21
oct 14

iMac Retina, el ordenador hecho arte

14,7 millones de píxeles. Nada más y nada menos que una resolución 5K para el todo-en-uno de referencia en el mercado. Un modelo de 27 pulgadas con una resolución de 5120×2880 píxeles que unido a un grosor de 5 mm en su zona más delgada -tiene una chepa donde se une al soporte- que tiene como objetivo prioritario el mundo del diseño -industrial o no- y la fotografía.

Los demás equipos iMac no tocan sus resoluciones (Full HD y 2560×1440), aunque sí sufren algunas de las mejoras del nuevo tope de gama. El Retina 5K sólo trabajará con procesadores Intel Core i5 y superiores (el i7 a 4 GHz se nos antoja un misil) y la tarjeta gráfica será la AMD R9 M290X -también disponible la 295X con 4 GB de memoria DDR5-. Desde su configuración más básica contará con 8 GB de RAM ampliables hasta 32 así como tecnología de almacenamiento Fusion Drive de 1 TB de capacidad.

La webcam seguirá siendo la notable FaceTime HD y en cuanto a conectividad seguirá contando con dos puertos Thunderbolt 2 -que mejoran su tasa de transferencia hasta los 20 GB por segundo-, USB 3.0, Gigabit Ethernet así como Bluetooth 5.0 y WiFi 802.11ac. Equipado con OS X (ahora entendemos algunas de las mejoras de software que darán el do de pecho en semejante panel) de fábrica.

Disponible desde 2.629€ en su versión “básica” se nos antoja un precio competitivo si lo comparamos con el precio de los monitores de 27 pulgadas con resolución 4K en el mercado. En definitiva, un golpe en la mesa frente al cada vez más generalizado lanzamiento de dispositivos all-in-one y que demuestra que Apple ha nacido para los ordenadores.

Mac Mini

 

Curiosamente esta vez la renovación de los Mac ha llegado por la parte de arriba y por la de abajo. El Mac Mini, cuya última actualización tuvo lugar en 2012, se pone al día y se convierte en la mejor versión para aquellos que quieran entrar en el universo Mac uniendo lo mejor de un sobremesa y un portátil.

Escalonada la gama en tres versiones las posibilidades de personalización aumentan si acudimos a la Apple Store online. Ahora todos los modelos comienzan con un procesador Intel i5 que se ofrece en velocidades de reloj de 1,4 GHz, 2,6 GHz y 2,8. Además, la opción TurboBoost nos permite picos de rendimiento de hasta 3,3 GHz. Para los que esto les parezca poco hay disponible también un i7 a 3 GHz que puede alcanzar los 3,5.

La capacidad de almacenamiento comienza en un disco duro de 500 GB pasando por 1TB de Fusion Drive o diferentes capacidades de memoria flash -que también llega hasta 1 TB-. En cuanto a la memoria RAM, la versión más modesta comienza en 4 GB de LPDDR3 y se escalona en 8 y 16 para opciones más rápidas.

En cuanto a la tarjeta gráfica, Apple ofrece dos opciones de Intel. Por un lado una tarjeta HD Graphics 5000 y por otro la más potente Iris Graphics pensada para aquellos que busquen monitores con resoluciones de hasta 2560×1600 píxeles.

La conectividad sigue la línea de los iMac y los Mini cuentan con 2 puertos Thunderbolt 2, cuatro puertos USB 3 de hasta 5 GB/s, un puerto HDMI, una ranura para tarjetas de SDXC, un puerto Gigabit Ethernet y entradas de audio y auriculares además de los obligatorios Bluetooth 4 y WiFi.

Disponible desde 499€ en su versión de acceso no es difícil superar los 1.200€ por una versión tope de gama -sin unirle el sobresaliente pero caro Apple Thunderbolt Display-. En definitiva, una renovación necesaria y acertada para un modelo de sobremesa perfectamente manejable (1,2 kilos) y personalizable.


19
oct 14

Android 5.0, la gran apuesta es Lollipop

Por fin llegó Android L. La letra, por cierto, de Lollipop (ni Lime Pie ni Licorice, que también se barajaron). La versión 5.0 -se acabaron las actualizaciones de Android 4- tiene ante sí el reto unificar la experiencia de uso e interfaz de todos aquellos que han elegido la plataforma de Google frente a unas cada vez más homogéneas experiencias Windows y Apple y simplificar la interfaz para que sea más fácilmente reconocible sea cual sea la marca que empleemos.

