19
ago 14

Xiaomi, manual de cómo desvirtuar un buen producto

No es la primera vez que hablamos de Xiaomi, uno de los fabricantes de dispositivos móviles más prometedores de China y, sin duda, el que más rápido crece. Sin embargo, Xiami también se ha hecho famosa por sus descaradas copias -no sólo en su nomenclatura- de casi todo el catálogo de Apple.

El último caso es el de la última ROM de Mi derivada de Android y que tiene un parecido razonable bastante marcado con iOS 7. La presentación del Mi 4 fue el evento elegido para presentar la nueva cara de Mi (la nueva denominación de los chinos). Un modelo que destaca por su sobresaliente hardware -un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2,5 GHz que se refuerza con 3 GB de RAM y hasta 64 de almacenamiento-, un diseño notable -con borde metálico y que recuerda al LG G3- y un precio imbatible.

Frente a otras ROM de los chinos que recordaban poderosamente al sistema operativo móvil más famoso, esta última versión juega aún más con lo que se puede copiar y lo que no y calca las tipografías, buena parte de los iconos e incluso el modo en el que funcionan ciertas apps propias.

Es cierto que cuenta con ciertas habilidades que iOS no tiene y que algunas que comparten se diferencian en su formato (las notificaciones tienen un formato mayor y aparecen mientras realizamos llamadas o tomamos una foto sin interferir en el proceso) sin embargo son varias las webs y los analistas que han puesto en entredicho esta ROM ya que tira por los suelos el buen trabajo de los ingenieros de la casa.

El programa, traducido ya a 28 idiomas y disponible en 26 países, despertará seguro el interés de multitud de usuarios de Android de otras marcas ya que, como en versiones anteriores, las adaptaciones de los chinos son algunas de las más demandadas. A principios de septiembre estará lista para los desarrolladores (de momento está lista para 1.000 beta-testers que en breve serán 10.000) para que a principios de octubre ya esté en el mercado la versión definitiva. ¿Modificarán algo del interfaz?


17
ago 14

Empleo, la rebelión de las máquinas

El pasado viernes ETB2 nos regaló con un nuevo fascículo del que es, para mi, uno de los mejores programas de análisis de actualidad del momento: “Por fin viernes“. En él, además de analizar la situación económica actual en el Viejo Continente -por mucho que nos odiemos o amemos los europeos estamos abocados a entendernos en lo económico y en lo social- destacó la incidencia de la revolución tecnológica en el empleo.

Navegando e indagando hemos conseguido dar con el estudio llevado a cabo por Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne mentado por el economista Santiago Niño Becerra y que sentencia a gran parte de los trabajadores de hasta 702 profesiones a ser sustituidos por un equivalente tecnológico.

Lejos de entablar debate económico (de determinadas personas sea cual sea su ideología sólo podemos aprender) con cualquiera de los contertulios, nos centraremos en la vertiente tecnológica y los empleos que más nos han llamado la atención.

