Hablemos más de De la Serna

20160118_serna

El “circo” (la expresión no es mía sino de los diputados socialistas) de Podemos en el Congreso de los diputados impidió que habláramos de los hechos verdaderamente importantes que sucedieron en ese hemiciclo. Por ejemplo, la toma de posesión de Pedro Gómez de la Serna y su posterior salida del PP, inmediatamente, mientras es investigado por la Fiscalía Anticorrupción por “los presuntos delitos de corrupción en transacciones internacionales, cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal” (Libertad Digital). Ahí es nada.

La última sobre Bescansa

Todavía no ha arrancado una legislatura que se prevé corta y Podemos ya empieza a aburrirme. Quienes solo buscan los objetivos de las cámaras acaban perdiendo toda su telegenia. Y celebro que, una vez más, Luis Arroyo haya sabido expresar con palabras lo que yo también opino: “El Congreso es un lugar de trabajo (…) Y si ahí mismo tienes una guardería –que supongo que Podemos no querrá cerrar como privilegio impresentable de la casta– entonces llevarse a la criatura al escaño me parece una impostura que sólo se justifica por las ganas de dar la nota, sin que se entienda muy bien el mensaje. Yo no sé si lo que nos querías decir es que tú eres la madre superiora, más madre que todas las madres que se sientan en el hemiciclo, o que la guardería no te gusta”.

Patxi López, el musical

Ayer mismo veíamos cómo Patxi López empezaba a ser tratado y retratado sin el maquillaje que su primer pacto público con el PP le confirió. Un López sin experiencia laboral alguna salvo ser socialista, que mintió en el currículum y, como vemos hoy en el Twitter de Hipersónica, cuyo único mérito es escuchar canciones nuevas: “El presidente del Congreso intenta mantenerse al día y ya se ha escuchado el disco de Courtney Barnett”. Delicioso.

La creatividad a los 65

Me ha dejado un poco desconcertado lo que hemos encontrado en El Español sobre cómo las reformas laborales de la última legislatura son tan desacertadas que incluso afectan al régimen de las pensiones limitando los ingresos de los creadores. Según la norma, un autor de más de 65 años tiene que elegir entre lo que gane como pensionista y lo que pueda aportarle las ventas de libros, desincentivando por completo la creatividad de quienes más tienen que contar.

La tecnología como excusa

La tecnología ha servido como excusa a ciertos visionarios para atacar a sectores enteros. El último ejemplo lo encontramos en la acertada denuncia de Qué Sabes De a Molly Guy, propietaria de una firma de vestidos de novia y columnista de Vogue que recomienda dejar de contratar a fotógrafos profesionales, y fiar los recuerdos de ese día a las fotos que los invitados capturan con sus móviles y suben a Facebook o Instagram. La tecnología, definitivamente, nos atonta.

En España descubren a Patxi López

20160117_patxi

Cuando hace unos años algunos explicábamos exactamente lo mismo que ahora leemos en algunos medios españoles sobre Patxi López, nos decían que éramos unos aldeanos resentidos. “Mintió en su curriculum cuando dijo que era ingeniero industrial (…) Ni rastro de alguna referencia a la experiencia profesional en la empresa privada o a unas oposiciones. Se afilió a las Juventudes Socialistas con 16 años. Dos años después, al PSOE. Y a escalar (…) Nos ha llamado la atención una frase en su web: ‘Me encantan los espacios abiertos, como el mar y las nubes’”, leemos en Sueldos Públicos.

El homenaje a Rodrigo Rato

No es ninguna broma de mal gusto: “Cuando Rodrigo Rato salió de Bankia, esa misma semana, un montón de compañeros míos de Gobierno le hicieron una comida-homenaje. A mí no me invitaron, claro”. Quien se quedó fuera es Luis de Guindos, ministro de Economía en funciones, que es también el que lo contó durante una charla en Madrid. Y fue más allá: “Rato era un icono para el PP”, asegura, y saca pecho ante los reproches que algunos compañeros del propio PP le hicieron cuando sacó a la luz el vergonzoso asunto de las “tarjetas black” (OK Diario).

Entre pobres tenemos que ayudarnos…

Estoy seguro, además, de que entre los ricos sí que se ayudan. Me refiero a las cuatro familias españolas que suman 80.000 millones de euros de patrimonio, es decir, un 8% del PIB español. En cualquier caso, la diferencia entre la primera (los Ortega, dueños de Inditex) y la segunda (los Roig, que lo son de Mercadona) la diferencia es enorme. Después de estos encontramos a los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer, y a los Del Pino (Ferrovial). Seguro que si uno de ellos necesita un favor los otros se lo hacen.

