Excusas, no: responsabilidad

20170317_ecxusas

La nota de prensa de LAB sobre lo sucedido en el campus de Leioa de la UPV/EHU es un show de equilibrismo para evitar ponerse en el único lado bueno: el de los agredidos por los que van con la cara tapada. Todo lo demás, sobra, y más cuando luego, en Gasteiz, los mismos de las capuchas repiten. Alguno de los del nuevo tiempo, el relato respetuoso y el reconocimiento de todo el dolor padecido tiene que hacerse responsable de lo injustificable, y no poner más excusas.

Menos ejemplos de fuera y más trabajo interno

Ahora para la izquierda abertzale el ejemplo es Catalunya, es decir: un territorio que no ha logrado el autogobierno económico del vasco pero que, sin violencia, parece que ha avanzado más hacia la independencia. ¡Ojalá se hubieran fijado antes! Pero, no, entonces el modelo era el norirlandés, ¡ah, claro! ¿Y ahora, por qué no hablamos de ellos? Básicamente porque siguen disparándose: un antiguo miembro de un grupo paramilitar ha fallecido en Belfast a causa de disparos en el cuello. Ya hay dos arrestados.

Cuidado con quién te solidarizas

Ninguna agresión es justificable. Ninguna. Tampoco cuando la agredida es una agresora habitual como Lucía García de la Calzada, conocida como “La Intocable”, y que ayer fue detenida en Madrid dentro de una operación contra bandas neonazis junto a otros dos compañeros de ideología y prácticas, con los que convivía. García de la Calzada fue también la agredida por otro puñado de “valientes”, esta vez de izquierdas, según ellos, que la atacaron en grupo en Murcia.

Sí, hay que intervenir

Google, Facebook y Twitter tienen un problema: lo que permiten en sus webs empieza a no permitirse fuera de ellas, y el primero en alzar la mano y la voz ha sido el parlamento británico después de un reportaje en la BBC. En este programa se veía que en Facebook (empezaron por esta red social pero solo es la primera) se permitía la existencia de grupos de pederastas. No es el único riesgo: incitación al odio, violencia explícita, manuales para robar o poner bombas… Internet tiene que tener límites, y la responsabilidad también es de las principales empresas.

Tampoco podemos seguir haciéndonos trampas

Pero no es posible pedir responsabilidad sin asumirla. Y en que Internet sea aprovechable, como pedía Chema Alonso en las páginas de DEIA, tenemos todos responsabilidad, especialmente los que nos ganamos la vida observándolo e interviniendo en esta gran red. Y no podemos seguir haciéndonos trampas al solitario. Por ejemplo, Urtzi Jauregibeitia tuiteaba una de las grandes realidades: las Apps se desinstalan rápidamente, ¿por qué entonces nos intentan colocar el número de descargas si lo que importa es la retención?

Lo que destapa Abel Azcona

20170310_azcona

Abel Azcona ha llegado a ser trending topic esta semana porque el artista ha respondido en Twitter a Fermín Alonso, de UPN, que le acusaba de beneficiarse del dinero público de los pamploneses. Azcona ha sido contundente: el propio Alonso contó con él hasta en tres ocasiones, llegó a darle un premio y le “ofreció plaza pública en Cultura porque me estaba follando a uno de vuestros parlamentarios”. Como el propio Azcona culmina: “Viva la coherencia”.

El controvertido humor vasco

“Vaya semanita” llevamos con el humor vasco. Y para culminarla, el community manager del Athletic intenta hacer una gracieta después de la remontada del FC Barcelona al PSG (y de la eliminación del propio Athletic por un equipo chipriota). No me pareció un mal chiste, y aunque me lo hubiera parecido, tampoco habría atacado al encargado de colocar el tuit porque bastantes golpes lleva el humor vasco ya, y este es un país muy pequeño al que exigimos ideas, atrevimiento y frescura constante… Con el hacha en la otra mano.

Facebook “falló”

Lo cierto es que ese “failed” del titular es más amplio que el limitado “falló” que yo utilizo, y tampoco se trata de un error: según la BBC en su reportaje, que ha cogido vuelo esta semana en Internet, Facebook simplemente no borró fotos e incluso grupos de pederastia alojados y accesibles en su web. Incluso llegó a denunciar a los periodistas de la BBC que los pusieron delante del ejecutivo que negaba su existencia. Eso, sí: es necesario dejar claro que si Facebook “falló” la hizo como todas.

