19
dic 14

Instagram, de récord en récord

Cuando en abril de 2012 se hizo público que Facebook pagaría 1.000 millones de dólares por hacerse con la red social de fotografías Instagram muchos pensaron que sólo se convertiría en el nuevo juguete de Mark Zuckerberg. Sin embargo, el fundador de la red más famosa garantizó desde el primer momento la independencia del servicio para asegurarse su crecimiento -y más tarde las posibilidades de convertir su compra en muchos millones de dólares de beneficio-.

Aunque la compra supuso muchas dudas -sobre todo por parte de los accionistas- el tiempo ha dado la razón a los californianos y ni el cambio sistemático de las políticas de privacidad en Instagram, ni la incorporación de publicidad tanto en Estados Unidos como en Europa, ha hecho que la red fotográfica pierda el más mínimo interés por parte de los usuarios. Al contrario, recientemente ha celebrado que ha superado los 300 millones de usuarios… y a Twitter como segunda red social del hemisferio occidental.

Si hace poco más de medio año la cifra era de 200 millones, ahora el CEO y fundador de la empresa, Kevin Systrom explicó en el blog corporativo este nuevo hito que permite que cada día se compartan más de 70 millones de imágenes y vídeos en una red con poco más de cuatro años de vida.

Una de las razones del éxito de Instagram es, sin duda, la velocidad a la que está implementando cambios -acertados o no- su capacidad para rectificar los errores y la forma en la que vende a sus usuarios todas las novedades. Además, el anuncio de que eliminará las cuentas de falsos famosos para conseguir que la red social sea más “auténtica” -del mismo modo que hace su matriz Facebook- ha sido todo un ataque en la línea de flotación al rival al que acaba de superar, Twitter, que ha sido criticada muchas veces por la poca seriedad con la que se toman las identidades de sus usuarios.

Eliminar las cuentas spam, molestas para los usuarios reales y que tan sólo son un peligro para el sistema, es otro de los puntos con los que se ha comprometido Systrom en un alarde de sinceridad y humildad y en el que agradeció a todos los usuarios la fidelidad que han demostrado a su servicio durante este cuatrienio.

Se han echado en falta referencias a los resultados de la implementación de servicios publicitarios en Europa -en Estados Unidos fueron excepcionales- pero el crecimiento exponencial del número de cuentas activas reales y la reputación que está adquiriendo la red social como una plataforma donde compartir todo tipo de contenidos multimedia (también mira a Vine por el retrovisor) deja claro que cuando se publiquen las cuentas estás será muy positivas.


18
dic 14

Navidad, nuestra lista de regalos

Ha pasado otro año más y como nos hemos portado muy bien ha llegado la hora de hacer nuestra lista de regalos para esta Nochebuena (y, de paso, se nos han ocurrido un montón de ideas que pueden pedir los demás), por eso os presentamos -gracias al estupendo ranking que todos los años hace Xataka- los gadgets más deseados para cada tipo de persona -amante de la tecnología-. ¿Queréis alguno de estos?

  • Para el deportista Nike nos propone sus Nike Show-x2 Pro que, más allá de lo que pueda parecer (unas simples gafas) son todo un compendio tecnológico. Empezamos por sus lentes duales con corte del cristal realizado por laser que permiten tener una visión óptima sea cual sea el ángulo; seguimos por sus monturas diseñadas para garantizar el agarre en cualquier situación; el puente nasal ventilado y ajustable reduce la condensación y cuenta con protección total frente a los rayos UVA y UVB. 115€.

  • Para los amantes de la música hemos escogido unos viejos conocidos, los Sennheiser Urbanite. Cuentan con un diseño moderno y sofisticado, la calidad de sonido a la que nos tiene acostumbrados esta referencia del mundo del sonido y un precio muy competitivo para un equipo con características profesionales: 177€. Todo en ellos está pensado para destacar. Un regalo que está pensado para durar años.

  • Para los gamers más clásicos proponemos este teclado con contactos mecánicos que permite una mayor durabilidad -sabemos lo duro que pueden aporrear algunos las teclas cuando les sube la adrenalina durante una partida- y que gracias al sistema de retroiluminación personalizable ayudará a ambientar las partidas: el Razer BlackWidow Chroma. Disponible también con teclado para castellano -no se va a usar sólo para jugar- cuesta 170€.

  • Para aquellos que entienden que todos los regalos deben ser educativos les proponemos una suscripción anual a Smartick que ayudará de una forma divertida a que los más pequeños de la casa mejoren exponencialmente sus capacidades matemáticas. Puede parecer un regalo caro (310€) pero sus resultados lo convierten en toda una inversión. De los más interesantes que nos trae Xataka.

