21
mar 15

Google Shop, entra en el universo del buscador

Aunque la idea se llevaba madurando desde finales de 2013 hemos tenido que esperar más de un año para que Google inaugurara su primera tienda en Londres. Coincidiendo en el tiempo con la inauguración de la Google Store en internet los de Mountain View han decidido empezar a ser los protagonistas definitivos del universo Android y Chrome y ser ellos quienes comercialicen sus productos directamente.

Estudios de la firma han concluido que uno de los motivos por los que los Nexus y Chrome no consiguen dominar sus mercados es porque todavía queda un importante porcentaje de clientes que necesitan experimentar físicamente con un producto antes de adquirirlo -de ahí el enorme éxito de las Apple Store en cada localización que estrenan-.

Y es por ello que han escogido la ciudad más grande de Europa (y sede de una megatienda de los de la manzana en Covent Garden) para estrenar sus nuevos Chromebook Pixel, mostrar los nuevos smartphones y tabletas Nexus y toda clase de accesorios como Chromecasts y Cardboards así como equipos de otros fabricantes con sus plataformas.

La tienda se ha planteado como el centro del universo Google en la ciudad. Algo más que un establecimiento donde comprar productos de la empresa del buscador: se impartirán clases y tutoriales, se realizarán eventos y demostraciones y se tratarán temas como la seguridad, los lenguajes de programación, internet y nuevas tecnologías.

Uno de los puntos más llamativos del local es Portal una pantalla gigante con el que viajar por el mundo gracias a Google Earth y otros equipos en los que diseñar y jugar con los famosos Doodles. Aunque ya se había jugado con estas ideas en los Androidland de Australia y la Chromezone en la propia capital británica, este concepto va mucho más allá a la hora de explicar al público qué es y qué puede ser Google.

La iniciativa se ampliará en Londres con otras dos tiendas y los usuarios que vivan lejos podrán “visitar” de forma virtual los establecimientos gracias a una aplicación compatible con los cascos  de realidad virtual compatibles con Android.

Amazon, con cuatro tiendas, Samsung -que está empezando a reformular sus Stores- y Microsoft son las siguientes empresas que han decidido seguir la iniciativa que tan buenos resultados lleva dándole a Apple durante los últimos años.


20
mar 15

España, paradoja de la movilidad

Netradar es una interesante web que nos permite indagar cuál es la cobertura de nuestra operadora móvil en cualquier zona del planeta. Un sitio más que recomendable antes de contratar nuestro servicio -os llevaréis sorpresas, muchas de ellas sin explicación, de la cobertura en ciertas zonas de algunas ciudades-. Pero el problema no se da solo en la cobertura para hablar sino en el básico 3G y en el novedoso 4G que algunas operadoras nos quieren vender como la panacea y que en muchas regiones de Europa, Asia y Norteamérica está mucho más que superado (¿algún día tomara nota de esto Euskaltel?).

Y navegando sobre telefonía móvil y datos nos hemos cruzado con un interesantísimo reportaje de Miguel Ángel Criado para El País en el que nos desentraña un excelente estudio realizado sobre cinco millones de usuarios de todo el mundo y que concluye que la velocidad de “banda ancha” de la que disfrutamos en el Estado es la mitad que en muchas regiones del resto de Europa (algunas zonas nórdicas y de Asia, incluso, la quintuplican).

En el mercado nacional en 2014 había contratadas 50 millones de líneas y unos 38 millones tenían asociadas a su número una tarifa con banda ancha, según cifras de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. De facto, las campañas de las operadoras para captar clientes para sus servicios de 4G deberían haber subido estas cifras. Sin embargo, el informe que expertos de la Universidad de Aalto (Finlandia) han realizado sobre 200.000 líneas arroja que la velocidad de conexión media en el Estado es de 4,6 Mbps.

Esto nos coloca en el puesto número 30 de los países analizados. Si nos comparamos con Dinamarca (22,3 Mbps); Suiza, Bélgica, Canadá, Corea o Japón, las cifras nos hacen palidecer. En el peor de estos casos superan los 10 Mbps. ¿Qué factores provocan estas diferencias? El más obvio es el de los terminales que compra cada usuario. El Estado es un mercado android en el que, de media, priman las gamas medias, sin embargo, por rendimiento, todos ellos deberían trabajar sin problemas con redes 3G bien optimizadas (a más de esos 4,6 Mbps). Además, la “eclosión” del 4G debería empujar aún más la velocidad. Hasta ahora se cubre al 22% de los usuarios (nada mal teniendo en cuenta que a finales de 2014 la cifra era del 10%) muy lejos del 70% que prometen las operadoras y muy por debajo de la media mundial.

El problema es que nuestro 4G también es más lenta. El usuario tiene de media una tasa de descarga de 17,6 Mbps, cuatro veces mejor que la media pero muy por debajo de los 29,4 Mbps, la mejor tasa del continente (aunque no la mejor en el ranking mundial).

