Apple, entra en su momento decisivo

Tim Cook probablemente es una de las personas más influyentes de Silicon Valley. Por qué no de Estados Unidos -con lo que esto significa-. Cuando heredó el puesto de CEO de Apple (y sobre todo después de la muerte de Steve Jobs) fueron muchos los que clavaron los ojos en él viendo que haría con una empresa que a pesar de tener millones de fans y detractores lleva mucho tiempo marcando el ritmo de la electrónica de consumo. Siempre se espera más de ellos que de ninguna otra.

Tras un principio titubeante en el que tuvo que trabajar debajo de la alargada sombra del fallecido gurú comenzó a cambiar y modernizar la compañía. ¿Modernizar? Sí, decidió que aunque los de Cupertino son diferentes no podían seguir al margen del mercado. iPads más pequeños, iPhone más grandes, streaming, nuevos interfaces… La apuesta era arriesgada pero el resultado fue redondo: record de beneficios año tras año y una cotización de 700.000 millones de dólares. Un control absoluto del mercado de smartphones y un aura de intocables.

 

Sin embargo, una lección básica de economía -y de la vida- es que el crecimiento y la bonanza nunca duran para siempre. El pasado día 26 la empresa presentó sus resultados financieros referidos al primer trimestre de 2016 con lo que, por fin, podemos tener una imagen completa del año 2015. Y de nuevo tenemos cifras récord: una facturación de 75.900 millones de dólares y unos beneficios de 18.400 millones. ¿Dónde está el problema entonces? En que es una variación positiva de solo el 2%. Demasiado plana para los inversores que ya llevan castigando en el parqué a los californianos desde julio y que ya han restado un 20% al valor de la empresa (ahora es de 535.000 millones).

Lo que más preocupa es el comportamiento del iPhone. Durante el trimestre presentado se comercializaron 74,7 millones de terminales. Eso deja el total en algo más de 310 millones durante todo el año, una cifra muy superior a 2014. No obstante, si comparamos el trimestre de lanzamiento del iPhone 6 con el del iPhone 6S vemos que el terminal a duras penas ha crecido. Solo un 1%. Y eso es algo que nunca le había pasado al smartphone desde su lanzamiento en 2007.

La empresa -y por una vez también los analistas- coinciden en que la variación tiene solo una razón: el comportamiento del dólar de forma global. Con la misma evolución de un año antes los ingresos de la multinacional habrían crecido un 15% hasta los 80.800 millones de dólares.

Si vamos más allá y nos fijamos en los productos vemos que las unidades del iPhone están “planas”; que el lanzamiento del iPad Pro en noviembre no ha conseguido parar la caída del iPad (que ha visto caer sus ventas un 25% en el último trimestre y sus ingresos un 21%); y que aunque los Mac se comportan mejor que el resto del mercado de ordenadores, también han dejado de crecer (han caído un 3% en el interanual). La buena noticia es que en el apartado de “otros” donde entran los Apple TV, Apple Watch, Beats, iPod y accesorios han vivido un crecimiento del 62%.

El problema para muchos es la excesiva exposición que la empresa tiene al mercado de smartphones. El iPad está bajando drásticamente su presencia en el negocio -no así en el mercado- y ya representa lo mismo que los Mac (un 9%) y aunque el negocio de servicios -desde Apple Music a Apple Care pasando por Apple Pay y la tienda de aplicaciones- siguen en buena forma, no llegan al 6% del total.

La empresa saca pecho diciendo que han batido un nuevo récord de dinero en caja: más de 216.000 millones de dólares (podría comprar Microsoft, Facebook o Samsung con ese dinero). Además, dentro de su estrategia se prevén movimientos importantes como el proyecto Titán -a pesar de la marcha de Steve Zadesky se da por hecho que entrarán antes de 2020 en el negocio de la automoción- o la realidad virtual y aumentada donde está realizando importantes fichajes.

Under Armour SpeedForm Gemini 2 Record Equipped, las primeras zapatillas inteligentes

 

Durante el pasado CES de Las Vegas pudimos ver cómo multitud de empresas de casi todas las disciplinas se aliaban para entrar en uno de los negocios más pujantes a medio plazo: la salud. Todo tipo de dispositivos pensados para mejorar nuestra vida diaria potenciando la actividad física (somos competitivos por naturaleza y nos encanta monitorizarnos) y ayudándonos a seguir una dieta más equilibrada respecto a nuestras necesidades.

 

De hecho, la semana pasada hablábamos de la Health Box que presentaron Under Armour y HTC como una de las estrellas del evento al respecto. Sin embargo la marca deportiva americana no llevó solo gadgets a Las Vegas. Una de las mayores sorpresas de la convención fueron unas zapatillas. ¿Algún nuevo material o diseño revolucionario? Nada más lejos de la realidad. Su modelo, las Speedform Gemini 2 Record Equipped iniciaba un nuevo camino hacia el calzado inteligente.

 

En vez de necesitar cargar con smartphones o cualquier otro dispositivo (iPod Touch por ejemplo) para poder medir la carrera, estas zapatillas permiten realizar un seguimiento y almacenar datos referidos a la fecha del entrenamiento (o competición), duración, distancia y ritmo.

