Cabalgando Irán

He esperado varios días para comprobar si Pablo Iglesias daba alguna explicación convincente sobre lo que ha sucedido en Irán, donde han ejecutado a Alireza Tajiki, de 21 años, en la cárcel desde los 15 condenado a muerte por ser homosexual. Pablo Iglesias no ha mordido la mano que le da de comer y ha decidido cabalgar la contradicción (son palabras suyas) haciendo mutis por el foro. Cada uno es responsable de sus actos, sus silencios y de que le pague el régimen iraní.

Sí, el turismo hay que regularlo

El debate sobre el modelo turístico es algo serio. Tanto que consiguió poner a los dos partidos mayoritarios del Parlamento Vasco de acuerdo el año pasado. Tanto que no podemos permitir que se pierda de vista en acciones mamarrachas y violentas. Tanto que si es necesaria una regulación habrá que acometerla. Tanto que hay que empezar a decir que es una idiotez a estas alturas seguir creyendo que el de Airbnb es un modelo colaborativo, como defendían muchos progres de postal.

Diez años de la crisis en gráficos

La segunda parte de la semana pasada “celebramos” el cierre de la crisis coincidiendo con su décimo aniversario. Demasiada coincidencia me parece. Lo que es innegable es que diez años después estamos peor, que nuestras inversiones se han devaluado, que nuestras condiciones laborales de han precarizado y nos hemos vuelto más pesimistas. En El Blog Salmón han recopilado diez gráficos que nos muestran el fondo en el que hemos estado y el repunte actual.

Al final, telebasura

Creo que nunca dejará de sorprenderme la capacidad que tiene Telecinco para convertirlo todo en telebasura. Lo que sea, no importa. Hasta la biografía televisiva de Juan Carlos I, el campechano, el respetado por todos, al que cubren siete velos informativos, acabó siendo un programa serio que daba risa. Y si toca analizar un tema importante como es el proceso de independencia catalán llaman a “el chino facha” para que dé su opinión de mierda y llene minutos.

¿Y si desaparecer estuviera regulado?

En Japón, de hecho, lo está. Y como muchos de los rasgos culturales nipones, el de la desaparición normalizada y las negativas consecuencias para el entorno, que se avergüenza de que un ser querido se acoja a esta posibilidad, resulta fascinante. En Gizmodo lo cuentan fantásticamente: Sanya, alejado del centro de Tokio, es un barrio triste en el que los ciudadanos comparten haberse acogido a la ley que les permite cambiar de identidad y desaparecer.

Podemos es el “timeline” de Monedero

Para saber qué es hoy Podemos no hay mejor visita que la que se puede hacer al Twitter de Juan Carlos Monedero: mensajes pomposos, lecciones de criterio, orgullo “de profesor” que se le escapa por los poros ante las intervenciones de Irene Montero y Pablo Iglesias (si le va ese rollo gritón y prepotente, allá él), y apoyo ciego a una iniciativa que es una filfa, una puesta en escena aburrida e innecesaria, hecha pensando en los tuits de Monedero y en quien los retuitea.

Cagada de Rajoy

Si Mariano Rajoy o alguno de sus colaboradores no se dio cuenta de que Pablo Iglesias dijo aquello de que pide disculpas por no romper la cara a los fachas con los que discute en televisión como un ejemplo de barbaridad, no a modo de afirmación, mal. Si lo sabían pero lo llevaron al estrado del Congreso, peor. El atril en el que se expresa la voluntad democrática no es el lugar para algunas formas ni fondos, ni de Podemos, ni del PP, ni de cualquier otro partido.

“Nueva política” de bajo nivel, la del PP

Pero la miembro del PP que hizo el ridículo más gigantesco o la acusación falsa más inexcusable no fue Rajoy, fue Irene Moreno. La exdiputada pidió cuentas en Twitter a Manuela Carmena porque, según ella, en una factura aparecía un gasto de 12.000 euros en servicios de “escort” que, además de como sinónimo de prostituta, puede ser traducido como “escolta” en inglés. En unos segundos y gracias a Google podemos comprobar que la empresa emisora, Corsan, se dedica a “actividades de seguridad privada”.

¿España corrupta?

