Huevos de oro

Un ataque a tu puesto de trabajo te asusta, te hace sentirte inseguro, te genera ansiedad y preocupación… Pero no te aburre. Arnaldo Otegi decía por la mañana que la ofensiva de Ernai contra el turismo se estaba magnificando. Acto seguido, las juventudes de Sortu atacaban la sede de Basquetour en Bilbao. Por la noche, el presidente de la formación tuiteaba: “Dejad de alimentar falsas polémicas para no hacer debates constructivos sobre el modelo turístico. Dejad de manipular. Dejad de aburrir”.

¿Y esto no es cinismo?

El circuito de izquierda con moralina me aburre soberanamente. El de defensores de causas nobles señalando a los innobles, también. Pero hay un circuito, el de las respuestas que invitan a buscar en Google, que me sigue atrayendo a la herramienta: ¿quién es Mireia Boya? Agárrense: una parlamentaria catalana de la CUP a la que, en plena ola de ataques de sus juventudes contra el sector turístico, le han destapado la copropiedad de un hotel rural.

Verdad o irresponsabilidad

La deriva de las izquierdas vasca, catalana y española empieza a ser preocupante. Además de que se están pasando de rosca en algunos temas, rozando posicionamientos medievales y excusas de primero de EGB, Twitter les ha hecho mucho daño con esa búsqueda permanente del titular. Ojo, si lo que denuncia IU en Asturias es cierto, que las socorristas sufren acoso, el tema es grave. Si solo lo dicen por la famosa foto de la socorrista y por llamar la atención es una irresponsabilidad.

¿Y esto no es machismo?

He celebrado en esta columna que Andrea Levy lea a Lorca, y desde que lo hizo público se ha empeñado en demostrar que no por leer más se llega, necesariamente, a conclusiones más inteligentes. Pero de esa evidencia a este tuit de Máximo Pradera va un trecho: “Me imagino a @ALevySoler comprándose un vestido en una boutique pija de Génova y luego yendo a la Antonio Machado a por un libro que combine”. ¿Y este no es un comentario machista? ¿O es progre?

¿Por qué nos importa ahora Guam?

La respuesta la dan en Magnet: Guam es la isla menor que EE.UU. le ganó a España en el lote con Cuba, Puerto Rico y Filipinas en el siglo XIX. En el XX fue ocupada por Japón y, desde entonces, EE.UU. tiene 6.000 militares desplegados que le permiten sobrevolar varios países de Asia como China o Corea del Norte. Al mismo tiempo, es el único territorio estadounidense que Kim Jong-Un podría atacar, lo que ha destapado una ira infantil en Trump y nos pone a las puertas de una guerra.

Sí, parecemos tontos

Tengo la sensación de que cuando intento explicar a alguien que no tiene Twitter la actualidad de esta red social me miran como si fuésemos tontos. ¿De verdad que dedicamos tiempo a debates tan irrelevantes? Me alivia pensar que dentro de Twitter, usuarios como El Cojo de Lepanto (27.300 seguidores) también aprecian el bajo nivel que estamos alcanzando: esta semana la foto de una socorrista atractiva en Gijón se ha convertido en la mayor muestra de machismo.

Mala política

Ni vieja ni nueva: airear los trapos sucios de un partido y, sobre todo, que estos consistan en rencillas personales elevadas a categoría de lucha de bandos, grupos o familias, todo ello forma parte de la mala política. Y la practica Pablo Echenique, el más sobrevalorado de los representantes públicos actuales: en Twitter le han caído críticas por intentar arrinconar a Fernando Barredo, que en Vistalegre dejó en evidencia delante de todo el mundo su gestión como cargo interno.

Otro tuit que sobra

Gorka Knörr me respondía en Twitter, precisamente, que la gravedad de la frase de Andrea Levy era que el PP había despreciado repetidamente a Lorca. Y no le falta razón, pero creo sinceramente que Levy, que asegura que La Casa de Bernarda Alba le convirtió en revolucionaria, vive de espaldas al pasado hasta para despreciarlo, como toda esa generación de jóvenes “populares”. Y si Levy lee a Lorca es un avance, ¡igual hasta lo valora!, por lo que tuits como el de IU, riéndose de ella, sobran.

Kempes afea a Maradona

Lo grande que fue Maradona como futbolista (yo solo lo he visto en imágenes grabadas) y como icono (eso es indiscutible) se ha diluido: como entrenador ha sido un fracaso y como prescriptor político, peor. Defensor del régimen cubano se ha ofrecido a Maduro ahora como soldado de Venezuela. Mario Kempes le ha respondido en Twitter lamentando la posición de “el pelusa”, que no se ha puesto del lado de los 124 muertos durante las manifestaciones contra el chavismo.

Trump ni se molesta

Con casi 700.000 seguidores, la parodia española del dictador de Corea del Norte es una de las estrellas de Twitter en castellano. Y lo ha conseguido gracias a respuestas satíricas como la que dirigió a Donald Trump: “Te voy a dejar Washington que va a parecer Desembarco del Rey, payaso”, sobre la guerra que está dispuesto a iniciar el estadounidense contra una dictadura de chiste que ha sido obviada por todos sus antecesores hasta Nixon. Pero Trump necesita su guerra y no se molesta en crear un enemigo.