 

 

Disponibles desde el pasado día 29 en algunas tiendas seleccionadas por la marca (su precio de 150 dólares no es mucho mayor que el de otros modelos de la casa pero sí es más elevado que la media de gasto de un runner aficionado), las Speedform Gemini 2 están construidas en materiales ligeros -uno de los puntos fuertes de la casa- y siguen contando con la malla ligera en el upper y su característica suela que simula nuestro pie.

¿Dónde se guarda entonces toda la tecnología que permite el registro de datos? En la goma debajo de nuestros pies. Los materiales, completamente sellados, permiten ubicar un chip con conectividad Bluetooth con el que pasar los datos (ahora sí) al ecosistema de aplicaciones de la empresa. El “impacto” en el peso es irrelevante -el control va solo en un pie- y el modelo sigue siendo de las más ligeras de su categoría.

 

Por si esto fuera poco los de Baltimore también presentaron unos auriculares inalámbricos desarrollados con JBL que cuentan con memoria interna para almacenar tu música favorita. ¿Un guiño para que podamos salir a correr libres de dispositivos pero con todas las comodidades de siempre? Sin duda, sobre todo si tenemos en cuenta que uno de los dos modelos ya disponibles incorpora sensor de ritmo cardíaco.

Daimler, con sus ojos en Apple y Google

No es la primera vez que el Grupo Daimler se fija en los progresos e intenciones que las tecnológicas tienen respecto al sector de la automoción. De facto, hace meses se alió con Audi para solicitar al Gobierno Alemán que vigilara de cerca su entrada en el negocio. Ahora que parece que su entrada es inevitable -como proveedores de smart cars o incluso como constructores- la matriz de Mercedes Benz ha mostrado en los últimos eventos (curiosamente el CES de Las Vegas, territorio tecnológico y en el NAIAS de Detroit) su sorpresa por la evolución de Apple y Google.

Dieter Zetsche explicaba recientemente a los medios que están sorprendidos por los avances que están lanzando ambas empresas tanto para el modelo industrial que ya existe como en otros sectores como el de los vehículos auto tripulados. Aunque no dio detalles en las entrevistas de lo que ha podido ver, sí dejo claro que hay algo importante que se está cociendo en California y parece que Tesla no es su única preocupación.

Según Welt am Sonntag, el directivo teutón ha estado visitando hasta setenta tecnológicas californianas para averiguar cuáles son los avances más relevantes y con cuáles podría colaborar para la evolución de sus próximos modelos (¿se habrá cruzado con algún Google Car?). De esta forma, los alemanes se colocan en una situación de privilegio respecto a sus rivales “clásicos” a la hora de querer desarrollar su propia plataforma.

Para Zetsche, hay un gran respeto por el trabajo del Daimler en las tecnológicas y ambas partes de la negociación son consciente de que se necesitan mutuamente para sacar adelante un coche conectado, autónomo y limpio.

Y precisamente por eso se encontró con muchas empresas dispuesta a colaborar a la hora de desarrollar una plataforma propia para el grupo que le permita vivir al margen de iOS o Android y, sobre todo, convertirse en una alternativa al dominio de los dos titanes de Silicon Valley.

Ambas, por cierto, con una estrategia muy diferente a la hora de llevar a cabo sus evoluciones. Mientras Google hace públicos todos sus avances, Apple sigue llevando todo en estricto secreto e incluso el abandono de Steve Zadesky del Proyecto Titán (del que era principal directivo) es solo un rumor.

En cualquier caso parece que tanto analistas como rivales dan por hecho que ambas empresas tienen planes sobre la carretera y que están dejando el resto (y buena parte de su capacidad de inversión) para marcar un antes y un después en una industria centenaria que está en los albores de una nueva era (la implantación del Internet de las Cosas y la contaminación así lo exigen).

Enter Bilbao 2016, el eTurismo llega a Euskadi

Entre los días 2 y 5 de febrero Bilbao está siendo sede de las Conferencias ENTER de eTurismo organizadas por la International Federation for Information Technologies and Travel & Tourism, la principal comunidad mundial dedicada al debate, el intercambio y el desarrollo del conocimiento así como sobre el uso y el impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el sector turístico.

Así, el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación de la Biblioteca de la Universidad será la sede de uno de los días resaltados en el programa, el Basque eTourism Day, en el que expertos de diferentes campos -marketing, educación, turismo, nuevas tecnologías- etc. analizarán el enorme cambio que ha vivido el sector durante los últimos años -algo que queda patente en el incremento del peso del turismo en la riqueza de la región- y, sobre todo, los retos que se plantean en la era de la digitalización.

El programa comenzará con una ponencia sobre innovación tecnológica y e-turismo en la que ponentes del DFRC (un centro suizo de análisis de datos), TecnaliaVICOMTECH-IK4 (centro de investigación aplicada especializado en crear soluciones tecnológicas para empresas y entidades públicas) y el Campus CETT de la Universidat de Barcelona serán moderados por el Presidente de SEGITTUR, Antonio López de Ávila.

