26
ene 15

Windows 10, el gran sistema operativo de Microsoft

Nueve de cada diez ordenadores del planeta trabajan con alguna de sus versiones. Domina entre portátiles, es la plataforma perfecta para la suite ofimática de referencia y una de las plataformas que más rápido ha crecido en mercados como el de consolas. El pilar sobre el que Bill Gates levantó el imperio Microsoft y una bestia dormida a la que ni siquiera Google ha conseguido desplazar. Se trata de Windows, la distribución más importante del planeta y la consolidación de que los planes de la empresa ahora dirigida por Satya Nadella pasan por unir por completa el universo móvil y el de los PCs.

Desde que anunciaron la preview del programa la han instalado ¡3 millones de usuarios! y la empresa ha recogido más de 800.000 mensajes de feedback para eliminar errores y mejorar facetas del software. Precisamente por eso, a lo largo de los próximos días diseccionaremos todas las novedades del programa de los de Redmond. Sus claves, sus novedades y cómo esta renovación revolucionará (o al menos lo pretende) el modo en el que todos nuestros dispositivos se relacionan entre sí.

Disponibilidad y precio

Antes de centrarnos en sus novedades primero queremos aclarar que todavía no hay una fecha definitiva de lanzamiento y que todo lo que ha presentado la empresa son diferentes versiones muy avanzadas -pero no definitivas- de su gran apuesta. A lo largo de esta semana Microsft nos permitirá acceder a una nueva build en 25 idiomas para seguir aumentando ese feedback del que hablábamos antes y, sobre todo, seguir copando titulares.

Los de Nadella sí han aclarado, sin embargo, el precio de dar el salto a Windows 10. Durante el primer año adquirirlo no tendrá ningún precio. Pasados esos doce meses los usuarios sí tendrán que pagar por la actualización. ¿Por qué esta estrategia? Según datos de NetMarketShare, en octubre de 2014 un 53% de los usuarios de Windows empleaban la versión 7… y hasta XP estaba por delante de 8.1. Un atasco que no sólo da la imagen de que los PCs están vetustos frente a los equipos con OS X o Linux, sino que no permite un correcto desarrollo de la plataforma. Ofrecerlo gratis, sin duda, hará que millones de clientes se animen a adquirir un programa que una vez actualizado será gratuito de por vida.

Mantener las señas de identidad, prioritario

La explosión del universo móvil y la rápida adaptación de los clientes a interfaces mucho más visuales hizo que Microsoft se planteara rediseñar por completo su sistema operativo para evitar la debacle en la venta de ordenadores. El menú de inicio, una de las señas de identidad de Windows desde su nacimiento, pasó a mejor vida en la versión 8 para desgracia de sus usuarios que se quejaron de que dejaban de disfrutar de una de las herramientas más útiles de la plataforma.

Aprendida la lección, Windows 10 no sólo recupera el menú de inicio sino que lo mejorará añadiendo los Tiles que tan buena aceptación han tenido. Las nuevas “teclas de acción rápida” de la parte inferior de la pantalla y el centro de notificaciones que se desplegará a la derecha completan una pantalla de inicio acorde con el número de la versión. De 10.

¿Y qué más podríamos pedir a un sistema operativo que promete heredar y unificar lo mejor de la experiencia móvil en nuestro PC? Un asistente digital tan bueno como Cortana. Y no sólo es tan bueno como el de los Lumia… sino que lo supera de largo por las mayores capacidades que permiten los ordenadores. Es capaz de abrirnos archivos de Office específicos, de reproducir música, de mostrarnos fotos o vídeos y, sobre todo, de saber a qué información puede acceder y a cual no. Solo tenemos que dejárselo claro en la “Libreta” antes de empezar a usarlo.

El nuevo navegador Spartan Project que llegará en “tres, cuatro o cinco meses” y las nuevas utilidades que unirán la experiencia de Xbox One con cualquier otro equipo con Windows 10 son las principales novedades que diseccionaremos en los próximos posts y que si funcionan tan bien como nos prometieron, garantizan un futuro muy brillante a Microsoft.


