Verizon, ¿la nueva propietaria de Yahoo!?

Parece que todos los intentos de supervivencia fallidos de Yahoo! (incluida la apuesta por la exitosa Marissa Mayer) acabarán como están previstas: la venta de la primera gran empresa de la era de internet a un gigante tecnológico. En este caso parece que será finalmente Verizon, primera empresa de telecomunicaciones de Estados Unidos, la que se lleve el gato al agua.

Aunque a día de hoy las empresas siguen negociando de forma individual y no hay nada firmado, medios especializados como Bloomberg dan por hecho que ambas compañías harán oficial el anuncio durante los próximos días.

De esta forma, de llegar a buen puerto, la teleco cerraría -por el momento- los movimientos que comenzó el año pasado para adentrarse en el negocio de internet cuando adquirió por 4.400 millones de dólares American On Line. La antaño socia de TimeWarner ganará una gran cantidad de herramientas tecnológicas y publicitarias así como sistemas de mensajería, servicios de correo electrónico y páginas inmobiliarias.

Como dato curioso, aunque Yahoo! desaparecería como compañía operativa independiente, seguiría sobreviviendo como titular del 35% de las acciones de Yahoo! Japón -el único mercado donde sigue siendo muy relevante- y el 15% del accionariado del gigante chino Alibaba. Como analizan en Forbes, la única parte con valor de los 37.000 millones de capitalización bursátil de la firma americana.

El mercado lleva tiempo esperando un movimiento así lo que se tradujo en una subida del 0,4% de las acciones del buscador y un 0,6% de las de Verizon aunque aún no se conoce la oferta en firme de la segunda.

La apuesta de la teleco parece firme ya que las cifras que se barajan superan los 5.000 millones de dólares y, se rumorea que incluso podría subir hasta los 8.000 millones para adquirir la filial nipona por completo para hacer más atractiva la operación. Cabe recordar que no hace mucho tiempo los accionistas de Yahoo! rechazaron una oferta de su gran rival, Google mayor que la que ahora podrían aceptar.

Uno más de una enorme lista de errores que la empresa lleva cometiendo durante la última década y media en la que, entre otras cosas, rechazó comprar Google por 5.000 millones o Facebook en 2006 por 1.000 millones. Poco tiempo después, Microsoft ofreció por todo el negocio 44.600 millones de dólares en lo que hubiera sido la mayor compra de una tecnológica en la historia. Nadie entendió nunca por qué se rechazó esa oferta.

La empresa lleva tiempo en una espiral de pérdidas que parece no tener fin. El último año presentaron números rojos por valor de 4.359 millones de dólares que se tradujo en una reducción del 15% de la plantilla y el cierre de oficinas en Madrid, México D.F., Buenos Aires, Dubai y Milán.

A finales de 2016 Yahoo! solo tendrá 9.000 empleados en plantilla, un 42% menos que en 2012 lo que le permitirá ahorrar unos costes operativos de 400 millones de dólares al año. Aún así, la viabilidad del negocio viene, obligatoriamente, por su integración en un proyecto mayor saneado al que puedan ofrecer algunas de sus valiosas herramientas.

iOS 10, ya hemos probado la primera beta

No nos hemos podido resistir. A pesar de que suelen ser versiones “capadas” y con menos funcionalidades de las anunciadas -muchas de ellas se presentan cuando aún se están ultimando-, una vez más nos adelantamos al lanzamiento de otoño y nos hemos descargado durante unos días la primera Beta de iOS 10.

Aunque siempre da la sensación de que los cambios de software de Apple van a ser enormes, la empresa de la manzana siempre ha apostado (en nuestra opinión, acertadamente) por realizar evoluciones de sus entornos operativos. El motivo es sencillo: no solo funciona como ninguno -a pesar del enorme potencial de Android, el sistema operativo es más inestable y vulnerable, sobre todo cuando los fabricantes se empeñan en personalizarlo- sino que tiene esa imagen inconfundible que los fieles buscan.

