30
oct 14

Innobasque Exchange, la edición más real

El pasado 23 de octubre tuvo lugar la séptima edición de Innobasque Exchange en el que 50 socios de la Agencia Vasca de Innovación formaron parte de esta iniciativa colaborativa y en la que fueron presentados ocho proyectos en busca de financiación, apoyos, combinación de capacidades y conocimientos.

Os presentamos algunos de estos programas que, sin duda, muestran el espíritu innovador de nuestro entramado empresarial:

  • MotionBOx de Binary Soul. Se trata de una solución interactiva para la visualización y control de elementos 3D que se realiza únicamente mediante gestos de las manos sin necesidad de tocar ningún dispositivo o equipo físico. Con un gran potencial en el sector de la máquina-herramienta, fue uno de los protagonistas de la jornada.
  • Kimet Planning de Kimet Sport. El primer software del mundo homologado por las federaciones deportivas que permite planificar y optimizar de forma personalizada el desarrollo deportivo a nivel individual o grupal, organizativo y evaluativo. Una revolución en la gestión de centros deportivos.
  • Babyduino. Basado en el hardware y software Arduino, se trata de un kit open source para monitorizar el ritmo cardiaco y la temperatura corporal de bebés y personas dependientes sin necesidad de molestarles. Un ejemplo más de que el free software y los cuidados hacen una dupla insuperable.
  • Irisbond Primma. Su proyecto “Miradas que hablan” ha permitido crear un avanzado sistema de comunicación que permite el control de dispositivos electrónicos -de momento se han centrado en los ordenadores pero su campo de aplicación es mucho mayor- sólo con los ojos de una forma intuitiva, rápida y precisa.
  • Warantum. La más comercial de las propuestas se trata de una plataforma en línea que permite el registro de garantías de cualquier producto que está dirigido tanto a puntos comerciales como a clientes y que permite guardar las garantías sin miedo a perderlas ya que podremos acceder a ellas siempre que queramos. Todo un ejemplo de practicidad y sencillez.
En definitiva, una edición en la que han tomado relevancia proyectos de plena aplicación en nuestra vida diaria y que demuestran que lo que otrora era algo futurista y alejado de nosotros -la innovación- forma ya una parte intrínseca de nuestras vidas.

 


28
oct 14

HP Envy Recline, lo mejor de dos mundos

Hasta hace bien poco parecía que los dispositivos todo-en-uno eran un coto privado de los iMac. La mayoría de sus rivales carecían del diseño o de la capacidad de impactarnos del dispositivo de la manzana. Sin embargo, la renovación que está viviendo poco a poco Hewlett Packard ha llegado también a este nicho y, sin duda, lo ha hecho con la intención de romper moldes.

Disponible en formato de 23 y 27 pulgadas, hemos tenido la oportunidad de probar en profundidad unos cuantos días el Beats Special Edition más pequeño. Un modelo que destaca por su color rojo intenso -nos recuerda enormemente a cierta firma de automóviles de lujo y eso siempre es de agradecer- y su útil brazo trasero que permite que dispongamos de él casi como una supertableta.

Pero antes de seguir con la experiencia de uso, presentemos bien las credenciales del dispositivo: la CPU (construida en la República Checa, algo nada habitual en un mundo made in Asia) cuenta con un procesador Intel i5-4570T con gráficos HD Intel 4600 a 2,9 GHz que hace un equipo excelente con los 8 GB de memoria RAM DDR3 ampliable. Respecto a la capacidad de almacenamiento, la versión de serie contaba con 1 TB de disco duro, aunque se pueden personalizar otras opciones en función del modelo.

El panel IPS retroiluminado LED es multitáctil con hasta 10 puntos de contacto y resolución Full HD. Para redondear la experiencia multimedia, del vídeo se encarga una tarjeta NVIDIA GeForce GT730A de 1 GB dedicada con aceleración para la descodificación de vídeos así como tecnología NVIDIA CUDA para la edición multimedia (foto y vídeo).

Del sonido se encarga la clásica tecnología Beats con cuatro altavoces de alto rendimiento que, gracias a la gran cantidad de posibilidades de conectividad -que detallaremos más adelante- permite añadir más para mejorar aún más un audio sobresaliente.

