ya conocida, porque este, de suelto en el bolsillo, nunca andaba mal. La imagen de un país y su justicia.

Iglesias sigue presionando a Errejón

En Podemos solo manda uno, y ese es Pablo Iglesias. Si Iñigo Errejón pensaba que después de su pulso a nivel nacional y su asignación a Madrid, por debajo incluso de Ramón Espinar, iba a gozar de margen y tranquilidad, se equivocaba: ahora el gran líder morado quiere colocarle a Julio Rodríguez como candidato. El que fuera Jefe del Estado Mayor con Zapatero colecciona fracasos (se ha quedado dos veces sin escaño) pero sigue siendo uno de los preferidos de Iglesias.

Guardiola, el entrenador

La propaganda sobre Catalunya está tapando un montón de noticias. Algunas perjudican directamente al PP y, por supuesto, en Génova están encantados. También está sirviendo para señalar enemigos, como Pep Guardiola, del que solo se habla mal en España, pese a que, como recuerdan en La Media Inglesa, está haciendo su trabajo extraordinariamente bien. Si solo hablamos de fútbol, en el Manchester City está triunfando. Si hablamos de política, también, vaya.

No supimos seguir la pista

20170520_pista

Cuando Morfeo avisa a Neo por medio de su ordenador: “Sigue al conejo blanco”, el protagonista de Matrix supo qué hacer. Ayer, cuando Pablo Echenique nos dejaba en Twitter la gran pista: el videojuego en el que Pablo Iglesias destruía corruptos con rayos que le salen por los ojos, no supimos interpretar que estaban a punto de dar el gran paso. Y eso me lleva a pensar que, sí, que somos tan tontos como creen en Podemos. Y cuando nos tratan como tal aciertan.

Más “Pablemos” que nunca

Hubo un momento en que sí creí que la moción de censura de Podemos la iba a encabezar una figura más o menos neutra (en esta misma columna hablamos de la posibilidad de que fuera Vicenç Navarro), simplemente por arrojarla a la cara de los otros partidos. Pero, no. Solo Pablo Iglesias puede estar al frente de los retos de Podemos. Por eso les contaba antes que el videogjuego que protagoniza no era una anécdota, si no una señal que no supimos leer. Podemos es Pablo. La revolución es Pablo. La gente es Pablo. España es Pablo.

El paso atrás, en otro momento

En este contexto, con un macho alfa destacado, tan macho, tan alfa que desbanca al que fue su máximo colaborador para colocar a su novia, que se rodea de otros machos, no tan alfa (por supuesto) para seguir en el machito, tuits bienintencionados como el de Podemos Bilbao quedan irremediablemente huecos: “Para que haya cuotas de poder equitativas entre hombres y mujeres los hombres debemos dar un paso atrás”. El paso atrás que lo den otros, Pablo es imprescindible.

Manifiéstate con Ynestrillas

La moción de Pablo (ya no es de “la gente”, ni siquiera de Podemos, es de Pablo, por Pablo y para Pablo) será hoy apoyada por todas las personas que han sido llamadas a secundarla sin saber que el personalismo iba por delante. Entre otros, votó la moción Ricardo Sáenz de Ynestrillas. El falangista, sí, reconvertido a feliz activista de Podemos que, visto su Twitter, puede estar presente en la manifestación de hoy en Madrid a favor de Pablo y su moción.

Entradas a 10 €

¿Saben lo que es “la gente” para Podemos? Se lo voy a explicar en un sencillo pantallazo: 10 € por entrada para ver en directo una entrevista a Íñigo Errejón y, al final, unas canciones de Feliu Ventura. Ahí lo tienen. Me da igual si la recaudación se la queda el Teatro del Barrio, el cantante, el político o el medio que accede al show (Ctxt). Me importa que candidato y cabecera accedan a hacer de una entrevista un acto de precampaña pagado. Y “la gente”, para pagar y aplaudir.