Es cierto que la empresa anunció cambios en todos los frentes -y que parece que sobre el papel va a ser el referido a macOS el más importante- pero también es cierto que iOS es mucho más importante para la compañía que ningún otra plataforma.

Apple parece haber pensado en todo para dar un salto en la décima versión del programa -aunque las filtraciones indican que el gran salto en el dispositivo físico ocurrirá con el décimo aniversario del iPhone-. Empezando por la pantalla de bloqueo que se “triplica” al ofrecernos los tradicionales widgets que abandonan el panel de notificaciones y se despliegan deslizando la pantalla hacia la derecha y la cámara al deslizarla hacia la izquierda.

También toman prestadas ideas del Apple Watch (es cierto que aunque sus ventas no son las esperadas sigue siendo un maravilloso laboratorio en el que experimentar con otra forma de entender las pantallas) como que la pantalla solo se ilumine cuando levantamos el iPhone para mirarlo. En solo unos segundos se vuelve a apagar si no realizamos ninguna acción. Un respiro para el botón Home y la batería.

El 3D Touch también gana protagonismo. Es cierto que, como usuarios, hemos visto que es una tecnología que tiene “fases”. Al principio se emplea como una novedad rompedora, luego cae en el olvido pero, cuando se aprende a utilizar resulta muy útil y ahorra mucho tiempo. Ahora casi todas las aplicaciones ofrecen accesos rápidos y algunas como la linterna nos permiten incluso jugar con la intensidad de la luz.

Una de las novedades que más útil nos parece es Bedtime. Para muchos no es fácil acostarse con un smartwatch o una pulsera de monitorización para controlar el sueño. De hecho, en países “nocturnos” como el nuestro el problema del cansancio es lo tarde que nos acostamos. Ahora el reloj del iPhone es capaz de decirnos cuándo debemos dormirnos para cumplir con unos objetivos de descanso -por defecto o personalizados-. No creemos que tarde mucho en trabajar mano a mano con el Apple Watch.

De forma nativa iOS 10 también implementa una idea que nos ha parecido estupenda. La aplicación Mapas es de registrar directamente dónde hemos aparcado. Si somos justos ya hay aplicaciones que lo hacen, pero siempre es mucho más cómodo no tener intermediarios. Además, los mapas de la empresa están mejorando a muy buen ritmo y su sincronización con los coches son cada vez mejores. ¿Por qué no utilizarlos también a pie?

Sin embargo, sin duda, la mayor mejora la encontramos en iMessage. La aplicación de mensajería es de las más utilizadas por los propietarios de Apple por varios motivos: es rápida, raras veces se cae, es segura, está totalmente integrada con el ecosistema y funciona de maravilla con iCloud. Ahora, además, gana funcionalidades que la acercan -en cuanto a ocio- a Snapchat y que la dejan a la altura de WhatsApp y Telegram.

En definitiva, una apuesta prometedora que atraerá a millones de personas al universo de la manzana y que incrementará la fidelidad de los usuarios. Por el buen camino.

Gamificación y turismo, una nueva forma de dinamizar el sector

Ya hemos hablado más veces de la gamificación y de su gran cantidad de aplicaciones en todo tipo de ámbitos: desde la industria hasta la educación. Sin embargo, es importante recordar que, por concepto, la gamificación puede ser empleada en casi cualquier ámbito con el fin de provocar una nueva respuesta por parte del interlocutor (alumno, cliente, quien nos responde en una encuesta, etc.).

Desde hace tiempo el turismo es un sector con gran importancia en Euskadi. Más allá de puntos como Donostia o Zarautz, al turismo “económico” o “administrativo” que se daba en Bilbao o Vitoria se le ha sumado otro que busca en nuestros paisajes, historia, naturaleza o gastronomía y que está ávido, precisamente, de destinos diferentes.

Y como destino diferenciado -lo importante no es el clima como en otras zonas del sur de Europa-, los agentes que forman parte de la cadena de valor del sector han de mostrarse ágiles a la hora de encontrar factores que den valor añadido a su oferta. Y es aquí donde las TICs adquieren un papel estratégico a la hora de atraer clientes y de incrementar su gasto medio en la oferta de cada ciudad sea cual sea su propuesta (grandes museos, naturaleza envidiable, cultura, etc.).