Poco después el CEO en la European Travel Comission, Eduardo Santander; Manu Balsera de AMC Networks International-Iberia y Natalia Zapatero de Turiskopio formarán parte de una mesa de debate sobre el marketing y el e-Turismo.

Todo ello estará acompañado de un potente showroom entre los que destacan las siguientes propuestas:

  • Proyecto JANTUR. Ecosistemas comarcales en la nube que permitirán la gestión integrada de las relaciones entre productores locales y proveedores primarios de servicios turísticos con el fin de potenciar el desarrollo de un entramado turístico sólido y responsable.
  • Smart Kalea. Dinycon y Fomento SS proponen un sistema de conteo y tracking de turistas (y sus movimientos) en la Parte Vieja de Donostia.
  • Proyecto IKUSALL. En el que The Movie, Haiko Technologies y Vicomtech-IK4 buscan desarrollar nuevos canales de promoción de la oferta turística vasca.
  • WORKTEL. Una aplicación de B&V Apps que permite a los usuarios reservar espacios hoteleros por horas.
  • JOKOTUR. Las oficinas de información turística de Getaria y Zarautz han trabajado con Batura Mobile Solutions para dar a los usuarios información turística en movilidad en Destino aplicando técnicas de gamificación.
  • Qing Solutions. Tecnalia y Onity presentan pulseras inteligentes que permiten gestionar pagos y accesos a eventos, hoteles y resorts.
  • Puntos de información interactivos e inmersivos. Tecnalia también traerá las DEMOS realizas sobre la “almendra” Medieval de Vitoria-Gasteiz y de un escenario de realidad virtual inmersiva con Oculus Rift.
  • BATTO. Deusto Sistemas ha desarrollado un sistema de notificaciones personalizadas para los dispositivos móviles de los visitantes según su proximidad a puntos turísticos de interés.
En definitiva, una oportunidad de conocer cómo se ha desarrollado el turismo en Euskadi y, sobre todo, saber cuáles son las soluciones que el ecosistema de innovación propone para que su crecimiento siga siendo sostenido y de calidad.
Noticia recomendada por Binary Soul

Piratería, ¿y si incrementara las ventas de contenidos?

Toda clase de descarga de contenidos musicales, cinematográficos o similares que vulnere los derechos de autor está ampliamente perseguido. El motivo es sencillo: afectan negativamente a distribuidoras, autoras y toda la cadena de esta industria del ocio y, por lo tanto, hay que minimizarlas -o hacerlas desaparecer-. Sin embargo, ¿qué ocurriría si esto no fuera así?

Un estudio llevado a cabo por Jonathan Lee, del Departamento de Economía de la Universidad de Queen revela que en determinadas circunstancias la piratería podría servir para promocionar un álbum o película y, por tanto, para impulsar sus ventas.

El trabajo, que ha durado más de una década, ha estudiado minuciosamente la relación entre el efecto del uso compartido de archivos y las ventas de álbumes en formato digital y físico. La muestra, de 250.000 títulos y 4,8 millones de descargas llevadas a cabo en BitTorrent, parece más que suficiente como para confirmar su conclusión: “no hay forma de determinar si la piratería tiene un efecto positivo o negativo sobre las ventas”.

Determinados parámetros como el artista, la popularidad del mismo, el género musical o el medio, son fundamentales para saber si se da una incidencia positiva o negativa en las ventas finales. De esta forma, según Lee, la piratería sí es dañina para las transacciones físicas mientras que hace todo lo contrario con las digitales ya que funciona como un poderoso “boca a boca” con las novedades y tendencias del mercado. De esta forma, aunque los artistas de primer nivel pierden ventas “tradicionales” estas se compensan parcialmente con las ventas 2.0.

Respecto a los menos populares, se puede concluir que la piratería sirve como un trampolín para los “verdaderamente talentosos”. Ya que permite que los clientes potenciales les conozcan gratis y se aficionen a sus contenidos que más tarde comprarán. De tener que pagar por ellos la mayoría no saldrían del anonimato (en el modelo anterior a la era digital solo ocurría cuando contaban con el favor de sellos y radios fórmula).

Lo más llamativo de todo es que con muestras y sistemas de estudio diferentes, este nuevo informe refuerza las conclusiones de otro presentado por David Blackhurn, investigador de Harvard y titulado On-line Piracy and Recorded Music Sales en 2004 y que concluía que el intercambio de archivos es beneficioso para el 75% de los artistas que ven aumentar sus ventas y su presencia (con lo que sus giras son más populares y facturan más).

Diez años después, en 2014, la propia Comisión Europea (su Instituto de Prospectiva Tecnológica) corroboró que la piratería no afecta a las ventas digitales: “se ha concluido que los consumidores de música sustituyen el consumo legal de música por el consumo ilegal de la misma; pero gran parte de lo que se consume ilegalmente nunca se habría adquirido si la piratería no estuviera disponible”.

Si a esto le unimos que multitud de expertos de la industria concluyen que la mayoría de los grandes artistas -sobre el papel los únicos afectados por las descargas- generan la mayor parte de sus ingresos por medio de sus giras, los resultados se confirman. ¿Qué deberá hacer ahora la industria? ¿Y las Administraciones?