La “true left”

El periodista Miquel Roig cogió carrerilla en Twitter y denunció varios casos previos en los que integrantes de esa “true left” o “verdadera izquierda” como Espinar o Monedero han apelado al fin de sus ganancias para excusarlas. Esta vez el desencadenante era la excusa de Joan Ribet, al que han pillado con un piso turístico. El exconcejal de la CUP dice que con lo que saca paga la hipoteca. Como si todos menos ellos fuéramos especuladores y su piso turístico una ONG.

Nacidos para amasar

Otro que nos toma por tontos es Pablo Iglesias, que defiende los 12 millones de beneficio de Podemos asegurando que es porque gestionan mejor. No, no lo hacen: Podemos gestiona de una manera diferente, gestiona para amasar. Y si malos son los políticos millonarios, no son mejores los partidos ricos. Los microcréditos, las mordidas a los representantes y el beneficio por voto materializado dispara a Podemos, que en el último CIS gana solo entre los votantes de clases altas.

Patadas policiales

Desconozco qué método tenían que haber seguido los agentes que se vieron desbordados en Ceuta por el paso masivo de inmigrantes ilegales, pero el vídeo de los policías a porrazos y patadas contra esas personas no me parece defendible. En algunos medios incluso el agente con la tibia y el peroné fracturados parece una víctima, pero en las imágenes se le ve soltando patadas a los inmigrantes hasta que en una de ellas se rompe la pierna. Por lo menos, esta vez no les han disparado.

Miguel Bosé se equivoca

Miguel Bosé se equivoca cuando compara los currículum de Nicolás Maduro y Lepoldo López: que el actual presidente de Venezuela condujera un autobús y el líder de la oposición tenga un título por Harvard no es significativo. De hecho, me hace recelar más la biografía de López que la de Maduro. El chavismo y su líder hoy son suficientemente déspotas como para limitarnos a contar la verdad que seamos capaces de extraer de las montañas de mierda informativa que nos llegan.

¿Más que un club?

Evidentemente, no soy objetivo: el FC Barcelona ha sido el rival más importante del Athletic en los últimos diez años. Pero soy capaz de empatizar con parte de esa afición que siente que uno de sus mejores jugadores se ha marchado traicionándoles: en Bilbao también nos pasó. Lo que no me parece excusable es que el lunes cantaran “Neymar, muérete” en una parte de las gradas, y menos cuando el rival era el Chapecoense brasileño, que enterró a 19 jugadores en noviembre.

Irene Montero quiere ser contertulia

20170427_irene

Desconozco cómo funciona la SER con los partidos, pero sí sé cómo lo hace ETB con los periodistas que vamos a tertulias: te llaman esperando que defiendas la línea editorial de tu medio y, si no funcionas, dejan de hacerlo. Al parecer, yo no soy un buen contertulio, y tampoco pasa nada. pero sí entiendo que la SER prefiera a Íñigo Errejón que a Irene Montero. Sin embargo, el primero ha sido vetado por Podemos que quiere imponer a la segunda.

Pero, ¿quién veta aquí?

La situación, generada por Podemos, evidentemente ha dado pie al comentario porque, ¿quién veta aquí? ¿Podemos a Errejón o la SER a Montero, a la que no dejaron acceder a la tertulia de “Hora 25” porque, simplemente, no la habían invitado? Por supuesto, patalean, pero al propio Pablo Iglesias se le ha vuelto en contra un vídeo en el que explicaba que, para sus tertulias (esas que patrocina la televisión iraní) elige él a los contertulios y pasa de las sugerencias de los partidos.

Errejón sale bien. El resto, no

Íñigo Errejón salió bien de la bola de nieve que engordaba y engordaba Podemos. Y salió, además, pronto con este tuit: “Podemos puede elegir sus portavoces. He aprendido mucho en ‘Hora 25’. Un placer participar cuando toque. Hoy lo importante es otra cosa”, en referencia a los nuevos casos de corrupción en el PP. Pero sobre la mala situación de los de Rajoy ya hemos hablado y volveremos a hablar. Hoy es el día de señalar, como el periodista Antonio Maestre hacía en Twitter, el grave error comunicativo de Podemos. Uno más.

Cuánto paga YouTube

En Vozpópuli han respondido, en parte, a una de las grandes preguntas de Internet: cuánto paga YouTube a los “creadores de contenido”. Al parecer, no demasiado: entre 20 céntimos y 3 euros por cada mil reproducciones de vídeo, en el caso de los autores de canales para niños. El negocio está en el contacto con las marcas, que sí abonan entre 200 y 300 € por un par de horas de presencia en estos canales, llegando incluso a miles de euros en el caso de los más “top”.

