29
may 15

Haier, cambiándolo todo

Haier se ha convertido en poco tiempo en todo un titán de los electrodomésticos. A pesar de contar con escasas tres décadas de vida (solo lleva cinco en Europa) ya es el segundo fabricante mundial solo por detrás de Whirlpool en cuanto a facturación y el primero por número de unidades vendidas. Las cifras hablan por sí solas: una cuota de mercado del 10,2% gracias a una agresiva política de adquisiciones (Sanyo, por ejemplo) y a un carácter innovador a la cabeza del mercado.

Con una facturación de más de 32.000 millones de dólares tiene claro que todo este músculo será decisivo para seguir creciendo y acercándose a los consumidores si se centra en el I+D+i algo que en su negocio tiene nombre y apellidos: el Internet de las cosas.

El mejor ejemplo son sus fábricas totalmente automatizadas y conectadas a la red en las que se fabrican todos los productos personalizados de cada cliente. El proceso es así de “sencillo”. Un cliente configura el electrodoméstico a su gusto en la web, el sistema le dice su precio y si lo acepta se empieza a construir para enviárselo a su domicilio. El color, el tamaño de las pantallas de control o configuraciones específicas. Todo se puede hacer a medida del consumidor. Incluso decorar los productos con fotografías.

La filosofía es clara: “distancia cero con el usuario final”. Va más allá de tendencias del mercado. Tan solo de escuchar al consumidor. ¿El resultado? Un crecimiento en China exponencial y el claro interés de extender a otros mercados más complicados -Europa y Estados Unidos- una idea que puede cambiar radicalmente el sector.

Esto permite que los cinco centros de I+D de la empresa repartidos por todo el mundo se acaben fijando en las opiniones de los clientes. Cuando el proceso de personalización de los sistemas de aire acondicionado estuvo disponible para los clientes la empresa recibió más de 750.000 puntualizaciones y opiniones. Un feedback con un valor incalculable.

Pero el negocio no se queda solo en el hogar (desde lavadoras con dos tambores para lavado simultáneo de prendas con diferentes características hasta frigoríficos con pantallas de control similares a las de un smartphone). Siguiendo la estrategia de LG, Samsung, Philips y compañía, la empresa quiere que la domótica llegue a partir de smartphones. Y por eso lanzarán en las próximas semanas un terminal Android de gama alta -llamada Voyage- que costará 349€.

Con un 4% de inversión en investigación, desarrollo e innovación, una plantilla de más de 8.000 ingenieros pensando en lanzar nuevos productos y mejorar el catálogo actual y expandiéndose en sectores como el de las soluciones energéticas, la empresa se salta el perfil de fabricante chino de calidad baja y precios bajos. Quieren expandirse como una solución global para todo tipo de consumidores: particulares e industriales.

Para ello han puesto todo patas arriba: el mercado y su estructura. Se han eliminado cientos de puestos intermedios para potenciar más de 2.000 equipos autónomos que se encargarán de presentar y desarrollar sus iniciativas y cuyo objetivo es crear y mejorar. El siguiente paso son Rusia y Europa. ¿Están los fabricantes europeos preparados?


28
may 15

Facebook, el centro de tus eventos

La compra de WhatsApp, el lanzamiento de Instant Articles, las videollamadas a través de su Messenger, su crecimiento en todos los mercados y en casi todos sus negocios. Facebook está más activo que nunca y su plan de ser una parte central en la vida social de sus usuarios -aspira a 7.000 millones- parece ser mucho más que una utopía.

La idea es sencilla: hacer lanzamientos que completen sus funcionalidades y apostar por otras que ya son veteranas en su universo y que a pesar de su potencial no acaban de explotar. El mejor ejemplo es Facebook Events (la pestaña de eventos de tu muro) que a lo largo de los próximos meses recibirá mejoras y novedades.

Mashable publicó recientemente una entrevista a Aditya Koolwal, Product Manager de Events, en la que la responsable dejaba entrever siete mejoras que llegarán antes de un año a una de las estrellas de la red social.