El mundo según Trump

20170517_trump

La última hasta el momento de Donald Trump ha sido filtrar información clasificada sobre el ISIS a los rusos. ¿Cómo? En su propio despacho, en una reunión con el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, y el embajador en Washington Sergei Kislyak. ¿Por qué? Esto es lo mejor: parece ser que por alardear, simplemente. Así es el mundo para el presidente de EE.UU., un enorme parque temático llamado Casa Blanca. A ver cuándo se entera, aunque sea por las malas, de que esto va en serio.

Ser periodista en México

El periodista Rodrigo Hernández ha escrito tuits muy difíciles de leer después del asesinato de Javier Valdez en Sinaloa, al que califica como “uno de los mejores periodistas de México”. Y añade: “Un país donde ya no se puede informar, ni vivir”. “Los periodistas locales son héroes que se juegan la vida”. “El narco controla México. Empezando por su economía”. “6 periodistas asesinados este año, 126 desde el 2000, 30.000 desaparecidos, 186.000 homicidios. Son cifras oficiales. Imaginen las reales”.

Cuando te pillan… de campaña

Íñigo Errejón ha asumido ya su salida del Congreso de los Diputados y su “descenso” a la comunidad de Madrid, donde tendrá de jefe a Ramón Espinar y peleará con Cristina Cifuentes por la presidencia. Y está de campaña legítimamente, moción de censura a la propia Cifuentes, incluida. Pero que no nos tome por tontos: no estaba de casualidad en San Isidro, y si le grabaron bailando espontáneamente (puede ser, claro) y lo sube, no es por sentido del humor, sino del voto.

El tonto del pueblo

Sigfrid Soria no pasa de tonto del pueblo, ese que habla alto, solo, como si él fuera el único que es capaz de decir lo que dice. Y como tal es tomado en Twitter por sus 10.400 seguidores.: “Cuando un partido político tiene como aspirante a líder a uno que perdió dos elecciones generales es que ese partido es cutre a más no poder”, en referencia a Pedro Sánchez. Él, que tan del PP es, debería acordarse de que Rajoy es presidente también después de perder dos veces contra Zapatero.

El amiguísimo

“Tres imputaciones, una condena y una detención” reciente, esa es la carta de presentación actualizada de Javier López Madrid, aquel al que Letizia Ortiz llamaba “compi-yogui” por WhatsApp. En Vozpópuli repasan la trayectoria de un ejecutivo de éxito que supo saltar de su buena base (gran fortuna familiar por medio de negocios auspiciados por Franco) y usar su capacidad para unas las relaciones públicas (amigo desde el colegio de Felipe VI) para triunfar… Hasta que la Policía aparece para arrestarte.

El científico

20170514_cientifico

No defenderé yo a un PP indefendible ante la corrupción. Pero creo que es necesario que seamos precisos para que la nebulosa y el “todo vale” no acaben beneficiándole. Por eso critico el tuit de Pablo Echenique: porque aunque el origen del dinero sea ilícito, el PP tiene un límite de gasto electoral como todos, y porque precisamente Podemos ha sido apercibido por intentar sobrepasarlo cargando facturas a su fundación. Echenique es además científico, por lo que esa precisión se le supone y se le exige.

El politólogo

Sigo. Sigo alucinado, quiero decir. Porque si el científico de Podemos se permite ser impreciso para hacer el chiste, el politólogo brillante, Íñigo Errejón, de la formación se permite saltarse los fundamentos de la política para hacer campaña. Una moción de censura es algo muy serio que los partidos tienen que valorar como parte de su trabajo de representación. No es algo que decidir con una votación on-line despreciando lo que la ciudadanía elige previamente en las urnas.

El resultado

Los bandazos, el modo en el que creen que nadie tiene memoria ni conocimientos, las puestas en escena burdas y grotescas, “la casta”, “la trama”, “la mafia”… Acaban erosionando al propio Podemos. Según El Independiente, Carolina Bescansa habría entregado un estudio preocupante a la dirección del partido de Pablo Iglesias: Podemos pierde intención de voto y la fidelidad de sus votantes, y se alejan del partido los progresistas moderados mientras se mantienen los radicalizados.

