Sin palabras

20170505_palabras

Prefiero no escribir ningún calificativo sobre Mike y Heather Martin, el padre y la madre adoptiva de los niños que han sufrido las bromas pesadas del matrimonio con el único fin de grabar sus reacciones (llantos, ansiedad) en vídeo y subirlas a su canal de YouTube, DaddyOFive, con casi 765.000 suscriptores. Ahora, dos de sus hijos han vuelto con su madre biológica, pero han perdido la custodia de los cinco, y se muestran arrepentidos. A algunos Internet les atonta.

Hablando de nazis

Yo creo que muchos lo pensamos pero nadie lo ha plasmado en un tuit tan bien como el usuario @Serthand. Me refiero a los supuestos ataques que han denunciado asociaciones que, bajo la apariencia de la beneficencia, esconden a grupos nazis: “-¿Se considera nazi? –No, no… -Pero declara que ha sufrido ‘Terrorismo Antifascista’. -Correcto. -No se da cuenta, ¿no? -¿De qué?”. Bromeaba guardando el requiebro más cómico de alguien tan limitado que es incapaz de ver que en su denuncia se reconoce como fascista.

La moción de “la gente”

Lo denunciaba Gaspar Llamazares, el último diputado de IU al que merecía la pena ver en la tribuna: “Podemos se manifiesta en apoyo a la censura ‘casualmente’ el día antes de las primarias del PSOE”. Porque, ya saben, esta moción de censura es por “la gente”, no tiene ningún interés partidista ni busca menoscabar al PSOE aunque desde Podemos hayan llegado a proponer a Pedro Sánchez para encabezarla. Como dice Javi Vizcaíno: “Allá a quien le cuele”, pero mejor si no se ríen de “la gente”.

Se merece un aplauso

También en Twitter, el usuario @CharritoER tuvo un ojo de lince para cazar uno de los mejores diálogos carcelarios de este siglo. Ignacio González ahora pide ser excarcelado porque su hija se casa, pero en sus primeros días en la cárcel se ha dedicado a apuntarse a clases de petanca y resolver dudas como si puede acceder a Internet, si podía ver el Madrid-Barça o si el agua era potable, a lo que un funcionario respondió: “Es agua del canal de Isabel II”. Realmente, se merece un aplauso.

¿Estirando el chicle?

Dudé de si había que jalear o no el sonoro sopapo que un repartidor atizó a un youtuber que hacía bromas pesadas a ciudadanos. Celebré sin duda que el youtuber, Mrgranbomba perdiera el juicio y no tuviera que ser indemnizado por el sopapo. 30 € de multa al repartidor y a correr. Ahora me vuelven las dudas porque el famoso repartidor que respondió a aquel “caranchoa” reclama a Sergio Soler una parte de los beneficios obtenidos, ya que Soler acabó vendiendo su canal a Hawkers después de eliminar el contenido.

Tener un Nobel no te libra…

20170311_nobel

Tener un premio Nobel de literatura no te libra, al parecer, de decir tonterías. Igual que a Barack Obama su premio Nobel de la paz no le impidió hacer la guerra. Esta semana, Mario Vargas Llosa, que no dudó en intentar arropar ideológicamente a quien no tenía ideología (Rosa Díez), ha dicho que Podemos es la peor amenaza para la prensa desde la Transición “salvo quizás ETA”. Que suerte tuvo de acordarse a última hora de la banda de asesinos para no empeorar el desbarre.

¿Volverá a salvarse Esperanza Aguirre?

Parece que se confirma la financiación ilegal de las campañas del PP en las que Esperanza Aguirre, que de momento se ha librado de todo, era candidata, con aportaciones de amigos personales (Díaz Ferrán, Arturo Fernández) que luego recibían contratos públicos, contabilidades paralelas, modificaciones en las facturas, uso de fundaciones (FAES, incluida) para el cobro y pago de importes… Pero Aguirre podría volver a salvarse porque los delitos prescriben.

¡Menuda exclusiva!

Vaya “exclusiva” que se marca El Confidencial Digital, pero hace bien en defender su información (de sobra conocida o barruntada por muchos otros): Pedro Sánchez lo tuvo hecho después de las elecciones de diciembre de 2015, con Podemos y partidos nacionalistas (EAJ-PNV, ERC, CiU). Ahora, Jordi Sevilla lo niega pero como bien dicen en el digital: no se entera… O no quiere. El que reventó aquella posibilidad fue Pablo Iglesias, con aquella rueda de prensa en la que presentaba “su” gobierno con clara intención de forzar elecciones y superar al PSOE.