Si el centro del universo Apple son las iTunes y la App Store, el nuevo centro de Google es Material Design. La empresa que ha cambiado el valor de los contenidos se planteó como objetivo que el contenido de las aplicaciones fuera más importante que cualquier otro aditamento de los menús. Cada vez que abrimos un programa vemos sus diferentes capas para priorizar cada parte de la pantalla más fácilmente y llegar a golpe de vista a donde nos interesa.

Y es precisamente de esta simplicidad de donde nace la unificación de Android. La presentación en la que se mostraba cómo se verían diferentes apps según el dispositivo dejó claro la función de cada una. El smartphone será directo y sencillo. La tableta nos ofrecerá más información (en posición horizontal) y el smartwatch nos dará los avisos más relevantes -según los hayamos configurado-.

Todavía no se llega a la integración vertical de Windows (sobre todo la que prometen con Windows 10). Ni siquiera a la nueva unión que han logrado entre iOS 8 y OS X Yosemite, pero el nuevo 5.0 da las pistas de hacia donde van los tres grandes del software (ahora también hardware) y por donde llegará la unión con Chrome OS.

Pero esas no son las únicas pantallas que Google quiere unir. De ahí el software Android TV y el papel que deberá jugar Nexus Player. Y es donde la estrategia de las demás gana sentido en Mountain View con un Google Play cada vez más lleno de ocio y con menos margen para la improvisación -es vox populi que Google busca una estrategia donde optimizar más el rendimiento dinerario de las aplicaciones colocando también más controles a los desarrolladores-.

Si volvemos a 2014 y a lo que haremos en los nuevos smartphones y tabletas con Android 5, destaca sobremanera el nuevo centro de notificaciones. Pasan a convertirse en fichas -similares a los recordatorios de actividad de Facebook- y ganan relevancia en la pantalla del gestor. También se entrará más fácil a los controles de energía, la gran baza en el rendimiento de las baterías en Android y uno de los mejores puntos de una plataforma en continua mejora.

Google Now se integrará aún más en los dispositivos y se mantendrá Okay Google una opción con una gran aceptación en Estados Unidos y que al funcionar con la pantalla apagada le da una ventaja de uso significativa sobre el rival de la manzana. De momento sólo estará activada en el Moto X original y los nuevos Nexus 6 y 9 pero esperemos que no se quede como un mero experimento de nicho y llegue a los demás dispositivos.

Las otras mejores como Volta -para optimizar la autonomía de los equipos-, la desaparición de Dalvik y la confirmación de Android Runtime -abandonan Java 5- y la llegada de nuevos programas preparados para la era de los 64 bits.

En definitiva, el espaldarazo de Google a las cinco pantallas y la unificación de la experiencia de usuario. Sólo esperemos que el salto a todo aquello que no sea un Nexus 6 y 9 sea rápido… y generalizado.


18
oct 14

Apple, llegaron los ¿nuevos? iPad

Era, sin duda, una de las citas marcadas en rojo por los analistas. La fecha en la que Apple diría oficialmente cómo le van las cosas al tan criticado iPhone 6 y la fecha -un día después- en la que respondería a los Nexus de Google. Los iPad, que aunque siguen siendo los más vendidos del mercado ya no son mayoría, se renovaban. Los iMac, de los pocos ordenadores que siguen creciendo en cuota casi ajenos a la debacle PC, también. Y quizá, sólo quizá, alguna novedad en el defenestrado Apple TV.

iPad Air 2, todavía más delgado

 

Si en los smartphones la batalla es por conseguir la mejor pantalla y la mejor relación pantalla-tamaño, en las tabletas la pelea es por el peso y grosor (definitivos en su manejo). Y parece esos dos ítems pocos los manejan mejor que los de Cupertino. Si el iPad Air era francamente delgado y ligero -ese apellido no es gratuito en Apple- su heredero, el Air 2, es un 18% más fino (6,1 mm) y deja su tara en 437 gramos. Dos datos sorprendentes para un dispositivo con unas medidas de 24×17.

Pero más allá de un diseño cada vez más apetecible (quizá los puntos más débiles de las Surface y Galaxy Note), también se han mejorado aspectos que no podían demorarse más en un equipo premium. Los reflejos de las pantallas Retina siempre han sido bastante criticados. La nueva laminación integral y la película antirreflectante se quedan con hasta el 56% de los reflejos lo que, aseguran, permitirá sacar más rendimiento de los 2.048×1.536 píxeles (la resolución sigue siendo la misma).

