Una moción de censura para las bases

20170501_bases

Ya nada nos sorprende. Ni lo grave, que son evidentemente los casos de corrupción que no dejan de salir vinculados al PP. Ni lo accesorio, que es el uso de la democracia para vender libros, programas de televisión al régimen iraní o charlas y clases magistrales. Ahora, los de Podemos, inventores de esta nueva democracia para Twitter, para los debates televisivos y radiofónicos, dicen que consultarán la viabilidad de la moción de censura a sus bases. No, esto no es participación o transparencia, es tomarnos por tontos.

Que otros les den la legitimidad

No solo “las bases” o “la gente”, Podemos quiere que su moción de censura que, salvo de IU (vendida a buen precio por Garzón) no ha obtenido más apoyos, sea legitimida por otros. Y quien no apoye este sainete para achicar el espacio al PSOE (tampoco lo ha hecho Jueces para la Democracia) será cómplice de la corrupción del PP. Pues no, miren. Se puede estar muy indignado por lo impunes que se han sentido para robar mucho en el PP, y mosqueado por el uso oportunista y populista de la política.

El modélico “procés”

Del mismo modo, se puede estar absolutamente a favor del derecho de los pueblos a elegir su futuro, y tener fundadas reservas sobre el “procés” catalán. La foto de Nicolás Maduro con una senyera y sus declaraciones, en las que se muestra dispuesto a que Venezuela reconozca una Catalunya independiente, no hace ningún favor a los catalanes independentistas… Y sí a los que les aterra que España se rompa. Hacer un país es elegir compañeros de camino, y ahí está lo apasionante y el gran peligro.

Pero todo es posible

La noticia del Financial Times sobre la posibilidad de una Irlanda unificada a causa del Brexit abre un nuevo frente de posibilidades: la conformación de dos nuevos estados (porque será una nueva Irlanda y un nuevo Reino Unido) y la ubicación de uno dentro de la UE y otro, fuera, es una ocasión valiosísima para los que deseamos ser un nuevo miembro del club europeo. Pero las oportunidades no se pueden desaprovechar con socios no deseados y fotos desastrosas.

Sí, se merece un reconocimiento

Es 1 de mayo pero yo, como todos mis compañeros de la redacción y los de la rotativa, trabajamos. Aún así, me voy a permitir una pequeña licencia y hablarles en este festivo de uno de mis recuerdos de niñez: el balón de Adidas, el “Etrusco”. Fuimos muchos los que dimos patadas y cabezazos a esa pelota que tuvo su propia personalidad, que genera un recuerdo como ningún otro. Por eso, homenajes como el que le han hecho en Panenka son necesarios. Son objetos menores, sí, pero nos hicieron felices.

No van en serio

20170430_serio

La diferencia entre plantear una moción de censura en serio y hacerlo para la puñetera foto es muy sencilla. Si vas en serio llegas a un acuerdo con los demás grupos antes de anunciarla y, por supuesto, el candidato alternativo, absolutamente imprescindible, es la pieza clave. Si no vas en serio das rodeos, primero la anuncias y luego pides a los grupos que se sumen, y das largas con el nombre del candidato. Pueden decir lo que quieran, en Podemos no van en serio.

Ya no es solo apoyar a la extrema derecha

Entre la extrema derecha y cualquier otra opción, siempre hay que elegir cualquier otra opción. Y para esos que dudan o que dicen que Macron y Le Pen son lo mismo, un nuevo argumento: ¿entre quien hace fraude a instituciones públicas y cualquier otro, a quién elegirían? La Eurocámara ha hecho público esta semana (no casualmente) que el partido de Marine Le Pen habría hecho un quebranto de cinco millones en la Eurocámara. La propia candidata está siendo investigada.

No pueden ganar los malos

Se está convirtiendo en mi preocupación más recurrente: por defender “lo correcto” y andar con excesivo cuidado con lo que decimos, hemos perdido el control y eso solo beneficia a los más malos. Empezando por Trump, siguiendo por Le Pen y terminando por los tres nazis que vinieron a Bilbao a buscar pelea: “Nazis campando a sus anchas y nosotros aquí midiendo lo que escribimos, no vaya a ser que estemos enalteciendo algo”, leía recientemente en Twitter… Y solo podía darle la razón.

¿Es acoso o es pura moñez?

