Un poquito hartos

Cuando vi la noticia de que el año empezaba bien para los autónomos con cambios en la desgravación y la ampliación a dos años de la tarifa plana para los nuevos trabajadores por cuenta propia, me eché a temblar: si todos los medios compraban la música del gobierno español es porque la letra iba a ser terrible. Y en Público leo que, efectivamente, lo es: las modificaciones en la desgravación son recortes y la cuota para la mayoría subirá otra vez como ya hizo en 2017.

Sigue la estafa

El precio de la luz en España en 2017 ha sido el más caro desde el máximo de 2008: hemos pagado más de un 30% más que en 2016 hasta llegar a los 52,2 euros por megavatio/hora. Comparemos con países del entorno: en Alemania pagan 32,4 euros, y en Francia, 44,9. Pero solo hablamos del 35% de la factura. El 25% corresponde a IVA e impuestos, y el 40%, a los peajes: esas compensaciones que estamos abonando al sector por lo que este deja o puede dejar de ingresar.

Intención de voto en la capital de Tabarnia

Tabarnia está resultando un detector de tontos muy útil: los españoles que se han inventado esta región en la que ganó Ciudadanos en las Autonómicas se golpearán contra la realidad, y los independentistas que les entran al trapo, directamente, nunca han sido los más listos de su clase. Por suerte, vienen las municipales y Tabarnia se esfumará: la intención de voto de en Barcelona sitúa a ERC como primera fuerza casi empatada con Podemos, y Ciudadanos como cuarta opción.

No son buenos compañeros de viaje

Un nacionalista catalán como Pep Guardiola está dando una lección al mundo del fútbol y al mundo, en general: el “cómo” sigue siendo importante. También vale para la política: el “cómo” importa. Y mucho. Más todavía a la hora de construir una nación: no vale hacerlo de cualquier manera ni con cualquier compañero de viaje, porque algunos te salen rana, como Oriol Ciurana, un semihéroe por enfrentarse a la justicia española que después ha dado positivo en un control antidroga de la DGT.

Tampoco será para tanto…

Puedes ser posible que en Londres haya restaurantes que estén trabajando para que sus platos sean especialmente bonitos tras comprobar que Instagram puede llevarles clientes. Pero de ahí a afirmar que esta red social está cambiando la forma en la que comemos va un gran trecho. En la restauración la presentación siempre ha sido importante, pero el cambio (necesario) de los últimos años para tener en cuenta la experiencia del cliente es lo que ha llevado Instagram a la mesa, no al revés.

¿Y la verdad?

El fotógrafo Ángel García respondía en Twitter a Pepe Oneto que, en su día, señalaba como falsa una fotografía del 1 de octubre en Barcelona en la que se veía a una mujer con la cara ensangrentada después de una carga policial. Otra foto del mismo momento y de Geraldine Hope, compañera de García en Blooomberg, ha sido elegida como una de las mejores de 2017, ratificando además la historia. Pero el tuit de García solo tenía más de mil retuits. El de Oneto, criticando la “falsa” foto, lleva más de 3.500.

Tontos del higo

Creo que Pilar Carracelas clava el calificativo cuando sugiere que Carlos Sliva es un “tonto del higo”. El de UPyD (sí, todavía queda alguno que lo es y lo dice) se quejaba airadamente en Twitter de que en el Starbucks de Barcelona no hubiese un cartel en castellano que tradujera: “Carteristes professionals operen en aquesta zona”, “professional bag thieves operate in this area”. Efectivamente, si no entiendes eso es posible que te roben en cualquier lado incluso aunque te traduzcan el cartel.

Algunos sí lo son

Cada día estoy más de acuerdo con la teoría de que llevamos demasiado tiempo sin una pandemia en la parte civilizada (supuestamente) del planeta. Por eso hay padres que no vacunan a sus hijos, jetas que venden leche sin pasteurizar o ignorantes que se apuntan a la moda de beber agua sin tratar. “Pura” o “cruda” (del inglés, “raw”) la llaman y, ojo, no es barata, pero el agua directamente de la tierra parece que es una tendencia hoy en Silicon Valley, según denuncia Ícaro Moyano.

The New Yorker lo ha vuelto a hacer

The New Yorker ha publicado un reportaje delicioso (accesible sin problema desde Internet y con un diseño cuidado) sobre cómo es hoy aquella ruta de la seda sobre la que tanto hemos leído en novelas o reportajes históricos. Las fotografías de Davide Monteleone, que son la base, muestran el moderno ferrocarril acompañado de nuevas carreteras… Pero también la recogida tradicional de la materia prima y las circunstancias que, por desgracia para algunos, no han cambiado.

