Frivolizar con una guerra civil

La moda de no vacunar a los niños solo es entendible porque las pandemias están erradicadas entre quienes tienen tiempo para informarse en Internet buscando los argumentos más enrevesados. Del mismo modo, quien frivoliza con la guerra civil ha vivido muy lejos de enfrentamientos reales. Lo hace Julian Assange, el mago blanco de ese progresismo que no distingue la izquierda de la extrema derecha, cuando habla de Catalunya con absoluta irresponsabilidad.

Delito de “apología del referéndum”

No es ninguna broma: una cuenta en Twitter del PP en Madrid argumentaba que el acto a favor del referéndum en Catalunya que iba a producirse en Madrid ha sido prohibido por hacer, precisamente, “apología de un referéndum” como si esto fuera un delito. En serio: ¿no se escuchan cuando hablan ni se leen cuando escriben? ¿No se dan cuenta del ridículo que hacen con ciertas afirmaciones como que la democracia tiene que impedir el derecho a decidir?

Hazte Oír, de utilidad pública (todavía)

Puede tener razón el ministro español de Interior cuando afirma que Hazte Oír seguirá siendo una asociación de utilidad pública porque está al corriente de todos los requerimientos administrativos y los procesos judiciales en los que está inmersa no se han resuelto. El problema, no obstante, es doble: ¿quién y por qué se declaró de utilidad pública a la extrema derecha? ¿No hay suficientes motivos extraordinarios para tomar una decisión extraordinaria?

La realidad supera la ficción

Roberto Saviano está de promoción y su trabajo es llamar nuestra atención para que hablemos de su última novela, lo sé. Pero no es menos cierto que lo que cuenta en El Confidencial anima a que le mencionemos… Y a acercarnos a su trabajo. El autor, especializado en la mafia italiana, advierte de que su texto, sobre la crueldad de las nuevas generaciones de mafiosos, es superado por la realidad, en la que los más jóvenes se muestran verdaderamente agresivos y sanguinarios.

La crisis en YouTube se estabiliza

Hace unos meses les explicábamos la crisis que estaban viviendo en YouTube algunos generadores de contenido, cuya zafiedad era al mismo tiempo reclamo para las audiencias jóvenes y rechazo para las marcas que más dinero gastan en la plataforma como anunciantes. La mayoría de youtubers, leemos ahora en Magnet, han decidido generar contenido “familiar” para no perder dinero, y otros se resignan a pasar filtros de control con los que lo pierden.

Limpiando la policía

Lo del PP es sorprendente. Se me ocurren más calificativos pero creo que ese es suficiente de momento: Ignacio González aseguraba en una conversación telefónica a Enrique Cerezo que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, le había hecho caso cuando le pidió que limpiara la Policía (el expresidente de la Comunidad de Madrid estaba siendo investigado) “hasta dentro” y “cortara lo que hiciera falta”, “como Paquirri”. Referencias psicodélicas aparte, el asunto es bastante grave.

Pablo, “la gente” se cansa

Los protagonistas de la nueva política están a un par de manifestaciones de comprobar que “la gente”, como ellos dicen, se cansa. Por mucho que les traten como a estrellas del rock e Iglesias, Montero y demás actúen como tal, hasta los más fans se agotan de asistir siempre al mismo concierto de sus ídolos. Podemos ahora activa otra movilización contra la corrupción para el sábado que viene. En Madrid, claro. Y podrá comprobar que a quien no le va en el sueldo ya no le acompaña.

Las nuevas estrellas también cansan

Cada mañana me sorprendo porque mi columna sigue ahí, casi diez años después. Me sorprendo porque ninguno de los jefes en la redacción se ha cansado de mí y parece que los lectores tampoco lo llevan mal. Un milagro. Y me obligo a ser consciente de este privilegio para no creerme lo que no soy. Sobre todo porque leo cada día a las nuevas estrellas del periodismo on-line, esas a las que se refiere la usuaria de Twitter @elenistica: “De qué sirven tantos nuevos medios si en todos escribe la misma gente”.

WordPress cierra su oficina

Para quienes hemos tenido la oportunidad de ver cómo ha crecido la creación de opinión y comentarios de actualidad en Internet hay cuatro marcas clave (y posiblemente en este orden): Google, Facebook, Twitter y WordPress. Así que es muy significativo que la plataforma de blogs haya anunciado que cierra sus oficinas… ¡Porque nadie las usa! “Cinco personas van y tienen 1.300 metros cuadrados para ellos”, según Matt Mullenweg, jefe de esta compañía en la que triunfa el teletrabajo.

