Cómo funcionan las mordidas

Lo que conocemos del “caso Lezo” puede convertirse en un ejemplo estupendo sobre cómo funciona eso de enriquecerse con mordidas y dinero público siendo un alto cargo de la comunidad de Madrid: más de medio millón de euros se habría embolsado Ignacio González y su entorno más cercano por posibilitar a ACS la construcción de un campo de golf aunque la operación para levantarlo conllevara un importante perjuicio para la comunidad. Esto lo dice la UCO y el auto del juez.

España en sus personajes

Una novela es gigante cuando, además de la historia y la narrativa, sus personajes son importantes, están bien trabajados y cuentan, casi solo con su aparición, su propio relato. Si España fuera una novela, el comisario José Manuel Villarejo sería uno de esos personajes que definen lo que pasa. Presente como inspector de policía en casi todas las tramas delictivas españolas, acaba protagonizando su propio delito de negocios opacos y ocultación de capitales.

Podemos y sus pecados

Si algo nos ha enseñado Pablo Iglesias es que sus novias y su política se mezclan. La primera que le conocimos, con la que rompió en público vía Facebook, Tania Sánchez, pasó de ariete a arrinconada. Y la actual última ex, Irene Montero, también ha vivido auge y bajón político y amoroso de manera paralela. Así que, sí, podemos comentar su relación, y al hacerlo, enterarnos de que Pablo ya no vive en aquella VPO heredada, sino que se ha pasado a un chalet, según El Español.

Panenkazo

La Revista Panenka me gusta por la idea: un medio para leer sobre las historias que genera el fútbol más que sobre su actualidad. Por cómo la ejecuta: con un diseño excepcional. Por cómo comunica en Internet. Porque demuestra que el periodismo deportivo es posible. Y porque acierta con los personajes que merecen su portada, como Xabi Prieto, desencadenante de un número con contenido especial sobre la Real Sociedad. Un reconocimiento que jugador y club merecen.

Hablemos de porno

En una columna diaria sobre Internet puedo empeñarme en evitar hablarles de pornografía o asumir que en Internet hay mucho sexo y, de vez en cuando, traerles historias que dan sentido a su consumo. En Magnet también lo entienden y nos enseñan a la última estrella española en este tipo de cine: un tirillas con cara de niño y un miembro tremendo que, por esa combinación de factores, tiene éxito. Sin embargo, es un tipo normal como muestra en su canal de YouTube.

Sí, es miedo

Sí, alguien está jugando con el miedo de la ciudadanía. Ya que no fue útil la coacción a los políticos catalanes, que veían a sus compañeros condenados a pagar varios millones de euros e incluso detenidos, ni fue útil impedir violentamente el derecho al voto y los recuentos, “alguien”, insisto,han decidido poner en marcha un efecto dominó perverso y varias empresas importantes ya han cambiado su sede social o han anunciado que se irán de Catalunya. Y esto ya ha hecho daño.

El “seny” vasco

Después de muchos días muy intensos creo que lo más sensato que he leído en todo este tiempo es este tuit de Miguel Ángel Puente: “No se puede declarar la independencia con un referéndum así, por favor. Es que nadie tiene un poco de sentido común aquí…”. Porque, sí, se puede estar completamente a favor de que un pueblo elija lo que quiere ser y, precisamente por eso, exigir que esa voluntad se tenga en cuenta con todas las garantías. Está mucho en juego.

Murcia está viva

El conflicto catalán está dando más aire a Mariano Rajoy de lo que parece a simple vista. Para empezar, va a ganar sentado sobre su paciencia, como ha ganado a todos sus enemigos interiores y exteriores. Para seguir, el vaciado de la hucha de las pensiones, las novedades en las investigaciones de los casos de corrupción y hasta otro fallecimiento de un testigo clave han pasado desapercibidos. Para terminar, hasta el caos en Murcia está siendo tapado entre esteladas.

Wismichu contra Dalas…

Tengo que hablarles también de la última guerra entre youtubers porque creo que es mi deber aunque me parezca una castaña. Así que en una columna de opinión sobre lo que considero relevante en Internet tienen que leer que Wismichu ha grabado un vídeo de media hora acusando a Dalas de mentir y manipular por fama y para acostarse con chicas, algunas de ellas menores de edad. Una batalla, se lo aseguro, por todo lo alto ya que ambos son estrellas de este medio.

