También es una estafa

No estoy de acuerdo con esas consignas que se lanzaron en algunas manifestaciones de que la que estamos terminando de pasar “no es una crisis, es una estafa”. Por supuesto que es una crisis… Pero también está resultando una estafa, por lo menos, en lo que toca al sistema bancario: salvo Bankia, ningún banco español ha dejado de ganar dinero estos diez últimos años. Además, se han reforzado con la adquisición de cajas de ahorro a precio de saldo cuando no han recibido inyecciones de miles de millones.

Ojo al dato

Lo recordaba el viernes pasado José Antonio Suso en Radio Vitoria y EAJ-PNV lo llevaba también a su cuenta en Twitter: “En las últimas elecciones municipales y forales, Ciudadanos obtuvo en Araba un juntero y un concejal, hoy ninguno de los dos sigue en esa formación política”. Esa es la realidad vasca del partido de moda en Madrid, precisamente, por las bravuconadas contra los derechos económicos de los vascos y su posición de bastión en Catalunya.

¡Ay, las redes!

Cuando en 2009, Iñigo Camino me propuso escribir esta columna por primera vez no pensé que, casi diez años después, seguiría con ella y descartando tantos temas cada día. Pensé que a todos nos entraría la cordura: a los políticos y sus asesores que habían perdido la cabeza con las redes sociales, y al director del periódico que me explicaría que la gente está cansada de mis parrafitos. Pero yo sigo como en 2009 y los políticos y asesores, aún más desatados: PP y Ciudadanos han escenificado el fin de su pacto… ¡en Twitter!

Podemos ya sabe cómo ganar

En Podemos han dado por fin con la clave para ganar las elecciones: si no son capaces de crecer en intención de voto… Cambian las normas para que los resultados les favorezcan más. Primero, proponen modificar el sistema electoral, ¡de la mano de Ciudadanos! Y ahora que en España se pueda votar desde los dieciséis años. Ya lo decía Bescansa: si eliminasen a todos los p… viejos del censo arrasarían. Y en eso están, en desequilibrar todas las balanzas para que la suma les sea favorable.

¿Ponemos las barbas a remojar?

El conocidísimo “mall” estadounidense, símbolo de un tipo de ocio joven, está a punto de desaparecer: las nuevas generaciones no quieren trasladarse a un centro comercial de las afueras a gastarse la paga semanal en compras superfluas y máquinas recreativas mientras intentan ligar por primera vez. Ahora la chavalada compra por Internet, juega en línea y no parece tan interesada en el sexo. Así que los grandes almacenes estadounidenses, literalmente, se caen.

“En Ciudadanos…”

Me parece que nos vamos a cansar de leer titulares con este comienzo. De momento, arrancamos con el del catalán El Nacional y la rueda de prensa de los críticos de este partido en Madrid que denuncian la compra de puestos. Por 18.000 € te colocaban de cabeza de lista. O eso dicen. Y lo dirán muchas veces los del PP, preocupados por el ascenso de Rivera y los suyos, lo que nos ofrecerá una carambola política de lo más divertida: ver a los de Rajoy denunciando financiación irregular del partido al que se le van los votos, entre otras cosas, por financiación irregular.

Las cartas boca arriba

No, en el PDeCAT no se han caído del guindo como muchos quieren hacernos creer: Marta Pascal sabe desde hace tiempo que el pulso de Puigdemont es insostenible y, vamos a hablar con claridad, bastante ridículo ya a estas alturas. Lo que hizo Pascal en La Vanguardia es precipitar lo inevitable para ser, por fin, posibilistas. El idealismo está muy bien, pero en política ser realista es imprescindible. Celebro que en Catalunya, por el bien de todos, pongan las cartas boca arriba.

Ruta “social”

Si leemos en algún blog que en EE.UU. el partido republicano ha puesto en marcha una “ruta social” a favor de la cadena perpetua (actualmente en todo el país hay 150.000 presos con esta condena) pensaríamos que estos americanos están locos. Pues algo parecido está pasando en España: el PP se pone manos a la obra para introducir en su agenda “social” la prisión permanente revisable, que no es otra cosa que esa misma condena de cárcel para toda la vida pero encubierta. También resulta significativo que este PP de los recortes considere “social” la cadena perpetua.

