Rajoy, trending topic

No podía ser de otra manera en estos tiempos cuando el presidente del gobierno de un estado es llamado a declarar como testigo por un escándalo (con todas las letras) de corrupción en el partido que igualmente preside. Su comparecencia, comentada en Twitter hasta el hastío se resume en un esperado “yo no sé nada” y en una foto que tendría que suponer una vergüenza para el partido, el estado y el propio Rajoy. Y el único responsable de esa mala imagen es el testigo.

La cárcel daña

Hace muchos años los hermanos menesianos nos llevaron de excursión a Nanclares de Oca, donde el seminario estaba muy cerca de la prisión. Allí un sacerdote nos contó que la cárcel, a la que acudía con regularidad, era un sitio terrible y trágico en el que siempre hacía frío. Supongo que esta lección la recibimos muchos en la niñez, así que la petición de Ignacio González de libertad condicional porque la cárcel le está afectando es solo otro ejemplo de la impunidad con la que han vivido los más alejados de la realidad.

Siempre estuvo mal

Estoy de acuerdo con Julio Lleonart cuando tuitea que el acoso a políticos estuvo mal antes, cuando lo aplaudía y hasta fomentaba Podemos, y lo está ahora que Pablo Iglesias y otros dirigentes han sido víctimas de estos ataques personales en la calle. El que fuera diputado por UPyD apela a la coherencia, un rasgo que se disuelve en esta época de Twitter, mensajes rápidos y modas efímeras que se nos amontonan. Pero Lleonart tiene razón: siempre estuvo mal.

¡Qué pereza!

Por si no lo saben, Taburete es el grupo en el que cantan el hijo de Luis Bárcenas y el nieto de Gerardo Díaz Ferrán, y está de moda entre la juventud española conservadora. Y Los Chikos del Maíz serían sus antagonistas: una formación que abandera (sobre todo su lider, “el Nega”) la revolución de “la gente” (en el sentido de Podemos, sí). Pues bien, ambos se han enzarzado… ¡en un debate en Twitter! Bien acompañados por sus defensores ideologizados. ¡Qué pereza, por favor!

Twitter aburre

Mal verano preveo en Twitter cuando es evidente que lo que llevamos de estación la red social ha perdido muchos, muchos enteros. De aquel bar en el que más o menos nos conocíamos todos y en el que el ingenio era el único mérito necesario para amasar seguidores, hemos pasado a un Twitter de personas con una capacidad asombrosa para indignarse por todo con sus correspondientes legiones de aplaudidores… y de odiadores. Esto empieza a aburrir y eso no es bueno.

Cuando todo es normal

Sí, en Twitter siguen dando vueltas a la columna de Antonio Maestre sobre sus recuerdos en un barrio de la periferia de Madrid. Pero les aseguro que solo se trata un texto normal que, sorprendentemente, ha desempolvado una lucha de clases que huele a naftalina. Por suerte, también hay tuiteros que ponderan bien la realidad, como en el hilo en el que “Mario” normaliza el asunto: la historia de Maestre, correcta, solo es una más entre la mayoría.

No más juicios paralelos, por favor

Nunca me han gustado pero de un tiempo a esta parte los juicios paralelos empiezan a aburrirme extraordinariamente. Los mediáticos y los políticos. Tanto que hasta estoy de acuerdo con Pastrana en Twitter (para variar): “Eso de las comisiones de investigación es un gran invento, sirven por ejemplo para que un sinvergüenza como Bárcenas se chulee de todos”. Sigo creyendo que es mejor que los jueces hagan su trabajo sin comisiones parlamentarias que buscan el foco simultáneas ni contertulios (también digitales) dictando sentencias de barra de bar.

Sobre la multa a Google

En El Confidencial explican bastante bien la multa milmillonaria a Google. Básicamente, la Comisión Europea sanciona a la empresa del buscador por ofrecer los resultados que le benefician y perjudican a la competencia en sus negocios derivados. No solo es dinero (mucho en general, poco para la empresa): la experiencia de usuario puede mejorar, y no hay riesgo de cierre como venganza porque a Google le interesa seguir ofreciéndonos resultados incluso en igualdad.

Una angustiosa maravilla

The Guadian vuelve a ofrecernos en su web otra de esas maravillas visuales que nos recuerdan que gracias a Internet es posible mejorar el periodismo. Benny Lam ha documentado fotográficamente la realidad de los “pisos subdivididos” de Hong Kong. Pequeños habitáculos del tamaño de un colchón de 90 y medio metro de altura con cortinas echadas y cocinas con inodoros llenas de cacharros son, según vemos, el día a día de miles de personas. Un trabajo extraordinario.