…Que no va a ningún sitio

Invertí esa media hora en conocer la opinión que Wismichu tiene de Dalas (mala, como supondrán), y después del chorreo del primero (“más estrella”) el segundo vio cómo su canal fue cancelado por YouTube un día. Pero, ¿qué pasó? Pues todo y nada. Me refiero a que algunas acusaciones, como la de la violencia de género, no son un juego de niños. El resto son “movidas” de adolescentes que gestionan fama y dinero, y que sobre esa fama y dinero generan parte de sus temas.

Frivolizar con una guerra civil

La moda de no vacunar a los niños solo es entendible porque las pandemias están erradicadas entre quienes tienen tiempo para informarse en Internet buscando los argumentos más enrevesados. Del mismo modo, quien frivoliza con la guerra civil ha vivido muy lejos de enfrentamientos reales. Lo hace Julian Assange, el mago blanco de ese progresismo que no distingue la izquierda de la extrema derecha, cuando habla de Catalunya con absoluta irresponsabilidad.

Delito de “apología del referéndum”

No es ninguna broma: una cuenta en Twitter del PP en Madrid argumentaba que el acto a favor del referéndum en Catalunya que iba a producirse en Madrid ha sido prohibido por hacer, precisamente, “apología de un referéndum” como si esto fuera un delito. En serio: ¿no se escuchan cuando hablan ni se leen cuando escriben? ¿No se dan cuenta del ridículo que hacen con ciertas afirmaciones como que la democracia tiene que impedir el derecho a decidir?

Hazte Oír, de utilidad pública (todavía)

Puede tener razón el ministro español de Interior cuando afirma que Hazte Oír seguirá siendo una asociación de utilidad pública porque está al corriente de todos los requerimientos administrativos y los procesos judiciales en los que está inmersa no se han resuelto. El problema, no obstante, es doble: ¿quién y por qué se declaró de utilidad pública a la extrema derecha? ¿No hay suficientes motivos extraordinarios para tomar una decisión extraordinaria?

La realidad supera la ficción

Roberto Saviano está de promoción y su trabajo es llamar nuestra atención para que hablemos de su última novela, lo sé. Pero no es menos cierto que lo que cuenta en El Confidencial anima a que le mencionemos… Y a acercarnos a su trabajo. El autor, especializado en la mafia italiana, advierte de que su texto, sobre la crueldad de las nuevas generaciones de mafiosos, es superado por la realidad, en la que los más jóvenes se muestran verdaderamente agresivos y sanguinarios.

La crisis en YouTube se estabiliza

Hace unos meses les explicábamos la crisis que estaban viviendo en YouTube algunos generadores de contenido, cuya zafiedad era al mismo tiempo reclamo para las audiencias jóvenes y rechazo para las marcas que más dinero gastan en la plataforma como anunciantes. La mayoría de youtubers, leemos ahora en Magnet, han decidido generar contenido “familiar” para no perder dinero, y otros se resignan a pasar filtros de control con los que lo pierden.

Otro par de líos en Podemos

Primero fue la noticia de que “Iglesias reforma los Estatutos sin permiso de las bases” en el período estival. Después hemos sabido que “Podemos tiene un problema con su tribunal de Garantías: hay dos presidentes que no se reconocen el uno al otro y nadie sabe quién manda”. Una situación muy poco recomendable para un partido que tiene que levantar el vuelo en esta legislatura después de la recuperación de Pedro Sánchez y el PSOE. Y esto no se salva con tuits.

Empresas sin trabajadores

Esta noticia me sorprende, no puedo remediarlo: España bate su propio récord de empresas sin trabajadores. ¿Por qué? Muy sencillo: porque la tributación es más favorable aunque sean empresas unipersonales. ¿Y los trabajadores autónomos? Pues miren, somos los más tontos. Ese es el mensaje y es lo que me sorprende, que se permita que quede ese poso, esa última reflexión, que nos inviten a hacer una trampa a medias si no queremos tributar más por lo mismo.

