Apple, ¿los resultados de la saturación?

Durante mucho tiempo parecía que el crecimiento de Apple no tenía límite. Que su legión de seguidores y su capacidad para fagocitar mercados y rivales no tenía límite y que bastaba con lanzar un producto con una manzana mordida grabada para que este fuera un éxito que pulverizara las ventas de sus antecesores. De esta forma, durante 13 años (sí, has leído bien), la empresa ahora dirigida por Tim Cook ha crecido en facturación y beneficios. Sin embargo, el segundo trimestre de 2016 pasará a la historia de la empresa por su frenazo de más de 7.000 millones de dólares.

Todos los indicadores denotan el desgaste del gigante californiano: el beneficio se ha quedado en 1,9 dólares por acción (frente a los 2,33 del anterior periodo). La facturación ha pasado de 58.000 millones a unos 50.500 millones de dólares. El iPhone, su producto estrella, su alfa y omega, el dispositivo sobre el que se sustentan otros servicios críticos de la empresa como Music, iTunes, etc. también ha cedido: de 61 millones comercializadas a poco más de 51 millones.

Por supuesto, las acciones también han caído. Los inversores han quitado un 5% del valor de la empresa en el parqué -unos 40.000 millones- nada más anunciarse las cifras y, para parar la sangría provocada por los “malos vientos macroeconómicos” en palabras de Tim Cook, preparan un plan de dividendos y de recompra de acciones titánico: unos 250.000 millones de dólares.

Pero, más allá de saber que el crecimiento de Apple se ha frenado (como debía ocurrir tarde o temprano) y que los de la manzana siguen ganando dinero a espuertas -9.250 millones en tres meses, Sony ha ganado 1.200 millones en todo el año-, ¿podemos sacar algo en claro de estas cifras? Probablemente sí.

China, el mercado en el que más está volcándose la tecnológica (y el sector en general) ha caído un 26%. El iPad se ha dejado un 19% en unidades vendidas. El iPhone ya no engancha tanto a un mercado muy saturado -más adelante veremos el calado de esta afirmación- y se ha dejado un 16%. Solo el Mac, que se ha dejado un 9% ha respondido relativamente bien -el mercado de ordenadores personales está de capa caída desde hace un lustro-.

La empresa solo puede sacar pecho con los servicios y productos destinados a mercados poco maduros. El Apple Watch ha conseguido superar los 12 millones de unidades vendidas y el conjunto crece entre un 20 y un 30% -Apple Music tiene 13 millones de suscriptores de pago-.

Saturación tecnológica

Por regiones, América cae un 10%, Europa un 5%, Asia un 25% y solo Japón crece. La empresa se excusa en un panorama macroeconómico complicado pero si tenemos en cuenta que su mayor crecimiento se ha dado durante la crisis financiera que comenzó en 2008, resulta difícil de creer.

El problema va más allá y no solo afecta a los californianos (aunque su tamaño haga evidente que es el que más sufrirá en números absolutos). Hace dos años Horace Dediu, un ex analista de Nokia,  pronosticó que el mercado móvil se saturaría a finales de 2015 o principios de 2016. El motivo es sencillo: ya todo el mundo tiene un smartphone.

Ya todo el mundo ha probado varios modelos, sabe para qué lo usa y qué necesita exactamente. Lo mismo ocurre con las tabletas. Y con los ordenadores. La carrera de rendimiento se queda para los early adopters y para la publicidad (como ocurre con los coches) pero el consumidor ya está maduro. Sabe si merece la pena gastarse 800€ en un teléfono muy potente que nunca usará al 100% es un sinsentido.

Y es ahí donde entran los teléfonos de gama media. Es ahí donde los fabricantes chinos -que en su momento ensamblaron para Apple, Samsung, Sony y compañía- ganan terreno. Y es ahí donde Android gana terreno porque lo importante, como siempre, no es el continente sino el contenido. Como siempre decimos, todo ocurre más rápido en el mercado tecnológico.

Haciendo la analogía con otra industria que cambió por completo nuestra sociedad, la automotriz, hemos pasado en poco tiempo de la era de los coches de lujo (primeros iPhone) a los personalizables más o menos caros (Android) y ahora le toca el turno al consumo racional.