Siete fotógrafas

20170309_siete

No me gusta el lema que eligieron para celebrar el Día Internacional de la Mujer. Si algo caracteriza a las mujeres, precisamente, es que no “paran”. Y ante tantas muestras de capacidad que sirven para reivindicar e inspirar, me niego a elegir un “paro” para ilustrar el 8 de marzo en esta columna. Por eso me fijo en el reportaje de la Revista 5W sobre siete fotógrafas que, en un colectivo profesional masculino, y son capaces de retratar la vida y la muerte (en zonas de conflicto) de un modo extraordinario.

Y todo el trabajo que queda

Entiendo el significado de ese “paro” sugerido para visibilizar, precisamente, la acción cotidiana de las mujeres. Pero creo que si alguien se para otros lo aprovechan para ocupar su hueco. Por ejemplo: tenemos que actuamos contra lo que denuncia Marcelino Madrigal, que un medio digital (no importa cuál) modifique la dirección web de una noticia para que quede de este modo, “Las tetas de Emma Watson”, y funcione mejor en los buscadores, siendo casi imperceptible para ojos profanos.

Yo también fui un niño gordo

Seguramente ya sabrán que Mercedes Milá, una periodista muy sobrevalorada, ha llamado “gordo” a un bioquímico al que habían invitado a un programa para discutir con la propia Mila sobre un método de adelgazamiento que ella defiende pero que carece, al parecer, de base científica. Aunque lo dicho por Milá es claramente criticable, el propio José Miguel Mulet recordaba en Twitter: “Seguramente hoy en algún colegio se habrán reído de algún chaval por estar gordo. Luego no vengáis con programas sobre el bullying”.

Rojerío del siglo XXI

Yo defiendo que cada uno tenga las ideas que le dé la gana y que, en base a ellas y siempre que respeten las de los demás, actúe o vote a quien quiera. Pero también creo que ese respeto al pensamiento ajeno es perfectamente compatible con la crítica: miles de empresas expropiadas, inflacción, desigualdad, carestía, deuda externa (sobre todo con China) y una dependencia absoluta de un único recurso, el petróleo. Esa es la principal “siembre” de Chávez que IU celebra en Twitter.

¿Cuál es la filtración de Wikileaks?

Parece que hablaremos mucho durante los próximos días de la última filtración que Wikileaks hará pública y que, según Magnet Xataka, consiste en “las supuestas herramientas que la agencia utiliza para usar los smartphones, ordenadores, smart TVs y otros dispositivos para recopilar información”. Básicamente, se trata de “tres años de hackeo a dispositivos domésticos”, con todo tipo de técnicas de escucha por medio de las cámaras y los micrófonos que hemos pagado por introducir en nuestros hogares.

Y Mariano habló de fútbol

20160520_mariano

Que todo el mundo deje lo que esté haciendo ahora mismo y mire hacia aquí, hacia el tuit de Mariano Rajoy sobre la actualidad más destacada: la futbolística. Y que aprecie el toque, el matiz, la calidez y calidad humana del presidente del gobierno español y el PP, que es capaz de hacer un chiste con su nombre… Y con el fútbol. Ahí está el líder único del PP que se ha cargado a todos sus rivales, desde Aznar hasta Feijoo, hablando de lo que de verdad le importa: lo que publica el Marca.

¿Quién convierte el fútbol en política?

Yo creo que esta vez la pregunta y la respuesta no pueden ser más claras y sencillas: si un político toma una decisión sobre una bandera en un evento deportivo, ¿no es evidente que quien politiza el uso de la bandera y el evento es el propio político? Pues que se lo expliquen a Concepción Dancausa y a quienes la defienden. El periodista Gerado Tecé apostillaba en Twitter: “Seguro que prohibir las esteladas será una buena estrategia para que se les quiten las ganas de independizarse”.

A IU también se le está yendo de las manos

En IU hacen un uso muy interesante de Twitter: tuitean para la comunidad y acoplan el mensaje general a una serie de acciones e incluso chistes que, prácticamente, solo cogen los muy tuiteros. Pero creo que empieza a írsele de las manos: paso bastante tiempo en Twitter y tuve que buscar qué significa “fandom” y “shippeo”. Pese a la tontería, o precisamente porque es una tontería, el tuit ha logrado 14.000 interacciones y más de mil retuits. ¿Y esto cuánto es en votos? Veremos, pero no suele haber correlación positiva.

No importa el nombre, importa la acción

No me importa en absoluto que Manolo Monereo vaya de cabeza de lista por Córdoba de la coalición Unidos Podemos, ni que éste sea considerado uno de los padres políticos e impulsores de la carrera de Pablo Iglesias. Tampoco me importa ni tiene que hacerlo que la decisión haya sido del propio Iglesias. Sí me importa que nos tome por tontos y siga haciéndonos creer que en Podemos mandan los círculos o “la gente”, porque manda quien mandan y al más puro estilo Albert Rivera.

Mújica también lo dice

Celebro que hasta Pablo Echenique haya puesto cierta cordura y haya criticado a Nicolás Maduro. El heredero de Chávez solo es una copia muy mala del militar y ha gobernado Venezuela como un mono con dos pistolas. Hasta José Mujica, ex presidente uruguayo y referente de la izquierda contemporánea ha exclamado: “Maduro está loco como una cabra”. Lo que me sorprende es que haya quien trague con su propaganda y le defienda pese a las evidencias.