Costumbrismo 2.0

Si no lo conocen, busquen el canal de YouTube de Alberto Casado y Rober Bodegas. Se llama Pantomima Full y en él muestran una capacidad envidiable para el sarcasmo. Retratan a una generación que es la suya, que es la mía, en la que vamos de entendidos, de emprendedores, de sibaritas… Y estamos atrapados en un postureo insoportable. Casado y Bodegas tienen, además, tres vídeos en el BBK Live sobre los límites de lo “indie”: puro costumbrismo contemporáneo.

Unidos Podemos sí negocia su deuda con los bancos

20170326_unidos

Las cartas boca arriba: si Izquierda Unida forma parte de Unidos Podemos, y Alberto Garzón acaba de renegociar su deuda, de cuatro millones de euros, Unidos Podemos tiene créditos que negocia y paga a los bancos. Y ojo, no solo no me parece mal: ¡me parece muy bien! ¿Qué mensaje mejor que el de nuestros representantes cumpliendo con su responsabilidad? El problema lo tienen quienes consideran que eso es negativo y venden algo irreal: que Unidos Podemos no tiene deuda con los bancos y no negocia con ellos.

El valor de la marca

Nuestra marca no es importante: nuestra marca es sagrada. Ni exagero ni ironizo: la marca (también la personal: nuestro nombre y nuestro apellido) es nuestro mayor valor. Y todo lo que hacemos le afecta. Por eso es importante trabajar bien, para que nuestra marca se relacione solo con valores positivos y para que no nos pase lo que leemos en El Plural: “Los Ayuntamientos no quieren contratar a Kiko Rivera, la Pantoja o el grupo del hijo de Bárcenas”.

Burbuja, no: caja

Llevo años advirtiéndolo: la bajada de precios de la vivienda no benefició en nada a las personas que querían independizarse y empezar una nueva vida. Es decir: no era una buena noticia aunque algunos interesados así la vendieran. Sin crédito, las compraventas a tocateja batieron récords (literalmente) y los inversores ampliaron su oferta. Una oferta que ahora lanzan al alza tanto para alquilar (con un inesperado boom de los alquileres turísticos, incluido) como para vender.

Antes los llamábamos simplemente “gilipollas”

No adopto el estilo de Pablo Iglesias, simplemente me limito a elegir el calificativo más adecuado: antes de YouTube a los gilipollas les llamábamos así. Ahora son “youtubers” que insultan (caranchoa), vejan (dando galletas rellenas de pasta de dientes y 20 euros a un sintecho), simulan agredir a repartidores de pizza con gas pimienta, y (lo último de momento) agreden a chicas besándolas en la boca sin permiso. Wilson Alfonso, por suerte, ya va camino del juez.

Y, sí, hacen negocio

¿Y por qué tanto tonto con cámara (y ahora cámaras llevamos todos encima todo el día) quieren ser “youtuber”? Pues porque da mucho dinero. Tanto que, según va haciéndose famosos, van trasladándose a vivir a Andorra. Y así, encontramos pisazos (5.000 euros al mes de alquiler) compartidos por chavales que se graban desde el Principado. ¿El motivo? El evidente: pagar menos impuestos y quedarse con más de la parte que facturan. Y por lo visto, facturan muy bien.

El principio de Arquímedes, según López

20170118_arquimedes

La fuerza sanchista con la que Patxi López se presenta a secretario general desplaza al auténtico Pedro Sánchez de la misma carrera. Ese vendría a ser el principio de Arquímedes según el ex lehendakari renegón: reniega del apoyo que recibió del PP, reniega de haberse abstenido ante Rajoy, y reniega de haber empujado a Sánchez un callejón sin salida. ¿O no reniega de nada en la que, posiblemente, sea la carrera más afortunada de un político que se recuerde?

Lo que de verdad importa

Tiene razón el usuario @erreharria cuando tuitea que la estupenda campaña de Chrysallis, además de para visibilizar que hay niños con vulva y niñas con pene, sirve para detectar idiotas. Las críticas al cartel, a la campaña y al mensaje son propias de personas insensibles, incapaces de comprender una problemática real que genera sufrimiento en quien no sabe expresar lo que siente aún, como son los niños y las niñas. Los ataques retratan.