25
ene 15

A10X, ¿el primer chip de Apple para sus Mac?

Si hay algo que ha caracterizado a Apple tanto en la era de Steve Jobs como en la de Tim Cook es su objetivo de no depender nunca de terceros en la construcción de sus equipos (y, por lo tanto, en el abastecimiento de componentes). Así, la buena experiencia que han tenido con la construcción de procesadores propios para equipos cada vez más diversificados (del iPod Nano al Apple Watch pasando por Apple TV, smartphones y tabletas) ha hecho que los rumores sobre un posible chip propio para los Mac cobre fuerza.

Controlar todos los procesos de preproducción, presentación, lanzamiento y mejoras es fundamental para una empresa de estas características (que desarrolla solidariamente su software y su hardware) por lo que el último informe de la consultora KGI que asegura que estos componentes verán la luz en un plazo máximo de dos años cobra cada vez más sentido.

El primero de estos modelos sería el chip A10X lanzado en 2016 en el MacBook Air de 12 pulgadas. Un modelo de acceso que tendría suficiente con un procesador a medio camino entre un Intel Atom y un i3 como el que ya entregan las últimas versiones de iPhone y de iPad y que gracias a una versión aún más ligera de OS X y a las mejoras que se implementarán en los A9 y A9X daría las prestaciones a las que nos tiene acostumbrada Apple.

El procesador, fabricado integramente por Samsung (su colaboración nos ha dejado dispositivos de referencia y los coreanos tienen capacidad más que de sobra para surtir una demanda millonaria) se construirían con tecnología de 10 Nm (los novedosos Broadwell de Intel cuentan con tecnología de 14 Nm) sería el banco de pruebas para, más adelante, comenzar a implementar componentes más potentes para los modelos medios y de gama alta del catálogo.

Si nos fijamos en la nomenclatura que emplea KGI, el A10X debería emplear arquitectura ARM, radicalmente opuesta a la x86-64 que emplea actualmente Intel en sus chips para ordenadores y que condicionar la diferente oferta de aplicaciones existente para iOS y OS X.

Para los MacBook más potentes, iMac y Mac Pro (palabras mayores por su rendimiento y capacidad), los de Cupertino contarían con hasta tres proveedores de sus chips. Por un lado, el ya mentado Samsung y, por otro, la propia Intel y Global Foundry lo que garantizaría, de nuevo, el suministro para las ventas (crecientes) de estos equipos y permitiría aprovecharse de la experiencia con ambos para crear equipos a medida de las nuevas versiones de los sistemas operativos.

Por último, si nos fijamos en la tabla de lanzamientos de los nuevos modelos, podemos ver que en 2016 llegará el procesador S2 o, lo que es lo mismo, la nueva versión del Apple Watch. Con la consecución de un desarrollo integral del hardware y el software Apple parece ganar una nueva batalla al conseguir ser un poco más independiente de los proveedores. Veremos en qué queda todo esto.


24
ene 15

Mi Note, Xiaomi cambia de inspiración

Xiaomi es, sin duda, uno de los fabricantes chinos más activos, con más crecimiento y más reputado del mercado. La relación calidad-precio de sus dispositivos es sobresaliente y su desarrollo como empresa tecnológica está fuera de toda duda. Sin embargo, del mismo modo que le pasó antes a Samsung (titán al que tiene en su punto de mira), su “inspiración” en otros modelos de la competencia es excesivo.

El último dispositivo en llegar a su catálogo es el Mi Note, un phablet que más allá de ser la evolución del Mi4 y el Redmi Note, es un modelo de gama alta que, según el CEO de la empresa -Lei Jun-, tiene como rival el iPhone 6 Plus.

Por dimensiones, cuenta con una diagonal de 5,7 pulgadas y un grosor de 6,95 milímetros. Si ahora os decimos que el peso es de 161 gramos podemos concluir que es más grande, fino y ligero que el de la manzana y que el Galaxy Note, modelo al que prácticamente clona en diseño. ¿Cuál es el secreto para semejante milagro técnico? Que tiene dos acabados muy diferentes entre sí y que en su configuración más capaz (es el Android más potente hasta la fecha) su precio ya no es tan de gama media-baja.