En su interior, como no podía ser de otra forma, trabaja la dupla A8X-M8. La segunda generación de coprocesadores con arquitectura de 64 bits que tan buen resultado dio en los iPhone 5S y iPad Air y que tan ágilmente mueve iOS 8 en los nuevos iPhone. La RAM sigue fijada en 1 GB (la confianza en la ligereza de iOS es ciega) y el reparto de capacidades cambia: desaparecen los 32 GB y la familia se queda en un acceso de 16 (a todas luces escaso), 64 GB y 128 GB -nos preguntamos cuánta gente escogerá el Air 2 con un teclado Bluetooth y cuanta el MacBook Air-.

La cámara ha sido otro de los puntos más cuidados por Apple. El sensor se mejora hasta una resolución de 8 Mp con f/2,4 y permitirá también graba a 1.080p. La lente de cinco elementos contará con casi todas las funcionalidades de la de su hermano telefónico y la coloca como una de las referencias entre las tabletas. La cámara frontal también se ha mejorado gracias al empujón que está viviendo FaceTime entre los usuarios de iOS.

Aunque el sensor sigue rezando 1,2 Mp y grabación a 720p, capta hasta un 81% más de luz y gracias a la unión de éste con los nuevos micrófonos duales parece que las videoconferencias serán mucho mejores que hasta ahora. Ya disponible en la tienda de Apple, el precio comenzará en los 489€ de la versión 16 GB WiFi y llegará a los 809 del modelo LTE de 128 GB.

Por cierto, la última sorpresa de los nuevos Air llegó de la mano de una vieja añoranza de la compañía: una SIM libre made in Apple que permitirá a sus clientes en EEUU y el Reino Unido pasar de una operadora a otra en función de la tarifa que más les convenga sin necesidad de introducir las tarjetas de cada empresa. Algo con lo que ganar comodidad e independencia. No sabemos que opinan de momento las operadoras -varias han colaborado- pero si la estrategia se extiende a otros fabricantes parece que habrá un gran cambio en el negocio.

iPad Mini 3, ¿qué hay de nuevo, viejo?

 

La presentación del iPad Mini 3 duro muy poco. En un evento en el que el nuevo iMac Retina y el iPad Air 2 se llevaron casi todos los aplausos el pequeño de la familia de tabletas -el éxito de ventas que hace que los iPad sigan siendo superventas- estuvo en un segundo plano porque casi no recibió mejoras.

Estéticamente es casi idéntico al Mini Retina. Sólo el Touch ID denota que estamos ante un equipo nuevo. Sus dimensiones son las mismas, su peso -340 gramos- también y hasta su resolución permanece inalterada. Ni rastro del antirreflectante o de los chips A8X y M8. Los A7 y M7 que se presentaron para la generación anterior siguen siendo los que darán la cara ante un sector que pierde fuelle por la presencia de los phablets y el éxito de los iPhone 6 Plus. ¿Tendría razón Jobs sobre el tamaño de las tabletas y fue sólo una moda pasajera? El tiempo lo dirá pero que la marca que indica hacia donde va el mercado de tabletas desde 2010 sólo añada una carcasa dorada y un sensor dactilar no habla bien ni de Apple ni de lo que se espera de las tabletas pequeñas.

De momento, durante unos meses convivirán en el mercado las tres pequeñas: iPad Mini, iPad Mini Retina (o Mini 2) y iPad Mini 3 con sus diferentes precios y capacidades de almacenamiento así como conectividad. Para nosotros un sinsentido que esperemos no se traduzca en una actualización en medio año como ocurrió con el iPad 3 y el 4.

8.1 y Apple Play

 

La presentación de los equipos móviles de la casa y las quejas que han recibido los de la manzana ha hecho que Apple presentara iOS 8.1 a bombo y platillo. Esta actualización -que debió salir hace varias semanas- viene a solventar todos los problemas que iOS 8 ha dado a muchos usuarios: desde autonomía hasta problemas de compatibilidad con dispositivos que nunca habían dado un problema.

Disponible desde este lunes 20, viene a ser lo que debió ser iOS 8 desde el principio. Traerá consigo iCloud Photos en versión Beta y también será el pistoletazo de salida de Apple Play la plataforma de pagos mejorada de la empresa.


