Limpiando la policía

Lo del PP es sorprendente. Se me ocurren más calificativos pero creo que ese es suficiente de momento: Ignacio González aseguraba en una conversación telefónica a Enrique Cerezo que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, le había hecho caso cuando le pidió que limpiara la Policía (el expresidente de la Comunidad de Madrid estaba siendo investigado) “hasta dentro” y “cortara lo que hiciera falta”, “como Paquirri”. Referencias psicodélicas aparte, el asunto es bastante grave.

Pablo, “la gente” se cansa

Los protagonistas de la nueva política están a un par de manifestaciones de comprobar que “la gente”, como ellos dicen, se cansa. Por mucho que les traten como a estrellas del rock e Iglesias, Montero y demás actúen como tal, hasta los más fans se agotan de asistir siempre al mismo concierto de sus ídolos. Podemos ahora activa otra movilización contra la corrupción para el sábado que viene. En Madrid, claro. Y podrá comprobar que a quien no le va en el sueldo ya no le acompaña.

Las nuevas estrellas también cansan

Cada mañana me sorprendo porque mi columna sigue ahí, casi diez años después. Me sorprendo porque ninguno de los jefes en la redacción se ha cansado de mí y parece que los lectores tampoco lo llevan mal. Un milagro. Y me obligo a ser consciente de este privilegio para no creerme lo que no soy. Sobre todo porque leo cada día a las nuevas estrellas del periodismo on-line, esas a las que se refiere la usuaria de Twitter @elenistica: “De qué sirven tantos nuevos medios si en todos escribe la misma gente”.

WordPress cierra su oficina

Para quienes hemos tenido la oportunidad de ver cómo ha crecido la creación de opinión y comentarios de actualidad en Internet hay cuatro marcas clave (y posiblemente en este orden): Google, Facebook, Twitter y WordPress. Así que es muy significativo que la plataforma de blogs haya anunciado que cierra sus oficinas… ¡Porque nadie las usa! “Cinco personas van y tienen 1.300 metros cuadrados para ellos”, según Matt Mullenweg, jefe de esta compañía en la que triunfa el teletrabajo.

Yo también prefiero jugar contra la máquina

Igual es una cuestión generacional, pero creo que mi admirado Javi Sánchez clava su tuit: “Pero por qué, por qué esa obsesión en jugar con gente. ¿No hemos aprendido nada después de dos guerras mundiales?”. Lo escribe después de asistir a varias presentaciones de videojuegos en la convención más importante, en la que las marcas destacan esos juegos que permiten conectar a varias personas a la vez on-line. Yo nunca me sentí cómodo ni cuando jugábamos dos en la misma recreativa.

Saber para votar

20170529_saber

Los electores y su decisión, basada en lo que les dé la gana (emoción, venganza, impulso, dejar hacer, mantener el estado de las cosas…), son sagrados. Por eso es importante que la prensa informe: aquí no elegimos a Trump, pero empujamos para que se sepa cómo le consideran sus interlocutores. “Es como si se estuvieran preparando para tratar con un niño, alguien con una capacidad de atención corta que no tiene conocimientos sobre la OTAN, ni interés en cuestiones de política en profundidad ni nada” (El Español).

Ya se caerán otros del guindo

Solo por una frase merece la pena leer la pieza de Alberto Olmos en El Confidencial sobre “Trincheras Permanentes”, el libro de Carolina León, desencantada de aquel 15-M que, según algunos, lo cambió todo. Ella tiene sus dudas (y aquí llegamos a la cita magnífica): “No deja de resultar devastador que el 15-M pusiera a cada uno en su sitio: al hijo del diputado, de diputado, y al hijo del pobre, de pobre”. Ese viene a ser el corolario de un libro en el que se sorprende ante el acomodo parlamentario de algunos personajes.

Un tema importante

Ayer mismo escribía una columna pesimista sobre Internet. Pero sería injusto con esta herramienta si no reconociera que sirve para que nos enteremos de un montón de cosas. Algunas, más tontas y, otras, muy importantes: por ejemplo, cómo funciona el nuevo fármaco contra el cáncer que, parece, sí será un paso adelante, según Magnet. ¿Por qué? Porque modifica los planteamientos y ya no se trata de curar órganos sino de atajar tipos de mutaciones.

¿China cambiará el fútbol?