Yo también prefiero jugar contra la máquina

Igual es una cuestión generacional, pero creo que mi admirado Javi Sánchez clava su tuit: “Pero por qué, por qué esa obsesión en jugar con gente. ¿No hemos aprendido nada después de dos guerras mundiales?”. Lo escribe después de asistir a varias presentaciones de videojuegos en la convención más importante, en la que las marcas destacan esos juegos que permiten conectar a varias personas a la vez on-line. Yo nunca me sentí cómodo ni cuando jugábamos dos en la misma recreativa.

Los “millennials” y Antonio Navalón

20170613_navalon

El columnista de El País ha sido el gran protagonista de Twitter por asegurar que los nacidos a partir de 1981 (conocidos pomposamente como “millennials”) no aportan nada, no escuchan y solo se preocupan de los “likes” en las redes sociales digitales. Antonio Navalón no es el primero ni será el último que niega lo que no comprende, y yo estoy más cerca de otros periodistas como Eduardo Suárez o Javi Sánchez, que se confiesan cansados de tanta moralina e hipocresía.

Bulos, no

Umberto Eco avisaba de que lo peor de Internet es que pone al mimo nivel la opinión de un erudito sobre un tema que la respuesta de un ignorante rebatiéndole. Y en esto también tenía razón. La moralina (también aquí) de los “divulgadores científicos” que dan los carnés de listo (como ellos) o crédulo no me gusta, pero les otorgo la razón cuando critican mensajes sin fundamento real como que las vacunas son peligrosas, que siguen extendiéndose por Internet gracias a ignorantes como Javier Cárdenas.

Violencia, tampoco

Más de 127.000 personas siguen la traslación a Twitter de lo que parece un foro de miembros Guardia Civil que expresan anónimamente sus opiniones. Por ejemplo, su disposición a detener por la fuerza el “golpe de estado” que se va a dar en Catalunya con la convocatoria de un referéndum para elegir si la ciudadanía quiere una republicana catalana. Sí, en la descripción de la cuenta indican que no son opiniones oficiales, pero para mí esa contradicción es, precisamente, lo preocupante.

¿Suspenso en matemáticas?

Juan Ignacio Zoido ha llegado a ministro español de Interior arrastrando un llamativo suspenso en matemáticas. Vamos a ayudarle a sacar las cuentas: si se cumplen ahora 49 años del asesinato de José Pardines, el atentado tuvo lugar en 1968, es decir, durante el régimen de Franco, por lo que la víctima difícilmente puede ser considerada “mártir de nuestra democracia”, como indica Zoido. ¿O el suspenso no es en matemáticas sino en historia o en sistemas democráticos?

El modelo irlandés

No me ensaño: de hecho, me duele traerles recurrentemente noticias del Belfast Telegraph con muestras de que la violencia “sectaria” en Irlanda del Norte no es cosa del pasado, sino del presente. Un chico de 15 años ha sido atacado en Derry con barras de hierro por encapuchados que le han roto varios huesos, en lo que parece un asalto paramilitar. Los bandos, las bandas, los planes para atacar y la violencia directa sigue presente en lo que algunos señalan como “modelo”.

El duro trabajo de parecer de izquierdas

20170513_duro

Parecer de izquierdas en estos tiempos de redes sociales implacables es un trabajo realmente duro. Hay que estar muy atento para que no se te pase ninguna causa y hacer tuyos a muerte argumentos que agarras al vuelo, y para asumir una doble moral que siempre arrojarás a otros. Ayer un escrache (el que hicieron opositores venezolanos a oficialistas) era malo, y había que asegurar con determinación que los manifestantes gritaban “Franco, Franco” cuando en realidad acusaban de ser “narcos, narcos” a los de Maduro.

Y lo fácil que se te va de las manos…

Parecer de izquierdas en estos tiempos de redes sociales implacables también te obliga ir por delante de todo y de todos. Eso cansa y, claro, hace que cometas errores de bulto como el último de Podemos que denuncian en @bufetalmeida, una cuenta (32.200 seguidores) que explica cuestiones legales sobre Internet y ha dado un severo repaso a los excesos de los de Iglesias: “La proposición de Podemos es manifiestamente inconstitucional. No se pueden retirar publicaciones de Internet por orden administrativa”.