Cuenta también con webcam TruVision HD con dos micrófonos digitales para la cancelación y supresión de ruidos, un mando HP Media Center, teclado y ratón inalámbricos, sintonizador de TV, cuatro puertos USB (dos son 2.0 y los otros dos 3.0), una salida de audio estéreo, una de auriculares, una salida de subwoofer, una ranura de lectura de tarjetas 3 en 1 y una colección de software extra para la gestión del equipo a la altura de una torre “pro”.

A pleno rendimiento

 

 

 

Lo primero que llama la atención cuando lo sacas de la caja es el cuidado de los detalles y su imagen impactante. Como hemos dicho, su color rojo, sus altavoces Beats y su brazo destilan calidad por todos los costados. Además, para ser un equipo de 12 kilos, da sensación de más ligereza. Sí hemos de reconocer que comparado con la CPU el ratón y el teclado desentonan un poco, pero aún así, su funcionamiento está acorde con el conjunto y su calidad es aceptable.

Una vez lo encendemos destaca por su solvencia. El procesador Intel Hasswell en ningún momento da sensación de pesadez y los 8 GB de RAM pueden con varias tareas simultáneamente sin que el rendimiento se resienta. Lo mismo ocurre con la capacidad de almacenamiento. Aunque el bruto es 1 TB, reales sólo están disponibles 800 GB por todo el software que trae de serie. Aún así, en la era de la nube nos parece mucho más que suficiente para un usuario medio -y uno avanzado contará con otros sistemas de almacenamiento propios sin depender de sus ordenadores-.

Otro aspecto que destaca es la calidad de la pantalla. Los vídeos en Full HD se ven espectaculares gracias a sus colores vivos pero sin sobreexposición. Los blancos son vivos y los negros profundos. El audio refuerza los graves y mantiene un nivel notable, no a la altura de unos buenos altavoces externos activos, pero sí por encima de la mayoría de los all-in-one del mercado. Un sobresaliente para los ingenieros de la casa.

Como hemos dicho antes, la salida de audio estéreo y la de subwoofer, además, permite añadir todo el arsenal de altavoces que queramos para redondear una experiencia visual que, por muchas veces que vives, nunca deja de sorprenderte.

Lo mismo ocurre con la experiencia multitáctil. Frente a otros ordenadores del mercado con esta capacidad, cuando manejamos Windows 8 con las manos llega un momento en el que se nos olvida que estamos en un equipo de sobremesa de 23 pulgadas y parece que estamos manejando una tableta muy ágil y potente. Una delicia en una era en la que cada vez nos cuesta más manejar un ratón o un teclado.

Si tuviéramos que ponerle un pero al equipo sería la tarjeta gráfica. Es cierto que es más que suficiente para un uso diario pero si queremos explotar nuestra vertiente gamer tendremos que conformarnos con una resolución 720p que, en el caso de los títulos más exigentes, es lo mismo que una calidad media o baja. Aún así, gracias a la generación de consolas que hay en el mercado, sólo los más puristas podrán este pero.

En definitiva, un equipo sobresaliente que justifica su precio (1299€) en una calidad excelente, un hardware sobresaliente y un funcionamiento más propio de una torre que de un equipo reclinable multitáctil todo en uno. Una compra recomendable para todo el que quiera un muy buen sobremesa que destile calidad y un diseño diferente.


26
oct 14

Robótica, ¿la solución a las epidemias?

Si ayer mismo hablábamos de la robótica colaborativa como una de las herramientas sobre la que la revolución industrial 4.0 se está apoyando ahora toca el turno de ver como las mejoras técnicas en ciertos sectores pueden ser de gran ayuda a la hora de tratar determinados problemas de salud pública.

Con el ébola en boca de todos son muchos los que se plantean los problemas a los que se enfrentan los voluntarios y los equipos médicos a la hora de tratar un virus del que saben muy poco -otra cosa son las farmacéuticas, gobiernos, etc.- y que ha demostrado ser capaz de romper protocolos de seguridad contra el contagio estrictos.

