De la posverdad a la preverdad

Las mentiras de Albert Rivera sobre el Cupo y el Concierto vascos no forman parte de la “posverdad” que ahora está tan de moda. Más bien son “preverdad”: son mentiras que se anticipan a la realidad, un relato lleno de trampas y malas intenciones que intenta colocarnos el de Ciudadanos antes de la realidad, para afectarla negativamente. Para que en España piensen que Euskadi les roba en vez de que, simplemente, gestiona mejor y negocia. Así de sencillo.

Pero Rivera no está solo

A Albert Rivera le acompaña Bildu (que prefiere estar al lado de Ciudadanos que del PNV), le acompaña Compromís (desacertados), y le acompañan un puñado de disidentes en todos los partidos que prefieren pobreza para todos en España. Por ejemplo, el economista José Carlos Díez, que hizo campaña con Susana Díaz, habla de “desigualdad” negando una realidad: si Euskadi y Nafarroa gastan más en Sanidad es porque se autogestionan y generan más recursos.

España es así

En España prefieren construir castillos de mentiras antes que aceptar la verdad llana: Euskadi ejerce su derecho a negociar el Cupo y el Concierto y gestiona mejor. Otro ejemplo: la España rancia prefiere enredarse en el derecho a la privacidad de los policías municipales de Madrid que loaban a Hitler, deseaban la muerte de Manuela Carmena y amenazaban a la periodista Ana Pastor, antes que enfrentarse a la realidad de que este tipo de gente se les cuela en las policías.

Bielsa, cada día más enorme

Adoro al Bielsa entrenador porque creo que salvó a una generación de aficionados al fútbol en Bizkaia que volvieron a pedirse Llorente, Herrera o Iraizoz en los campos de fútbol de los patios de los colegios, en vez de Messi, Ronaldo o Casillas. Pero el Bielsa humano es extraordinario. Como bien dice Raúl Díaz, guionista portugalujo afincado en Madrid, uno no sabe si “el loco” es el técnico o lo somos los demás: Bielsa afronta una suspensión en el Lille por ir a ver a un amigo enfermo.

Este sábado, Getxoblog

Lamentablemente no podré acudir a la novena (¡novena ya!) edición del Getxoblog, ese encuentro de usuarios de Internet que mantienen conversaciones en blogs, Twitter o Facebook y que, en citas como la que lidera Mikel Agirregabiria, aprovecha para verse, charlar con un café, aprender y sacarse una foto de familia divertida, al ya tradicional estilo “phooning”. Será el sábado, a partir de las 10:00, en BiscayTIK, con un programa intenso y muy completo.

Tu equipo eres tú

Mágicamente, Bernat Castro ha dejado de asesorar a Gabriel Rufián en Twitter. Mágicamente también, Bernat Castro ha cambiado y ahora es un tío estupendo, según él. Ha dejado de ser un machista con toques xenófobos y una denuncia de malos tratos, hasta que se demuestre lo contrario, solo vía Twitter. Precisamente en esta red social muchos usuarios están rescatando mensajes asquerosos firmados por Castro (no los niega) que ha pasado de tuitstar a víctima de su ego.

La financiación del PP

“Ha quedado plena y abrumadoramente acreditada la caja ‘b’ del PP con los ‘papeles de Bárcenas’”. Ese es el tuit con el que Europa Press lanzaba su nota de prensa, y son palabras textuales de la fiscal Concepción Sabadell. Con esto sobre la mesa, José Luis Martínez-Almeida, el portavoz de ese partido en el Ayuntamiento de Madrid, tenía el cuajo de denunciar lo que él considera una red clientelar de Manuela Carmena. Juzguen ustedes mismos la vergüenza del PP.

El PP y Franco

Esperen, que hay más: hace unos días ponía sobre la mesa la necesidad de dejar de usar la etiqueta de “franquista” para referirnos al PP y, casi, cualquiera que piense diferente. Creo que hace más daño a personajes como Casado, Hernando y hasta Rajoy dedicar un minuto a describirles que llamarles “franquistas”. Pero el PP, sin duda, es un partido que intenta tapar los horrores del franquismo y el propio Martínez-Almeyda dice que eso ahora no interesa a nadie.

