31
mar 11

Apple vs. Amazon, sólo puede quedar una

No hace mucho comprobamos la batalla que se fraguaba entre Microsoft y Apple por el uso del término Appstore para llamar sus tiendas de aplicaciones. Para los de Jobs, Appstore es una denominación propiedad de la marca -y uno de los motivos del éxito de sus gadgets iPod, iPad y iPhone- y no están dispuestos a que ningún rival la utilice. Ahora le ha tocado el turno a Amazon que el pasado día 22 de marzo lanzó en Estados Unidos la AppStore for Android. La repuesta no se ha hecho esperar desde Cupertino y Apple ha demandado a Amazon en un tribunal de California.

De este modo, mientras el tribunal de patentes estadounidense sigue analizando si la denominación AppStore es genérica para todos los portales de esta índole -como defiende Microsoft- o propiedad de Apple -como argumentan desde Cupertino-, la denuncia contra la librería digital se formalizó después de que Amazon pusiera en línea el portal Amazon App Store Developer Portal que permite la creación de aplicaciones por parte de desarrolladores independientes o publishers.

En cualquier caso, la nueva tienda en línea de Amazon desarrollada para entorno Android se presenta también como una alternativa al uso realizado por Google de este tipo de portales. Amazon pretende crear un ecosistema similar al de Apple en cuanto al control de las aplicaciones creadas.

La clave reside en que, actualmente, no existe una tienda “oficial” de aplicaciones Android. Los usuarios acceden a ellas a través de los portales de los fabricantes de dispositivos móviles -tabletas, teléfonos inteligentes y netbooks- o bien a través de sitios independientes. Además, al estar desarrolladas a partir de software libre y carecer de un ente supervisor, se han detectado multitud de aplicaciones que resultan ser programas maliciosos. Apple, sin embargo, aplica un control férreo sobre todas las aplicaciones creadas para sus productos, lo que minimiza esta posibilidad. “Su control no se realiza por motivos de censura, sino por motivos de seguridad”, en boca del propio Jobs.

El modelo Apple es el elegido: los publishers pagarán 99 dólares anuales a Amazon por estar en su portal y le cederán un 30% en concepto de comisión de ventas. Un negocio muy apetecible. A cambio, la mayor librería de Internet ofrece más visibilidad para los productos y, sobre todo, organización de los mismos por temáticas. Sin embargo, algunos expertos ven en este movimiento un interés de Amazon en acercar su eBook Kindle al mundo de las tabletas, en vez de estancarlo en el de los lectores de libros digitales.

No obstante, y aunque no estemos acostumbrados a este tipo de acusaciones y denuncias, son de lo más habitual. De este modo, Microsoft tiene abierta también una pugna contra Motorola y Barnes&Noble por su Nook y en general contra cualquier fabricante que use Android ya que considera que vulneran su inversión millonaria por crear dispositivos electrónicos relacionados con la lectura de contenidos digitales.


30
mar 11

Google Street View Francia, otro dolor de cabeza para el buscador

El proyecto Google Street View está cosechando tantos éxitos como multas por todo el continente europeo. Si primero fueron denuncias de privados y luego de algunos miembros del ejecutivo de la UE, ahora le ha tocado el turno a Francia.

Al parecer, los coches de Google que recorrían las calles del país galo no sólo captaban las redes WiFi que se “cruzaban en su camino”, sino también nombres de usuario, fecha, lugar de acceso, actividad en Internet y hasta contraseñas. Esto es, la red, los datos personales del propietario y toda su actividad digital.

Los ejemplos que ha hecho públicos la Comisión Nacional de la Informática y las Libertades Francesa no pueden ser más esclarecedores: “el 2 de junio de 2008, a las 12:46, un internauta situado cerca de una dirección concreta de Marsella accedió a la página pornográfica straightboysjerkoff.com, de la que es abonado. La identificación que usa en la web, la contraseña y su dirección IP están bien grabadas”.

Precisamente por esto, la comisión gala ha decidido imponer una sanción de 100.000€ al gigante californiano. Desde aquí se nos antoja escaso si tenemos en cuenta que en el mismo informe se incluyen el intercambio de mensajes para una cita adúltera, así como el tratamiento sanitario de un paciente introducido por el médico -el usuario en cuestión- en su base de datos, así como los mastodónticos beneficios de la multinacional estadounidense, que ascienden a 6.520 millones de dólares en 2009. Todos los datos que se estaban utilizando en ese mismo momento.

Aunque la comisión constata que Google Street View ya no recolecta estos datos a su paso por las ciudades,   el gigante de Mountain View -que curiosamente tiene como eslogan “Don´t be evil”, que significa “No seas malvado”- “no ha renunciado a utilizar los que identifican los puntos de acceso WiFi de particulares, actividad que se realiza directamente a través de los terminales móviles de los usuarios que se conectan al servicio de geolocalización Latitude”.