El punto fuerte -para Xiaomi- del Mi Note es su panel. Construidos por Sharp y Japan Display, uno cuenta con resolución Full HD mientras que el segundo es un “2K” -2.560×1.440 píxeles- y un contraste de 1:4000 lo que, unido a una notable saturación del color, da un resultado mucho mejor de lo esperado (habrá que ver cuál es la vida útil de esos paneles sin quemarse). El apellido de esta versión es PRO. Ambos cuentan con protección Gorilla Glass 3 tanto para el panel como para la parte trasera.

Sabedores de la importancia de la reproducción de contenidos multimedia en los equipos de estas dimensiones, Lei Jun subrayó que ha incorporado un chip de sonido (se encargada de decodificarlo) ESS ES9018 de Sony para gestionar el audio en calidades 24-bit/192 kHz (similar a la del último walkman de los nipones) además de añadir unos auriculares a la altura -hasta ahora era uno de los puntos a mejorar de los Xiaomi-.

Para las cámaras, de nuevo, el proveedor elegido ha sido Sony. La principal, de 13 Mp emplea el módulo IMX214 que ya han llevado algunos Xperia y que, además, trabaja con estabilizador óptico. El flash de dos tonos (que tan buenos resultados da en modelos como el iPhone) ha sido desarrollado por un experto en LEDs: Philips. Una pena que no mentaran nada sobre el nuevo software de imagen desarrollado por MIUI.

Respecto al procesador, los chinos han vuelto a contar con Qualcomm para los dos niveles de acabado de su Mi Note. La versión Full HD trabaja con un Snapdragon 801 acompañado por 3 GB de RAM y una batería de 3.000 mAh. Para el PRO han escogido el chip 810 con arquitectura de 64 bits acompañado de una RAM de 4 GB, 64 de memoria interna, conectividad LTE y una batería que crece muy poco (y segará la autonomía) de 3.090 mAh.

Los precios, obviamente, han subido, sin embargo, siguen siendo muy competitivos. La versión de acceso del Mi Note normal tiene un coste de 320€ mientras que el PRO más avanzado tiene un precio de 450€. Más que en Mi anteriores pero menos que en cualquier otro modelo premium de la competencia.

Por primera vez los ingenieros han dejado de lado las reminiscencias más obvias a Apple y Samsung y, aunque su diseño es similar al segundo y la interfaz muy parecida a los primeros, podemos decir que el Mi Note es el primer equipo de la casa con personalidad propia y que demuestra que Xiaomi, si sigue esta senda puede ser algo más que el tercer fabricante mundial de smartphones.

 

Imagen de previsualización de YouTube

23
ene 15

Xperia, ¿tras las senda de los Vaio?

La situación de Sony es más preocupante de lo que pudiera parecer a sus gestores hace sólo unos meses. Si bien ahora tienen más localizados los sectores donde la empresa no es competitiva (y están haciendo todo lo posible por minimizar las pérdidas o, incluso, están deshaciéndose de esas divisiones) el enorme tamaño de la multinacional y la presión de los rivales coreanos y chinos no está permitiendo conseguir una recuperación tan rápida como necesaria.

Durante el último año fiscal los japoneses acumularon unas pérdidas de 1.900 millones de dólares lo que ha hecho que la cúpula de la empresa haya llegado a la conclusión de que cualquier sector que no sea rentable podrá salir al mercado (aunque no hayan recibido aún ofertas por él).

Así, si el negocio de las cámaras y el del ocio multimedia (sobre todo PlayStation) están dando muy buenos resultados -a pesar de la presión de Xbox-, las televisiones no levantan cabeza y la división móvil es una enorme lacra para la firma. Entre Apple y Samsung se llevan el 105% del beneficio del universo móvil (60-45) lo que hace que todos los demás fabricantes pierdan dinero cada vez que comercializan un terminal.