  • Feed de noticias de eventos de amigos. Hasta ahora recibíamos alguna notificación “encubierta” cuando un amigo acude a un evento. Ahora quieren que sea una parte central de nuestra relación con los demás. Anunciarlos, compartirlos y apuntarnos a nuevos eventos (lo que incrementaría el interés como plataforma para publicitarlos).
  • Eventos relacionados. Cada vez que clickemos sobre la participación en un evento nos aparecerá un pop up de otros similares que podrían interesarnos del mismo modo que ocurre cuando le damos al “me gusta” de una página corporativa.
  • Compartir eventos. Pero no solo en nuestro muro, también dentro de nuestras conversaciones de Facebook Messenger -¿pasará también la idea a WhatsApp?-. Tan solo será necesario implementar un nuevo botón anexo al de fotografías y audios.
  • Permitir conversaciones individuales con cada uno de los asistentes a un evento. Hasta ahora solo se pueden hacer grupales y eso, creen, puede coartar a algunos de los usuarios a informarse más sobre los mismos.
  • Multiplicar las posibilidades para invitar a terceros a un evento. Independientemente de que tengan o no cuenta en Facebook. WhatsApp y los correos electrónicos parecen la mejor opción aunque todavía no han empezado a experimentar con la idea.
  • Double check a las invitaciones. Permitirá saber a los organizadores si los receptores de la invitación han visto o no la propuesta lo que evitará que insistan o conocer los motivos para que no quieran responder o acudir.
  • Events como una aplicación propia. Fuera de Facebook para que los usuarios -profesionales o no- puedan trabajar con esta potente herramienta de una forma más sencilla y natural. Además, permitiría implementar nuevas mejoras “bajo demanda” sin necesidad de saturar la web o la aplicación nativa de la red social.
La apuesta de Mark Zuckerberg es tan grande que están dispuestos a tocar el feed de noticias -solo se hace con cosas muy importantes porque un error aquí puede hacer perder usuarios para siempre-. ¿Creéis que tendrá éxito?

27
may 15

Sailfish, ¿alternativa a iOS y Android en Rusia?

Podemos decir que el mundo tecnológico tiene dos grandes polos: Asia como principal fabricante y Estados Unidos (California) como principal desarrollador. En medio un gran vacío de consumidores y países dependientes. En un mundo cada vez más digitalizado e informatizado grandes potencias como Rusia o la Unión Europea dependen por completo de programas informáticos de sus “aliados” que son susceptibles de caer en el ciberespionaje gubernamental.

Pero desde el estallido de los casos de espionaje orquestados por la NSA son cada vez más quienes piden alternativas a sus administraciones. Y Rusia, de la mano de Nikolai Nikiforo -ministro responsable de comunicaciones- ha anunciado la intención de crear una plataforma móvil propia a partir de Sailfish, el sistema operativo creado por la empresa finesa Jolla.

El programa heredero de MeeGo, el sistema operativo dejado a medias por Nokia y basado en Linux, ya ha hecho sus pinitos en algunos ordenadores y equipos móviles como smartphones de gama media. De este modo, apostar por una tecnología neutral (uno de los sellos de identidad de Finlandia y sus empresas) permitiría al país depender menos de “la tecnología desarrollada en el Oeste”.

A día de hoy, como en el resto de los mercados, el 95% de los teléfonos inteligentes y tabletas que se comercializan en Rusia trabajan con Android o iOS. Algo parecido ocurre con los ordenadores, aunque el gigante del este tiene una fuerte implantación de Linux debido a su gran tradición de informáticos. Una de las pocas diferencias es que Sailfish está presente en el 1% de los dispositivos móviles rusos una cifra que puede parecer poco relevante pero que es mayor que en otras regiones.

Conseguir el desarrollo de una plataforma operativa móvil propia no solo daría independencia frente al posible espionaje de terceros (la NSA les ha dado la excusa perfecta) sino que permitiría al Gobierno de Putin -recordemos que es una iniciativa gubernamental- a ser ellos quienes gestionaran los datos de sus ciudadanos.

Rusia no es el primer país que se plantea la necesidad de independizarse de Silicon Valley. En China es habitual encontrarse con plataformas propias desarrolladas a partir de Android pero sin depender del código de los de Mountain View para su funcionamiento. Tencent o TOS+ son algunos de los casos más relevantes en un mapa en el que cada vez más operadoras locales crean un ecosistema propio de sistema operativo y plataforma de comunicación.

Sailfish, como Linux, es una plataforma Open Source con lo que cualquiera con los suficientes conocimientos puede construir su propio sistema a partir de ella. Así, Jolla, a pesar de estar gestionada por ex trabajadores de Nokia y ser una empresa finesa, tiene importantes inversores rusos y chinos que ven en ella una opción real de separarse de Google, Apple, Microsoft y compañía.

El movimiento ha hecho que otros países como la India, Brasil y Sudáfrica -otros componentes del grupo BRICS- hayan mostrado su interés para apoyar la creación de esta alternativa. Lo más difícil será el reto de convencer a los usuarios de que abandonen plataformas móviles asentadas y con una enorme herramienta de mercadotecnia a su servicio. ¿Tomaremos nota en el resto de Europa?


26
may 15

SolaRoad, camino a la energía limpia

En la lucha contrarreloj contra el cambio climático, adecuar el transporte a las necesidades de nuestra sociedad es absolutamente crucial. Por eso, el empuje de medios alternativos limpios y la optimización de los tradicionales es fundamental. Sin embargo, la urgencia de mejorar la situación (y la tendencia) han hecho que sea necesario buscar nuevos puntos de mejora y las carreteras y caminos son uno de ellos.