La siguiente ronda la pagamos entre todos

En Catalunya han hecho falta dos sumas para desatascar la situación política: la suma de que el número de escaños independentistas no se repetiría después de unas nuevas elecciones, y la suma de que los partidos políticos catalanes están económicamente tocados después de tanto esfuerzo electoral. En España, sin embargo, el gasto no importa porque la ronda la pagamos, al parecer, entre más (incluidos los propios catalanes): Sánchez, Iglesias y Rivera apuestan por nuevas elecciones, según Vozpópuli.

Juan Carlos I intercedía por Urdangarín

Esta es una historia para leer, tranquilamente, un domingo lluvioso como el presente. La historia de un hijo político de un Rey, el yerno perfecto: deportista de élite de un deporte minoritario, apuesto y que dio aportó a la corona tres hijos rubios. Incluso amasó una fortuna con sus propios negocios. Todo iba bien hasta que se torció y supimos que los negocios eran capciosos y que la fortuna se la proporcionaba Juan Carlos I intercediendo, como reconoce Jaume Matas, que pagó a Urdangarín 2,3 millones de euros públicos.

El proceso seguirá

20160116_proceso

Después de dar varias vueltas al titular elijo el verbo en futuro porque es lo que extraigo de los tuits que pudimos ver la noche del jueves y el resumen (de los más extensos) en Vozpópuli de la entrevista de Mónica Terribas a Carles Puigdemont. El nuevo president catalán venía a decir que el proceso sigue… Y seguirá, porque sin declaración unilateral de independencia la desanexión solo se extiende en el tiempo. Vienen meses muy interesantes de aciertos y correcciones.

El PP insiste en el pacto

En el PSOE están esperando a que la corriente se lleve los restos, pero en el PP ponen un dique de contención para no ser ellos los arrastrados: Patxi López es presidente del Congreso de los Diputados gracias a un pacto con el PP, y lo ponen en valor. “Patxi López preside el Congreso con la generosa abstención del PP. Tradición de pacto y de estabilidad” y “hemos dialogado con el PSOE para llegar a un acuerdo de la mesa del Congreso y vamos a hacerlo para formar Gobierno”. Quieren dejar negro sobre blanco, por lo menos en Twitter, lo que pasó.

Pactar con los de Bárcenas

Patxi López ha progresado adecuadamente: empezó siendo el delfín de Nicolás Redondo Terreros, socio de Mayor Oreja; continuó ganándose el favor y los votos del PP; y ahora ha convencido hasta a Ciudadanos, que se sitúa entre la derecha española y la pared. El PP, siempre como colaborador necesario. Un PP que ayer veía cómo se reabría la investigación sobre el borrado de los ordenadores de Luis Bárcenas porque no cabe el sobreseimiento sin diligencias.

La típica falta de vergüenza española…

“El pequeño Nicolás” era un personaje divertido: un pequeño estafador que se hacía pasar por otro “niño pera” del PP, de escuela de negocios cara y aparentemente bien relacionado porque en su Facebook tenía fotos de él con Aznar. Pero el bribón se supera y el asunto se pone serio cuando empieza a reírse de todo el mundo con la colaboración necesaria de Telecinco. “Fran abre la ronda de alegatos: ‘No se me da muy bien venderme a mí mismo’”, leíamos con asombro en la cuenta en Twitter de quien le paga 3.000 euros al día.

No, no es el auténtico Piqué

Podría excusarme diciendo que Gerard Piqué es capaz de tuitear eso… Y cosas peores, pero la verdad es que me la colaron. Cuando leí un tuit firmado por una cuenta que se llamaba como el jugador de fútbol y en la que escribieron: “Bueno, Athletic Club, hasta aquí ha llegado vuestra participación en la Copa. Suerte para la próxima”, me apresuré a denunciarlo sin asegurarme de si se trataba de la cuenta real o de una falsa. Esto no lo ha dicho (por lo menos de momento) el auténtico Piqué. Que no le metan el gol… como a mí.

¿Un bebé para la foto?

20160115_bebe

He esperado un día entero para ver cómo reaccionaban otros políticos y otros periodistas a la foto de Carolina Bescansa con su bebé en el Congreso. Y ha sido Itxaso Atutxa, una periodista que desempeña un cargo político, mujer y madre, quien más acertada ha estado, en mi opinión. Pero mantengo muchas dudas: ¿Bescansa quiso reivindicar algo concreto o solo acató una orden interna de su partido para hacer todo el ruido posible? Por lo tanto, ¿usó un tema importante como es la conciliación y a su propio hijo para beneficio de su propio partido?

¿Yo no soy “gente”?

Podemos quiso entrar en el Congreso haciendo el mayor ruido posible, y lo mismo les daba una charanga que el llanto de un bebé, una procesión de bicicletas o una plantita en el escaño. Y lo logró, es evidente. Pero cometió excesos: la propia Bescansa despreció, como sugería Atutxa, a todas las mujeres que han vuelto a los parlamentos obviando su baja de maternidad. Y ayer en el Congreso estábamos representada “la gente corriente”… como cada día. La democracia no la inventó Pablo Iglesias por mucho que insistan.