Confieso que me decanté por la primera nada más ver los primeros tuits: un tipo que perseguía a una chica que no conocía dando datos de ella por medio de carteles repartidos por Murcia. Pero la historia de “la chica del tranvía” de la que el de los carteles se enamoró puede que solo sea otra anécdota que, en esta espiral de que todos los derechos (hasta los no escritos o reconocidos) sean respetados todo el tiempo, parece más. Por si acaso, seré conservador y seguiré pensando que se parece a acoso más que a otra cosa.

No, no es “colaboración”

No me cansaré de escribirlo, pero a ver si resulta más útil cuando lo leen de la web de la revista GQ: “El modelo Uber, donde millones de elementos sin capacidad de decisión, salvo negarse, trabajan para un centro, que concentra capacidad y plusvalía, no tiene nada que ver con la colaboración”. Este medio está abordando con una sensatez envidiable cuestiones de actualidad, de esas que solo se entienden en este mundo hiperconectado. Y en el caso de Uber, de nuevo, aciertan.

¡Moción de censura!

20170429_mocion

Podemos se iba yendo por su propio sumidero, envuelto en luchas internas, en autobuses de la vergüenza ajena, en vetos radiofónicos, en relaciones de pareja que se consuman en portavocías conjuntas, en Coca-Colas para la foto, y en los chistes de Pablo Echennique, y necesitaba un golpe de efecto, otra foto con caras graves, serias, como si lo importante lo hubieran descubierto solo ellos, y anunciaron una moción de censura. Sin negociar, sin candidatos y para la tele.

Pero en Podemos solo piensan en sí mismos

¿Acaso se creen que la moción de censura es por España o por “la gente”? No, ha sido por ellos, por los de Podemos, por los que venden libros, cobran conferencias y producen programas de televisión. Además, esta moción de censura no persigue derrocar al PP sino al PSOE. Si no, que expliquen desde Podemos de una vez por qué dinamitaron la posibilidad de que Pedro Sánchez (al que ahora alientan, ¿por el bien del PSOE?) con aquella propuesta envenenada de gobierno de coalición.

La política es difícil

Suelo repetir esta frase de Emilio Olabarria: “Gobernar es fácil, hacerlo bien es difícil”, de la que me he acordado leyendo la nota de Reuters con declaraciones de Donald Trump en las que reconocía, 100 días después de ser elegido, que pensaba que ser presidente de EE.UU. iba a ser más fácil y que le encantaba su vida antes del mandato. Y eso que, de momento, no podemos decir (desde la distancia) que esté gobernando bien, precisamente. Cada vez es más importante (y fácil) conocer la política antes de ejercerla.

El nazi del Betis que vino a Bilbao

Imbéciles hay en todas las familias, no podemos evitarlo. Y por supuesto no sería justo señalar al Betis por culpa del nazi que vino a Bilbao (porque jugaba el Betis, eso es innegable) y se grabó golpeando gratuitamente a un ciudadano. Pero los clubes tienen que actuar por su propio bien, para que no se vean mezclados con estos personajes, por ejemplo, prohibiéndoles la entrada. En este caso, si el sujeto está perfectamente identificado y vuelve al Benito Villamarín, el tuit de condena del club será papel mojado.

La otra cara de Internet

La cara mala de Internet empieza en los buscadores. No solo por lo fácil que resulta encontrar lo peor que es capaz de concebir el ser humano. También porque nuestra reputación on-line está permanentemente en riesgo, incluso cuando pagas. Eso es lo que denuncian algunas empresas en El Confidencial: la llegada de paracaidistas que no solo no hacen bien su trabajo, también llegan a chantajear al cliente con nuevas referencias negativas sobre él.

No, “todos” no entregamos las armas

20170406_todos

Por supuesto, celebro que ETA vaya a entregar las armas (las que no hayan vendido ni tirado al Adur). Y me alegra ver que la mayoría política y sindical vasca arrima el hombro para lograrlo, junto a los gobiernos vasco y navarro. Pero me desconcierta (como poco) que la jornada de desarme tenga programa (con visionado de un cortometraje y mesa redonda, incluidos), o que algunos quieran difuminar la responsabilidad de los únicos que usaron, escondieron y entregarán, por fin, las armas.

La noticia que generó Podemos

Fueron los de Podemos los que elevaron el gesto a categoría de noticia: dos senadores pidieron que en las dependencias de la Cámara Alta no se sirviera Coca-Cola en solidaridad con los trabajadores de la planta de Fuenlabrada. El Senado no cursó el veto. Pero el portavoz de Podemos en la misma cámara sí se tomó, después, dos botellas de este refresco para comer, fue cazado y la foto voló por Twitter. ¿Por qué? Porque algunos han elevado el gesto a categoría de noticia.