Los maridos del César

Los políticos, como la mujer del César, tienen que ser honestos y, además, parecerlo. Mal papel se puede hacer desde los palcos de los grandes clubes de fútbol, pero si el anfitrión es Enrique Cerezo, imputado por el asunto del ático de Ignacio González y noticia reciente la conversación con el ex presidente de Madrid para ver si tenían que dar dos tiros al fiscal, peor. Miembros de la judicatura, abogados en casos de corrupción e incluso Cifuentes, De Guindos y Zoido se codearon con el personaje.

España no es país para jóvenes

Con poco más de 250 seguidores, @yaizarami ha conseguido que su tuit de denuncia de una oferta laboral incalificable haya alcanzado casi los 13.000 retuits. La empresa Right Design Agency, de Madrid, busca a una persona con conocimientos avanzados en diseño, herramientas digitales, realización de vídeos, manejo del inglés, que haya cursado un máster y esté dispuesta a trabajar 8 horas al día de lunes a viernes por 350 € al mes en régimen de becaria.

¡Que no nos falte el buen humor!

Entre tanta doble moral de izquierdas, tanto intento de tomarnos el pelo en sede parlamentario (por parte de unos y otros), tanto privilegio de VIP e imputado, y tanta falta de escrúpulos, uno agradece que en páginas de Facebook grandes pero humildes como Santurzti Berriak, hayan bromeado con el cartel de fiestas del Carmen y anunciasen al concejal de Cultura como “divertido play boy”. El propio Danel Bringas respondía: “Me troncho”, y reconozco que me alegró el día.

¡Que haga una tuit-entrevista!

20170220_tiut

La fortaleza de Patxi López como candidato a secretario general del PSOE genera ciertas dudas: según El Español, la presencia de afiliados de su partido ha sido bastante irregular, y algunos han contado “con tan solo unas decenas de militantes”, mientras Pedro Sánchez (con el que se supone que compite por el mismo espacio) no afloja y junta a varios centenares en todos sus actos. Así que el exlehendakari ha decidido intensificar su carrera: 50 eventos en mes y medio en toda España. Y esto, ¿quién lo paga?

Estado policial… y poco recomendable

¡Cómo tienen que ser las “cloacas policiales” (la expresión no es mía, sino de El Confidencial Digital) como para que un ministro de Interior del PP haya decidido desmontar la organización tramada por el ministro de Interior del PP que le ha precedido! Personalmente, me recuerda a la época de la guerra sucia: Zoido hablaría de un “equipo en la sombra”, de que “ya nadie está blindado” y calcula que necesita seis meses para hacer una “limpieza a fondo” de lo que le dejó Fernández Díaz.

El lado oscuro de Canadá

Llevamos toda la semana hablando del tratado de libre comercio entre Canadá y Europa que la mayoría de europarlamentarios ha ratificado, y que ha unido en el “no” a la extrema derecha europea con Bildu, Podemos, Syriza o el Sinn Fein. Pero, ¿tenemos algo que temer? En Magnet han recopilado los mayores abusos históricos y ambientales de Canadá, y han añadido su laxa política de control alimenticio (que tendrá que someterse a la Europea, más restrictiva) y que es una potencia de exportación de armas.

Un ingeniero vasco sobresaliente

Hasier Larrea es, según Forbes, “uno de los 30 ingenieros de menos de 30 años que están reinventando la industria”, y su gran aportación se resumen (espero que su familia y él mismo me permitan la osadía) en que podamos mover las paredes de las estancias de nuestras viviendas para agrandar la que usemos en ese momento y vivir de un modo más confortable. Una versión extendida de esta idea y de la trayectoria de Larrea se puede disfrutar en El Confidencial.

Cómo funciona un fraude en Twitter

Sí, se trata de un fraude porque cuando uno recibe dinero por hacer publicidad, además, está obligado a explicitarlo. Y quien lo oculta hace fraude. Lo vemos a diario en cuentas de “instagramers” que hablan como de casualidad de ciertas marcas, y lo hemos visto con toda su crudeza en la pieza de Vozpópuli al respecto, motivada por una desacertada campaña de Ballantine’s que habría pagado por publicar tuits con su marca a propietarios de cuentas que roban contenido para conseguir seguidores y venderse.