¿Fue un circo?

Según la crónica del día después en ‘El Confidencial’, algunos socialistas así definieron la puesta en escena de Podemos, e incluso mostraban cierta preocupación porque una imagen demasiado llamativa puede complicar la negociación entre grupos. Personalmente creo que también hay un punto de envidia porque el PSOE se ve desplazado de la izquierda por quienes saben ponerse bajo el foco y delante de la cámara mejor que nadie, y porque a algunos socialistas también les habría gustado reivindicar lo que sí hace Podemos.

¿Y qué fue la composición de la Mesa?

Según algunos socialistas, lo que hizo Podemos fue un circo. Pero, ¿cómo definimos lo que hizo el PSOE en el Congreso? ¿Mercadeo? ¿Mercadillo? ¿Rebajas? No fueron pocos los seguidores de Podemos, a los que se sumaron los de otros partidos, que criticaron el pacto que el PSOE cerró con Ciudadanos y el PP para investir a Patxi López, que repite como aliado de la derecha española y amplía su atractivo a los de Albert Rivera. En cualquier caso, López va a tener una labor difícil después de ver cómo arrancó la legislatura. Veremos si está a la altura.

“El pequeño Nicolás” ahora es “Fran”

Todo en la cuenta en Twitter del que conocimos como “el pequeño Nicolás” es un recordatorio de lo bajo que podemos caer. Para empezar, el personaje, que se dio a conocer como un estafador de poca monta haciéndose pasar por un trepa más del PP. Para seguir, la red social, que ha accedido a verificar su cuenta mientras se lo niega a representantes de la ciudadanía. Para terminar, su biografía: “Twitter oficial de Francisco Nicolás Gómez Iglesias. Concursante de GH VIP. Durante su estancia en La Casa, la cuenta se queda en manos de su CM”. Pura poesía.

Patxi López lo anunció en campaña

20160113_patxi

Patxi López, que puede ser el nuevo presidente del Congreso de los Diputados con el beneplácito de las dos derechas españoleas, PP y Ciudadanos, avisó durante la campaña en su cuenta de Twitter: “Porque lo hicimos entonces. Porque lo volveremos a hacer en el futuro”. En diciembre no fui capaz de entender lo que significaba, lo confieso, poco acostumbrado como estoy a que López diga la verdad, pero el pacto del PSOE con el PP puede estar hecho cambiando los papeles: un socialista presidirá la cámara y un “popular”, el Gobierno.

La sombra de Irán es alargada

Partamos de una base cierta: es imposible que el gobierno de Irán haya financiado ilegalmente a Podemos si cuando realizó las inyecciones de dinero este partido no estaba creado. Y sigamos por otras certidumbres: las relaciones de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, entre otros miembros de esta nueva y ambiciosa izquierda, con el gobierno de Irán (que sí pudo llegar a aportar hasta dos millones de euros a asociaciones culturales que usaban para encubrir productoras audiovisuales) y con el de Venezuela (que también pagó facturas millonarias), van a perseguirles.

Hacienda somos casi todos

Dolores Ripoll ha dejado claro esta semana lo que muchos sospechábamos desde hace tiempo: que el de “Hacienda somos todos” solo fue un afortunado claim para una campaña. Lo sangrante es que lo haya reconocido esta abogada del Estado durante el juicio a la hermana del Rey e hija del anterior Rey, para exonerarla. Todo vale, hasta tirar por la borda años y millones de lucha contra el fraude, para librar a la infanta Cristina de una condena. La justicia, por extensión, tampoco es igual para todos.

Igualdad, la que tengo aquí colgada

Bego Beristain ha agitado en su blog y en Twitter un árbol que no habíamos visto mover a nadie en un entorno próximo: la sangrante desigualdad que existe entre el balón de oro femenino y el masculino. No se trata solo de la gigante diferencia entre ingresos, se trata de lo simbólico, de que el trofeo que se llevó Carli Lloyd ni siquiera es igual que el que se llevó Leo Messi, y que la cobertura mediática ha sepultado por completo el mérito de Lloyd, tan significativo o más que el del argentino.

Detrás de David Bowie, el desierto

Ayer me quejaba amargamente de que la muerte de David Bowie marcaba un antes y un después: era el último artista de verdad que quedaba. La sensación es que, después de él, los que vienen son solo productos de marketing, y no les importa. En Twitter, muchos jóvenes se preguntaban quién era David Bowie y algunos se mostraban orgullosos de no conocerlo. Ese es el futuro aunque lo ocultemos bajo capas de tecnología y “empoderamientos” interesados.