El menos listo de su clase

“Si algo ha demostrado nuevamente el Estado Español con el pueblo de Catalunya es que en Euskal Herria, los terroristas no eran los de ETA, sino España que, como ahora, les negó siempre, a través de la violencia de estado, su libertad como pueblo.¡Libertad presos políticos!”. Lo dice Óscar Reina, secretario general del SAT. La respuesta es evidente: en Euskadi sí sabemos distinguir a un terrorista, aunque vaya de uniforme, y sobre todo, a los tontos que los justifican.

El Corte Inglés encuentra a un pez más grande

Soy cliente habitual de El Corte Inglés y lo seguiré siendo, conozco sus ventajas para mí, intuyo las desventajas para su competencia y algo he leído sobre sus propietarios. Así que no he podido evitar una sonrisa cuando he descubierto que este gigante pide a los organismos internacionales que regulen un poco el mercado porque, oigan, a ver si Amazon se lo va a comer todo, incluso lo suyo. Ha tardado mucho pero, otra vez, ha aparecido un pez más grande.

De Taburete a Modo Avión

Tienen que leer la pieza de Mohorte en Xataka sobre Modo Avión, el grupo de música formado por el hijo del exministro Federico Trillo, y por sus primos. “El punto intermedio entre el cuñao-guitarras del BBK y Luisito, hijo del banquero del pueblo, con sobredosis de Álex Ubago”, así los define el autor, que recuerda que el pop (en este caso, “folk lacónico”) hecho por niños bien es algo casi cultural en España, y que esta banda buscará repetir el éxito (sin paliativos) de Taburete (la del hijo de Bárcenas).

Con todas las consecuencias

De lo poco bueno que nos está dejando tanta actualidad rojiblanca es el ramillete de reflexiones de quienes, por lo general, siempre han tenido algo interesante que aportar. Hoy les traigo las de Juan Carlos Latxaga, que pide: “Si somos el Athletic, seamos con todas las consecuencias” y hace las preguntas adecuadas. Dar por buenos los millones es entrar en una lógica a la que hemos querido permanecer ajenos. Es su liga, puede que hasta su fútbol, pero es nuestra manera de entenderlo.

Qué morro

Con todos los sitios que hay en Madrid y por lo que cuesta, no creo que ni se me pasara por la cabeza ir a Diverxo, por supuesto, pagando como cualquier comensal. Lo que menos haría es pedirles una mesa gratis para recomendar su restaurante en mi página de Instagram sobre gastronomía. Y ojo al tipo que hace la propuesta: ¡qué fiabilidad pueden tener sus recomendaciones cuando no sabe lo que está pidiendo ni a quién se lo está pidiendo! A los caraduras de Internet, leña.

Un poco de cordura, por favor

No, en Vallecas no van a sustituir a los tres reyes magos por tres drag queens: lo que va a suceder es que en la cabalgata tradicional habrá, también, una carroza con drag queens. Pero una vez más la realidad importa poco a los que vienen a colocar su mensaje: que Manuela Carmena es Satán. Pues no, no lo es. Pero en el otro lado, en el de los defensores, también tienen lo suyo con excusas imposibles para lo que, al final, no va a suceder. No es la verdad, es lo que les conviene.

No está bien solo porque lo haga una mujer

Estas semanas son extrañas: parecía que no iba a haber temas para la columna y no damos abasto para elegir tonterías. Algunas, incluso, se convierten en recurrentes como las defensas a muerte de Cristina Pedroche. Luz Sánchez-Mellado llega incluso a comparar el discurso de la presentadora (y su facturación por presentar la campanadas) con el compromiso de Anna Muzychuk, la campeona de ajedrez que se ha negado a jugar en Arabia Saudí renunciando a la defensa de sus títulos.

Qué miedo me da Twitter

Parece que Valeria, la hermana de Diana Quer, ha encontrado en Twitter una vía de escape para su comprensible ira. Solo doce tuits desde que apareció el cuerpo de su hermana le han sido suficientes para tener más de 12.700 seguidores. Lo preocupante es el futuro: ¿se mantendrá en esta red social cuyos usuarios ya han dado muestras de ser capaces de lo peor? ¿Esta exhibición pública y voluntaria podrá volvérsele en contra con tanto periodista carroñero al acecho?