  • Ingeniero químico: tienen un 2% de riesgo de ser sustituidos por robots. Es cierto que su trabajo es de riesgo por los materiales con los que han de trabajar y también que en muchas fases del sistema productivo ya los han sustituido máquinas, sin embargo, los conocimientos de estos profesionales y la dificultad de dárselos -por ahora- a un robot, los ponen a salvo a medio plazo.
  • Editor y periodista: sorprendentemente, una de las profesiones con más paro en nuestro país es una de las menos afectadas. ¿El motivo? Aunque la tecnología se ha llevado ya por delante buena parte de los profesionales (cualquiera con un smartphone es capaz de sacar una imagen, redactar la noticia y colgarla) el primer paso que es la generación de información está todavía a salvo de la inteligencia artificial. Su riesgo es de un 6%.
  • Bomberos: una de las profesiones más respetadas en nuestra sociedad es también una de las que más ayuda necesita de la tecnología. Un robot permitirá el acceso a emplazamientos difíciles o de extremo riesgo sin que peligren vidas humanas. La injerencia tecnológica afectará al 17% de los empleos.
  • Técnicos de salud: uno de los puntos más polémicos del estudio afecta a este importante eslabón de la cadena sanitaria. Hasta ahora los soportes tecnológicos son imprescindibles en el diagnóstico y en la terapéutica. Los robots no podrán sustituir por completo sus conocimientos pero si permitirán que hagan falta menos. Por desgracia, el índice de impacto es del 40%.
  • Economistas: su trabajo consiste en analizar mediante datos coyunturas. La mayoría saben analizar por qué han pasado las cosas y sólo los mejores (y los más valientes) se atreven a aventurar hacia dónde van economía y sociedad (siempre están ligadas). ¿Alguien mejor que un potente ordenador para analizar números? Hasta un 43% de sus trabajos desaparecerá.
  • Pilotos comerciales: si ahora aplaudimos por los coches autónomos… no es nada nuevo en la aviación. Hasta ahora son imprescindibles porque ciertas maniobras son críticas pero la industria busca aviones completamente autónomos que aprovechen la inteligencia artificial para minimizar los fallos humanosHasta un 55% de los empleos podrían desaparecer.
  • Operarios: la tecnificación de las cadenas de montaje así como las mejoras en la producción por mecanizado han provocado la desaparición de millones de puestos de trabajo en todo el mundo. Sólo hay que ver cómo se fabrica un coche. Sólo los trabajadores más especializados mantendrán su empleo ya que el impacto llegará al 65% de los puestos.
  • Agentes y vendedores inmobiliarios: más allá de las burbujas inmobiliarias que han azotado medio planeta, cada vez hay más webs y servicios automáticos que ponen en contacto vendedores y compradores o arrendadores e inquilinos. En las zonas más urbanizadas podrían perderse hasta el 86% de los empleos.
  • Minoristas: las grandes cadenas buscan sistemas automáticos de control del stock, cajas automáticas y autoservicio y la omniprensente venta online. En las pequeñas las ayudas técnicas permitirán que el propietario pueda subsistir sólo. El impacto en las zonas más urbanas y tiendas menos especializadas afectará hasta el 92% de los empleos.
  • Contables y auditiores: la existencia de softwares cada vez más potentes y precisos y capaces de cruzar datos para diagnosticar empresas hace que estas dos profesiones estén prácticamente condenadas. Sólo quedarán supervisores, el otro 94% de los trabajos desaparecerá.
  • Teleoperadores: Siri, Sherpa y compañía han conseguido son el mejor ejemplo de lo que los robots pueden hacer. Hasta el 99% de los empleos desaparecerán.
Como siempre, es necesario contextualizar los datos. Las zonas urbanas y más tecnificadas serán las que más sufran el impacto. Algunos empleos de alta especialización -editores, minoristas, operarios, etc.- mantendrán sin riesgo su trabajo por el valor añadido que un humano puede dar sobre una máquina. Así mismo, los tempos de estos cambios serán diferentes en cada sector.
En cualquier caso, es el reto de nuestro tiempo del mismo modo que la máquina de vapor y la primera revolución industrial cambiaron por completo la sociedad, la economía y el trabajo (y no necesariamente en ese orden). ¿Cómo nos adaptaremos? Eso, seguro, no lo dirá ningún robot.

 


15
ago 14

Uber, y Berlín dio con la tecla

Alemania va a acabar convirtiéndose en el enemigo número uno de Silicon Valley. Después de fallar a favor de los editores en la pugna que estos mantuvieron con Google por su agregador de contenidos; después de obligar a los del buscador a pagar cuantiosas indemnizaciones por el robo de contraseñas WiFi y publicar imágenes en StreetView sin consentimiento de los ciudadanos; después de la crisis diplomática entre la Cancillería y la Casa Blanca por los casos de espionaje y la batalla industrial que libran ambos países, Berlín ha conseguido tumbar un proyecto que estaba trayendo de cabeza a otros Estados de la Unión.