  • Para los niños con unos intereses más creativos, sin duda la mejor opción es Darkside Ollie. La versión 3.0 de los Mecanos que permitirá, pieza a pieza, que el niño construya un robot giratorio que podrá controlar desde cualquier smartphone y tableta mediante una conexión Bluetooth. Con cargador USB y con miles de colores (puede emitir luz), es un regalo con el que haremos que los más pequeños se interesen por la mecánica y con el que compartir mucho tiempo con ellos (¿no es ese el mejor regalo?).

  • Uno de los mejores regalos para los más sibaritas es esta cafetera espresso automática, con autolimpieza del circuito de café, sistema de preparación extraíble, molinillo incorporado con hojas cerámicas -el café nunca se quemará- de Philips. La Saeco HD8743/11 cuesta unos 400€, aunque en Amazon, por ejemplo, la encontrarás por unos 200. Un regalo para (casi) toda la familia.

¿Ya habéis decidido como tecnificaréis vuestras Navidades?

 


17
dic 14

Perpetuall, contactos siempre actualizados

Es cierto que no nos hemos pensado mucho el título de este post (es como el propio desarrollador presenta su programa) pero es que no se nos ocurría ninguna forma mejor de presentar una de las apps más interesantes en la actualidad. El servicio de Perpetuall Software es tan ingenioso y obvio que nos resulta extraño que no se le haya ocurrido a nadie antes. Durante un año, de media, el 30% de nuestros contactos cambia alguno de sus datos. Esto hace que nuestra agenda quede obsoleta y que, muchas veces, nos resulte complicado contactar con alguna de esas personas. Perpetuall se ha diseñado para, con la menor ingerencia posible, tener siempre nuestra agenda actualizada.

Su funcionamiento es excepcionalmente sencillo. Tan sólo tenemos que instalar la app y esperar a que nuestros contactos vayan haciendo lo propio poco a poco. El programa se encargará de hacer una copia de seguridad de nuestra agenda y de ir actualizando automáticamente cada vez que cada uno de nuestros conocidos -que también tiene instalada la app- cambie alguno de sus datos. Además, si alguna vez nosotros cambiamos de número o de email… todos ellos tendrán nuestros datos sin necesidad de hacer nada.

Cuando nos damos de alta el sistema verifica que somos nosotros mandándonos un SMS para evitar suplantaciones de identidad o cuentas fantasma. A partir de entonces todos nuestros datos (y los de nuestros conocidos) estarán cifrados lo que hace que Perpetuall sea una de las apps más seguras de las tiendas de aplicaciones (está disponible para Android e iOS).

Esto aporta un plus de seguridad si tenemos en cuenta que la aplicación no trabaja como una copia o una agenda alternativa, sino que trabaja con el programa nativo de contactos de cada terminal. Esto hace que la agenda en la nube también quede actualizada automáticamente cada vez que hay un cambio (incluidas las agendas que residen en servicios como GMail, Hotmail, etc.).

Las cuentas de los desarrolladores en Twitter (@perpetuall) y Facebook (https://www.facebook.com/perpetuall) mantendrá informado a todos los usuarios de posibles modificaciones en las políticas de privacidad o nuevos servicios implementados. Además, el servicio de atención al usuario -damos fe- es francamente eficiente. ¿Os atrevéis a olvidaros de vuestros contactos?


16
dic 14

Intel, el reto del internet de las cosas

El reto que se ha puesto Intel es titánico. En 2020 se estima que habrá cerca de 50.000 millones de dispositivos conectados a internet. Una cantidad gigantesca de equipos que se comunicarán a través del “Internet de las cosas” (IoT). la mayor cifra potencial de dispositivos hasta la fecha que necesitarán todo tipo de componentes para hacernos la vida más fácil: desde domótica hasta wearables. Intel quiere llegar a todos ellos y desarrollar una plataforma inteligente que les dé una autonomía casi a voluntad de las necesidades de cada usuario.

Después de que Intel dominara durante lustros el mercado de chips informáticos -gracias a la alianza Wintel-, los californianos parecieron perder el ritmo cuando dejaron de hacer caso a la era móvil. Empresas como ARM y Qualcomm no sólo le llevaron la delantera en este mercado, sino que gracias al enorme crecimiento de este mercado (y al declive del mercado clásico) acabaron poniéndose al nivel o desplazando a una empresa de referencia.

Precisamente por eso, después de ser incapaz de proporcionar una respuesta alternativa a la oferta de sus principales rivales, han entendido que para hacerse con el negocio de los wearables y el Internet of Things necesitarán algo más que chips y sensores. Por eso han puesto los cimientos a la plataforma IoT, resultado de mucho trabajo y de un sinfín de alianzas con otras empresas tecnológicas de todos los ámbitos que pueden incorporar tecnología Intel en todos sus productos.