Si la robótica aparece como un medio por el que facilitar la vida de los trabajadores en la industria, ¿por qué no aplicarla a otros campos como la salud? No nos referimos sólo como herramientas para procesos de recuperación o intervenciones, sino también en el tratamiento de enfermos o destrucción de residuos.

El próximo mes de noviembre tendrá lugar una cumbre en la que expertos en el virus y en robótica tendrán un encuentro en el que diseñar medidas para que determinados modelos de androides ya existentes -evidentemente no hay tiempo para desarrollar y fabricar equipos ex profeso- sean equipados y se encarguen de algunos de los procesos más complicados del protocolo de seguridad en caso de posibles contagios.

Estos modelos adaptados pasarían a formar parte de los equipos encargados de la eliminación de los residuos en los hospitales así como de los procesos de desinfección de las habitaciones y el transporte de todos los materiales que más tarde serán incinerados.

El objetivo es claro: eliminar o limitar el máximo posible el contacto de los humanos con el virus, gestionar y mejorar los softwares de telepresencia para aquellos pacientes que no requieran intervención (las visitas rutinarias) e incluso facilitar los procesos de aislamiento de los pacientes en cuarentena. Un paso más allá se muestran algunos de los analistas que consideran que estos robots podrían sustituir a algunas personas como los traductores que quedan expuestos a los casos de infección en zonas de África.

Sea cual sea el resultado, desde aquí creemos que cualquier implementación -técnica o no- que sirva para minimizar la pandemia y aumentar la seguridad de todas las personas que exponen su vida por ayudar a los demás es mucho más que bienvenida.


25
oct 14

Basque Industry 4.0, la nueva revolución industrial

El pasado 15 de octubre se celebró en el Palacio de Congresos Euskalduna de Bilbao una jornada en la que se analizaba la cuarta revolución industrial y la relación del sector vasco con la misma. El nacimiento de fábricas inteligentes (ha sido en Alemania donde han acuñado el término Industria 4.0) donde el sector secundario se cruza con la más alta tecnología para interconectar los procesos productivos mediante nuevos softwares, análisis de big data y un control de todas las fases de creación del producto para mantener altos estándares de calidad.

Esta industria 4.0, donde a pesar de lo que indique su nombre la relación hombre-máquina sigue siendo fundamental, tiene varios pilares en los que sustentarse que han nacido hace poco tiempo -algunos hace mucho menos de una década- y que han servido para implementar grandes avances en materia de seguridad, toma de decisiones y productividad.

La fabricación aditiva o impresión 3D de componentes o productos finales; el desarrollo de la robótica colaborativa donde los equipos industriales dejan de estar en entornos cerrados y aislados para pasar a un sistema de producción donde interactúan gracias a que son más manejables, ligeros y fiables; la implementación de sistemas ciberfísicos que mediante el añadido de TICs a todo tipo de dispositivos y herramientas los convierten en equipos inteligentes -fábricas, automóviles, hospitales…-; el trabajo intensivo con realidad aumentada que gracias a la incorporación en tiempo real de información virtual a productos físicos permite mejorar la percepción de cada producto en todo el proceso industrial; la gestión de nuevas aplicaciones de cloud computing para que diferentes puntos de producción puedan acceder a toda la información crítica de las demás fases del proceso creativo; y el tratamiento de los big data son seis tendencias que se atisban fundamentales en la que es una de las revoluciones industriales con más impacto en tres siglos.

La exposición de Wolfgang Wahsler, director y administrador general del Centro Alemán de Investigación en Inteligencia Artificial (DFKI GmbH), el más importante del mundo en esta materia, desde 1988, dejó clara el papel de la inversión y la transformación de viejos preceptos de la producción industrial para conseguir un sector mucho más puntero en el que el cómo se fabrica es casi tan relevante como el producto final.

Desde el empleo de técnicas relativamente recientes como la fabricación aditiva hasta la implementación de TICs en todo el proceso productivo que no sólo redunda en productos de mucha mayor calidad y valor añadido sino también en un menor impacto ambiental y una mayor responsabilidad social por parte de las empresas.