Uber, el servicio estadounidense que permite poner en contacto a un pasajero con un conductor, parece haber sufrido un golpe irreversible. El Gobierno de Merkel ha decidido prohibir el uso de la aplicación debido a que los pasajeros no están asegurados y esto es un problema para su integridad física y legal. Así, más allá de proteger a su sector de taxistas, consigue colocar la aplicación -su funcionamiento- en una vía muerta que podrían aprovechar otros miembros de la UE para bloquear a la empresa.

El Senado de la Ciudad-Estado de Berlín no sólo prohibió su uso en la capital -en breve lo harán los demás länder sino que mandó una advertencia a los de San Francisco para que cesaran de modo inmediato su actividad. El argumento de la sentencia es irrefutable: “Uber contraviene la seguridad de  los pasajeros mediante el uso de conductores no verificados en vehículos sin licencia” ya que los pasajeros no están asegurados “en caso de resultar heridos en un accidente”.

De no cumplirse la sentencia Uber se enfrentaría a una multa de 25.000 euros. Es cierto que no parece cantidad suficiente para parar la actividad de la empresa, sin embargo, los 20.000 euros que deberá abonar cada conductor parece que será mucho más efectiva a la hora de que nadie se atreva a darse de alta en el servicio.

Por si acaso, Uber fue advertido de que si se negaba a pagar las multas por su actividad de modo reiterado, se arriesgarba a una pena privativa de libertad. Berlín se convierte así en la segunda ciudad que bloquea a la empresa en Alemania después de Hamburgo y las administraciones de Frankfurt y Múnich ya han anunciado que estudiarán las sentencias para saber si son aplicables en sus respectivas ciudades.

Curiosamente, a pesar del golpe, la filial germana de Uber ya anunciado que tiene intención de ampliar sus servicios a Colonia, Stuttgart y Düsseldorf. Además, en un comunicado, Fabien Netsman, portavoz de la empresa en Alemania, se quejó de que la sentencia es “de todo menos progresistas” así como de “limitar la posibilidad de elegir de los consumidores”.


13
ago 14

Samsung Galaxy Alpha, la era del metal

A pesar de que el referente de la gama Galaxy es el S y que el Note es el dominador absoluto del mercado de los phablet, Samsung ha depositado todas sus esperanzas en un dispositivo llamado a revolucionar por completo la gama de referencia del universo Android. Se trata del Galaxy Alpha, un smartphone que, como es habitual en la casa coreana, destaca por su potente procesador, una tarjeta gráfica sobresaliente y una pantalla a la cabeza del mercado. Sin embargo, no destaca por eso, sino por su fina estructura de metal.

¿Por qué ahora? Todos esperábamos esta novedad para septiembre. El IFA de Berlín es el escenario perfecto. No sólo es el primer gran evento después del verano -todo un desierto para el sector- sino que también es la fecha perfecta para quitar protagonismo a lo que sea que vaya a presentar Apple en septiembre. No obstante, los últimos datos de la empresa muestran que su estrategia está perdiendo efectividad. Es cierto que sigue siendo el primer fabricante mundial (de electrónica de consumo, de teléfonos y de smartphones) pero también que la competencia china empieza a desbancarla. De nuevo, ¿por qué? Los terminales de Xiaomi o ZTE son igual de potentes que los coreanos… y su construcción es la misma. No existe un factor diferencial definitivo en cuanto a marca o acabados como sí puede ocurrir con los de la manzana o Sony.

Es por ello que ya que muchos de los terminales premium de la casa superan sin problema los 600€ ha llegado la hora de demostrara a los clientes potenciales por qué sí merece la pena decantarse por ellos y no por otro rival Android con las mismas especificaciones pero mucho más barato.