Cualquiera de nosotros que se haya dado un paseo por cualquier punto de nuestra geografía en verano habrá visto que uno de los grandes atractivos de nuestra tierra para con los turistas es el deporte. Competiciones como las regatas de traineras, los haizkolaris y los campeonatos de pelota -algunos de los que se juegan durante las semanas grandes atraen a miles de personas- son motivo más que suficiente para que decenas de miles de turistas nos escojan para pasar sus vacaciones.

Es aquí donde propuestas como Euskal Herriko Pilota Birtuala, que aúna tradición, deporte y realidad virtual -tan en boga hoy día gracias a la apuesta que ha hecho por ella Silicon Valley- se puede convertir en una herramienta de gran valor en algunos de nuestros centros turísticos en las capitales y en otras ciudades relevantes en el sector.

Las nuevas tecnologías y la gamificación deben ser el escaparate que acerque a los turistas a nuevas formas de entender nuestra tierra. El complemento que les anime a pasar más tiempo con nosotros para averiguar de qué se trata ese deporte de gran arraigo y poder verlo en persona.

Deben ser un imán que sirva para atraer a aquellos (cada vez más) que necesitan de una pantalla para comprender una nueva cultura, adquirir más conocimientos previos sobre una ciudad o una costumbre y ser la puerta de entrada de nuestra pequeña tierra a todo el mundo.

 

Pokémon Go, las tres lecciones que hemos aprendido

Y después de la locura llegó (en parte) el sentido común. En solo una semana Pokémon Go ha batido todos los récords: está en el 5% de los móviles en Estados Unidos, ha hecho que las acciones de Nintendo se disparen más de un 40% (y la verdad es que han demostrado a los que les habían enterrado que tienen un potencial en el mercado smartphone impresionante) y se ha convertido en una fiebre en decenas de países -en algunos de ellos ni siquiera está disponible-.

Sin embargo, Pokémon Go es también el juego de los sinsentidos (solo hay que ver lo que ocurrió el fin de semana en Central Park) y el que demuestra que para decenas de millones de usuarios de smartphones la seguridad es algo absolutamente secundario.

En menos de una semana, Niantic Labs, la empresa desarrolladora del juego ya ha tenido que lanzar su primera actualización para iOS que ya no pide todos los datos de la cuenta de Google del usuario para poder descargar y jugar con los pequeños monstruos virtuales. Basta con conocer la identidad del usuario y su cuenta de correo electrónico.

Originariamente (y por un “fallo de programación”) era necesario dar acceso total a la cuenta del buscador algo realmente peligroso si tenemos en cuenta que el juego ya ha sido descargado por millones de personas. Según la empresa del buscador, la aplicación era susceptible de modificar cualquier parámetro de la cuenta a excepción de la contraseña, de eliminarla o de los datos bancarios en Google Wallet. Y en un comunicado explicó que “es mejor dar solo esos datos a aquellas aplicaciones muy seguras como Google Maps”.

Es cierto que al descargar y abrir la aplicación el usuario se encontraba con dos opciones: registrarse en el “club de entrenadores” o entrar con la cuenta de Google. La segunda no solo era más rápida sino que teóricamente debería dar menos datos al desarrollador. Esto hizo que millones de personas se decantaran por esa opción. El problema residía en que la app en ningún momento advertía de que se estaba dando acceso completo a la cuenta de Google (correos, geolocalización, redes sociales, etc.).

En ese momento, si Niantic sufría una brecha de seguridad quedarían al descubierto decenas de millones de cuentas en todo el mundo además de todas las demás cuentas de otros servicios vinculadas a estas primeras. En definitiva, un fallo de seguridad que podría tener consecuencias gigantescas.