El modelo Guardiola

Sergio Vázquez relata estupendamente su devoción por Guardiola en su artículo para Panenka. Los hechos son incontestables: Guardiola ha ganado 3 de cada 4 partidos de los 500 que ha disputado como entrenador, y ha triunfado en las ligas española, alemana e inglesa. Pese a su éxito, sigue siendo criticado y despreciado, por lo que Vázquez decide impulsar un “guardiolismo” que considera que sirve como recordatorio de que la perfección y la sublimación del “cómo” son posibles.

“A quien corresponda”

No negaré la gravedad de un fraude electoral en Catalunya para dejar sin efecto votos independentistas aumentando el censo en circunscripciones concretas. Pero la suma de los que lideran la denuncia vía Twitter me tira para atrás: Anonymous y Beatriz Talegón, que a su vez llama la atención a Rufián, Colau, Cotarelo, Albano Dante, la CUP… ¡Uf! El independentismo está cargando con personajes que ponen peso en la mochila en vez de ayudar a llevarla.

Anda que los “amigos” de dentro…

Me ha sorprendido la cantidad de estrellas en Twitter que ha generado este procés: líderes de opinión que lanzan mensajes a favor de la república catalana que sus miles de seguidores retuitean. Pero generar ese ecosistema tiene sus riesgos, porque te aparecen tipos como Jordi Borrell. Este profesor universitario ha acabado borrando su cuenta en Twitter después de arremeter contra Miquel Iceta con “gracietas” homófobas. Por supuesto, el unionismo lo ha aprovechado, pero el pecado es de Borrell.

La munición no se regala

La campaña en Catalunya ha arrancado mal desde el independentismo: mensajes homófobos, los que quieren meter con calzador a las víctimas de los atentados en Barcelona y, ahora, la banda que hace un “escrache” a Andrea Levy como si esta no fuera a usarlo a favor del PP en Catalunya… Y España. Si el primer mandamiento es que en campaña no vale todo, el segundo es que la munición al enemigo no se regala. Las energías tienen que concentrarse en empujar lo propio.

Que ya se la regalan otros…

Ada Colau acudió a un programa de máxima audiencia en Telecinco un sábado lluvioso por la noche pero seguro, seguro, que no tuvo nada que ver con la campaña catalana porque, claro, ella es la alcaldesa de Barcelona y estas elecciones no van con los municipios. Y todos nos lo tenemos que creer. Si el nacionalismo español tiene a favor a medios y palmeros (oigan, que la Colau tuvo una novia, ¡qué moderna, qué cercana!, aseguran algunos), el catalán tiene que cuidarse especialmente.

Guardiola lució un lazo amarillo… Y ganó

Pep Guardiola es un ejemplo de comportamiento, valores, compromiso y profesionalidad. También es un ejemplo, para su desgracia, de cómo se las gasta el nacionalismo catalán: el entrenador del City lució un lazo amarillo en solidaridad con los presos catalanes que no pasan por el aro (¡qué vergüenza, España!), y también ganó al United de Mourinho. Lo primero ha sido noticia en mayor medida que su temporada extraordinaria, que está siendo silenciada en la prensa española.

“El Gobierno legítimo de Catalunya”

Solo un día después de conocer la cuenta en Twitter “oficial” del “gobierno legítimo de Catalunya”, Carmen Forcadell reconoció ante el juez que la declaración de independencia fue simbólica. Puedo entender que intente eludir la cárcel, pero es evidente que su opción, tan comprensible como conservadora de su propia integridad, enfría la manifestación de hoy cuyo lema es: “Somos República” y deja la legitimidad de ese gobierno a merced ajena injustamente.

El bulo contra el bulo

El relato de este procés es muy complejo y por ello, como siempre, aparecerá uno que lo simplifique para ganarse durante un tiempo el aplauso de unos cuantos. Pero esa simplificación solo puede ser capciosa y falaz. Es mucho más complicado empeñarse en leer hasta lo que resulta difícil. También es necesario ya detener el victimismo: una foto de unas piedras sobre la vía se ha convertido en un bulo de ida y vuelta que, de nuevo, perjudica al independentismo.