Un fenómeno que necesita medida

Se llama Logan Paul, tiene más de quince millones de suscriptores a su canal en YouTube, y es capaz de visitar un bosque en Japón conocido por ser elegido para protagonizar suicidios vestido como un mamarracho, grabarse haciendo chistes junto a un cadáver y subirlo a su canal, por supuesto, porque unos millones de visualizaciones nunca vienen mal, sobre todo, para su bolsillo. Pero solo es otro exceso para él: Logan es un comunicador extraordinario muy mal dirigido.

Los tontos no están solo en YouTube

Si tonto es el que hace tonterías, según Forrest Gump, Javier Lambán (que me merece todo el respeto por las personas que le han votado) ha hecho una tontería muy grande: lanzar su mensaje navideño como presidente de Aragón junto a las obras trasladadas a Sijena desde Catalunya. Un guiño que no aporta nada positivo pero que retrata un modo de hacer política en España: contra el otro.

Facebook reconoce que puede hacerte daño

Vivimos una época curiosa: tenemos herramientas predictivas extraordinarias y un conocimiento exhaustivo de nuestra historia reciente. Pero la irrupción de Internet y sus consecuencias no podemos preverlas. Calculo que dentro de dos generaciones nuestros nietos se sabrán cuánto nos perturbó esta herramienta. Hoy Facebook intenta adelantarse y reconoce que existe una alerta: la sobreexposición en las redes sociales y buscadores puede no ser beneficiosa.

¡Oh, la pureza!

Cuando irrumpe Internet se instalan en su entorno una serie de vendepeines que, después de años intentando colocarnos su mercancía off-line, encuentran en las dudas que genera esta nueva herramienta su gran nicho. Algunos subsisten y otros han logrado el éxito, como Barbijaputa, que lleva su anonimato y sus argumentos facilones hasta el extremo del ridículo: ha entrado como voz en off durante una jornada sobre la visibilización de la mujer. Qué error. Cuánta soberbia.

“Narcoyoutuber”

Estoy más impresionado con la existencia de un “narcoyoutuber” que con el final de su historia: cosido a balazos como todo el que se mete con el narco allá, en México. Al parecer, algunos narcotraficantes, sospecho que de poca monta, han dado un paso más y se han convertido en estrellas de las redes sociales. Si me apuran, es una evolución lógica a partir de aquellos que pagaban para que les compusieran “narcocorridos”. Pero parece que “el Pirata de Culiacán” habló más de la cuenta en su canal.

Nos ponemos serios

Hoy les traigo otra historia para estos días navideños que puede que estén pasando en casa: la de Sony que cuenta muy bien José Luis Antúnez en Twitter. Al parecer, la compañía cambió el modelo de producción en Japón, que hasta su aparición a mediados del siglo XX venía a ser como el de China: componentes tecnológicos a bajo coste. Pero el empeño de Ibuka y Morita lo cambió todo y empezaron a producir con la calidad como argumento. Steve Jobs confesaría décadas después que Sony fue su modelo.

Más cerca del espacio que de la tierra

Me encantan estas historias y creo que estas semanas, en las que algunos habrán aprovechado para coger unos días de asueto, son perfectas para compartirlas: en Magnet han publicado un post sobre los puntos más remotos del planeta. Algunos, más cerca de los humanos de la estación espacial que de los que habitan en la costa más próxima (dense cuenta que en vertical solo nos separan 400 kilómetros del espacio). No es solo un cuento: algunos islotes no forman parte de ninguna ruta marítima.

Gabriel, ya vale

Gabriel Rufián sigue siendo diputado porque la independencia de Catalunya no se ha materializado, y su partido es hoy la tercera opción de los catalanes por mucho que se haya empeñado en dejar a los pies de los caballos a Puigdemont. Así que lo lógico sería que este político recapacitara sobre su actividad, pero no espero nada bueno de él ni siquiera cuando ya hay cierto consenso en que sus formas no son recomendables sino ridículas, como desgranan en Magnet.

Es un buen tuit

No creo que sea fruto del espíritu navideño ni de la indigestión del 26: de verdad creo que Toni Cantó, por fin, ha hecho un buen tuit. Por probabilidad, alguno le tenía que salir, ¿no? Cuando Jorge García Castaño fue nombrado nuevo concejal de Economía de Madrid, el de Ciudadanos (antes UPyD) recordó socarronamente (“es amigo mío”) que el propio García Castaño, entonces tuitero conocido, consideró que había “llegado el día de empalar a Toni Cantó”. ¡Ay, Twitter, qué contradicciones nos guardas!