Después de reconocer el error, la empresa avisó que la nueva versión del programa no solo no pediría esos datos sino que ninguno de los usuarios afectados tendría problemas pues solo se iba a quedar registrado el correo electrónico y la identidad. La pelota pasaba al tejado de Google que llevaba ya unas horas trabajando en reducir los permisos solicitados y, sobre todo, en blindar las primeras cuentas.

En definitiva, el nuevo juego nos enseña que la preocupación por la seguridad es relativa en muchos usuarios (la tasa de descargas no bajó a pesar del aviso que dieron usuarios en los foros del juego y del eco en los medios); que el potencial de Nintendo es mucho mayor que el que Sony y Microsoft creían -su presencia en dispositivos móviles es mínima- y que el nivel de excentricidad que están provocando las nuevas tecnologías no tiene límites.

 

Imagen de previsualización de YouTube

iXpand Flash Drive, un accesorio indispensable para cualquier iDevice

Hace poco más de un año probamos una de las soluciones más inteligentes que han pasado por nuestras manos para todos aquellos que tienen un iPhone o iPad. Se trataba del iXpand, una solución de almacenamiento de archivos portátil de SanDisk compatible con iDevices y cualquier equipo de sobremesa o portátil con un puerto USB que permitía algo muy demandado por buena parte del mercado: poder sacar mediante soporte físico contenidos de los productos de Apple.

Aquel flash drive, del que seguimos aprovechándonos a menudo, se comercializa con diferentes capacidades -el nuestro es de 32 GB más que suficiente para un usuario medio- y resulta una herramienta mucho más útil de lo que se piense a priori aunque las grandes de Silicon Valley se empeñen en llevarnos ya al mundo conectado “en la nube”.

Por eso, cuando SanDisk nos propuso probar el iXpand Flash Drive (también con 32 GB) nos preguntamos qué podía aportar diferente respecto a su hermano mayor más allá de un diseño algo diferente.

Cuando lo sacamos de la caja y lo conectamos al iPhone salimos de dudas en poco más de un minuto. La facilidad de uso es sorprendente. Solo tenemos que dejar que el equipo nos lleve automáticamente a la AppStore y nos enlace con la aplicación de iXpand.

La descarga viene acompañada de una rápida actualización del firmware y de un vídeo de 45 segundos que explican y aclaran las pocas dudas que pueden surgir del bien pensado software. La primera opción que nos da es configurar una copia de seguridad automática de las fotos del dispositivo cada vez que conectemos el equipo. De no quererlo basta con omitirlo y dejar que se dé más adelante la misma opción.

Después el mismo Drive nos organiza el contenido copiable para facilitarnos el trabajo y con un menú sencillo podremos descargarnos cualquier archivo -multimedia o no- del teléfono o tableta a la memoria externa para luego volcarla sin problemas a cualquier ordenador portátil o de sobremesa.

Una vez más, y como es habitual, el dispositivo carga y vuelca los contenidos con una velocidad sorprendente. En pocos segundos se pueden volcar sin problemas una enorme cantidad de archivos de todo tipo que saldrán en dirección al ordenador con la misma celeridad. Por si esto fuera poco, la aplicación es compatible con las posibilidades 3D Touch de los iDevices de última generación, lo que permite un acceso al programa aún más sencillo y directo.

El dispositivo es muy manejable. La estructura de goma y curvada le permite adaptarse tanto a la carcasa de aluminio como a las fundas protectoras de goma y piel sin dejar el más mínimo rastro. Además, el USB es fácil de manejar y de reconocer en el bolsillo (nosotros incluso hemos aprovechado su forma para introducir una anilla y usarlo de llavero).

En definitiva, lo que en principio nos parecía una pequeña variante del primer iXpand se ha convertido en un accesorio imprescindible que no solo nos hace la vida más fácil para trabajar con cualquier dispositivo no compatible con la generación WiFi (y algunos capados en locales públicos y centros de trabajo) y se ha convertido en un puente entre dos mundos que pensábamos que Apple quería dejar definitivamente destruidos. Una compra muy recomendable para cualquiera que tenga un iPhone o iPad.