El Newcastle asciende

Vuelvo a mis inicios, cuando comentaba el fútbol internacional en Radio Nervión junto a mis admirados Miguel Ángel Puente e Iker Fernández, y les hablo ahora del ascenso del Newcastle a la Premier League. Un club que en Bilbao cae bien por aquella eliminatoria contra el Athletic, y que actualmente está entrenado por Rafa Benítez, que llegó al final de la temporada 2015-2016 para salvarlo, no lo logró, se quedó para reflotarlo, y lo ha conseguido. Estas historias de empeño, de clubes que renacen, son las del fútbol de verdad.

“Desarmada”

20170408_desarmada

Es lo más importante de hoy, sin duda, y un paso capital para que Euskadi sea, definitivamente, un país en paz. El desarme de ETA, haya sido como haya sido (conoceremos los detalles a lo largo del fin de semana) es lo más relevante de la jornada y también de la trayectoria de la banda armada. La angustia por fin termina, aunque ya llevábamos años preocupándonos más bien poco por los locos de las pistolas. Y Euskadi, que ha avanzado a pesar de ETA, ahora puede volar.

“Enemigos”

Una vez subrayado lo más importante, podemos empezar con los detalles, porque en las palabras que ETA envió a la BBC (¿por qué no preguntan a sus amigos norirlandeses qué opinan de este medio?) hay unos cuantos, como el que ha señalado el periodista Miquel Roig en Twitter: ETA hablando de “enemigos de la paz” es como Donald Trump hablando de los peligros de los populismos. El siguiente paso positivo podría ser que ETA deje de tomarnos por tontos.

Aznar pierde tirón

Yo tampoco vi la “entrevista” que Bertín Osborne hizo a José María Aznar. Pero parece que no fui el único: lejos de obtener una audiencia notable, hasta programas más “frikis” como ese en el que exhiben sin pudor a familias de etnia gitana, lograron más espectadores. Y el problema, si vemos cómo ha funcionado normalmente, no lo tiene Bertín Osborne. ¡Ni siquiera tuvo interés escuchar cómo justificaba la famosa foto de las Azores! A veces la audiencia no elige telebasura.

En resumen

Albert Elías creo que resume mejor que nadie, un par de días después, la polémica que generó Ramón Espinar cuando comió con dos Coca-Colas después de pedir el veto a esta bebida: “A mí de Espinar lo que menos me preocupa es lo de la Coca-Cola. Me preocupa que alguien tan escasito pueda llegar a la cúpula de un partido”. Ramón Espinar está cayendo en errores de bulto, y quien nos lo intenta colocar como un líder solvente está generándose un nuevo problema.

¿Más de 100 € por persona por cenar?

La pregunta es directa y clara: ¿pagarían más de 100 €, en algún caso incluso más de 200, por persona por una cena? En algunas ocasiones, se lo aviso, los vinos van aparte y cuestan casi otro tanto. Eso es lo que valen los menús degustación en los mejores restaurantes del mundo, entre ellos, por supuesto, varios locales vascos. De los viajes hasta llegar a las ciudades, mejor ni hablamos. Pero sí debemos hacerlo de lo importante que es, como país, aparecer en estas listas.

Vamos a explicarlo despacito

20170219_clarito

Miquel Roig es un periodista al que envidio: es capaz de explicar muy clarito cuestiones complejas, incluso en Twitter. Y se ha lanzado a responder a uno de esos políticos claramente sobrevalorados: Alberto Garzón, que hablaba de una supuesta “mayoría social” contraria al tratado de libre comercio Europa-Canadá. Pues bien, ni siquiera cuando se trataba del previo, con EE.UU., la “mayoría social” europea estaba en contra. Y lo hace con datos claros.

Amenazas franquistas evidentes

La Fundación Francisco Franco respondía a un diputado de En Marea, Antón Gómez-Reino, de esta manera en Twitter: “Que dice @tone_corunha que ‘No Pasará’ y tal… Nuestra misión es recordar a tipos como él que si hay que volver a pasar ¡PASAREMOS!”. Además del evidente tono macarra y chulesco del tuit, el contenido es claramente peligroso. ¿Qué tipo de amenaza perpetra quien lleva el nombre de un dictador por bandera? ¿Quieren volver, van a hacerlo? ¿La policía o el fiscal actuarán de oficio contra esta amenaza?