En Occidente las redes sociales tradicionales tiene cada vez más problemas para sostener las cifras de consumo de los adultos. Una vez pasado el boom inicial, muchos las vemos como una cesión gratuita de nuestra privacidad y solo le pedimos al smartphone que llame, haga videollamadas, nos permita acceder al email y a la mensajería instantánea, tenga capacidad para aplicaciones musicales, de tiendas en línea y mapas. El resto es útil pero no de uso cotidiano y el sobrecoste no está justificado.

Hay regiones más entusiastas con las nuevas tecnologías pero son muy pocas las que se acaban quedando en la sociedad y la transforman. ¿Tienen sentido los wearables? Sí. Tienen sentido en nuestro día a día. Probablemente no. En sectores como el médico su utilidad es indiscutible. En el deportivo puede que también. El resto del tiempo, un reloj es más que suficiente si da la hora. ¿Cómo justificar que estar continuamente conectado valga 300€ y que encima se quede obsoleto en dos años?

El boom tecnológico de la última está lejos de desaparecer (es necesario) pero si echamos la vista atrás vemos que solo el smartphone se ha consolidado. La tableta tan solo han sustituido al ordenador en aquellos que realmente no necesitaban la potencia de un portátil o un sobremesa. El smart watch solo ha calado entre aquellos que quería un trozo de tecnología en su muñeca. Su rival nunca será un reloj automático porque por concepto no compiten. El primero está pensado para conectarnos y morir pronto. El segundo está pensado para que lo hereden nuestros hijos.

Todos son complementarios pero en la era del servicio, la acumulación de objetos tecnológicos parece tan poco probable como la de cualquier otro bien. Con la diferencia, de nuevo, de que todo ocurre más rápido en este sector. Será interesante seguir qué ocurre en un mercado que, o lanza algo rompedor a muy corto plazo, o está condenador a sobrevivir colonizando zonas hasta ahora vírgenes como África o parte de Asia.

Quiero ser industria 4.0, una cita ineludible para nuestro desarrollo

A pesar de que habitualmente los medios de comunicación y la mayoría de la sociedad vinculan la evolución tecnológica al papel que las TICs están teniendo en nuestro día a día desde hace algo menos de una década, la implantación del Internet de las Cosas (IoT) -y la inmensa cantidad de datos que genera y generará así como la llegada de la Industria 4.0 se antojan como los verdaderos catalizadores de una nueva revolución económica y social.

Euskadi, una de las regiones industriales más vanguardistas del continente ha apoyado desde hace décadas la implementación de nuevos sistemas que incrementaran la competitividad del sector mediante el valor añadido que supone hacer mejor las cosas (como contrapartida a otros sectores y otras regiones que han querido ganar competitividad mediante la reducción de costes). Es por ello que el papel de la Industria 4.0 se antoja fundamental para continuar con el desarrollo de la economía vasca.

En este contexto, el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia, fue la sede el pasado 21 de abril del encuentro Quiero ser industria 4.0 !! organizado por el Grupo SPRI (la agencia de desarrollo empresarial del Gobierno Vasco)GAIA (la Asociación Cluster de Telecomunicaciones), el propio Gobierno Vasco y PARKE BIZKAIA.

Con un formato especialmente dinámico (veinte ponentes con solo cinco minutos cronometrados para exponer sus experiencias) las jornadas buscaron mostrar a los asistentes casos reales de tecnologías y soluciones 4.0 que ya se están aplicando en las empresas vascas. Guiados por Tomás Iriondo (de GAIA) y Aitor Cobanera (de SPRI), de entre todos casos expuestos destacó sobremanera el cloud computing, la gestión de los big data y el data mining. Otra de las estrellas durante las tres horas de jornada fue la servitización de productos, es decir, la forma en la que se añaden servicios a un producto para que gane valor añadido frente a los competidores.

Buen ejemplo fue el de la teleco vasca Euskaltel que explicó el trabajo que está haciendo en la creación de infraestructuras en la nube para dar soporte al desarrollo de la industria 4.0. En esta línea Virtualware 2007 mostró su experiencia en realidad aumentada y simulación para una industria moderna más segura con sistemas de interacción avanzada para gestión de archivos.