Por ejemplo, aquí

Esta invitación al ahorro tributario para empresas unipersonales es permanente y se hace con total impunidad. En una pieza de Vozpópuli precisamente sobre la cotización de los youtubers se explica perfectamente cómo la recomendación es la de la empresa sin trabajadores. También relatan, como ya hemos comentado en alguna ocasión en esta columna, que no es extraño que algunos youtubers españoles acaben emitiendo y cotizando desde Andorra.

Internet no es un derecho

No me gusta especialmente Juan Gómez Jurado, una de las estrellas de Twitter, y una de las críticas que hace a su último hilo me parece adecuada: la lectura no puede ser un segregador por mucho que aporte. Precisamente, Jurado se revelaba contra quienes consideran el wifi e Internet un derecho (yo también creo que no lo es) y creen que hay una brecha entre quienes sí acceden y quienes no. No veo ningún problema en negar el acceso a Internet por ejemplo a los yihadistas.

¿Por qué lo hacen?

La semana pasada fue muy popular una cuenta falsa en Twitter que prometía un año de Netflix gratis. La cuenta, además, llevaba en su nombre esta marca. ¿Por qué lo hacen si solo pedían compartir un tuit y empezar a seguir la cuenta? Porque esa cuenta con miles de seguidores después puede ser vendida a empresas que no quieren trabajar sus públicos sino adquirirlos. Ese es el fin de las cuentas que atraen tráfico y seguidores copiando contenido o falseando marcas.

La mejor amiga de Juan Carlos I

Espero que Bea Téllez haya escrito su crónica real con las mismas ganas de reírse con las que yo la he leído: Marta Gayá es la nueva “amiga entrañable” de Juan Carlos I, tanto que el rey emérito en vez de ir a Mallorca con el resto de su familia viaja hasta Dublín con ella, invitados por un magnate, a la apertura de una nueva galería de arte. Una escapada romántica en toda regla para el casi octogenario que sigue viviendo la vida “crazy” junto a mujeres, millonarios y lujo.

Andrea, no leas

Estaba yo tan tranquilo pasando ya del tema cuando me he topado con la carta de Alberto Olmos a Andrea Levy en El Confidencial. El escritor recomienda a la política que deje de leer porque no le toca, porque ella es de derechas y no puede leer, ¿no ve acaso que en Twitter están venga decírselo? Olmos acierta con la ironía y con la denuncia de una masa de tuiteros que se tienen por progresistas pero que no aceptarían sus propias posiciones en otros.

¿Qué pasa cuando el transporte público es gratis?

Hace tres años el gobierno de Tallin decidió que su transporte público sería completamente gratis para su ciudadanía. ¿Qué ha pasado después de este tiempo? Pues que el incremento de viajeros solo ha aumentado un 3%, lo que confirma que el gasto no es el motivo por el que lo usamos. Pero sí ha aumentado notablemente en los barrios más deprimidos. Lo que también subió fue el número de empadronados ante el anuncio de gratuidad… Que luego no han hecho uso.

Guardémonos el respeto

A veces en Twitter las frases más interesantes no las escriben las grandes estrellas ni tienen miles de retuits. Vale un fogonazo, un minuto para escribirla bien y, sobre todo, que haya alguien al otro lado al que le interese el mismo tema que a tí. Y a mí me interesa mucho este: “Si eres un redactor y pones títulos como ‘El XXX que ha incendiado las redes’, es muy posible que dentro de poco un algoritmo te sustituya”. No nos perdamos el respeto por un puñado de clics, por favor.

Entonces, ¿sí a la tele?

Me gusta El Rubius. Y creo que la tendencia de los más jóvenes a responder que quieren ser youtubers de mayor no responde tanto a este fenómeno comunicativo como a la marea de mediocres que le imitan. Lo que no me gusta de El Rubius ni de ninguno de sus copiadores es esa aversión a la tele… A menos que, como en el caso de Fanta, les pongan tela por delante. No lo saben, pero no son famosos diferentes por salir de YouTube (o Instagram), y acabarán por descubrirlo.