Representantes de asociaciones como GAIAAFM o IK4 compartieron ponencias con representantes de empresas industriales y consultoras tecnológicas vascas referentes en su sector (IbermáticaInnovaeMizarNem SolutionsDimension DataOsteophoenix o Nexmachina entre otros) que son el ejemplo de cómo la aplicación de nuevas herramientas técnicas puede redundar en empresas ágiles y punteras con enorme productividad y alto valor productivo y social.

En definitiva un retrato de la situación de la industria (cuando las TICs hablan de un mundo 3.0 la industria se mueve un paso más allá) y de las posibilidades y el trabajo sordo que muchas de nuestras firmas llevan a cabo a diario y que son el motivo por el que nuestro tejido es uno de los más competitivos del continente.


23
oct 14

OS X Yosemite, el nuevo iOS Yosemite

Hace una semana que acabó la espera. OS X Yosemite, la versión 10.10 de su sistema operativo, ya está disponible gratis para todos los usuarios de Mac que quieran ver como las fronteras entre el sistema de sobremesa y el de los iDevices se difumina actualización tras actualización.

Ya desde que decidieron actualizar a Mountain Lion los de Cupertino tenían claro que era necesario unificar la experiencia de uso -y facilitar el uso simultáneo de todo el ecosistema- si querían demostrar que el universo Apple era algo más que el incipiente Android y el dominante Windows. Mavericks fue sólo el paso previo necesario -y gratuito- para demostrar que la frontera entre ambos mundos ya casi no existe.

Cuando lo anunciaron en junio quedó claro que iba a ser una nueva actualización de la imagen de la plataforma. Las capas translúcidas y los iconos iOS (muy criticados en su momento por su diseño infantil) llegaban al Dock de los Mac con el fin de hacer que el contenido ganara peso frente a los programas. Hacer del Mac algo mucho más intuitivo (si es que se podía) y cercano a la experiencia de uso diaria de los iPhone -lo que haría que millones de usuarios Windows perdieran el miedo a saltar a la manzana también en su ordenador-.

Desde la tipografía (uno de los tótem del estilo Apple) hasta las aplicaciones han sido actualizadas, potenciadas y hechas más sencillas para que la fluidez sea mayor (incluso en Macs con más de un lustro). El centro de notificaciones gana relevancia y capacidades para parecerse mucho más al de un smartphone; Spotlight se convierte en un Siri “mudo” que hace cada vez más cosas y la unión del Finder y iCloud Drive redondean una experiencia que ha mejorado completamente.

El clon con una manzana de Dropbox aumenta las capacidades del ecosistema y las mejoras implementadas en AirDrop permiten que compartir archivos de cualquier tipo sea mucho más sencillo y rápido que hasta ahora.

La experiencia con Safari mejora exponencialmente. Todo es más limpio y ostensiblemente más rápido. Las búsquedas se resuelven antes. Los favoritos están más a mano y la unión de la navegación privada (sólo por pestañas) y la compatibilidad con DuckDuckGo hace que no tengamos siempre que sentirnos bajo la lupa de Google (o Bing).

Las pruebas dicen que, ejecutando webs comunes, Safari es hasta seis veces más rápido que Chrome y Firefox, una cifra impensable hace poco y que -cierta o no- se traduce en una sensación de velocidad mucho mayor.

Mail también se pone a la altura. El eslabón más débil del universo Apple por fin puede ser tomado en serio porque ha decidido incorporar características que hasta hace muy poco sólo tenía la competencia. Gana capacidad (hasta 5 GB por mail), gana velocidad y gana posibilidades de edición de los contenidos del correo electrónico.

Probar Handoff nos demuestra que la integración entre dispositivos es completamente posible y que lo que Windows 10 nos vende como una novedad absoluta es algo que los usuarios de Apple llevarán ya haciendo meses para cuando lleguen los de Redmond. En definitiva: si Mavericks nos dejó un buen sabor de boca pero tampoco nos pareció un salto al vacío respecto a versiones anteriores, Yosemite nos demuestra que es una actualización muy pensada y con un objetivo muy claro: que OS X 11 llegue a darse la mano con una futura -pero inminente- versión más inteligente y capaz de iOS.

Imagen de previsualización de YouTube