Permítanme que lo dude. Según la tesis de mi admirado Javi Sánchez en GQ, el dinero y el empeño de los chinos incluso influyen ya en operaciones como los 45 millones que ha pagado el Real Madrid por un brasileño de 16 años. Y en el futuro, cambiará este deporte. Pero el fracaso del plan (que en el fondo solo busca ser el nuevo opio del pueblo oprimido por una dictadura) está asegurado por lo que más nos gusta del fútbol, en el que no siempre gana el más poderoso.

Hay un mundo fuera de Internet

Mi cuñado flipa con su Thermomix. Y hace bien: he comido bastantes cosas cocinadas por este robot (cada vez más habitual en cocinas profesionales y muy profesionales) y, la verdad, están muy buenas. Pero el aparato, como bien explican en El Independiente, me aporta la posibilidad de hablar de otro asunto: lo bien que viven algunas marcas y colectivos profesionales de espaldas a Internet. Sí, enriquecerse con tu trabajo, idea o talento sin la gran red es posible. No lo olvidemos.

¡Bastante tiene Zaplana!

20170428_zaplana

No seré yo el abogado de Eduardo Zaplana ni su defensor en los medios. Bastantes tendrá y bastante poco aprecio le tengo yo como icono del político soberbio y de buen vivir, características que aborrezco en un representante público. Pero, no, no fue el que dijo: “Estoy en política para forrarme”. Ese fue Vicente Sanz, también del PP y también valenciano. Tenemos que ser rigurosos, pese a Twitter, para no perder la perspectiva de los desmanes y que todos parezcan lo mismo.

La soberbia insoportable

Acabo de confesarles que desprecio a los políticos soberbios y que hacen alarde de su buena vida… E insisto en ello, esta vez, con los defensores de los partidos que ejercen con soberbia su activismo político. Hace bien Juan Ignacio Pérez en ridiculizar a algunos: “Para superioridad moral la de la extrema izquierda y el ecologismo político afín. Los demás estamos a sueldo de alguien”. Y lo hace en medio de los mensajes que mandan desde esa supuesta izquierda a favor de Le Pen.

Que no vuelva a ser tarde

Continuo. Como bien señala Pérez Iglesias, entre otros, hay quien desde posiciones de izquierda, supuestamente, asegura que Le Pen y Macron son lo mismo (entre una fascista y cualquiera, la opción correcta siempre es cualquiera), o anima a los franceses a no votar. Mensajes parecidos se lanzaron en EE.UU., y precisamente en la Casa Blanca el retrato de Hillary Clinton como primera dama se ha convertido en una de las principales atracciones de la presidencia Trump.

Otra sobre “lo colaborativo”

Insistiré también en el engaño de marcas como Uber o Airbnb que, en nombre de “lo colaborativo”, se han enriquecido dándonos lecciones. Hoy Airbnb no es una plataforma para alquilar a un viajero esa habitación que te sobra, como recuerda Javi Sánchez, sino una empresa de pisos por noches para turistas, que no paga impuestos. Hay incluso agencias que localizan y preparan pisos como si fueran viviendas habituales, generando un negocio que encarece el metro cuadrado y vacía centros de ciudades.

Pepsi redescubre “the kalimotxo”

No, Pepsi no me ha pagado para que les hable de su anuncio en Twitter, ese en el que promocionan una bebida que ellos llaman “1893” y que, al parecer, es estupenda para mezclar con vino. Lo que desconozco es si la empresa estadounidense ha pagado a los autores del primer kalimotxo (algunas “leyendas” sitúan su origen en el Puerto Viejo de Algorta, otras en la Aste Nagusia de Bilbao) sus correspondientes derechos. En cualquier caso, divierte ver una de nuestras bebidas más internacionales como reclamo a nivel mundial.

“Endiablado” PSOE

20170409_endiablado

El PSOE siempre ha sido un partido cainita, pero en estas primarias pueden batir todos sus récords. La grabación a Miguel Ángel Heredia, del equipo de Susana Díaz, convenientemente difundida, es muy significativa. Primero, porque quien la grabó sabía que iba a decir algo “aprovechable” para atacarle. Después, porque cumplió: llamó “hijaputa” a una compañera diputada y calificó como “endiablado” al grupo en el Congreso por las constantes fricciones que aparecen.

¿Por qué es tan difícil?