Amenazar no es gratis

Sigo con el PP porque ellos siguen con lo suyo: amenazándonos. Primero, Alfonso Alonso demostró su irresponsabilidad amenazando veladamente con la aplicación del 155 en Euskadi. Después ha sido Ana Beltrán, su homóloga en Nafarroa, la que lo ha hecho. El nivel de ausencia de responsabilidad y vergüenza en este partido es ya crítico y ampliamente reprochable, ojo, sin sumarse a ellos. Porque los polos se atraen y Maddalen Iriarte ya les ha comprado la amenaza.

Están desatados

Termino: en el PP están absolutamente desatados, no les importa nada. ¿Por qué iba a importarles? La fiscal concluye que han trincado y repartido dinero en metálico que salía de la obra pública, y no pasa nada. Pablo Casado, la nueva cara del PP, se destapa como un reaccionario peligroso, y no pasa nada. Nos roban a la cara vía factura eléctrica con un error técnico, y no pasa nada. El exministro de Exteriores compara a Puigdemont con el dictador norcoreano, ¡y no pasa nada!

Se atreven con todo

Me refiero, como Alberto Elías, a los miembros del PP y del Gobierno que llevan semanas, meses y años negando la realidad. Lo peor es que en los últimos tiempos han falseado la evidencia con una intensidad inusitada hasta el punto de que la violencia que vimos la semana pasada le parece a Rafael Hernando una invención. Esta semana, crucial para el “procés”, tendrán que aterrizar si no quieren que la situación y Catalunya se les vaya de las manos.

Ya han sacado a Aznar

Como el Equipo A, Aznar cree salir en los momentos en los que la cosa se pone fea para restaurar el orden y salvar a la familia en apuros víctima de los excesos de un malvado muy malvado. Pues bien, ya ha salido Aznar a arremeter contra el malandrín de turno. En este caso, Rajoy. Como lo oyen: FAES ha emitido un texto en el que invita al Gobierno español a tomar contra Catalunya todas las medidas que sean necesarias… O hacerse a un lado para que lo hagan otros.

¿Habrá madurado Iglesias?

José María Aznar no lo ha hecho y, les soy sincero, espero de Pablo Iglesias una mayor capacidad para evolucionar que la que ha demostrado Aznar, siempre dispuesto a demostrar su involución a hombre de las cavernas vestido de traje caro. Así que deseo que esta semana tan relevante no la solvente el líder de Podemos con recomendaciones de libros que hablan sobre series de televisión de temática política. Una cosa es la nueva política y otra el liderazgo sin criterio.

Carmena, así, sí

No solo peatonalizar la Gran Vía de Madrid me parece digno de aplauso, que ese movimiento haya llevado al PP de Madrid a hacer un ridículo importante hace que sume puntos añadidos a los que ha ganado la alcaldesa de Madrid a mis ojos con esta idea: los de Cifuentes reclamaban en las redes sociales más diálogo ante una decisión así, y les han dado un montón de respuestas mostrando el proceso participativo previo a una opción acertada (y Bilbao lo demuestra).

Un modelo de negocio, por desgracia

Llevamos semanas hablando de legislación y algunos, incluso, se atreven a opinar sobre ella o, lo que es peor, interpretarla. Me refiero a las leyes que aprueba el Parlament catalán y a las que recoge el ordenamiento español para impedir, a la vez, el desarrollo de las primeras. Pero hay una parte de la legislatura que es evidente que tiene que ser revisada, como la que ampara a quien ocupa una casa. El éxito de empresas como “Desokupa” es un síntoma de que algo va mal.

Podemos es el “timeline” de Monedero

Para saber qué es hoy Podemos no hay mejor visita que la que se puede hacer al Twitter de Juan Carlos Monedero: mensajes pomposos, lecciones de criterio, orgullo “de profesor” que se le escapa por los poros ante las intervenciones de Irene Montero y Pablo Iglesias (si le va ese rollo gritón y prepotente, allá él), y apoyo ciego a una iniciativa que es una filfa, una puesta en escena aburrida e innecesaria, hecha pensando en los tuits de Monedero y en quien los retuitea.

Cagada de Rajoy

Si Mariano Rajoy o alguno de sus colaboradores no se dio cuenta de que Pablo Iglesias dijo aquello de que pide disculpas por no romper la cara a los fachas con los que discute en televisión como un ejemplo de barbaridad, no a modo de afirmación, mal. Si lo sabían pero lo llevaron al estrado del Congreso, peor. El atril en el que se expresa la voluntad democrática no es el lugar para algunas formas ni fondos, ni de Podemos, ni del PP, ni de cualquier otro partido.