Algo va mal cuando un trilero que no pasa de ser un niñato con aires de grandeza (“el pequeño Nicolás”) puede corromper a dos agentes de policía que le ayudaban a identificar matrículas a cambio de dinero. Por ello, por hacerse pasar por un alto cargo del Estado y por intercambiar información a cambio de dinero, la fiscalía pide nueve años de prisión para Francisco Nicolás Gómez Iglesias que, o supo identificar a los más corruptibles o, realmente, España puede tener un problema.

Ese jugador del que usted me habla…

Mariano Rajoy pronunció aquella fase tan “graciosa”: “Ese señor del que usted me habla”, para referirse a Luis Bárcenas. Pues bien, en el Real Madrid, “ese jugador del que usted me habla” ha sido esta semana Cristiano Ronaldo, acusado de defraudar conscientemente 14,7 millones de euros. Pero el Real Madrid hizo los deberes, según El Confidencial, y llamó a los medios para que ilustrasen la noticia con fotos del jugador con la equipación de Portugal y no la del club blanco.

146 lingotes de oro

20170605_146

Me fío menos de los políticos ricos. Para muestra, el botón de los gobiernos del PP: todos viven demasiado bien empezando por Rajoy y Aznar como para saber cuáles son los problemas reales de la mayoría. Y si ya no son capaces de explicar el origen de su riqueza, como los Pujol o, recientemente, Eduardo Larraz, ya, ni les cuento hasta dónde crece mi desconfianza. Larraz, alto cargo de Esperanza Aguire y Celia Villalobos, guardaba 146 lingotes de oro en un banco de Suiza, con un valor aproximado de dos millones de euros.

Y un profesor que no lo es

No es comparable un político que tiene dos millones de euros en oro en banco de Suiza con otro al que le gusta dárselas de profesor universitario y que, cuando deja de serlo, pretende que no se entere nadie. Al primero acaban de conocerle: Eduardo Larraz. El segundo es Pablo Iglesias, que no es miembro ya de la UCM porque la persona cuya plaza ocupa de modo interino ha vuelto a su puesto. Pero al de Podemos le salvó José Carrillo, que le dio un título de “profesor honorífico”.

¿Quién está detrás de Maduro?

Me sorprende el apoyo que recibe un personaje como Nicolás Maduro, ignorante y tramposo. Pero más me sorprende que quienes están con él se enorgullecen de estar mejor informados que quienes no le soportamos, y no se hayan enterado de que Goldman Sachs ha sido el que ha metido una inyección de 865 millones de dólares al gobierno venezolano comprando bonos de una petrolera estatal. ¿Qué intereses y violencia financia entonces la banca estadounidense?

Burbuja de bitcoins, ¿quién lo diría?

Te inventas una moneda virtual, y que compras y vendes en Internet, ¿qué puede salir mal? Pues de momento el catálogo es extenso: brechas que ponen en riesgo la seguridad de los inversores, rescates que piden los hackers y, ahora, una posible burbuja. ¿Posible? ¡Si solo era cuestión de tiempo! En El Blog Salmón apuntan a la concentración, la existencia de 800 tipos de “criptomonedas” de este tipo y una cotización hinchada como motivos para una burbuja incipiente.

10 años de porno

Pornhub es una de las webs con contenido porno más conocidas, entre otras cosas porque hace algo insólito entre este tipo de empresas: comunicar. Y acaba de cumplir 10 años que ha resumido en estas cifras: 75 millones de visitas diarias hoy (algo más de 2,5 que tenía el primer año), que pasan casi 10 minutos en la web, menos que los casi 14 que pasaban en 2007. En la página hay unos 10 millones de vídeos que suman casi medio millón de horas de porno, y todas las curvas de crecimiento se intensifican augurando un futuro más “voluptuoso” aún.

Gilipollismo

20170528_gilipollismo

Twitter está lleno de de información tóxica. E Internet, en general, es un pozo de lodo sin fondo. No acabo de entender qué lleva a una persona a publicar contenidos que faciliten o incluso fomenten la anorexia o el asesinato. Tampoco cuál es el mecanismo mental de quien da a conocer las supuestas bondades del nazismo. Por suerte hay otros usuarios como Rocky que, esta semana, han contestado punto por punto hilos de supuestas mejoras sociales aportadas por Hitler.

Enorgullecerse de ser tono está de moda

Seguimos. Ya saben lo que es un youtuber: un generador de contenido a cambio de dinero. Y algunos, para alcanzar la notoriedad necesaria que le reporte beneficios, son capaces de mostrarse como los más tontos de su pueblo. Dmarble es solo uno más: ha grabado un nivel de carpintería durante un vuelo para demostrar, agárrense, que la tierra es plana porque en ningún momento el morro del avión se inclina para corregir la curvatura. Esto es de Premio Antinobel.

Entre todos lo fomentamos

Intento ser crítico, “escéptico”, como marca la moda de Internet que hay que calificarse, pero seguro que alguna vez se me ha escapado en esta columna el impulso a burbujas de Internet. Espero que no haya sido nada tan sangrante para los ojos como lo que ha hecho Marina D’or: un encuentro de “familias blogueras” para este fin de semana. Y, oiga, ¿eso de qué va? ¿Yo soy bloguero porque tengo un blog? ¿Y mi familia lo es por contagio? ¿Y si solo tengo Twitter no me dejan entrar?

Una más

Una noticia más que, por fin, critica a quienes han creído que apoyar a Uber o Airbnb es progresista, o han confundido “lo colaborativo” con modelos de negocio tan brutales para trabajadores y fiscalidad como los de estas empresas. Ahora lo hace Bernardo Gutiérrez en una entrevista para Público en la que, por otra parte, también vende su propia moto: la del cambio imparable y la revolución de los precarios, que solo es la versión 2.0 de la división entre buenos y malos.

La verdad es…

La verdad es que Internet es una herramienta extraordinaria. Posiblemente, la más importante que hemos tenido y, seguramente, la más desaprovechada. No solo porque permite expandir las peores ideas o sirve para excusar prácticas económicas y sociales cuestionables como la precarización de las condiciones laborales. En El Confidencial denuncian con acierto la permisividad hacia las “start-ups”, a las que no se cuestiona si maltratan a sus trabajadores en nombre de no sé qué pasión.

No supimos seguir la pista

20170520_pista

Cuando Morfeo avisa a Neo por medio de su ordenador: “Sigue al conejo blanco”, el protagonista de Matrix supo qué hacer. Ayer, cuando Pablo Echenique nos dejaba en Twitter la gran pista: el videojuego en el que Pablo Iglesias destruía corruptos con rayos que le salen por los ojos, no supimos interpretar que estaban a punto de dar el gran paso. Y eso me lleva a pensar que, sí, que somos tan tontos como creen en Podemos. Y cuando nos tratan como tal aciertan.

Más “Pablemos” que nunca

Hubo un momento en que sí creí que la moción de censura de Podemos la iba a encabezar una figura más o menos neutra (en esta misma columna hablamos de la posibilidad de que fuera Vicenç Navarro), simplemente por arrojarla a la cara de los otros partidos. Pero, no. Solo Pablo Iglesias puede estar al frente de los retos de Podemos. Por eso les contaba antes que el videogjuego que protagoniza no era una anécdota, si no una señal que no supimos leer. Podemos es Pablo. La revolución es Pablo. La gente es Pablo. España es Pablo.

El paso atrás, en otro momento

En este contexto, con un macho alfa destacado, tan macho, tan alfa que desbanca al que fue su máximo colaborador para colocar a su novia, que se rodea de otros machos, no tan alfa (por supuesto) para seguir en el machito, tuits bienintencionados como el de Podemos Bilbao quedan irremediablemente huecos: “Para que haya cuotas de poder equitativas entre hombres y mujeres los hombres debemos dar un paso atrás”. El paso atrás que lo den otros, Pablo es imprescindible.

Manifiéstate con Ynestrillas

La moción de Pablo (ya no es de “la gente”, ni siquiera de Podemos, es de Pablo, por Pablo y para Pablo) será hoy apoyada por todas las personas que han sido llamadas a secundarla sin saber que el personalismo iba por delante. Entre otros, votó la moción Ricardo Sáenz de Ynestrillas. El falangista, sí, reconvertido a feliz activista de Podemos que, visto su Twitter, puede estar presente en la manifestación de hoy en Madrid a favor de Pablo y su moción.

Entradas a 10 €

¿Saben lo que es “la gente” para Podemos? Se lo voy a explicar en un sencillo pantallazo: 10 € por entrada para ver en directo una entrevista a Íñigo Errejón y, al final, unas canciones de Feliu Ventura. Ahí lo tienen. Me da igual si la recaudación se la queda el Teatro del Barrio, el cantante, el político o el medio que accede al show (Ctxt). Me importa que candidato y cabecera accedan a hacer de una entrevista un acto de precampaña pagado. Y “la gente”, para pagar y aplaudir.