Cyril Data Systems se centró en la monitorización avanzada y gestión de Big Data mediante la conectividad entre máquinas así como el posterior análisis de toda la información que genera el entramado. Es lo que llaman industrial cloud.

La sincronización en el suministro de componentes (Igarle), la optimización en la gestión de materias primas (Informática 68), la integración de máquinas o thinking factory (C.I.T. Soft), la automatización de procesos, así como la inspección inteligente de productos (LKS o Trimek) fueron algunos de los proyectos estrella en los que está trabajando nuestro sector secundario.

En otros campos, la Fundación Tecnalia Research & Innovation está trabajando en nuevos sistemas de análisis de la actividad manufacturera lo que redunda en una mayor competitividad del sector. IDS Ingeniería mostró las posibilidades que da el intercambio de información de clientes o proveedores entre las empresas del sector (algo que también trabaja Gaia Net).

Como hemos dicho más veces, la salud es uno de los sectores más en desarrollo en la industria tecnológica y Innovalia mostró su proyecto Fit4Work centrado en la salud laboral.

De todos los nuevos campos nos quedamos con la virtualización y las posibilidades que da en el campo de la formación laboral. Áreas que no solo permiten tener a nuestras empresas en vanguardia sino que exigen del empleo de nuevas herramientas poco habituales hasta ahora -o aplicadas a otros sectores como los videojuegos- y que demuestran el potencial de la gamificación.

En definitiva, una oportunidad para que empresas tecnológicas diferentes pudieran aportar su granito de arena, demostrar en qué trabajan y, sobre todo, buscar sinergias para seguir mejorando un sector sin el que sería imposible entender nuestra economía y nuestra historia.

Noticia recomendada por Binary Soul

Protección de datos, Europa toma la delantera

Por fin el trabajo de años del Parlamento Europeo ha llegado a buen puerto en materia de protección de datos. Hace poco más de una semana la legislación de 1995 fue actualizada a la era digital para dar más herramientas a las autoridades para poder plantar cara a las empresas que infrinjan las leyes y vulneren los derechos individuales de los ciudadanos al respecto de sus datos.

Entre las normas más aplaudidas se encuentra la garantía la Derecho al Olvido y la obligatoriedad a agilizar la portabilidad de datos así como un refuerzo al consentimiento explícito de los usuarios para el tratamiento de sus datos utilizando -por fin- un lenguaje claro que no deja espacio a las ambigüedades en el que todas las cláusulas sobre privacidad quedan lejos de posibles interpretaciones.

Según los comisarios europeos Frans Timmermans y Vera Jourová “las nuevas normas garantizan que el derecho fundamental a la protección de datos personales están disponibles para todos los ciudadanos”. Además, “ayudan a estimular el mercado digital único europeo mediante el fomento de la confianza de los consumidores en los servicios en línea”.

De esta forma el Reglamento General de Protección de Datos endurece las penas para las empresas que se salten las normas con multas que pueden alcanzar el 4% de su facturación global de modo que no puedan saltarse nunca el consentimiento “claro y afirmativo” de cada persona en cada caso.

Las grandes empresas, además, tendrán que designar un “oficial de protección de datos” si tratan datos sensibles a escala y estarán obligadas a informar si sufren alguna filtración durante las 72 horas siguientes al problema. Además, la responsabilidad de la misma se extenderá a cualquier procesador de datos que haya estado relacionado con la misma.

El Derecho al Olvido, además, pasa a convertirse en una Ley, del mismo modo que la portabilidad de datos para que pasen de un proveedor a otro de datos debe facilitarse siempre que así lo desee el propietario de los mismos. En caso de que se trate de datos de menores o de que estos hayan cedido datos a redes sociales, los mismos quedarán a merced de lo que decidan hacer con ellos sus tutores legales siendo una autoridad única la que puede tomar decisiones al respecto de las quejas que surjan por su uso.

La legislación continental entrará 20 días después de su publicación y todos los Estados miembros sin excepción tendrán un plazo máximo de dos años para implementarla en su respectiva legislaciones nacionales.

New Balance, salto al 3D

Hace medio año que presentábamos las Adidas Futurecraft 3D como la adopción de la casa del Boost de la impresión 3D para la confección de las zapatillas más personalizadas de la historia. Casi un modelo único hecho para cada deportista.