Convertir las carreteras en una fuente de energía (no solo para el transporte sino para las ciudades, repletas de asfalto) no solo suena como una idea inteligente sino que puede ser una de las claves para minimizar nuestra huella de carbono.

SolaRoad una red de carriles bici que generan energía a partir del sol que se puso en marcha hace seis meses en Holanda (cómo no) comienza a dar ya cifras reales sobre su rendimiento y, por lo que han explicado sus responsables, funciona mejor de lo esperado.

 

Concebido como un camino paralelo a la vía -y absolutamente apto para la circulación- integra células fotovoltaicas que van dentro de unos módulos de hormigón de 2,5 a 3,5 metros protegidos por una doble capa de cristal templado de un centímetro de grosor. Si tenemos en cuenta que su implantación en Holanda -que es uno de los países con más días nublados de Europa- se reduce a escasos 70 metros, la cifra de 3000 kWh producida (podría alimentar un hogar un año) se antoja sobresaliente.

La unión de un medio de transporte sin impacto ambiental como la bicicleta con la idea de un camino capaz de generar energía limpia y sus buenos resultados han minimizado, por el momento, la polémica inversión que requirió a finales de 2014: unos tres millones de euros por cada 70 metros de Solaroad.

¿Cuál es el siguiente paso que se han propuesto? A corto plazo, aumentar la distancia a 100 metros antes de 2016. A medio, conseguir incrementar la resistencia del sistema para permitir el paso de vehículos más pesados (y abrir la puerta a una verdadera red de energía limpia por todo el territorio).

Aunque las pruebas hasta ahora han tenido algún punto negativo (el revestimiento de cristal ha cedido ligeramente al peso de las bicicletas y peatones y se ha separado ligeramente en algunos puntos de la estructura), parece que el proyecto es lo suficientemente sólido para que las autoridades neerlandesas decidan apoyar una mayor implantación.


25
may 15

Metal Jan-Teller, ¿un nuevo estado de la materia?

Aunque en el colegio nos enseñen que los estados de agregación de la materia son líquidosólidogaseoso y plasma, la ciencia ha conseguido reproducir en el laboratorio otros como el condensado de Bose-Einstein, la materia degenerada o el plasma de quarks-gluones. El último que podría sumarse a esta lista es el de los metales Jahn-Teller que podría definirse como un nuevo estado de la materia con la apariencia de un metal y que es un conductor-no conductor, es decir, presenta diferentes propiedades eléctricas en función de la presión.

El hallazgo, llevado a cabo por un grupo de investigadores del Instituto Avanzado de Investigación de Materiales de la Universidad de Tohoku en Japón se debe, como su nombre indica, al efecto Jahn-Teller que consiste en una distorisión magnetoquímica en la que al someter a diferentes presiones la estructura molecular e iones de algunas sustancias, éstas muestran una distorsión en sus propiedades eléctricas.

En palabras más sencillas: un conjunto de metales que al someterse a diferentes presiones pasan de ser aislantes a ser conductores. La sustancia con la que han conseguido el descubrimiento es una estructura cristalina de buckminsterfullereno y átomos de cesio.

Al aumentar la presión del fullereno -que cuenta con una estructura molecular muy estable compuesta por 60 esferas de carbono- añadiendo átomos de rubidio, las esferas se deforman y la sustancia pasa de ser una estructura cristalina aislante de la electricidad a convertirse en un metal conductor.

Ilustración que muestra la estructura molecular del buckminsterfullereno y los átomos de cesio. 

IAIM de la U. de Tohoku

Lo interesante es que entre ambas fases el metal atraviesa un estado intermedio cuyas propiedades se están estudiando y que hasta ahora era totalmente desconocido.

Esta “deformación” podría explicar porqué algunos metales pueden definirse como súper conductores a mayor temperatura que los actuales. De facto, cuando algunos metales se enfrían artificialmente a diferentes temperaturas críticas -cada caso es único- se puede llegar a la resistencia eléctrica cero. El problema es que para conseguir esta característica hay que acercarse demasiado a los -243 grados celsius (casi el cero absoluto) algo extremadamente caro y complejo de conseguir lo que bloquea el uso de estos materiales en la industria.

Desde los años 80 la ciencia ha buscado diferentes materiales que permitan la superconductividad a temperaturas altas (en este campo los -135 del cobre se consideran altas) sin embargo, la incapacidad para describir este fenómeno bloqueaba su aplicación. Este descubrimiento podría explicar muchas de las incógnitas de los superconductores a alta temperatura y con el tiempo facilitar su aplicación industrial.