Mercedes Milá como síntoma

Ya saben que Mercedes Milá, fiel a su mala educación (ella dice que es irreverencia, pero miente fatal), llamó “gordo” a un científico al que habían invitado a un programa para que desmontase el último milagro acientífico descubierto por una famosa. Antonio Martínez Ron acierta en su columna al ligar este caso con otros y apuntar a una enfermedad de nuestro tiempo: “A un científico le cuesta 5 años demostrar un resultado. A un tertuliano 5 segundos decir que no es verdad”.

Multa para el “caranchoa”

30 euros de una multa inevitable, eso es lo que ha tenido que pagar el repartidor al que Sergio Soler, apodado por sí mismo como Granbomba, grabó en vídeo, insultó y denunció después de recibir del multado una sonora bofetada. Tan poco realista es Soler que él fue el que difundió el vídeo del sopapo convencido de que los espectadores le darían la razón. Del mismo modo, estaba convencido de que el juez se la daría y no ha sido así: ninguna indemnización para el insultante.

Trump, el tuitero del año

20161231_trump

Solo voy a mencionar a cinco “elementos” y con un criterio claro: el que a mí me da la gana, para presentar lo que ha sido 2017, sobre todo, en Internet. Y me parece imprescindible empezar por quien será el próximo presidente de EE.UU., que recientemente ha tranquilizado en Twitter al estado de Israel, se ha anotado el tanto de la mayor confianza de los estadounidenses, y ha desestimado un contrato con Boeing, en menos de 140 caracteres.

Se acaban 2016 y Sigfrid Soria

No echaremos de menos al ex parlamentario canario del PP, un tuitero que, a golpe de chistes homófobos, insultos a quien piensa diferente, y enfrentamientos directos con quien cuestionaba la unidad de una España que le obsesionaba, se había hecho famoso en esa red social. ¿Eso es relevante? No, pero la ausencia de Sigfrid Soria (aunque haya cerrado la cuenta puede reabrirla) es una buena noticia: un tipo menos que embarra el terreno y pega patadas sin jugar el balón.

Espinar, el escaparate de Podemos

Más que Iglesias, Echenique o Monedero, muchísimo más que Errejón, quien representa mejor que nadie a Podemos es Ramón Espinar. Un macho que viene de la casta (su padre está siendo juzgado por pulirse varios cientos de miles de euros con una “black” de Bankia), que obtuvo una VPO sin concurso, vendió sin usar y con beneficio, que se salta sus propios estatutos y acumula cargos, que se vio beneficiado por el apoyo de los más mediáticos en su lucha interna y que, ahora, como líder, purga a quien no es de su línea.

El “caranchoa”

¡Hasta le Fundación del Español Urgente usó el término para su inocentada! Hoy, “caranchoa” es el símbolo de una victoria, la de las personas de verdad contra los niñatos que, sin razón, se creen impunes. El bofetón que recibió Sergio Soler, un youtuber que se hacía llamar “Mr. Granbomba” y que grababa bromas en las que humillaba a sus víctimas, es un icono. Ese “plas” tan sonoro sirvió para aliviarnos brevemente. No se trata de que no les entendamos, es que algunos se han pasado con sus tonterías.

La burbuja de todos los años

Donald Trump, cavernícolas como Sigfrid Soria (o el propio Sigfrid Soria), Ramón Espinar y sus impulsores, y youtubers que ofrecen un contenido de mierda a los que no hemos parado los pies, son males que hemos sufrido en 2016 y que continuarán en 2017, como la burbuja de las empresas de base tecnológica: “El Amazon español” sufre, hemos visto despidos en marcas que hacen rondas de financiación millonaria, y el famoso “Apple extremeño”, al final, parece que era un pequeño fraude. Y en 2017 seguiremos hinchándola.

Gran bomba… de humo

20161216_bomba

Sinceramente, espero que estas líneas sean las últimas sobre Sergio Soler, el youtuber que recibió una sonora y sonrojante bofetada de la víctima de una de sus bromas, a la que insultó gratuitamente, pero me temo que no lo serán. Soler, rebautizado por sí mismo como “Mr. Gran Bomba” ha cerrado su cuenta en Twitter y ha ocultado o eliminado todos sus vídeos en YouTube… Salvo dos, en los que se muestra solidario con “los más necesitados” y la Cruz Roja. ¡Vaya chasco!

Hacer humor es muy difícil

Siempre he admirado a quien sabe hacer reír y cada vez me parece mejor señalar a quien lo hace fatal, como Sergio Soler… O Jorge Cremades. Su canal en YouTube es una colección de chistes básicos con actores que, sorprendentemente, se prestan a su humor. Hasta que Cremades se ha pasado y, en serio, ha dicho que conoce estadísticas que aseguran que hay más violaciones a hombres que a mujeres. Para disculparse ha elegido tuitear un pantallazo en WhatsApp. Le va a costar ser más chapucero.