Me sorprende leer los extractos que en la Revista Panenka han sacado de la entrevista a Thomas Hitzlsperger en 11 Freunde, en la que el alemán, internacional con su país y que ha jugado también en Inglaterra e Italia al máximo nivel, hablaba de cómo afrontó el momento en el que decidió hacer público que es homosexual. Tuvo que esperar a colgar las botas y, por suerte, recibió un montón de mensajes de apoyo. Sin embargo, reconoce que el resultado habría sido diferente si lo hubiese hecho en activo. ¿Por qué?

La gran mentira de Internet

Para los del sector es un chiste recurrente: la gran mentira de Internet es “yo acepto”, el botón que todos apretamos cuando nos preguntan si hemos leído y damos por buenos los términos y condiciones de uso de un servicio, aplicación o red social. Lo cierto es que nadie los lee, y la prueba es que para hacerlo completamente en el caso de Amazon hacen falta, por lo menos, nueve horas. El récord de hecho, acaba de establecerse en ocho horas y 59 minutos. Y nosotros aceptamos en un par de segundos.

Contra el “Mrwonderfulismo” fotográfico

Robo a Iker Morán el titular de su columna, y no le robo el texto entero porque no puedo, pero coincido plenamente con él cuando critica la corriente positiva que se ha instalado también en el mundo de la fotografía, y cuyo máximo exponente es Mr. Wonderful, esa empresa de merchandising con fotos optimistas cuyo éxito, por supuesto, celebro. Pero no es extensible ese “buen rollo” a la foto, ni siquiera a Instagram. Las buenas fotos, como recuerda Morán, son no se consiguen solo con proponérselo.

Sobre el “nesting” y el descanso

Sigo con otro de mis periodistas digitales favoritos: Javi Sánchez ha desmontado en la web de GQ el “nesting”, pero no tanto lo que es (según el propio Sánchez, el tradicional “sofá y mantita”), sino la manía de poner a todo un nombre. El “nesting”, por cierto, es quedarse en casa todo el fin de semana, sin salir, y el autor del texto lo resume así: “¿Puedes, exterior de mi casa, ofrecerme algo mejor de lo que me espera en ella?”. Dicho esto, soy de los que piensa que el descanso no está suficientemente valorado.

“Día del desarme”

20170324_desarme

Cuidado con lo que nos dejamos enredar: a veces pienso que los “artesanos de la paz” que piden a la ciudadanía que participe en el “día del desarme” de ETA temen que alguien les esté tomando el pelo y, por si acaso, quieren que todos los demás nos lo dejemos tomar también. Pero la entrega de armas de ETA (que me temo que será decepcionante) es un paso muy serio y como tal tenemos que tomárnoslo, porque con esas armas se ha matado y amenazado a personas.

La capucha, no: lo de dentro

No sé por qué hablamos de “encapuchados” cuando es más interesante lo que tienen en la cabeza que con lo que se la cubren. Así, más me preocupa la materia gris de quienes se uniformizan (sudadera negra con capucha y pasamontañas negro) y se dedican a romper mobiliario urbano y de la universidad para protestar… contra todo. Porque en la manifestación de ayer reivindicaban tantas cosas que, en realidad, ninguna era el objetivo salvo el propio conflicto.

Por supuesto, Westminster

Evidentemente, en esta columna también tenemos que hablar de lo que sucedió en Londres y de cómo las redes sociales lo han recogido. A la parte buena como los Facebook Live de la BBC para ver qué estaba sucediendo, y lo rápido que reaccionaron los medios (los tradicionales) ofreciendo información contrastada, hay que sumar la mala: la cantidad de mensajes islamófobos que nos han intentado colar los que están de campaña permanente por su propia xenofobia.

No se lo contéis al ministro

Esto que acabo de describir de que en Facebook podíamos ver en directo lo que emitían las cámaras de los alrededores de Westminster, y de que en Twitter se distribuyeron fotografías del momento inmediatamente que luego fueron usadas para los propósitos de los peor intencionados, no se lo cuenten de sopetón a Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación y portavoz del Gobierno, que delante de un foro profesional tuvo el valor de decir que “el futuro pasa por hacer páginas web”. ¡Y olé!

No será el último

Tiene razón Javi Sánchez, uno de los periodistas más sagaces que he conocido gracias a Internet, en que el titular que han puesto, con toda la (buena) intención en El Diario es valiosísimo: “La gestora del PSOE prohíbe por burofax a Pedro Sánchez continuar con su ‘crowdfunding’”. Dibuja la confrontación de dos mundos, el del burofax, pegado a la normativa y a mecánicas tradicionales, contra el del crowdfunding, pegado a Internet y la participación.