Veremos si fallan las demás

Y si la BBC continúa observando otras redes sociales encontrarán los mismos “fallos” o incluso peores. Ahora, lo importante es que no han fracasado ni el medio que ha hecho la investigación… Y que no lo haga la comisión que designe el parlamento británico para estudiar el asunto. La cámara se ha puesto manos a la obra rápidamente y ha llamado a la empresa para que dé explicaciones sobre sus procedimientos y su permisividad. Con el control ganamos todos.

Trump, un presidente en albornoz

“Su estilo no se hace a la presidencia, si no al revés. Es la presidencia la que se contorsiona bajos sus hábitos, férreos y caóticos a la vez”. Esa frase resume estupendamente el dibujo que leemos en El Confidencial sobre cómo Donald Trump ha hecho suya la presidencia y la Casa Blanca. Su mujer y su hijo pequeño siguen viviendo en Nueva York, y él ha llevado su método a Whasington: dormir poco, ver mucha tele, comer hamburguesas en albornoz y pasar días sin salir del edificio llamando a horas intempestivas a sus colaboradores.

Siete fotógrafas

20170309_siete

No me gusta el lema que eligieron para celebrar el Día Internacional de la Mujer. Si algo caracteriza a las mujeres, precisamente, es que no “paran”. Y ante tantas muestras de capacidad que sirven para reivindicar e inspirar, me niego a elegir un “paro” para ilustrar el 8 de marzo en esta columna. Por eso me fijo en el reportaje de la Revista 5W sobre siete fotógrafas que, en un colectivo profesional masculino, y son capaces de retratar la vida y la muerte (en zonas de conflicto) de un modo extraordinario.

Y todo el trabajo que queda

Entiendo el significado de ese “paro” sugerido para visibilizar, precisamente, la acción cotidiana de las mujeres. Pero creo que si alguien se para otros lo aprovechan para ocupar su hueco. Por ejemplo: tenemos que actuamos contra lo que denuncia Marcelino Madrigal, que un medio digital (no importa cuál) modifique la dirección web de una noticia para que quede de este modo, “Las tetas de Emma Watson”, y funcione mejor en los buscadores, siendo casi imperceptible para ojos profanos.

Yo también fui un niño gordo

Seguramente ya sabrán que Mercedes Milá, una periodista muy sobrevalorada, ha llamado “gordo” a un bioquímico al que habían invitado a un programa para discutir con la propia Mila sobre un método de adelgazamiento que ella defiende pero que carece, al parecer, de base científica. Aunque lo dicho por Milá es claramente criticable, el propio José Miguel Mulet recordaba en Twitter: “Seguramente hoy en algún colegio se habrán reído de algún chaval por estar gordo. Luego no vengáis con programas sobre el bullying”.

Rojerío del siglo XXI

Yo defiendo que cada uno tenga las ideas que le dé la gana y que, en base a ellas y siempre que respeten las de los demás, actúe o vote a quien quiera. Pero también creo que ese respeto al pensamiento ajeno es perfectamente compatible con la crítica: miles de empresas expropiadas, inflacción, desigualdad, carestía, deuda externa (sobre todo con China) y una dependencia absoluta de un único recurso, el petróleo. Esa es la principal “siembre” de Chávez que IU celebra en Twitter.

¿Cuál es la filtración de Wikileaks?

Parece que hablaremos mucho durante los próximos días de la última filtración que Wikileaks hará pública y que, según Magnet Xataka, consiste en “las supuestas herramientas que la agencia utiliza para usar los smartphones, ordenadores, smart TVs y otros dispositivos para recopilar información”. Básicamente, se trata de “tres años de hackeo a dispositivos domésticos”, con todo tipo de técnicas de escucha por medio de las cámaras y los micrófonos que hemos pagado por introducir en nuestros hogares.

No puedo decir lo que pienso

20170224_no

Tengo dos hijos y una columna diaria. Si quiero que lo segundo me ayude a mantener a los primeros, sinceramente, hoy no puedo decirles lo que pienso cuando leo que Iñaki Urdangarín y Diego Torres pueden librarse de la cárcel si pagan 200.000 y 100.000 euros, respectivamente, pese a que el quebranto habría alcanzado los 2,6 millones de euros de dinero público, conseguido por Noos de un modo fraudulento, según la sentencia. Si España es así que se la queden.

Actualización a día de la fecha: finalmente, Iñaki Urdangarín seguirá en libertad y sin fianza en su casa de Ginebra.

Ya estamos haciendo el cateto

En este caso sí que puedo manifestarme porque, de hecho, me repetiré: me parece una catetada la petición para que Jorge Cremades no actúe en Bilbao. Cremades tiene un humor “gañán”, de tías que tardan mucho en maquillarse y tíos que solo piensan en ligar del modo más fácil, incluido emborrachando a la chica. El verdadero éxito contra este machista del humor sería que el Teatro Campos, donde actuará, estuviera vacío, no prohibiendo su pase.