Otra ronda

Me gustaría que lo que voy a contarles fuera un chiste malo, pero no lo es: “La Fundación Francisco Franco ha premiado a Juan Antonio Morales, secretario provincial del PP de Badajoz y diputado de la Asamblea de Extremadura, a Antonio Pozo, alcalde popular de Guadiana del Caudillo (Badajoz) y a Ana Rivelles, alcaldesa de Alberche del Caudillo (Toledo) y también del PP por su ‘labor destacada en la defensa de la verdad histórica y de la memoria del Caudillo y su gran obra’”, según El Confidencial, que cita a La Marea.

Se puede amar lo que se es…

“Se puede amar lo que se es sin odiar lo que no se es”. La cita es del lehendakari Ibarretxe, y unos cuantos todavía tienen pendiente conocerla y aplicarla, por lo que parece. ¿Qué ganan los miembros de la CUP que queman, rompen o guillotinan fotos del Rey? ¿Acaso su manifestación de odio que sirve de regocijo a cavernarios como los de Libertad Digital, suponen que reconozcan menos que yo, por ejemplo, la autoridad del monarca? Personalmente, no necesito ni he necesitado prender fuego a nada que no me representa.

No puedes reírte de los votantes

En política es lícito que cada uno haga lo que quiera, hasta mentir. Luego, serán los votantes lo que pongan a cada partido y candidato en su sitio. Pero el mayor pecado que un político puede hacer es tomar a los votantes por tontos. Es lo que hacen Pablo Iglesias e Íñigo Errejón cuando se besan en la boca para un programa de LaSexta (¡ay, la televisión!) después de que el primero humillara nuevamente al segundo, y éste respondiera como acto de rebeldía.

Ojalá el juez te dé en la otra mejilla

20161214_juez

Se llama Sergio Soler, pero se ha rebautizado como “Mr. Gran Bomba”. Dice de sí mismo que es un youtuber que gasta bromas y las cuelga en Internet… Pero le conocemos por la sonora bofetada que recibió de una de sus víctimas, a la que llamó, gratuitamente, “cara anchoa”. ¿Es motivo suficiente para una agresión? No lo sé. Pero sí sé que Soler está intentando beneficiarse: ha denunciado al agresor, ha dicho que espera que tenga represalias de sus jefes (va con el uniforme de una empresa de repartos) y sigue subiendo vídeos.

Ni puta gracia

Soler tiene 34.700 seguidores en Twitter y más de medio millón en YouTube. Su canal es pura basura: bromas con poca gracia en las que, como él mismo reconoce en uno de sus títulos, ridiculiza a sus víctimas. Un guión flojo, una interpretación aun más floja, un micrófono oculto, una cámara a media distancia… Y a facturar lo que se pueda con vídeos como ese en el que acosa a una chica en una parada del autobús o tira huevos a un coche cuando una mujer termina de limpiarlo.

Al final, se equivocó de persona

Juan Manuel Garrido recupera, también en Twitter, otro vídeo de Sergio Soler en el que llama “pringado” y “papanatas” a dos personas, de un modo igualmente gratuito, para grabar sus reacciones. El primero se enfada, el segundo le avisa de que algún día alguien le pegará, que es lo que finalmente le ha sucedido. Solo era cuestión de tiempo que “Mr. Gran Bomba” se equivocara de persona y recibiera un bofetón. Lo que hace Soler también es violencia, aunque él esté convencido de lo contrario.

Es importante por lo que pone de manifiesto

Si no recuerdo mal, la última columna monográfica antes de la de hoy fue también por un youtuber, Rubén Doblas, “El Rubius”, pero porque es un auténtico fenómeno. Nada que ver con Sergio Soler. En cualquier caso, estoy de acuerdo con Marcelino Madrigal: hay que mirar más allá. No podemos desligar que un tipo de 20 años piense que esté bien reírse de la gente a la que acosa, insulta o ridiculiza, de ciertas actitudes de una parte de la juventud, que sacraliza el número de “followers” y banaliza el respeto.

Hay que dar valor a quien lo tiene

No quiero señalar a los miles de seguidores de “Mr. Gran Bomba” o Dalas, el youtuber que se defendió con una historia inverosímil cuando le denunció su propia ex novia (también youtuber) y otras chicas por acosar a menores de edad. Ambos aparecen sonrientes en una foto que está circulando como paradigma de quiénes son hoy los referentes de los más jóvenes. Un adolescente se equivoca por naturaleza, pero los que ya hemos pasado esa fase tenemos que saber reconocer el valor para explicarlo a quienes nos sucederán.