Tres por ciento

Insisto en que la precisión es necesaria para que conozcamos los volúmenes reales de los quebrantos que ha producido la corrupción (y los políticos y empresarios que actuaban). Solo siendo concretos podremos dar relevancia por ejemplo a la “casualidad” de que en Madrid algunas desviaciones de dinero después de concesiones fueran de un 3%, el mismo porcentaje que la prensa de Madrid, precisamente, ha hecho famoso en el caso catalán. El dato es significativo.

Bourdain en Donostia

Somos muchos (y silenciosos la mayoría de las veces) los aficionados a los programas y libros sobre gastronomía. Supongo que la falta de pericia a los fogones en un entorno en el que la comida y los cocineros son tan relevantes, nos empuja a conocerlos de otro modo. Por eso es importante la visita de Anthony Bourdain, una de las estrellas televisivas del mundo en nuestro País. La visita, la elaboración del reportaje, su emisión y lanzamiento en Twitter solo reportará beneficios a Euskadi. Ongi etorri, chef!

Ahora, (a por) Macron

20170509_macron

Una vez certificada la derrota de Marine Le Pen y, con ella, la del fascismo con piel de cordero, ha llagado el momento de hablar de Emmanuel Macron. Y lo haremos como de cualquier otro Jefe de Estado elegido democráticamente. Este, además, con un ideario liberal y pasado de gran bancario que, para el que escribe, restan. Tampoco me gustan los personajes políticos, como él, emergidos desde otros partidos con proyectos puramente personalistas. A partir de ahora, veremos y escribiremos.

Silencio: opinan las estrellas del Twitter

Algunos mantienen el anonimato en Twitter porque a cara descubierta tanta soberbia les sonrojaría hasta a ellos mismos. Le pasa a Eterno Primavera, que embauca a casi 50.000 seguidores con tuits como: “A los que ven a Macron como salvación recordarles que en Europa está matando mil veces más el liberalismo y la austeridad que el fascismo”. Uno que sí da la cara es Javier Gallego Crudo: “Francia camina por la fina línea entre el fascismo ideológico y el fascismo económico”. Pero luego borró el tuit.

Los “frikis” también son fascistas

Es fácil: se es antifascista o no se es. No es antifascista Jorge Verstrynge, que tuvo el cuajo de decir en LaSexta desde la sede del Frente Nacional, donde siguió la noche electoral: “Si el Frente Nacional es fascista, lo sabré yo que lo he sido, y te digo que no lo es”. Tampoco lo es Enrique de Diego, “Presidente de Plataforma de las Clases Medias”, un habitual de los desbarros que no dudaba en insultar a Macron por “estéril”. Ni Lagarder Danciu, que criticaba calibradamente por igual a un candidato fascista y a otro que no lo era.

“La cofradía del ‘pero’”

Verstrynge fue fascista, de Alianza Popular y, ahora, es de Podemos. Muy próximo a Pablo Iglesias, además. En este partido han tenido clara su equidistancia (de lo suyo gastan) hasta el último minuto: Íñigo Errejón, Hugo Martínez Abarca, Juan López de Uralde y Jon Mena, entre otros, tuitearon del mismo modo: vale, no ha ganado Le Pen, pero… No hay peros a la derrota del fascismo, y eso es lo que les ha afeado con fina ironía el usuario @rguezcheca, que evidentemente no ha sido el único.

Algunos datos

Además de mensajes poco recomendables, sobre las elecciones francesas en Twitter tuvimos la noche del domingo y todo el día de ayer buenos titulares y lecturas. Por ejemplo, que Iparralde es antifascista (en las legislativas veremos si, además, es de Macron), que los más mayores tuvieron mayoritariamente claro su no al fascismo (más que los jóvenes), y que hasta las clases más bajas dieron la espalda a Le Pen, pese a que algunos equidistantes apelaban a que les habían empujado a la extrema derecha.