Wikipedia, sus donaciones en el punto de mira

Internet es espejo y altavoz de todas las virtudes y defectos de la sociedad digitalizada en la que vivimos. Una esfera en la que caben los recovecos más oscuros de las redes sociales y proyectos tan ilusionantes y democráticos como Wikipedia, la enciclopedia que se ha convertido en el mayor proyecto colaborativo de internet y una de las primeras señas sobre el cambio de un mundo analógico a uno digital (al menos en cuanto a la gestión del conocimiento).

Sin embargo, como se hace eco El Confidencial, la mala gestión de la Fundación Wikimedia ha puesto en riesgo la supervivencia de la web. Al menos según se desprende del informe que ha hecho público Guy Macon, editor de la enciclopedia desde 2006.

La historia de Macon es el mejor ejemplo del éxito de internet bien utilizado. Ingeniero autodidacta comenzó a editar porque encontró en Wikipedia “mejor información que en algunos de los caros libros que compraba” para sus estudios. Lo que comenzó como corregir pequeños errores se convirtió en editar sobre ciencia e ingeniería.

Sin embargo, el estadounidense muestra su preocupación por el devenir del crecimiento de la web. Actualmente, si se suman todas las ediciones de Wikipedia, se suman 16.000 millones de lectores. Esto le supone un gasto en hosting de 2 millones de dólares y un equipo de 300 empleados. Si lo comparamos con hace una década las cifras no cuadran: el tráfico ha crecido hasta multiplicarse por 12, pero el gasto en hosting se ha multiplicado por 33. En cuanto a la plantilla: hace una década no había empleados, solo colaboradores.

El problema es que la dependencia de las donaciones es un hecho que la Fundación no parece creerse y no es capaz de controlar el gasto y el crecimiento. Hay factores que pueden hacer que éstas bajen y que el legado desaparezca.

Y eso se traduce también en sentimientos encontrados con los donantes: algunos se preguntan porque si el dinero es suficiente para mantener la enciclopedia como está ahora, por qué se sigue pidiendo dinero como si el cierre fuera inminente. Otros se quejan de que el crecimiento de las donaciones no ha cristalizado en un software mejorado. Además, expertos se quejan de la creación de una élite alrededor de Wikipedia… y eso se ha traducido en que sean muchos los que piden que cesen las donaciones hasta que todo esto se aclare. ¿Un caso de corrupción 2.0?

Por su parte, la Fundación se defiende diciendo que aunque las críticas de Macon son útiles y las tendrán en cuenta, el informe solo da información parcial. En primer lugar explican que el dinero de los presupuestos no se va solo al mantenimiento de servidores, sino que tiene que ver con dar soporte a las comunidades de colaboradores de todo el planeta y en mantener la plataforma completa rápida y segura (Wikiquote o Wikimedia Commons, por ejemplo).

Asimismo, la Fundación ha conseguido gastar menos durante el último periodo contable de 2016 y ha presupuestado aún menos para el ciclo 2017 y 2018 (respecto al bienio anterior). Aún así, sabedores de los problemas que pueden surgir en el futuro, hace tiempo que se creó un fondo llamado Wikimedia Endowment. Además, gran parte de los ingresos de la estructura colaborativa provienen de gigantes de Silicon Valley como Apple, Intel o la Fundación Bill y Melinda Gates así como de otras empresas como Boeing.

La Fundación dice ser absolutamente transparente con sus gastos y también reconoce no tener un libro de ruta definido en caso de que bajen las recaudaciones (algo que nunca ha ocurrido hasta la fecha) puesto que, dependiendo de la fuente de ingresos que flaquee se esforzarían en salvaguardar diversas partes del proyecto.

Mientras el número de usuarios crece, la duda que nos surge es si realmente la Fundación Wikimedia también ha caído en manos de una gestora manirrota y la corrupción.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en “Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital” por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *