No van en serio

20170430_serio

La diferencia entre plantear una moción de censura en serio y hacerlo para la puñetera foto es muy sencilla. Si vas en serio llegas a un acuerdo con los demás grupos antes de anunciarla y, por supuesto, el candidato alternativo, absolutamente imprescindible, es la pieza clave. Si no vas en serio das rodeos, primero la anuncias y luego pides a los grupos que se sumen, y das largas con el nombre del candidato. Pueden decir lo que quieran, en Podemos no van en serio.

Ya no es solo apoyar a la extrema derecha

Entre la extrema derecha y cualquier otra opción, siempre hay que elegir cualquier otra opción. Y para esos que dudan o que dicen que Macron y Le Pen son lo mismo, un nuevo argumento: ¿entre quien hace fraude a instituciones públicas y cualquier otro, a quién elegirían? La Eurocámara ha hecho público esta semana (no casualmente) que el partido de Marine Le Pen habría hecho un quebranto de cinco millones en la Eurocámara. La propia candidata está siendo investigada.

No pueden ganar los malos

Se está convirtiendo en mi preocupación más recurrente: por defender “lo correcto” y andar con excesivo cuidado con lo que decimos, hemos perdido el control y eso solo beneficia a los más malos. Empezando por Trump, siguiendo por Le Pen y terminando por los tres nazis que vinieron a Bilbao a buscar pelea: “Nazis campando a sus anchas y nosotros aquí midiendo lo que escribimos, no vaya a ser que estemos enalteciendo algo”, leía recientemente en Twitter… Y solo podía darle la razón.

¿Es acoso o es pura moñez?

Confieso que me decanté por la primera nada más ver los primeros tuits: un tipo que perseguía a una chica que no conocía dando datos de ella por medio de carteles repartidos por Murcia. Pero la historia de “la chica del tranvía” de la que el de los carteles se enamoró puede que solo sea otra anécdota que, en esta espiral de que todos los derechos (hasta los no escritos o reconocidos) sean respetados todo el tiempo, parece más. Por si acaso, seré conservador y seguiré pensando que se parece a acoso más que a otra cosa.

No, no es “colaboración”

No me cansaré de escribirlo, pero a ver si resulta más útil cuando lo leen de la web de la revista GQ: “El modelo Uber, donde millones de elementos sin capacidad de decisión, salvo negarse, trabajan para un centro, que concentra capacidad y plusvalía, no tiene nada que ver con la colaboración”. Este medio está abordando con una sensatez envidiable cuestiones de actualidad, de esas que solo se entienden en este mundo hiperconectado. Y en el caso de Uber, de nuevo, aciertan.

“Endiablado” PSOE

20170409_endiablado

El PSOE siempre ha sido un partido cainita, pero en estas primarias pueden batir todos sus récords. La grabación a Miguel Ángel Heredia, del equipo de Susana Díaz, convenientemente difundida, es muy significativa. Primero, porque quien la grabó sabía que iba a decir algo “aprovechable” para atacarle. Después, porque cumplió: llamó “hijaputa” a una compañera diputada y calificó como “endiablado” al grupo en el Congreso por las constantes fricciones que aparecen.

¿Por qué es tan difícil?

Me sorprende leer los extractos que en la Revista Panenka han sacado de la entrevista a Thomas Hitzlsperger en 11 Freunde, en la que el alemán, internacional con su país y que ha jugado también en Inglaterra e Italia al máximo nivel, hablaba de cómo afrontó el momento en el que decidió hacer público que es homosexual. Tuvo que esperar a colgar las botas y, por suerte, recibió un montón de mensajes de apoyo. Sin embargo, reconoce que el resultado habría sido diferente si lo hubiese hecho en activo. ¿Por qué?

La gran mentira de Internet

Para los del sector es un chiste recurrente: la gran mentira de Internet es “yo acepto”, el botón que todos apretamos cuando nos preguntan si hemos leído y damos por buenos los términos y condiciones de uso de un servicio, aplicación o red social. Lo cierto es que nadie los lee, y la prueba es que para hacerlo completamente en el caso de Amazon hacen falta, por lo menos, nueve horas. El récord de hecho, acaba de establecerse en ocho horas y 59 minutos. Y nosotros aceptamos en un par de segundos.

Contra el “Mrwonderfulismo” fotográfico

Robo a Iker Morán el titular de su columna, y no le robo el texto entero porque no puedo, pero coincido plenamente con él cuando critica la corriente positiva que se ha instalado también en el mundo de la fotografía, y cuyo máximo exponente es Mr. Wonderful, esa empresa de merchandising con fotos optimistas cuyo éxito, por supuesto, celebro. Pero no es extensible ese “buen rollo” a la foto, ni siquiera a Instagram. Las buenas fotos, como recuerda Morán, son no se consiguen solo con proponérselo.

Sobre el “nesting” y el descanso

Sigo con otro de mis periodistas digitales favoritos: Javi Sánchez ha desmontado en la web de GQ el “nesting”, pero no tanto lo que es (según el propio Sánchez, el tradicional “sofá y mantita”), sino la manía de poner a todo un nombre. El “nesting”, por cierto, es quedarse en casa todo el fin de semana, sin salir, y el autor del texto lo resume así: “¿Puedes, exterior de mi casa, ofrecerme algo mejor de lo que me espera en ella?”. Dicho esto, soy de los que piensa que el descanso no está suficientemente valorado.

La nada

20170319_nada

No soy tan fan como Xabier Lapitz de las tiras cómicas de los periódicos, auténticos artículos de opinión a trazos, pero reconozco el valor de algunos dibujantes y pensadores. Guillermo ha destacado recientemente con tres dibujos y un par de sílabas sobre las elecciones internas en el PSOE. Según el de El Español, Patxi López es “la nada”, Susana Díaz, “la nada argumental”, y Pedro Sánchez, “la empanada”. ¡Ay, qué tiempos aquellos en los que López lo era todo en Madrid!

En nombre de “lo colaborativo”

También pertenece a tiempos pasados, por suerte, la pose de superioridad de quienes se apoyaban en esa expresión de “lo colaborativo” para señalarnos con desdén a los que lo poníamos en duda, como si fuéramos trogloditas. Pues bien, en nombre de “lo colaborativo” vemos hoy abusos diferentes, pero pocos tan sangrantes como los que leemos en GQ: autónomos que trabajan muy por debajo del precio de mercado impulsados por una empresa on-line que, además, se atreve a sugerir que otros profesionales no son válidos.

Buenas prácticas on-line 

Otro mal de nuestro tiempo, el tiempo de Internet, son los trolls. Esos usuarios que, con anonimato y excesiva fe en sí mismos, se lanzan a comentar blogs y a hacer menciones en Twitter como si tuvieran buenas ideas. Vencerles es fácil pasando de ellos, pero haciéndoles caso es bastante más complicado, y lo ha logrado la RAE. ¿Cómo? Aprovechando cada tontería para divulgar la corrección en el uso de la lengua castellana. Eso es usar las redes bien, y lo demás, palabrería.

Algo sí cambia en Irlanda del Norte

Soy consciente de que, en estos últimos meses, en la columna les he trasladado una actualidad negativa sobre Irlanda del Norte. Los ataques entre disidentes o entre bandos (el asesinato de un ex paramilitar es una noticia de esta semana) son algo más que recurrentes. Pero algo sí se mueve: una iglesia aparentemente católica va a convertirse en un restaurante en el sur de Belfast, una zona bastante neutral, cerca del área universitaria. En una ciudad en la que la fe ha dividido tanto esta noticia no es solo una anécdota.

Una de esas historias dominicales

Ya saben que, en la medida en la que la actualidad me lo permite, los domingos me gusta invitarles a alguna lectura interesante, de esas que nos encontramos en los digitales sin restricciones de espacio. En esta ocasión el protagonista es Adrián Gallardo, un futbolista gaditano que ha pasado de sobrevivir en segunda B a vivir como un privilegiado (lo reconoce él) en las Maldivas. Además, juega la competición internacional asiática. Pueden leerlo en El Confidencial.

¿Y de esto quién se responsabiliza?

20161128_quien

En España se habló de Euskadi la semana pasada por dos motivos: la capacidad de juntarse de los diferentes para seguir avanzando, y la capacidad de los que no avanzan de juntarse para atacar al que piensa diferente. La cara y la cruz de un país en el que parece que la manifestación en la UPV/EHU en la que, además, un periodista resultó herido, no la convocó ni la fomentó nadie. Porque nadie se responsabiliza de la imagen cavernícola de encapuchados lanzando piedras, que hemos vuelto a ver.

El cubano de los 800 millones de euros

Me temo que algo va mal cuando es Libertad Digital casi el único medio que recuerda que Fidel Castro robó como todos los dictadores del mundo: “Forbes calculó su fortuna en unos 800 millones de euros. Según relató uno de sus guardaespaldas el ritmo de vida de Fidel Castros fue digno de una estrella de Hollywood, una vida de derroche, con los lujos más excéntricos, mientras millones de cubanos huían de la isla y muchos de ellos morían tratando de llegar a las costas de Miami. En general toda la elite castrista ha disfrutado de un altísimo tren de vida, estableciendo en la isla una especie de apartheid”.

¿Quién es la clase obrera hoy?

Llevo meses pensando que, al final, el único fundador de Podemos que no ha pasado por el PSOE acabará en el PSOE. Es lo que le queda a un Íñigo Errejón cuyo posibilismo no tiene cabida, al parecer, en el Podemos de clase obrera de Pablo Iglesias. Pero, ¿cuál es la clase obrera hoy? ¿No es un “obrero” una abogada autónoma que abre su pequeño despacho cada mañana? ¿Acaso lo es Pablo Iglesias, hijo de una familia acomodada y profesor universitario?

“Zasca” al negocio del cine

Cuando Javi Sánchez anunciaba en Twiter que traía un “temarral” no pude evitar hacer clic en el enlace. Y no engañaba: el periodista ha hecho un buen retrato sobre el negocio del cine actual, y ha cruzado acertadamente datos sobre el número de salas y de espectadores… y las ganancias de las empresas, llegando a la conclusión de que el precio del cine es exagerado y solo se justifica para mantener o engordar beneficios incluso en época de crisis. Por cierto, aporta un dato interesante: más perdió el cine con el VHS que con la piratería digital.

En el espacio también se va al baño

Y es un problema. Tanto que la NASA ha abierto un concurso dotado con 30.000 € para captar ideas que lo resuelvan. Básicamente, quieren mejorar los actuales mecanismos de aspiración para cuando los astronautas tengan que ir al baño, tanto en las naves y estaciones… como dentro de sus propios trajes. El tema no es el que ocupa portadas ni películas, pero estarán de acuerdo conmigo que no es menor: “La tripulación podría estar hasta 144 horas o seis días sin poder acudir al inodoro de la nave”.