Lo que no es una broma

Mientras medio govern catalán y los que no eran Guardia Civiles en aquella pelea en Altsasu siguen en la cárcel de moso preventivo y sin fianza, Ignacio González ha podido abonar 450.000 € para abandonarla. ¿Les parece mucho dinero? Pues solo es un 7% de lo que le descubrieron ayer: 5,4 millones de euros escondidos en Colombia que se suman a la fortuna ya conocida, porque este, de suelto en el bolsillo, nunca andaba mal. La imagen de un país y su justicia.

Iglesias sigue presionando a Errejón

En Podemos solo manda uno, y ese es Pablo Iglesias. Si Iñigo Errejón pensaba que después de su pulso a nivel nacional y su asignación a Madrid, por debajo incluso de Ramón Espinar, iba a gozar de margen y tranquilidad, se equivocaba: ahora el gran líder morado quiere colocarle a Julio Rodríguez como candidato. El que fuera Jefe del Estado Mayor con Zapatero colecciona fracasos (se ha quedado dos veces sin escaño) pero sigue siendo uno de los preferidos de Iglesias.

Guardiola, el entrenador

La propaganda sobre Catalunya está tapando un montón de noticias. Algunas perjudican directamente al PP y, por supuesto, en Génova están encantados. También está sirviendo para señalar enemigos, como Pep Guardiola, del que solo se habla mal en España, pese a que, como recuerdan en La Media Inglesa, está haciendo su trabajo extraordinariamente bien. Si solo hablamos de fútbol, en el Manchester City está triunfando. Si hablamos de política, también, vaya.

De Iglesias a Vizcaíno

20160706_vizcaino

Javi Vizcaíno tuvo la “mala” idea de tuitear lo que le iba sugiriendo la cascada de noticias sobre la decisión de Pablo Iglesias de convertir Podemos en otro partido de la “vieja política” y de pasar de lo poco que quedaba en Podemos del 15-M y los círculos. Los más papistas que Iglesias no dudaron en atizarle, ante lo que Vizcaíno demostró mano izquierda y derecha para mostrarles una evidencia que negaban con ataques al mensajero: Pablo Iglesias pasa de todo y de todos… Salvo de Pablo Iglesias, su escaño y su futuro como casta.

De Díez a Iglesias

Hasta el momento en el que escribo estas palabras, Pablo Iglesias ha decidido cambiar el rumbo a Podemos para convertirse en una opción política más. Otra para “la casta”. Hasta el momento en el que escribo estas palabras no ha trascendido que nadie le haya enmendado, pedido que lo someta a algún tipo de debate o votación interna, o que se vaya, directamente. Es decir, a menos que dimita, estamos ante otra UPyD: el futuro de Podemos será el de Iglesias… Porque así lo quiere el amado líder y se lo permiten los palmeros de escaño calentito.

Un tuit, tres debates

El post de Magnet sobre la polémica en Twitter (“pablada”, como decía Vizcaíno, aparte) de la semana me ha parecido magnífico. El músico Quimi Portet subía un tuit con la foto de un camarero que, en un ferry a Baleares, se había negado a atenderle en catalán. La empresa anunciaba, en otro tuit, medidas contra el empleado. Las polémicas, como bien describen en el blog, son tres: la obligación del camarero de saber y usar el catalán, la medida que pueda tomar la empresa, y la legitimidad de Portet de subir una foto para provocar un linchamiento público.

Un tuit, ningún debate

Antes de la tormenta que Quimi Portet levantó con su tuit denuncia (me parece bien el fondo, pero no la forma con la foto del trabajador), el uso del catalán ya era una de las noticias (en este caso positiva) de Twitter: el Manchester City, club en el que va a entrenar Guardiola, usaba con total naturalidad este idioma para informar a su comunidad de seguidores en Catalunya de la presentación del entrenador. Una buena idea y una importante muestra de sensibilidad… Que seguro que retornará en nuevos aficionados que comprarán merchandising.

¿Juego de Tronos… En Euskadi?

No, no me refiero a cómo negociará Pablo Iglesias (¿alguien se cree que lo hará la diputada veloz, Nagua Alba, o Lander Martínez, al que se la jugaron rápidamente sus “socios” en el ayuntamiento de Bilbao?) con Arnaldo Otegi una posible coalición para desbancar a Iñigo Urkullu. Juego de Tronos, la serie, la de verdad, podría grabarse en Euskadi la próxima temporada: en concreto, en Zumaia, donde el flysch parece un decorado natural perfecto para la estética épica que han desarrollado. De momento, como leemos en El Confidencial, la productora “ni confirma ni desmiente”.