Un hardware más eficiente, sistemas para cuantificar la información (los valiosos Big Data) y de seguridad así como una nube más capaz son los pilares a partir de los que conseguir equipos más útiles en campos tan dispares como la sanidad o la industria 4.0.

Todo ello unido a socios estratégicos -capaces de ser tractores del lanzmiento y expansión de determinadas tecnologías, como Samsung, Sony o Apple-  harán que los productos de la empresa estén en nuestro día a día en los rincones más inesperados. Uno de los ejemplos más llamativos fue adelantar a la competencia para entrar en las famosas Google Glass.

De momento ya hay proyectos de envergadura como el de un aparcamiento inteligente con Siemens, mejoras en los puntos de venta con NCR, nuevos retos energéticos con consultoras como Accenture y nuevas formas de hacer que nuestro hogar sea smart con Dell o SAP.

Y para solventar su futuro están reorganizando su presente. Las divisiones de chips para dispositivos móviles así como la de ordenadores se han unificado para aprovechar sinergias -y la reputación de la segunda-. El reto es mayor que nunca pero, si aprovechan su potencial y sus alianzas, no nos cabe duda de que las siglas IoT Platform las oiremos mucho en los próximos años.


15
dic 14

HP Chromebook 14, nacido para volar

Una vez más llega a nosotros una de las novedades de Hewlett Packard y una vez más nos llevamos una grata sorpresa por un dispositivo que dará mucho que hablar los próximos meses. Pero antes de empezar a desgranar las características del equipo lo mejor será que lo presentemos. Se trata del Chromebook 14, un portátil de precio asequible y rendimiento notable que está siendo parte de la revolución Chrome en Estados Unidos.

¿Qué son los Chromebook?

Aunque la vida de los Chromebook es corta, ha sido bastante difícil. Concebidos a lo largo de 2010 (y presentados en 2011) eran la propuesta de Google para un mercado de portátiles ligeros y baratos que, gracias al ecosistema de servicios de los de Mountain View, fuera capaz de hacer todas las tareas básicas que un usuario medio hace a lo largo del día.

Si bien al principio necesitaban de una conexión casi permanente a la red para ser útiles, versiones posteriores permitieron cierta autonomía alejados de una conexión. Sin embargo, pese a las críticas iniciales -incluidas las nuestras- a esta deficiencia, ¿qué dispositivo tecnológico tiene “utilidad real” lejos de la red de redes? Muy pocos.

Aunque al principio la recepción tanto de analistas como de público fue bastante fría, Google encontró un nicho donde no lo buscaba: la enseñanza. Un mercado de compradores ávidos de dispositivos útiles y versátiles a buen precio que muchas veces necesitaban algo más que un tablet para sus tareas y que no necesitaban un portátil convencional, mucho más capaz en ocasiones pero mucho más caro siempre. Ahora, estos portátiles con corazón Google no sólo han superado a los MacBook en ventas, sino que han superado a muchas tabletas y amenazan el reinado de Microsoft en el mercado educativo.

Nuestro Chromebook

 

 

 

 

Lo primero que nos llamó la atención cuando recibimos el portátil fue el poco peso del embalaje. Buena señal. El ordenador de HP pesa 2,4 kilos. Es cierto que no es el peso pluma del segmento de portátiles de 14 pulgadas pero también que no hay muchos equipos con esa relación tamaño-rendimiento-peso que cuesten menos de 300€.

En nuestras manos el equipo destaca, como la mayoría de los HP por su diseño y sus acabados. En las fotografías pintaba bien pero no esperábamos ese nivel. El tacto de la “tapa” es suave y el blanco un tono francamente acertado: da un toque diferente al dispositivo y huye de estridencias. La parte inferior, de goma blanca, cumple la función de antideslizante y, aunque menos visible que el resto del conjunto, está igual de bien acabada.

Cuando lo abrimos destaca el cristal del panel. Bien rematado. Suave al tacto. Así como un teclado que nos recuerda -muy positivamente- al de los mejores productos de Apple. Rápido, amortiguado, con teclas claras y bien separadas y un acabado que simula al aluminio a su alrededor que aumenta la sensación de calidad percibida.

En los laterales del chasis encontramos las conexiones: USB 2.0 y 3.0, ranura para tarjetas 4G, alimentación, HDMI, auriculares. Dos escaletas sólidas y un pequeño LED que nos recuerda el estado del equipo. Por ahora nada nos hace pensar que estamos ante un equipo de un precio tan contenido. ¿Encontraremos el truco cuando lo encendamos?

