Whole Foods, la compra más cara en la historia de Amazon

El pasado viernes saltaba una de las noticias más controvertidas de los últimos meses -al menos en el sector tecnológico-: Amazon, la empresa que quiere cambiar la forma en la que consumimos, anunciaba la adquisición de Whole Foods por 13.700 millones de euros. Los de Jeff Bezos entran por la puerta grande al mercado de distribución estadounidense al hacerse con una plataforma que cuenta con 450 tiendas y tiene su seña de identidad en los productos orgánicos.

La operación supera con creces la más grande hasta la fecha (que era de 1.000 millones por una compañía no cotizada) y supone valorar cada título de Whole Foods en 42 dólares -que abonará en efectivo-. En el anuncio Jeff Bezos explicaba que la minorista es una empresa que sus clientes “aman”, motivo por el cual ambas seguirán cotizando por separado y se mantendrán sus marcas bien diferenciadas.

Este movimiento supone agitar por completo el sector en Estados Unidos. En un momento en el que los medios estaban volcados con el desembarco de Lidl en el país y su compatriota Aldi, propietaria de Trader Joe’s, la dupla Amazon-Whole Foods supone crear un gigante con presencia en 42 estados y, sobre todo, una plataforma logística incomparable. En definitiva, se van a cambiar las normas de redistribución de alimentos.

Y esto se ha reflejado en una apreciación de ambas empresas un 27% (Whole Foods) y Amazon (un 3%) y en la caída de los principales competidores: Supervalue se dejó un 16%, Korger un 15%, Target un 11% y Dollar General un 6%. Si tenemos en cuenta que hasta ahora Amazon estaba pugnando en el mercado de bajo coste con Walmart, la nueva empresa cubrirá casi todos los segmentos de mercado.

Los analistas, tanto del sector minorista como del tecnológico, dan una enorme importancia a la operación y la equiparan a la fusión de TimeWarner y AOL puesto que el conjunto del mercado mueve cada año 800.000 millones de dólares. El impacto, sin embargo, se prevé que sea mayor puesto que por el momento la relación de de las distribuidoras con internet era el indispensable y por el enorme músculo financiero que ya cambió el negocio de las librerías y las tiendas de electrónica.

Ahora que este mercado que suele ser pionero en la entrada de nuevas tecnologías será mirado con lupa en otros países ya que parece una evolución natural en cuanto al modelo de negocio y, sobre todo, en el posicionamiento en el mercado de Amazon, que adquiere centros de distribución estratégicos en zonas poblacionales de renta media-alta.

La presencia de Whole Foods por todo el territorio crea además una potente red de distribución para los de Jeff Bezos de cara a entrar de una forma más sólida en el mercado de parafarmacias o la expansión de Fresh (su línea de comida fresca). Además, se da por hecho que todo el catálogo de la empresa adquirida pasará a estar disponible en Amazon Echo (el altavoz inteligente) y por supuesto dentro de las habilidades de Alexa.

Además, la firma cuenta con un perfil de cliente especialmente fiel: personas que buscan una alimentación sana y responsable. Cerca a la alimentación orgánica y vegetariana y que entienden esto como un modo de vida. Asimismo, tiene líneas de productos responsables dedicadas a personas alérgicas y cubre un nicho de mercado cada vez más al alza en un país con graves problemas de salud alimentaria.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*