La alegría del triste

Hace bien el usuario de Twitter “Arte o Muerte” en criticar a quienes han aprovechado estos días navideños para compartir fotos de una pareja consumiendo cocaína, supuestamente, después de verles haciendo el ridículo en un vídeo sobre hipotecas a plazo fijo. Es la alegría del triste, la misma que experimenta el que débil cuando encuentra a alguien más débil con el que meterse. Es la miseria de Twitter, donde nadie se preocupa del daño, solo de ser el gallo del corral durante cinco segundos.

La lección de Guillermo del Toro

Guillermo del Toro dio una lección a todos en Twitter cuando una usuaria de Guadalajara, como él, le pidió que retuiteara la petición de ayuda de una amiga de Texas que necesitaba 900 dólares para una biopsia y estaba intentando recabar fondos por Internet. El director mexicano de cine en vez de hacerlo abonó los casi 700 dólares que faltaban para cubrir la factura. Déjense de cuentos de Navidad que, a veces, la realidad nos supera y asombra… Para bien.

Los goles que marca un pueblo

Un eslovaco en Italia podría haber entendido mucho mejor que varios vascos lo que es jugar en un equipo diferente, lo que es marcar un gol o detenerlo y compartir la alegría con un pueblo. En Panenka recogen las palabras de Marek Hamsik, que ha mejorado los números de Maradona en Nápoles: “Cuando ganas aquí es mejor que ganar en cualquier otro lugar del mundo. Porque nosotros no ganamos solo como jugadores, lo hacemos como ciudad y pueblo. Eso es lo que lo hace tan especial”.

La naturaleza del Santander

Jesús Cacho ha sido amarillista en su columna: Ana Botín no está liquidando la fortuna que consiguió su padre, sino a sus colaboradores, a los que va reubicando en lugares menos relevantes del mastodonte financiero. Pero en el texto Cacho desliza una idea muy interesante: uno de los últimos en salir, Matías Rodríguez, es una excepción en la entidad por su humanidad. Lo normal en el Santander es el cuchillo entre los dientes, rebanar euros y llevarse por delante lo que sea necesario.

El modelo de negocio

Una empresa rentable parte de un modelo de negocio definido: si no sabes lo que vendes y el beneficio que sacas después de los gastos de producción, no tienes una empresa, tienes una ONG o una compañía que acabará embarrancando, como GoPro, según su propio CEO, Nick Woodman, por jugar a ser lo que no eran. Los problemas técnicos de sus drones y el fracaso de su productora de contenidos han dilapidado una marca que salió a bolsa de un modo prometedor.

Pero, ¿cómo?

Ojo a la historia que leemos en Magnet: un periodista, Oobah Butler, ha conseguido colocar un restaurante ficticio como el mejor en Londres según TripAdvisor, la web en la que encontrar referencias de establecimientos dejadas por sus usuarios. Lo que no cuenta, tampoco en la fuente original del post, es cómo logró colar reseñas falsas que tuvieran tanto impacto o verdaderas si nadie había acudido al lugar. Yo veo dos burbujas aquí: la gastronómica y la de los periodistas avispados.

¿Nanoinfluencer?

Esperen, que hay más aire en esta burbuja internetera que, al final, acoge la gastronómica, la de periodistas avispados o la de políticos como Rufián. No hemos acabado de demostrar la capacidad de influencia real de los influencers y ya tenemos que empezar a pensar en los “nanoinfluencers”, esos usuarios de redes sociales que impactan a poca gente. Vamos, si esperamos lo suficiente, es cuestión de tiempo de que a todos nos paguen por nuestros tuits o fotos en Instagram.

Trump también va de farol en lo de la Luna

Según Antonio Villarreal en El Confidencial, Donald Trump también va de farol en su jugada para relanzar la carrera espacial y colocar en la Luna una base estable que sirva de salto a Marte. Solo es el último intento hasta ahora de un presidente americano de obtener notoriedad gracias a la NASA. Yo albergaba una esperanza pequeña de que la brabuconería de Trump llevase de nuevo al hombre a la Luna y que, de paso, el presidente se enredara en esta historia dejando al mundo en paz.