Tortilla: técnica gallega, manos americanas

Partamos de una realidad: la palabra tortilla sugiere imágenes muy diferentes en quien la oye según sea éste español, mexicano o chileno, para cada uno de los cuales una tortilla es una cosa diferente.

Apelemos al Diccionario de la Real Academia de la Lengua, que define tortilla como una “fritada de huevo batido, en forma redonda o alargada, a la cual se añade a veces algún otro ingrediente”.

Impreciso, pero básicamente correcto. Luego nos dice que en México, América Central, Puerto Rico y la República Dominicana es un “alimento en forma circular y aplanada, para acompañar la comida, que se hace con masa de maíz hervido en agua con cal, y se cuece en el comal”. Añade que es algo “fundamental en la alimentación de estos países”. Finalmente, y para el noroeste de Argentina, Bolivia y Chile, tortilla sería una “pequeña torta chata, por lo común salada, hecha con harina de trigo o maíz y cocida en el rescoldo”.

Diccionario al margen, lo cierto es que cuando un español dice “tortilla” está pensando en lo que algunos llaman tortilla española, en oposición a la tortilla francesa o a la francesa, pero que la mayoría conoce sencillamente como tortilla de patatas.

Seamos serios: cuando un ciudadano madrileño, o andaluz, o gallego, o de donde sea, anuncia “voy a tomarme un pincho de tortilla” todos sabemos a qué se refiere: a una cuña de tortilla de patatas, no a un corte de tortilla a la francesa, ni de tortilla de gambas… No: tortilla de patatas, que es el tentempié más habitual de las barras españolas a media mañana.

Eso sí: es la más española de las tortillas. De hecho, solo se hace en España. Lo de quién, cuándo y dónde hizo la primera se ignora. Teorías hubo muchas, la más conocida la de la tortilla de patatas que un ama de casa navarra Continúa leyendo Tortilla: técnica gallega, manos americanas