Así, si en el CES de Las Vegas Kazuo Hirai, CEO de Sony, ya dejó entrever que podría haber movimientos internos importantes en las divisiones de ocio y entretenimiento móvil, la publicación de los resultados ha hecho que desprenderse de lastre sea una cuestión de supervivencia de Sony.

De momento, los lazos de Sony con Google son cada vez más fuertes en una estrategia que busca que los de Mountain View sean para los nipones lo que fueron para Samsung, su plataforma de lanzamiento. Además, en el Mobile World Congress se espera la llegada del Xperia Z4 un terminal llamado a ocupar el espacio del Galaxy S6 como el androide de referencia dado el bajón de ventas de la gama Galaxy S. Sin embargo, para muchos es la última bala antes de que Sony haga un movimiento similar al que llevó a los Vaio a formar parte del catálogo de JIP.

Centrarse en una gama de productos mucho más pequeña, aprovecharse del prurito Sony a la hora de hacer una buena venta y mantener viva la marca puede ser la única forma de salvar unas cuentas que no pueden seguir sumando números rojos a pesar de las enormes reservas de la compañía.

En las próximas semanas veremos hacia dónde va una de las enseñas más relevantes del mercado móvil pero ya son muchos los que han comenzado a hacer apuestas sobre posibles compradores. Por último, un daño colateral. Hay varios fondos de inversión interesados en hacerse con BlackBerry. ¿Bajará su precio cuando aparezca en el mercado un pastel mucho más apetitoso? ¿Se convertirá el negocio móvil en un mercado con una gran concentración de actores?


22
ene 15

Traducción simultánea, la baza de Skype y Google

A finales de 2014, pocos meses después de que cumpliera una década, Skype, el servicio de telefonía por internet más importante anunciaba que convertiría las conversaciones del inglés al castellano (y viceversa) en tiempo real gracias a una nueva herramienta de traducción simultánea. Para finales del verano los usuarios de estos dos idiomas podrían emplear Skype Translator siempre y cuando disfruten de Windows 8.1 para, poco después abrirse a otras versiones de la plataforma de Microsoft y a otros sistemas operativos.

El siguiente paso que darán en 2015 será la transcripción de mensajes escritos hasta en 40 idiomas. Chats con traducción en tiempo real que facilitarán la comunicación entre personas de todos los lugares del mundo en las lenguas más extendidas del planeta. Y lo mejor es que será una herramienta gratuita con el fin de facilitar su implantación como programa de referencia en las videoconferencias (si no lo es ya).

Es cierto que el sistema no es infalible pero, como prometen desde la empresa comprada por Microsoft, el aumento del número de usuarios permitirá mejorar los matices de la lengua y hacer todo mucho más natural.

Google, traducción en el mundo real

Y si Skype quiere ser la herramienta de traducción por defecto en las videollamadas y videoconferencias, la última actualización de Google Translate (no es un servicio ni una aplicación propias) tanto para Android como para iOS ha dejado a muchos boquiabiertos.

Basta con apuntar con la cámara hacia un cartel en un idioma para que este aparezca en la pantalla en nuestro idioma nativo. Aprovechando la tecnología de World Lens, start up que los de Mountain View adquirieron en mayo del año pasado, el sistema emplea la tecnología OCR (reconocimiento óptico de caracteres), con un sistema de escáneres y la realidad aumentada.

Además, gracias al machine learning, una técnica de inteligencia artificial que hace que las máquinas aprendan como los humanos -cuanto más se usa más efectiva es la herramienta- que ya usa el sistema de voz y que hace que la tasa de éxito de esta versión sea del 80%, su utilidad para entender señales urbanas, comprender un menú y, en combinación con la herramienta de voz permitirá a turistas y profesionales romper las barreras de los idiomas.

Translate ya cuenta con 500 millones de usuarios activos, entiende 36 idiomas y realiza cada día más de 1.000 millones de traducciones. Los países donde tiene más presencia son Brasil y México.