Pues si siguen copiando…

Si el PP sigue el camino estadounidense de la involución, que tome nota: “En EE.UU., el Partido Republicano lleva dos décadas abogando por la reducción de los impuestos al mínimo posible. Y en numerosos estados en los que tomaron el control con mayorías aplastantes a principios de esta década, sus efectos se han visto en toda su crudeza: las cuentas estatales están al borde de la quiebra, el Gobierno apenas tiene dinero para cubrir los servicios públicos básicos y sus economías están en el vagón de cola del país”.

500 € para ser influencer

Según leemos en Magnet no se necesita nada más que 500 € y un poco de experiencia para convertirte en el nuevo influencer de moda. Es lo que ha intentado demostrar una agencia que, ojo al requiebro, ya ha colocado a varios clientes sus propios influcencers: han contratado a una actriz y a un equipo de foto y maquillaje habitual (coste que hay que sumar a esos 500 € que se gastan en los primeros seguidores falsos que iniciarán la tendencia) para que veamos qué fácil es “influenciar”.

El mundo es de unos pocos

Si cuando se abrió su cuenta en Twitter el presidente de la compañía no le dio la bienvenida, lo siento, es usted pobre. Como yo. Esta semana, Jack Dorsey sin embargo sí se ha molestado en responder “welcome” a una nueva tuitera: Ana Botín, que con quince tuits ha superado los doce millones de seguidores. El mundo es para unos pocos, otra vez lo hemos comprobado. Permítanme la maldad, pero la Botín ha entrado en Twitter… Solo cuando la empresa ha empezado a ser rentable.

Facebook sigue ganando

Twitter es la red social que más mencionamos porque nos encanta a los periodistas y a los políticos. Precisamente por eso para mí es un milagro que aún no haya cerrado. Pero la red social predominante sigue siendo Facebook en el mundo, en España, en Euskadi y en Bilbao. En Trecebits sacan los datos: un 90% de los bilbaínos tendría cuenta en Facebook (hay más de 300.000 pero seguro que menos usuarios); un 49%, en Instagram; y en Twitter, menos de un 10%.

La gran, gran historia de Instagram

Precisamente en Twitter, José Luis Antúnez tiene una serie de hilos estupendos sobre esas historias de tecnológicas y visionarios que tanto nos gustan. Esta semana ha dedicado una imprescindible a Instagram y a sus creadores, Kevin Systrom y Mike Krieger: la red social que Facebook está convirtiendo en el nuevo gigante es un prodigio de la innovación. Supieron apostar por el móvil, por la foto, por la localización… Por todo lo que ha triunfado desde que la lanzaron en 2010.

Pero todo estaba ya inventado

Systrom y Krieger realmente no inventaron nada, pero sí supieron identificar y unir todo lo que molaba. Incluso los famosos filtros los usaba antes Hipstamatic, otra app. Y mucho antes solo eran defectos de la química fotográfica, como muestra la colección de polaroids de Andrei Tarkovsky, que conocemos ahora y con las que en Magnet conjeturan que hoy este cineasta sería el mejor instagramer… Si fuera capaz de dejarse atrapar por la vorágine de Internet, algo difícil de imaginar.

De aquellos crowdfundings…

No vi El Cosmonauta, no puse dinero para su financiación vía crowdfunding, y no conozco a Nicolás Alcalá, su director, más que por lo que he leído esta semana en El Confidencial. Así que no sé si es justa la semblanza que le hacen en un reportaje sobre aquella cinta que alcanzó cierta notoriedad porque iba a cambiar el modo de producir cine. Me quedo precisamente con eso: no con el fracaso, sino con el canto de sirena, uno más, que lanzaron desde el Internet redentor y “lo colaborativo”.

Liderar de verdad

Empiezo a pensar que ni Manuela Carmena ni Ada Colau son tan buenas como quieren que nos creamos. De saque, cuentan con cierta simpatía porque fueron capaces de soliviantar a la caverna y porque quien reciba el ataque constante de los trogloditas, qué demonios, tiene que ser una buena tía. A esto sumamos las loas de la prensa amiga (que la tienen y abundante). Pero hay noticias que las desnudan políticamente: son incapaces de tejer acuerdos presupuestarios con otros partidos.

La tienda de Amazon

Desde el principio he entendido que Amazon ha abierto su tienda como una acción comunicativa de una marca que sabe trabajar la notoriedad. Pero no me esperaba un uso tan perverso: la empresa viene a decir que todavía no estamos preparados para nuevas tiendas, sin colas ni cajeros (la gente se ha agolpado y ha habido robos). Así que sus clientes tendrán que seguir eligiendo (sugiere Amazon) entre el viejo comercio físico y la comodísima compra on-line que ellos ofrecen.