Llámalo “arte”

Puede “pintarlo” como quiera, adornarlo, vestirlo con las palabras más abigarradas, las expresiones más dulcificantes y, si quiere, hasta con poemas. Pero Luis Bárcenas no puede esconder lo que realmente pasó. La “metáfora” esa de la “contabilidad extracontable” nos la tomaríamos como un insulto si, en el fondo, Bárcenas no creyese que está haciéndonos disfrutar con su arte. Un arte que bien parece de truhan sin señorío y con el que justifica su fortuna.

Política exterior tipo “cuñado”

Les propongo un ejercicio: escuchar las noticias sobre declaraciones de Donald Trump sin prestar mucha atención, haciendo algo mecánico, dejando que entren las palabras como si nada. ¿A qué les suena? A comentarios sobre política exterior del tipo que ahora se etiqueta como “cuñado”, pero de esos de derechas que dan para atrás. Un tipo listo como Garry Kasparov hace otra lectura: Trump habla por boca de Putin. Y yo no sé si da miedo o risa.

Goian beho, Eugene Cernan

Ha fallecido la última persona que ha pisado la Luna, Eugene Cernan. Reconozco que este tipo de hitos y este tipo de héroes (para mí lo son) me fascinan porque nos permiten seguir soñando con que los seres humanos somos capaces de hacer cosas grandes y superar nuestros límites. Le recordaba en Twitter el astronauta Pedro Duque, pero también Antonio Martínez Ron: “La gente a la que yo considero héroes tiene esta pinta. Cansados y cubiertos de mierda”.

Ya hay fecha

20160730_fecha

El 25 de septiembre los vascos volveremos a votar, esta vez, para elegir quién será o seguirá siendo el lehendakari. Por medio de una rueda de prensa y de un tuit, el lehendakari resolvió una de las incógnitas políticas del verano. Ahora solo nos falta saber si en noviembre o diciembre volveremos a votar para elegir al presidente del gobierno español. La campaña vasca, en cualquier caso, ya ha empezado… oficialmente, porque algunos llevaban en ella bastante tiempo.

¡Que se pongan a ello!

Mientras tanto, en España, lo único que nos faltaba es que los partidos tradicionalmente constitucionalistas se enzarzaran en una batalla sobre la interpretación de la Constitución para dilucidar si Rajoy tiene que presentarse como candidato a una sesión de investidura o no. ¡Que alguien les pare, por favor, y se pongan a trabajar para hacer posible un gobierno español! El entremés cómico empieza a tornarse en novela negra, y alcanzará la categoría de trágica si tenemos que votar tres veces.

Claro, que el PP tiene otros problemas…

Luis Bárcenas era como conocido como “el cabrón”, según las malas lenguas, y el tiempo solo les da la razón. Que Jaime Mayor Oreja, Rodrigo Rato, Javier Arenas, Francisco Álvacez Cascos y Ángel Acebes tengan que declarar como testigos en “la mayor trama de corrupción del PP” (El Confidencial), y llamados por los jueces, es una foto estupenda para la defensa de Bárcenas, que no quiere que se hunda solo, y para los carnívoros de la política. Aquel gobierno de Aznar tan contundente, tan imbatible, está siendo maltratado por el tiempo como ninguno.

“Una mujer”

El fútbol puede ser maravilloso, como esta misma semana nos ha recordado Francesco Totti, y también puede ser un negocio sucio lleno de rufianes, y un fenómeno machista como pocos. Esta vez, por desgracia, nos tenemos que fijar en esta tercera opción. La culpa, el titular: “Messi, Higuaín y una mujer, candidatos al mejor gol del año en Europa”, que desprecia flagrantemente a la francesa Camille Abily. No, no la conocía hasta ayer, pero he tenido que buscar su nombre pese a su logro.

Otra vez el fin del mundo

El fin del mundo que tendrá lugar este fin de semana tiene su origen en la Biblia, y es poco consistente, según leemos en Xataka, donde también recuerdan con evidente sorna que “nuestra generación está de suerte: nunca en la historia los humanos vivieron y sobrevivieron a tantos fines del planeta Tierra. Durante los últimos seis años hemos contabilizado al menos una decena de predicciones y supuestos días del fin de nuestros días. El más recordado, claro, el designado por los mayas como último sopolo de la humanidad sobre su hogar planetario en 2012”.