16
oct 14

Nexus 6 y 9, Google se hace mayor

Si el iPhone 6 fue el regreso al futuro de Apple, los nuevos Nexus son la confirmación de que Google quiere ser algo más que un proveedor de software de referencia y un fabricante de hardware minoritario. La presentación -casi de golpe- de los nuevos Nexus 6 y 9 (tableta), así como de la última versión de su plataforma, Lollipop o Android L, demuestran que la relevancia de Google en el mercado será cada vez mayor y que Samsung tiene rivales más importantes que Tim Cook de los que preocuparse.

Nexus 6, suben todas sus características

 

Si Apple sabía que necesitaba crecer en pulgadas para hacer frente a la avalancha de phablets de Samsung y compañía, Google sabía que el único modo de parar la sangría de clientes que previsiblemente volverían a iOS era presentando su primer terminal de grandes dimensiones.

Motorola, antigua protegida de los de Mountain View tenía todos los ingredientes para hacer un terminal de los grandes -en todos los sentidos-. La referencia era el exitoso Moto X sólo que con un bisel de aluminio y una tapa algo más curva para facilitar el agarre. 184 gramos de teléfono que a buen seguro guardarían en su interior un hardware de primera.

El procesador elegido ha sido el Qualcomm Snapdragon 805 hasta ahora reservado al Galaxy Note 4 un quad core a 2,7 GHz que unido a una RAM de 3 GB nos garantiza un equipo en el top de los Android (y del mercado) durante una buena temporada. ¿El objetivo? Que ni siquiera las prometidas imágenes a 60 fps se resistan.

La resolución de la pantalla es otro de los puntos fuertes: en 5,96 pulgadas se concentran 2560×1440 píxeles: puede parecer excesivo -a partir de cierta cantidad de píxeles por pulgada no hay diferencia para nuestros ojos- pero la tecnología AMOLED se encarga de que todo sea más ligero y que demande menos batería que en otros modelos con resoluciones inferiores.

La autonomía, por cierto, es otro de los puntos que más han mimado los ingenieros: desde el Bluetooth Low Energy hasta una pila de 3.220 mAh pensada para durar (de verdad) un día lejos del enchufe. Era el punto débil del Nexus 5 y han decidido dejarlo atrás para siempre.

La cámara podría ser el nuevo talón de Aquiles del superterminal de Google. A pesar de los 13 Mp y el f/2.0, la mala reputación de Motorola con las cámaras hace presagiar lo peor si lo comparamos con los Xperia, Lumia o iPhone.

La última sorpresa, por cierto, ha sido su precio. Frente a la estrategia de los Nexus 4 y 5, el nuevo 6 costará 649 dólares en su versión de 32 GB y 699 en la de 64 GB. Cifras que lo colocan también por tarifa en el tope de la categoría. ¿Frenará esto sus ventas? Teniendo en cuenta que es un Motorola potenciado… es más que posible.

Nexus 9, fiel a la tradición

Para las tabletas ha habido cambio de compañero. En esta ocasión (y con un phablet demasiado cerca en tamaño del Nexus 7) el elegido ha sido HTC para un gadget con 9 pulgadas de diagonal, formato 4:3, resolución 2048×1536 y el esperado Android 5.

El objetivo era triple. Por un lado, ofrecer una tableta grande tan manejable -sobre todo por peso- como la anterior de 7 pulgadas; por otro, crear algo a la altura del Z3 Tablet y Tab S de Samsung, modelos de referencia en su segmento. Y, finalmente, demostrar que hay posibilidad de hacer un equivalente Android al iPad Air.

Parece que gran parte de los objetivos los han conseguido. Pesa 425 gramos y su grosor es de menos de 8 mm. El panel IPS con Gorilla Glass tiene una resolución sobresaliente y su procesador NVidia Tegra K1 de dos núcleos y arquitectura de 64 bits unido a los 2 GB de RAM debería ser capaz de mover cualquier programa sin problemas.

La autonomía parece asegurada con una pila de 6.700 mAh… si el panel no se lleva toda la energía. Como en el phablet, no habrá ranura de expansión y los usuarios tendrán que conformarse con la memoria interna -16 y 32 GB- unidos a su cuenta de Google Drive, Dropbox, etc.

En esta ocasión la cámara destaca para bien. Sus 8 Mp con sensor f/2.4 son muy buenos datos para una tableta lo que unido a la tecnología HTC Soundboom nos garantizan una notable experiencia multimedia. En esta ocasión sí se mantienen los precios competitivos: 399 y 489 dólares para las versiones de 16 y 32 GB sin conectividad LTE y 569 dólares para el tope de gama.