El desastre del prime-time español

No es el primer post al respecto que leemos, ni será el último porque las perspectivas no son buenas: la televisión española, en su conjunto, parece que esté destrozándose a sí misma. Los contenidos a lo largo del día cada vez producen más vergüenza, y la noche está abandonada con horarios imposibles, informativos en los que entra todo (publicidad, incluida) y rellenos pretendidamente graciosetes que ya han caducado. Así el prime-time desaparece y las plataformas on-line ganan fácilmente la batalla.

Hacer una compra sin azúcar

Según Magnet es posible hacer una compra controlando la cantidad de azúcar añadido que metemos en el carro, en casa y en nuestros cuerpos, pero es bastante más difícil y algo más caro. Sin embargo el ejercicio es cada vez más necesario y en el post explican cómo se enfrentan a los lineales de un modo realista, como lo hacemos todos en nuestro súper de referencia: no siempre hay alternativas sin azúcar y en algunos casos hay que cambiar el hábito alimenticio.

Hablemos de otros

Hablemos de Goretzka o Aubameyang, de la liga alemana, de cómo el primero abandonará el Schalke al final de temporada para irse al Bayern y de cómo el segundo ha dejado en enero el Borussia para llegar a un Arsenal en horas bajas. Hablemos de cómo se quedan aquellos aficionados, de cómo han actuado los clubes de salida y llegada, y de sus representantes. Hablemos de lo que les ha importado el proyecto, ciudad, entorno e hinchada que olvidarán. Hablemos de otros… Para no hacerlo de nosotros.

Ser “youtuber” se complica

¿Se acuerdan de “caranchoa”, el youtuber que recibió un guantazo bien dado por ir insultando a la gente gratuitamente? Sergio Soler, que así se llamaba, era un “generador de contenido” de poca monta y, gracias a la polémica, acabó vendiendo su canal por una buena cantidad a Hawkers. Soler había recibido la llamada del dinero y la fama fácil de YouTube, pero la web de vídeos pretende acabar con este reclamo: ya no quiere (ni necesita) “pequeños creadores” que le dan muchos problemas.

Ser “instagramer” no es tan fácil

No me cabe duda: ser instagramer de moda es un trabajo difícil. Tienes que buscar las tiendas, la ropa, darte a conocer, estar siempre arreglada, saber dar a cámara y sacar fotos (o que te las saquen) y editarlas (o que te las editen). Luego está el nivel top, donde las cosas se complican como en cualquier trabajo cuando uno o una llega a lo más alto. Y Lovely Pepa (Alexandra Pereira) por fin ha hablado de las amarguras de quien enseña todo lo bonito: acoso e intentos constante de ridiculización de su trabajo.

Ser friki es una oportunidad

Amable Sarto, de la Jefatura de Recursos Humanos del Estado Mayor de la Defensa, compareció ante el Senado para recordar que: “En el mando de ciberdefensa hay que andar a la búsqueda de unos perfiles muy determinados, que popularmente se conocen como frikis, y dentro de las Fuerzas Armadas muchos frikis no hay, alguno va habiendo, pero hay que tener cuidado”. Según Público, quiso decir “hacker”, pero yo no estoy tan seguro: muchos me ven como un friki. ¿Y qué?

La internet de las emociones

Los Premios Feroz son hoy menores, por desgracia, y lo mejor de la gala, empezando por los premios, está teniendo una segunda vida en Internet muy bien impulsada por los patrocinadores (cuando Telefónica hace bien las cosas hay que decirlo). Por ejemplo, el emocionante discurso de Javier Calvo dirigido a todas esas personas, también niños, que se sienten mal porque aún no han dicho a nadie que son gays. Como dice Calvo: “Le van a querer, va a encontrar su sitio y va a cumplir su sueño”.

La tienda física on-line

No lo entiendo: Amazon crea una máquina perfecta de recabar inversiones para generar y generalizar un comercio deslocalizado… ¡Y acaba montando una tienda! Vale, que sí, que es un tema de imagen: se trata de una tienda sin vendedores (salvo el que comprueba que eres mayor de edad para consumir alcohol) en Seattle. Entras, coges y luego Amazon te cobra en casa. Así no habrá colas, dicen. Pero Ryan Petersen muestra lo contrario: la fila para entrar en Amazon Go.