La clave, de nuevo, está en la calidad percibida y la calidad de fabricación (algo que el sector premium del automóvil lleva décadas trabajando). Por fin los diseñadores de Samsung se han decantado por un marco de metal. Obviamente es el primer paso ya que la carcasa trasera sigue siendo de plástico de gran calidad… pero no hay rastro de metal, cristal o ningún otro material “noble”.

Aún así, el aspecto del Galaxy Alpha es mucho más estilizado que la de cualquier otro producto de la casa: primero por su grosor (6,7 mm) que lo dejan clavado en 115 gramos, nada mal para un equipo con una diagonal de… ¡4,7 pulgadas! -nos vamos a acostumbrar mucho a esta medida en las próximas semanas, creemos-.

En cuanto a especificaciones se mantiene un escalón por debajo del intocable S5, pero eso no significa que sea un terminal medio: pantalla SuperAMOLED HD con una resolución de 1.280×720 píxeles; procesador OctaCore (Quad 1.8 GHz más otro Quad a 1.3 GHz), RAM de 2 GB y capacidad de almacenamiento de 32 GB… sin ranura SD. Parece que todo lo premium tiene ciertos puntos en común. Incluso la batería tiene una capacidad de 1.860 mAh, más similar a un iPhone que a un Galaxy.

La dupla de cámaras se ha trabajado con mimo. La posterior tiene una resolución de 12 Mp con la posibilidad de grabar contenidos UHD. La frontal (cada vez más demandada por la moda de los selfies y las videollamadas), 2,1 Mp. Todo ello aderezado con la conectividad típica Android (LTE, NFC), un sensor de huellas y un pulsómetro y la última versión de Android, la 4.4.4. Disponible en blanco, negro, dorado y azul, llegará a las tiendas en septiembre.

 


11
ago 14

Opiniones.info, la guía indispensable para saber gastar

El boca a boca siempre ha sido clave para el éxito de un producto o servicio. Todos nos movemos más seguros cuando sabemos las opiniones (no interesadas) a la hora de comprar. Productos que requieren grandes inversiones como los coches; servicios que pueden hacer de nuestro viaje un sueño o una pesadilla -desde una aerolínea hasta el hotel donde durmamos- están más que nunca bajo nuestra lupa. Sobre todo ahora que el comercio electrónico crece como nunca antes y nos abre las puertas a consumir productos y servicios de cualquier rincón.

Dos desarrolladores bilbaínos no sólo han sido capaces de captar este hecho sino que han creado una red social, Opiniones.info, en la que los usuarios puede preguntar sobre cualquier bien o servicio que quieran consumir para que otros usuarios que ya lo han probado previamente puedan darles su opinión. La red cuenta con una amplia base de datos en la que sus usuarios ya han depositado sus experiencias aunque, si el producto sobre el que queremos opinión no ha sido analizado todavía, siempre podremos preguntar a los demás libremente para que nos respondan.

Por supuesto, como miembros de la red también podremos dar opiniones sobre cualquiera de las 16 categorías que cubren: desde hoteles, tecnología, cine o motor hasta páginas web, restaurantes y bares, pasando por móviles, seguros y videojuegos.

La web destaca por la limpieza de su diseño. Es muy intuitiva, poco pesada y muy dinámica. Los buscadores se encuentran fácilmente; las imágenes dejan bien claro de qué estamos hablando. Algunos productos cuentan incluso con vídeos que sirven para argumentar las opiniones y el sistema de calificación es fácilmente entendible tanto para quien pregunta como para el que puntúa.

Una de nuestras partes favoritas es su blog en el que nos analizan desde rankings de opiniones hasta nos dan consejos sobre la Reputación Online (algo que para muchos será desconocido pero que trae de cabeza a todas las grandes marcas en internet).

En definitiva, una red social que nos puede ayudar en el día a día tanto como LinkedIn y que nos dará una visión de los productos que consumimos mucho más real que otras inundadas de publicidad. Aquí os dejamos un interesante vídeo para que veáis lo bien pensada que está. ¿A qué esperáis para entrar?

Imagen de previsualización de YouTube