A todo ello, el organismo añade que Google ha dado unas respuestas insuficientes a esta vulneración de la Ley ya que, por ejemplo, todavía no ha facilitado el programa que ha utilizado para usurpar esta información. El buscador tiene ahora dos meses para recurrir la multa ante el Consejo de Estado francés, mientras que Peter Fleischer, director de protección de datos de Google explica que los datos se “recogieron por error” y que la intención de la empresa siempre fue “destruirlos”.

Este proceso se une a otros 37 que tiene abiertos en Estados Unidos, así como en otros Estados como Alemania, Suiza, Países Bajos, Reino Unido, Irlanda, Nueva Zelanda o Corea del Sur. Más cerca, en Donostia, la Fiscalía decidió archivar el caso, no así en Madrid, donde el juez imputó a Google una causa por recogida de datos. Demasiados problemas para no ser malvados.


29
mar 11

Ideateca, nuevo desembarco en Silicon Valley

Si a principios de año hablábamos de la llegada de la empresa vasca Anboto a Silicon Valley, ahora le toca el turno a Ideateca.

La empresa de videojuegos y aplicaciones para iPhone, iPod y iPad radicada en Bilbao anunció el pasado día 25 de marzo que abrirá “de forma inminente” una oficina en Silicon Valley como parte de su estrategia de apoyo a su recién creada plataforma para la distribución de videojuegos para dispositivos móviles -más allá de Apple- creados por desarrolladores independientes o Publishers.

Eneko Knörr, consejero delegado de la empresa, ha explicado que “durante la andadura de Ideateca como desarrolladores de juegos nos hemos encontrado con otras empresas y desarrolladores independientes que nos han pedido ayuda a la hora de crear y lanzar al mercado juegos”. Por eso la empresa ha decidido aprovechar ese hueco que existe en el mercado de juegos para móviles.

Para esto se apoyarán “en la experiencia demostrada en publicar y distribuir juegos para dispositivos móviles y redes sociales”. Por ello han de aprovechar su pericia durante los tres últimos años en las relaciones públicas para conseguir que sus contenidos sean recomendados por algunas de las publicaciones más importantes del mercado.

Es precisamente aquí donde la nueva oficina en Silicon Valley jugará un papel vital. Servirá para que Ideateca esté mejor situada a la hora de distribuir los contenidos de los publishers pues es aquí donde se llevan a cabo casi todas las gestiones internacionales del sector.

El equipo de Silicon Valley va a ofrecer a Ideateca “una gran visibilidad, así como a todas las compañías que les acompañen en esta experiencia”.

Creada en 2008 y con 18 “ideólogos” en plantillas, nace con la intención de convertirse en una referencia en el mundo de las nuevas tecnologías y aplicaciones. Lo que ellos han llamado un “factoría de ideas”. Entre sus éxitos -muchos, ya que han tenido más de diez millones de descargas-, está iBasket, el juego de baloncesto del que ya disfrutan 4 millones de usuarios. Entre otros logros de los bilbaínos están también los juegos Mus, Cuatro en ralla, Damas y Ajedrez para Facebook.


28
mar 11

Facebook, contra el mundo y contra el olvido

La misma semana que se ha hecho público el enfrentamiento que mantiene el gigante de las redes sociales Facebook, la empresa ha dado a conocer un dato significativo: elimina diariamente 20.000 perfiles.

Facebook, contra el derecho al olvido…


Parece que las multinacionales informáticas estadounidenses han encontrado en la Unión Europea un duro rival. Richard Allan, responsable europeo de privacidad de la multinacional Facebook, no ve con buenos ojos los planes que la UE tiene sobre lo que han llamado “Derecho al olvido”.

En una entrevista publicada por The Telegraph, Allan explica que “sería un error formular una directiva global sobre el “Derecho al olvido” por el hecho de que haya “casos excepcionales” de usuarios que quieran borrar su huella digital”. Según Allan, “hay más usuarios de Facebook preocupados por la permanencia de sus datos en la red que por borrarlos”.

Sin embargo, el directivo de Facebook reconoce que “deben encontrarse mecanismos para resolver los casos excepcionales”. No obstante, la red social no parece interesada en borrar lo que algunos han llamado “episodios de juventud” que, en ocasiones, provocan problemas laborales a los usuarios. Ante esto, Allen explica que Facebook no se hace responsable “de la información gráfica u otros contenidos que los usuarios o sus contactos cuelgan en sus páginas.