Cuando miran desde fuera

A veces es necesario que nos observen desde fuera para darnos cuenta de cómo somos. Y no me refiero únicamente al caso anterior: el periodista argentino Nicolás Lucca ha descubierto gracias a la visita de Macri al Congreso quién es Íñigo Errejón. Un personaje capaz de hablar por los argentinos, de pedir cuentas que no le corresponden y de impartir justicia divina. El propio Lucca concluye: “Ocupa un cargo para cubrir algún cupo de discapacidad, no existe otra explicación”.

Un entretenimiento dañino

La socialista andaluza Cristina Cabezón denunciaba en Twitter que había recibido, por medio de un mensaje privado en esa red social, una amenaza de muerte. Fuimos muchos los que consideramos inexcusable ese acto, pero además de eso, Marcelino Madrigal, una vez más, aportó información valiosa: se trata, agárrense, de un grupo de jóvenes mexicanos que se divierten trasladando a personalidades (políticos y celebrities) españolas amenazas de narcos. Y sí, Twitter lo permite.

No son solo mis cosas

Por supuesto, me satisface leer en Blogoff que Jordi Évole cometió varios errores (el primero, tomarnos por tontos) con su programa sobre los malos que son los smartphones. Ya saben que me parece un periodista sobrevalorado y, en el caso del domingo pasado, con bastante jeta como para criminalizar el uso de lo que él mismo ha fomentado para ganar “audiencia social”. Pero Juan García va más allá en su blog y desmonta la supuesta “adicción” al móvil que no existe.

Ojalá el juez te dé en la otra mejilla

20161214_juez

Se llama Sergio Soler, pero se ha rebautizado como “Mr. Gran Bomba”. Dice de sí mismo que es un youtuber que gasta bromas y las cuelga en Internet… Pero le conocemos por la sonora bofetada que recibió de una de sus víctimas, a la que llamó, gratuitamente, “cara anchoa”. ¿Es motivo suficiente para una agresión? No lo sé. Pero sí sé que Soler está intentando beneficiarse: ha denunciado al agresor, ha dicho que espera que tenga represalias de sus jefes (va con el uniforme de una empresa de repartos) y sigue subiendo vídeos.

Ni puta gracia

Soler tiene 34.700 seguidores en Twitter y más de medio millón en YouTube. Su canal es pura basura: bromas con poca gracia en las que, como él mismo reconoce en uno de sus títulos, ridiculiza a sus víctimas. Un guión flojo, una interpretación aun más floja, un micrófono oculto, una cámara a media distancia… Y a facturar lo que se pueda con vídeos como ese en el que acosa a una chica en una parada del autobús o tira huevos a un coche cuando una mujer termina de limpiarlo.

Al final, se equivocó de persona

Juan Manuel Garrido recupera, también en Twitter, otro vídeo de Sergio Soler en el que llama “pringado” y “papanatas” a dos personas, de un modo igualmente gratuito, para grabar sus reacciones. El primero se enfada, el segundo le avisa de que algún día alguien le pegará, que es lo que finalmente le ha sucedido. Solo era cuestión de tiempo que “Mr. Gran Bomba” se equivocara de persona y recibiera un bofetón. Lo que hace Soler también es violencia, aunque él esté convencido de lo contrario.

Es importante por lo que pone de manifiesto

Si no recuerdo mal, la última columna monográfica antes de la de hoy fue también por un youtuber, Rubén Doblas, “El Rubius”, pero porque es un auténtico fenómeno. Nada que ver con Sergio Soler. En cualquier caso, estoy de acuerdo con Marcelino Madrigal: hay que mirar más allá. No podemos desligar que un tipo de 20 años piense que esté bien reírse de la gente a la que acosa, insulta o ridiculiza, de ciertas actitudes de una parte de la juventud, que sacraliza el número de “followers” y banaliza el respeto.

Hay que dar valor a quien lo tiene

No quiero señalar a los miles de seguidores de “Mr. Gran Bomba” o Dalas, el youtuber que se defendió con una historia inverosímil cuando le denunció su propia ex novia (también youtuber) y otras chicas por acosar a menores de edad. Ambos aparecen sonrientes en una foto que está circulando como paradigma de quiénes son hoy los referentes de los más jóvenes. Un adolescente se equivoca por naturaleza, pero los que ya hemos pasado esa fase tenemos que saber reconocer el valor para explicarlo a quienes nos sucederán.