“Nueva política” de bajo nivel, la del PP

Pero la miembro del PP que hizo el ridículo más gigantesco o la acusación falsa más inexcusable no fue Rajoy, fue Irene Moreno. La exdiputada pidió cuentas en Twitter a Manuela Carmena porque, según ella, en una factura aparecía un gasto de 12.000 euros en servicios de “escort” que, además de como sinónimo de prostituta, puede ser traducido como “escolta” en inglés. En unos segundos y gracias a Google podemos comprobar que la empresa emisora, Corsan, se dedica a “actividades de seguridad privada”.

¿España corrupta?

Algo va mal cuando un trilero que no pasa de ser un niñato con aires de grandeza (“el pequeño Nicolás”) puede corromper a dos agentes de policía que le ayudaban a identificar matrículas a cambio de dinero. Por ello, por hacerse pasar por un alto cargo del Estado y por intercambiar información a cambio de dinero, la fiscalía pide nueve años de prisión para Francisco Nicolás Gómez Iglesias que, o supo identificar a los más corruptibles o, realmente, España puede tener un problema.

Ese jugador del que usted me habla…

Mariano Rajoy pronunció aquella fase tan “graciosa”: “Ese señor del que usted me habla”, para referirse a Luis Bárcenas. Pues bien, en el Real Madrid, “ese jugador del que usted me habla” ha sido esta semana Cristiano Ronaldo, acusado de defraudar conscientemente 14,7 millones de euros. Pero el Real Madrid hizo los deberes, según El Confidencial, y llamó a los medios para que ilustrasen la noticia con fotos del jugador con la equipación de Portugal y no la del club blanco.

El mal pie inicial de Susana Díaz

20170330_susana

Susana Díaz hizo un superacto inicial: se rodeó de las viejas glorias, se dejó apadrinar por Eduardo Madina y fue teloneada por jóvenes esperanzas socialistas de toda España como Estela Goikoetxea. Curiosamente, que sea la continuadora del felipismo, Zapatero o Rubalcaba ha tenido menos relevancia que la dimisión de Goikoetxea, hasta ahora Directora del Observatorio de la Salud Pública de Cantabria, por falsear su currículum, en el que figuraba como licenciada en Biotecnología sin serlo.

La Igualdad al estilo de Carmena

No es la primera vez que lo escribo: me sorprende enormemente cómo trata Manuela Carmena el área de Igualdad de su propio ayuntamiento. Primero, la convierte en el rincón en el que aparcar a Celia Mayer, incómoda en Cultura. Y ahora, reduce la inversión precisamente para correr menos riesgos con esta concejala, según El Confidencial Digital. ¿Es la Igualdad un área que merezca este tipo de trato? ¿Están las instituciones municipales para juegos de poder?

Requiebros y derrapes

No sé qué parte de la historia me parece un derrape mayor: la de Gorka Maneiro fundando una plataforma-partido de centro izquierda (antinacionalista, eso que quede claro), la de Carolina Punset sumándose a esta nueva iniciativa después de pasar por UPyD y Ciudadanos, la de ambos partidos enfadados con Maneiro y Punset, o la de Maneiro negando que sea un partido y Punset respondiendo a sus propios compañeros, en plan borde, que sigue en Ciudadanos.

Una buena causa

No me parece en ningún punto criticable que Amancio Otega vaya a donar 320 millones de euros a la Sanidad pública española. No soy de esos que creen que alguien con más dinero que uno (que son muchos) es, por definición, un mal tipo. Pero no es menos cierto que las condiciones de los trabajadores de Inditex son mejorables (no hablemos de los que están más lejos) y que su estrategia inmobiliaria afecta al dibujo de las ciudades. Remediarlo también es una buena causa.

Internet se liberaliza (más)

Sigo defendiendo que es necesario un control sobre Internet. Por la cantidad de información peligrosa accesible, por lo fácil que es acosar a otras personas en sus redes sociales, y porque los modelos de negocio pasan en muchos casos por abusar de los usuarios. Y en vez de regularlo: liberalización. Es lo que ha pasado en EE.UU., donde solo falta un paso para permitir a las empresas de los navegadores vender a terceros información sobre nuestra actividad en Internet sin consentimiento.