Hemos de recordar que la empresa ya modificó el año pasado el modo en que los usuarios gestionan su privacidad tras un fuerte debate debido a que, por defecto, los datos de cada miembro eran públicos.

Pero el derecho al olvido no atañe sólo a Facebook y la UE. La Audiencia Nacional española tiene pendiente resolver un conflicto entre la agencia de protección de datos y Google. Algunos expertos consultados por el Ciberp@ís, explican que la vía judicial será complicada en el caso de la red social, donde los usuarios cuelgan sus contenidos de modo voluntario y donde los webmasters no están obligados a utilizar archivos con capaz técnica para ocultar determinadas páginas de una web para que no sean indexadas por los principales buscadores.

… mientras borra perfiles fraudulentos


Y mientras el debate sobre el Derecho al olvido requiere todos los esfuerzos de los californianos en Europa, Mozelle Thompson -responsable de privacidad de Facebook- reconoció en el Congreso australiano que Facebook elimina a diario 20.000 perfiles de usuarios menores de 13 años. “Hay personas que mienten, por eso Facebook borra diariamente 20.000 perfiles de personas que mienten”, explicó.

La normativa interna de la empresa exige tener un mínimo de 14 años para poder crear un perfil, aunque hasta los 18 sus contenidos no estarán abiertos a todo el mundo, sino sólo a sus amigos, amigos de amigos y redes. Recientemente la empresa explicó al Ciberp@ís que cualquier persona que forme parte de la comunidad puede denunciar el perfil de cualquier persona que mienta, aunque también tienen mecanismo de rastreo de perfiles fraudulentos y que detectan comportamientos inadecuados y que velan por proteger a todos los usuarios de la comunidad Facebook.

Como dato, se calcula que el 46% de los menores de 12 años con acceso a Internet en Estados Unidos están inscritos a Facebook. Aún les queda mucho trabajo.


27
mar 11

Google, de nuevo en la picota

Del mismo modo que le ocurrió antes a Microsoft, Google empieza a ser noticia a diario por sus aciertos… y sobre todo por sus errores y polémicas. Esta semana dos de estas últimas han llegado a sus medios. La primera relacionada con Android, su gran apuesta de presente y futuro. La segunda, por su eterna batalla con China.

Android, ¿software libre?


En los últimos días ha crecido en Internet un debate sobre si el sistema operativo Android incumple la licencia de código abierto GNU GPL. De momento, nadie ha emprendido acciones legales, pero tampoco se descarta que pueda llegar a hacerse.

El problema radica en que la licencia GNU GLP autoriza a quien accede a ella a modificar códigos y redistribuirlos, pero siempre bajo las mismas condiciones a las que accedió a dicho código. De este modo, Google utilizó unos 2,5 megas (700 archivos) para desarrollar su máquina virtual Dalvik, la que utilizar el lenguaje virtual Java en todas las aplicaciones Android. No obstante, Google no redistribuye este código, sino que lo trata como código propietario, esto es, con copyright.

Si estas acusaciones -levantadas por Ray Nimmer, profesor experto en asuntos de propiedad intelectual, y publicitadas por Edward J. Naughton en un artículo que publicó en el Huffintong Post- son ciertas podría darse el caso de que Google tuviera que elegir entre reescribir el código por completo (con los costes y tiempo que conlleva) o distribuirlo libremente (con los problemas que generaría a los fabricantes que se han acogido a Android y que han creado aplicaciones a partir de él a las que tratan como código propietario).

Florian Müller, propagandista de software, advierte de que no hay litigios en un futuro próximo, si bien, podrían darse si alguien quisiera defender los derechos de copyleft del software libre, por dinero, o por enfrentarse a Google.

Todo ello se suma a la demanda interpuesta por Oracle contra Google por su posible vulneración de las patentes Java de la primera.

Google vs China, round 1000…


Por si esto no fueran pocos problemas para los de California, se han enfrascado en su enésima pelea con el Gobierno Chino. Después de que el buscador se instalara en Hong Kong -región que goza de un estatus especial dentro del gigante asiático-, le ha tocado el turno a su aplicación de correo electrónico Gmail. El problema reside en que desde hace unas semanas los usuarios de este servicio se quejan de problemas para acceder al mismo, así como para descargarse los archivos adjuntos… aunque Google diga que no hay ningún problema técnico.

“Por nuestra parte no hay ningún problema técnico. Esta es una obstrucción del gobierno cuidadosamente diseñada para que parezca que el problema es con Gmail”. Este es el argumento que la compañía ha hecho público en un comunicado.

Estas acusaciones refuerzan además la polémica posición del Gobierno Chino, uno de los más estrictos con las redes sociales -bloquea Facebook, Twitter y hasta Youtube-, sobre todo desde las revueltas en el mundo árabe.