La altura política de Espinar

Una vez cazado, Ramón Espinar se apresuró a emitir una respuesta en Telegram en la que, como cuando quiso excusarse por haber ganado dinero vendiendo la VPO que le adjudicaron a dedo, demostró su altura política. Paupérrima. Quiso aprovechar su error (también Iglesias lo ha calificado así) para repartir culpas a unos y a otros, hablar de “las espartanas” trabajadoras de Coca-Cola, ¡y hasta de la corrupción en Murcia! Y estos son para muchos como estrellas del Rock’n’roll.

¡Pues anda que la de Trump!

Ramón Espinar, como Rafael Mayoral e incluso Íñigo Errejón o Pablo Iglesias acabarán como Juan Carlos Monedero: llamando la atención con textos tan infumables como provocadores en columnas de medios digitales, o en tertulias televisivas. Más peligrosa es la demagogia mezclada con una profunda ignorancia política que demuestra Donald Trump. El presidente de EE.UU. se atreve a culpar a Obama del horrible ataque con armas químicas sobre la población siria.

El club también es una víctima

Los aficionados del Eldense van a sufrir durante años las consecuencias de que el club sea una víctima necesaria en la serie de partidos que, si se confirma, habría amañado la mafia calabresa. La llegada de un portero italiano, Alessandro Zanier, envuelto ya en derrotas pactadas y pagadas, según El Confidencial, en Italia, coincide con derrotas abultadas de su nuevo equipo y apuestas en las casas asiáticas. Una trama bien urdida que afecta y afectará al nombre de un club y una ciudad.

¿Y para los demás, Patxi?

20170308_patxi

Suscribo cada línea de la propuesta que ha hecho Patxi López a los socialistas para que los partidarios de los proyectos del propio López, Díaz y Sánchez, debatan en Internet de un modo constructivo. Ojala hubiera dado esas mismas recomendaciones a sus “activistas” en redes cuando fue lehendakari y candidato: anonimato, insultos, mentiras y trampas siguen formando hoy la dieta comunicativa de los pocos trolls que quedan en el PSE, movidos ya solo por sus propias obsesiones.

Podemos también nos presiona, ¿y?

Según la Asociación de la Prensa de Madrid, miembros de Podemos presionan a los periodistas y eso está mal. Es cierto, ¿y qué? Podemos, como cualquier otro partido político intenta que la prensa pase por su aro. ¿Sus formas son un poco agresivas? Bueno, peor lo llevan los que tienen que aguantar a Donlad Trump. Personalmente, celebro que cronistas parlamentarios en Madrid como Jorge Bustos, lejos de Podemos, también acepten esas presiones como parte del juego.

¿Cómo lo hace?

El problema es que Podemos intenta presionar (insisto, como todos los partidos del mundo) en público y en Twitter. Y es verdad que aporta una novedad que es el denominador común en las piezas de El Confidencial y El Independiente: muchos usuarios acríticos y anónimos dispuestos a zarandear a quien señalen Iglesias o Echenique. Pero antes también había trolls, y políticos con blogs que ponían nombres y apellidos de periodistas (el mío aparecía recurrentemente en el que escribía un concejal de Bilbao desde la oposición).

El mundo del toro, feliz

Si la bajada del llamado “IVA cultural” se consuma, entre los sectores que se verán beneficiados podremos encontrar al de la tauromaquia. Y no dudan en celebrarlo en la web Mundotoro.com, en la que recuerdan: “La bajada del IVA de las entradas taurinas era uno de los compromisos que PP y Ciudadanos acordaron en el pacto de investidura”. Mientras tanto, las cuotas de los trabajadores autónomos suben y el IVA de otros sectores se mantiene.

La Infanta Cristina es “la Eva”

No es un beneficio particular de la familia real: en la base de datos de la jurisprudencia española se modifican todos los nombres de las sentencias para preservar el anonimato de los sentenciados (o absueltos). Así, la infanta Cristina es “la Eva”, e Iñaki Urdangarín pasa a ser un tal “Julio” que consigue contratos por sus lazos con la Casa Real española. Me imagino que leer hoy la sentencia tiene que ser desternillante. Por suerte, está la hemeroteca para recordar qué y a quién se juzgó.