Por eso, si nos centramos en lo que explica Jukka Manner, uno de los profesores que ha realizado el análisis, “la existencia de pocas bases cubriendo áreas muy pobladas y la disponibilidad de la red” son al final mucho más importantes. No da nombres, solo se fija en los resultados que arroja Netradar, la plataforma que antes mentábamos y que envía datos de velocidades de conexión de forma anónima.

Y esos resultados también se fijan en la latencia: el retardo entre el envío y la recepción de un paquete de datos. La cifra es de 254 milisegundos. Puede parecer poco pero es un número trascendental para entender el funcionamiento de los servicios de VoIP o las videoconferencias. En Suiza (de nuevo) la cifra es de 119 ms. En Irán de 1 segundo.


19
mar 15

Goodyear, el neumático también puede ser inteligente

El Salón del Automóvil de Ginebra y el CES de Las Vegas nos han demostrado que salvo que el precio del carburante siga bajando el futuro de los modelos híbridos y eléctricos está mucho más cerca de lo que parece. Modelos inteligentes que no solo se preocupan por el consumo sino por un impacto ambiental mínimo en la creación y reutilización de sus componentes y en hacer que el viaje sea mucho más cómodo y seguro para los pasajeros.

Esto ha hecho que no solo la automotriz sino toda la industria auxiliar hayan decidido dar un paso adelante para cambiar poco a poco el concepto que tenemos de automóvil. Goodyear, una de las empresas de referencia en el sector, llevó hasta la muestra suiza dos neumáticos -diríamos prototipos pero sus tecnologías se aplicarán pronto en modelos de calle- pensados para modelos diferentes de vehículos y que, sin duda, darán mucho que hablar.

El primero, el de la fotografía que abre el post, es el BH-03, enfocado a eléctricos e híbridos y que es capaz de generar electricidad por sí mismo. Capaz de transformar las deformaciones y vibraciones que ocurren en su interior en energía, permite ayudar a recargar las baterías de vehículo y a alimentar los sistemas tecnológicos del coche.

En su interior trabajan dos sistemas, uno termoeléctrico encargado de convertir el calor del interior del neumático que generan las fricciones y otro piezoeléctrico que gestiona las deformaciones y vibraciones de neumático en los procesos de frenado, aceleración y rozamiento con la calzada. Los ingenieros, además de crear un compuesto que absorbe el calor de la carretera, también ha creado un dibujo que permite captar el calor del sol cuando el vehículo está aparcado sin afectar a las presiones del neumático.

Por si conseguir almacenar energía para minimizar el impacto ambiental del coche no fuera poco, lo han dotado de tecnología Runflat que le permite circular un máximo de 80 kms a una velocidad máxima de 80 kms/h en caso de pinchazo.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Triple Tube, el neumático adaptativo

El otro modelo presentado por Goodyear es un neumático inteligente que infla y desinfla sus cámaras en función del estado de la carretera para ofrecer siempre las mejores prestaciones posibles y potenciar el agarre en cualquier situación.

Aunque la empresa de Akron no tiene intención de lanzar al mercado un neumático con estas características sí será la base para el diseño de neumáticos para vehículos autónomos ya que les permitiría, entre otras cosas, adaptar automáticamente la forma y presión necesaria para atacar curvas y adaptarse al asfalto en cualquier situación de integridad del mismo.

El Triple Tube puede adaptar tres “formas”. La primera llamada Eco/Safety ofrece menor resistencia a la rodadura y adapta su ancho automáticamente en las frenadas para aumentar su superficie y su agarre. La segunda, la Sport, mejora las prestaciones y el agarre gracias a su forma cónica. La última, denominada “Wet” mejora el contacto con asfalto mojado gracias a una banda de rodadura elevada en el centro del neumático que minimiza el aquaplaning.

Fabricado con un sílice derivado de la cáscara del arroz como otros modelos de la casa, su impacto ambiental es mínimo y es totalmente reutilizable. Su conjunto de tres cámaras de aire internas permite traspasar presión de una a otra para que adopte diferentes formas. Además, los flancos son personalizables en función de las necesidades de cada fabricante.

 

Imagen de previsualización de YouTube

18
mar 15

Smartwatches, su era ha llegado

Cualquiera que se dé un paseo por los catálogos de las principales tecnológicas verá que en los últimos meses han proliferado todo tipo de smartwatches. Desde los más “obvios” como el Moto 360, el LG Watch R o las nuevas versiones de los relojes inteligentes de Sony o Samsung hasta veteranos como los Polar V800 Adidas MiCoach.