En funcionamiento

Sobre el papel, y si tomaramos de referencia las especificaciones de un portátil tradicional, este Chromebook debería ser poco más que una calculadora científica con un envoltorio muy grande. Un procesador Intel Celeron 2955U a 1,4 Ghz es menos de lo que ofrecen algunos smartphones del mercado lo que debería resultar en un equipo lento al que le cueste cargar los programas -a pesar de los 2GB de RAM DDR3-. Sin embargo, que el disco duro sea un SSD de 16 GB indica que algo especial late en su interior.

Cuando lo encendemos todo se resumen en una palabra: velocidad. En unos 5 segundos el equipo está 100% operativo. No tiene la inmediatez de una tableta pero no hay ningún otro sistema operativo en el mercado de ordenadores que dé este resultado. En unos pocos pasos (seleccionar una red WiFi, introducir nuestra cuenta de Google y un tutorial con cinco claves) tenemos nuestro Chromebook listo para trabajar.

La resolución de la pantalla no es la mejor. Los tonos son demasiado claros y, por defecto, es necesario ajustarla para que gane algo de intensidad, brillo y profundidad. Sin embargo, es mucho más que suficiente para trabajar y, gracias a su tarjeta gráfica Intel HD, jugar o reproducir contenidos multimedia tampoco será un problema. Quien quiera una mejor experiencia como gamer no se comprará un Chromebook -ni ningún otro portátil-. Quien quiera calidad de cine en las imágenes, tampoco. Por cierto, la resolución de la webcam es mucho mejor de lo esperado. HP sigue haciendo su trabajo y sigue distanciándose en este aspecto de la competencia clásica.

Como hemos dicho antes, el equipo cuenta con un disco en estado sólido (16GB) al que hay que añadir 100 GB gratis en Google Drive. Aunque la cifra pueda parecer escasa, sólo hay que pensar que el MacBook Air se vende con una cifra similar (128 GB más el regalo de iCloud Drive) y que, de nuevo, gracias al funcionamiento de Chrome OS, es mucho más que suficiente.

Este tipo de disco hace que cargar cualquier contenido sea cuestión de décimas de segundo. Todo fluye rápido, desde el entorno, hasta los contenidos. Y si se goza de una buena conexión (nosotros disfrutamos de 120 MB de fibra óptica) la sensación es de estar manejando un equipo mucho más potente y caro. La conexión LAN inalámbrica y el Bluetooth funcionan de maravilla y la compatibilidad con cualquier otro sistema -ventajas Google- hace que sea una herramienta de trabajo ultra compatible. Además, la antena WiFi dual-band no nos ha dejado tirados en ninguna conexión por muy recóndito que fuera el rincón que buscáramos.

Chrome OS, la clave de la velocidad

 

 

 

 

Trabajar con un sistema operativo basado en la web tiene muchas ventajas. El entorno de Google no funciona con aplicaciones clásicas sino con aplicaciones web a través de su navegador. Éstas pueden cargarse en línea -lo que hace que el equipo siempre esté “ligero” de software- o pueden dejarse instaladas en el dispositivo.

Además, el buen trabajo que llevan haciendo durante años los de Mountain View con el cloud computing se ha encargado de que, de cara al usuario, no haya ninguna diferencia -y si la hay es positiva- a la hora de trabajar con cualquier tipo de programas o contenidos. Todo fluye rápido.

Más ventajas de un sistema operativo como este (aunque estas sólo lo serán para los usuarios menos avezados, aquellos que sólo queremos que el dispositivo funcione correctamente, se actualice con facilidad y nunca nos deje tirados) es que Google se encarga de actualizar automáticamente Chrome OS, se verifica el arranque -una muy buena herramienta de seguridad-, se emplea el cifrado de datos punta-a-punta, etc. es decir, el sistema es ideal para trabajar sin complicaciones de una forma rápida y eficiente.

Conclusión

 

 

 

El HP Chromebook 14 nos da todo lo que podemos pedirle a un equipo de menos de 300€ y mucho más. Tiene buenos acabados. La pantalla no nos defrauda. La autonomía nos garantiza un mínimo de 8 horas fuera del enchufe (sobre el papel da más pero usándolo normalmente no hemos conseguido muchos más minutos). Su funcionamiento es muy ágil. Todo en él es rápido y nos deja la sensación de una muy buena experiencia de uso.

Han hecho un muy buen producto con una relación calidad-precio imbatible en la que no echamos en falta nada para un uso diario y al que le atisbamos, a nada que el gran público se interese por esta versión de sobremesa de Android, un futuro prometedor. En Estados Unidos y Reino Unido la aceptación ya está siendo buena y no entenderíamos por qué no habría de ser así aquí.