En esta ocasión hemos de hablar de un futuro que lleva en las tiendas desde hace ocho días. Desde el 15 de abril New Balance ha comenzado la comercialización de su primer modelo con la mediasuela y la suela imprimidas en 3D como una edición limitada de las Zante llamada Generate.

Solo 44 afortunados podrán disfrutar de este hito tecnológico -el número se ha escogido porque hace justo 44 años que Jim Davis presidente de la empresa adquirió NB- por un precio de 400 dólares. Por cierto, solo se podían adquirir a través de la web y en el New Balance Experience Store de Boston (ciudad de la sede de la firma).

New Balance no es nueva en el uso de esta tecnología pues desde hace más o menos un lustro la han empleado para crear el calzado a medida de sus atletas. Además, su condición de fabricante y minorista le ha permitido pulsar mejor las necesidades de sus clientes y las demandas del mercado a la hora de seleccionar el modelo con el que llevar a cabo esta primera incursión el las zapatillas 3D para el gran público.

La empresa de Massachusetts ha contado con la ayuda de la empresa especializada 3D Systems para desarrollar un elastómero llamado DuraForm Flex TPU que responde como pocos a la demanda de rebote, agilidad, agarre y torsión de la pisada de los corredores.

La idea era crear una mediasuela con un equilibrio óptimo entre flexibilidad, resistencia, peso y durabilidad. De esta forma, la estructura de panal de abeja (recuerda a un Boost sin rellenar) se muestra perfecta por reunir todas estas condiciones sin penalizar el peso del conjunto. La construcción cuenta con una sintetización selectiva del material por láser (SLS) que convierten el material en polvo en sólidas secciones transversales que al superponerse capa a capa consiguen una solidez impensable hasta la fecha.

Como el upper no podía ser menos, para las Zante Generate han utilizado la misma arquitectura que con las Zante v2: un formato botín construido con una malla en la parte intermedia para permitir un apoyo más flexible y suave. Una vez creadas las dos partes ambas se unen en la fábrica de Lawrence de New Balance para conseguir un conjunto totalmente novedoso que puede marcar un antes y un después en la forma en la que se construye el calzado.

Sidewalk Labs, la ciudad inteligente está más cerca

Cuando Google presentó Alphabet dejó claro que su intención no era solo la de crear una empresa de internet. La empresa del buscador pretendía generar una forma de cambiar el mundo. De pasarlo a la era 2.0. La apuesta era desarrollar todo tipo de tecnologías que al llegar a buen puerto convirtieran las ciudades en espacios inteligentes.

En los últimos meses uno de los nombres menos oídos ha sido el de Sidewalk Labs que busca -según rezaron en la presentación- “arreglar la ciudad”. Algo así como crear una versión digital de nuestros entornos urbanos. Sin embargo, poco más se sabía desde entonces.

Ahora, según ha publicado The Information la matriz de Google ha pedido permiso al Gobierno de Estados Unidos para crear un Distrito Digital. Una suerte de zona urbana -barrio ya existente- en el que los de Mountain View puedan montar un laboratorio en el que probar todas sus tecnologías. Los rumores colocan entre los destinos favoritos Denver y Detroit. La segunda, por la estructura que le queda después de la fallida reconversión industrial se antoja la paleta perfecta.

Hay dos posibilidades que permitirían la creación de estas ciudades 2.0. La primera es que una ciudad les ceda terreno -la Motown estaría especialmente interesada en una inyección de millones que no solo revitalizara y reconstruyera su inmenso centro sino que lo volviera hacer interesante para rehabitarlo- o bien que compren unos terrenos y lo erijan a modo de parque temático (y aquí tiene más papeletas la ciudad de Colorado).

Todas estas teorías se han reforzado ante la nómina de expertos urbanistas y arquitectos que han fichados por la filial de Alphabet en las últimas semanas y que eleva a 100 el número de personas implicadas en el proyecto.

Coches autónomos circulando -solo ellos- equipamiento urbano que permita acceder a internet a alta velocidad, nuevas formas de transporte público o de gestión de residuos así como de eficiencia en la gestión energética de los edificios así como una maqueta gigante donde probar todas las tecnologías para luego solo exportarlas replicadas son el objetivo de una ciudad que, si no se planeta bien, será la menos humana de todas.