Nexus Player, la gran sorpresa

 

 

 

Esta vez el “one more thing” se quedó en Mountain View. Después de Android 5.0 y los dos Nexus, Google presentó la primera “consola de sobremesa” de la casa. La versión vitaminada de Ouya. Después del fallido Nexus Q de hace más de dos años ahora nos llega una mezcla de videoconsola y reproductor multimedia que debería ser el instrumento perfecto para disfrutar de las smart TVs.

Gracias a Android TV y mediante un mando -incluido- o un pad de juegos (que se comprará por separado) podremos navegar por las opciones de nuestra pantalla. De momento no hay una app que permita controlarlo desde tabletas o smartphones al modo de Remote en los equipos iOS, pero a buen seguro que no tardará en llegar.

Su procesador quad core Intel Atom Silvermont a 1,8 GHz denota que habrá retos mayores que navegar por el sistema operativo. De momento no pasa de un Apple TV que parece llamado a completar las posibilidades de Chromecast un modelo que por su eficacia, sencillez y precio les ha funcionado francamente bien.

Los 99 dólares que piden por él y la falta de contenidos más allá de Google Play nos recuerdan demasiado a una estrategia que su gran rival lleva años utilizando y que nunca le ha dado buenos resultados.


14
oct 14

LEDs azules, el porqué del Nobel

El máximo galardón de la física de este año tiene tres nombres: Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura. Estos tres científicos nipones se han alzado con el Nobel porque “la invención de los diodos emisores de luz azul eficientes han permitido mejores fuentes de luz brillantes y una nueva forma de ahorro energético”.

En definitiva, los tres consiguieron marcar un camino que nos ha llevado hasta los LED blancos, una fuente de luz mucho más duradera y responsable con el medio. El descubrimiento llevado a cabo por los profesores de la Universidad de Nagoya (los dos primeros) y la de California en Santa Cruz -Nakamura- se consiguió a principios de los 90. Aunque los diodos de luz roja y verde ya existían desde hacía algún tiempo, todavía faltaba la tercera pieza del rompecabezas, los azules que permitieran crear la suma que da como resultado la luz blanca.

Este diodo, que se le había resistido a la industria durante 30 años, es para la Real Academia Sueca de Ciencias el equivalente a las bombillas de luz incandescente de principios del siglo XX. “El siglo XXI será de las bombillas LED”.

Akasaki, en el discurso de entrega del premio, recordó que siempre anima a los jóvenes científicos a “investigar sobre lo que creen” no sobre “aquello que está de moda”, aunque no consigan resultados inmediatos. El bajísimo consumo de las LED ha permitido que puedan funcionar con paneles solares baratos lo que ha tenido un impacto directo en la vida de 1.500 millones de personas. Los Nobel, que tienen como legado la idea de Alfred Nobel de premiar a aquellos descubrimientos que hayan tenido un gran impacto en la humanidad, han encontrado en estos científicos todo un paradigma en el que reafirmarse.

En datos más mundanos, un LED de última generación alcanzan los 300 lumen frente a los 16 de una bombilla incandescente o los 70 de una fluorescente. Además, los primeros no tienen mercurio con lo que su respeto medioambiental y su impacto socioeconómico se multiplica. A todo ello hay que sumar que la vida útil de un LED es de 100.000 horas activas frente a las 1.000 de una incandescente y a las 10.000 de una fluorescente.

Formado por varias capas de semiconductores, el diodo emisor hace que la electricidad se convierta directamente en fotones, partículas de luz. Su tono dependerá de la longitud de onda que, a su vez, depende del material empleado para construir el diodo. Esa es la razón de su eficiencia. En una bombilla convencional -incluso en una de bajo consumo- la mayor parte de la electricidad se convierte en calor con lo que el ratio de eficiencia energética es muy bajo.

El primer LED utilizado fue el rojo que se emplea desde hace décadas en calculadoras, relojes digitales… y las luces de encendido y apagado de casi todos los dispositivos electrónicos. La consecución de cristales de nitruro de galio de suficiente calidad -todo un reto técnico- permitió que en 1986 Akasaki y Amano consiguieran un LED azul que presentaron en 1992. Aunque un poco más tarde, Nakamura consiguió el mismo material con una técnica diferente para llegar a presentarlo también en 1992. Poco después, y ya en nitrito de galio y trabajando juntos consiguieron desarrollar el primer láser azul a partir de un LED. Tres siglas indispensables para entender la tecnología de nuestro tiempo.