Donald Trump, contra la prensa

Con la vorágine que generó la sentencia del caso Noos se nos han pasado varios temas que aprovechamos para sacar adelante el domingo. Por ejemplo, la incendiaria rueda de prensa de Donald Trump en la que, una vez más, cargó contra la prensa. Como bien decía Ícaro Moyano en Twitter: que el actual presidente de EE.UU. diga que ésta está fuera de control es todo un piropo, pero sobre todo deja claro el tipo de personaje ante el que estamos, de los que señalan al mensajero.

Eso me recuerda que…

Las formas y, lo que es peor, el fondo de Donald Trump ha hecho que me acuerde de este tuit, un poco más antiguo que la rueda de prensa del jueves pasado, en el que el periodista Matt O’Brien sacaba las vergüenzas a uno de los falsos héroes contemporáneos: Edward Snowden alertaba de que el gobierno de Clinton estaría a las órdenes de Goldman Sachs y casi recomendaba elegir al republicano. Pues bien, aquí lo tenemos. Y ahora, ¿qué, Edward?

El “otro” Luis Enrique

Luis Enrique Mejía se tomaba a cachondeo la semana pasada la cantidad de menciones que se encontraba en Twitter… De usuarios que pensaban que estaban dirigiéndose al entrenador del FC Barcelona, que se encuentra en su peor momento. El primero, Mejía, es un cantante nicaragüense menos conocido por aquí pero con más de 760.000 seguidores en la red social. Esta anécdota nos tiene que servir para recordar que una buena identidad digital (también la suya o la mía) sí importa.

Un partido secuestrado

20160930_secuestrado

Lo peor no es que el PSOE esté desintegrándose, sino que lo haga en público: la ciudadanía, pierde la confianza en estas siglas a cada hora, con cada pésima noticia. El PSOE era desde el miércoles a la tarde un partido secuestrado, empezando por su cuenta en Twitter, que emitía varios vídeos de César Luena, otro cadáver político que hay que añadir a la cuenta de Pedro Sánchez. Al mismo tiempo, otros canales oficiales, como el del PSOE en Castilla-La Mancha echaban gasolina al fuego asegurando que existía un plan de Sánchez para pactar con los “independentistas”.

Un partido ridiculizado

El PSOE está secuestrado por el propio PSOE, y está siendo ridiculizado por el propio PSOE. No crean que disfruto con esta carnicería, todo lo contrario. Me gustan las campañas, defiendo la democracia y sufro con los procesos que erosionan aquello en lo que creo. Así que el tiro en el pie del PSOE me duele: la soberbia de Verónica Pérez, que entraba en Ferraz diciendo que era la que mandaba y salía dos horas después sin pasar del hall, o el afiliado de Mérida que se encadenaba a la sede para protestar marcan el nivel del ridículo que están alcanzando.

Un partido sin salida

El periodista Miquel Roig, cuya clarividencia envidio, resumió la actual crisis del PSOE con un breve tuit: “Qué importante es saber irse a tiempo de los sitios”. No digo que Pedro Sánchez tenía que haberse ido ya porque entiendo que el sapo de dejar gobernar a Rajoy se lo tiene que comer él, de hecho. Pero sí tenía que haber tranquilizado a su partido explicando sus planes, sus plazos y sus objetivos. Saberse ir no es dimitir y que ruede una cabeza, es compartir tus intenciones y dejar hecho todo lo que te toca.

Un partido en manos de sus enemigos

Lo bueno de haber crecido en Euskadi es que sabemos identificar a un caradura rápidamente. Patxi López y Alfonso Alonso más recientemente demuestran que el hormigón armado se puede llevar en el rostro. Y a todos les ganan, por supuesto, los jetas que defendían a los de las pistolas y ahora quieren que todos finjamos que aquí no ha pasado nada. Pero el caradura mayor del reino en el drama socialista es, sin duda, Pablo Iglesias: “Tengo muchas diferencias con Sánchez pero pretender hacer caer a un secretario general, elegido por las bases, con dimisiones es un fraude”, tuiteaba ayer. ¿Qué habrá sentido Roberto Uriarte al leerlo?

Un cadáver para carroñeros

Sigo con Pablo Iglesias. No solo lanzaba un tuit que, si tuviera algo de vergüenza, nos ahorraría: también anunciaba que cancelaba su viaje a Colombia por lo que sucedía, lo que fue inusitadamente respondido en Twitter. “No pinto nada en este asunto, pero que me aspen si voy a quedarme sin chupar cámara”, leíamos entre otros sarcasmos e ironías. Pero hubo más: su atrevimiento para responder en Twitter a Owen Jones, best-seller estrella de la izquierda europea, que él iba a explicarle qué pasaba en el PSOE, le retrata. O mejor: le caricaturiza.