La llegada del estratosférico Apple Watch -lo es por precios, posibilidades de personalización y ventas esperadas- sin embargo ha sido todo un terremoto para el negocio. Tanto para los rivales clásicos de la marca de la manzana, como las empresas de relojes y pulsómetros deportivos (que han tenido que dotar de nuevas capacidades a sus productos) y a las relojeras tradicionales.

Para muchos los relojes inteligentes todavía “no están en el mercado”. Del Moto 360 se esperaban unas ventas de unos 14 millones de unidades y tan solo han llegado al millón. No obstante, ¿cuántas relojeras clásicas pueden vender un millón de uno de sus modelos?

En una reciente entrevista Elmar Mock, fundador de Swatch, dijo que la llegada del Apple Watch podría suponer una nueva “edad de hielo” en el negocio de las relojeras tradicionales. Según sus propios estudios, Apple podría vender a un ritmo de 30 millones de smartwatches durante los primeros años. Es consciente de que su tasa de renovación -tanto por la compañía como por los clientes- será mucho más lenta que en otros dispositivos pero, si tenemos en cuenta que el año pasado toda la industria relojera suiza vendió 28 millones de equipos… el panorama no es muy alentador.

Más allá de su éxito y del tiempo que vaya a estar en el mercado, Mock entiende el Watch de Apple como el revulsivo necesario para la industria del mismo modo que el iPod y el iPhone cambiaron los hábitos de consumo. Y de nuevo explica que el problema de muchas empresas suizas es que no están viendo la amenaza -como ocurrió en los 70 y 80 con la llegada de los relojes de cuarzo nipones-.

Mock tiene claro cuál es el antídoto para el efecto del Apple Watch y demás relojes inteligentes: dotar a sus relojes de más capacidades y mejores prestaciones. Si el cliente se acostumbra a que un reloj de 200 o 400 euros le dé su geolocalización y le notifique mensajes no comprenderá que no lo haga uno de 2.000. Porque, además, el concepto de joya también se puede entender en un smartwatch de hasta 17.000 euros.

Garmin Fénix 3, siguiente eslabón

Precisamente por toda esta colección de argumentos Garmin ha sido una de las primeras empresas en poner al día sus productos para que dejen de ser relojes especializados para convertirse en modelos que se puedan llevar a todas horas en cualquier situación.

La pantalla del Fénix 3 gana en color, es más fina y nítida, mantiene el sensor GPS, el monitor multideporte -también vale para natación, ciclismo, esquí, etc.-, el altímetro, la brújula de tres ejes… y añade una antena EXO para mejorar la conectividad. Además, mediante un monitor de frecuencia cardiaca (es opcional y de banda, una de sus “taras”) el sistema evalúa tu condición física y es capaz de prepararte para tus retos.

Además, añade una nueva faceta smartwatch mejorada: notificaciones de mensajería y llamadas y datos del smartphone al que está vinculado. Y para hacerlo más “reloj” añade varios acabados, uno de ellos con correa y caja de acero y cristal de zafiro. Todos cuentan con 16 horas de autonomía con el GPS activado, 50 en modo UltraTrac y más de tres meses como “reloj normal”. Es resistente hasta 100 metros.

 


17
mar 15

Chromebook Pixel, mucho más que un ultrabook

La presentación de Windows 10 nos dejó claro que la conversión de los sistemas operativos móviles y de sobremesa es algo que no tardará en llegar. Es cierto que para los usuarios más avanzados habrá especificaciones y programas propios para cada plataforma que les permitan aprovechar mejor las características de los equipos para sus propósitos profesionales y/o especializados. Pero también que para un usuario medio (la gran mayoría) las posibilidades de continuidad entre pantallas será una bendición.

Si la primera por apostar por un ecosistema compatible fue Apple y Microsoft ha sido la encargada de dar el golpe sobre la mesa, la convergencia entre Android y Chrome OS es algo que lleva mucho tiempo barruntándose en Mountain View gracias a sus Chromebooks.

El nuevo Pixel, versión 2 en 1 y más avanzada del primer ultrabook de gama alta de la familia de Google, es un paso más en este camino cuyo destino parece casi seguro: una única plataforma que le haga la vida más fácil tanto a los desarrolladores como a los clientes… además de mejorar la estrategia de marketing de la empresa y permitirla aprovechar el enorme tirón de Android en el mercado.

El nombramiento de Hiroshi Lockheimer, vicepresidente de ingeniería de Android, como responsable de desarrollo de Chrome OS solo ha puesto en marcha un cronómetro para saber cuánto tardarán en ensamblarse ambos universos.

Centrándonos en el dispositivo, el nuevo Pixel (menos caro pero más potente que el ordenador de gama alta en la nube de Google) destaca por su arranque dual que permite escoger entre Android y Chrome OS para usarlo indiferentemente como portátil o tableta. Por fuera se mantienen sus calidades premium: diseño de la carcasa en aluminio y el detalle de la Lightbar, la llamativa luz con los colores de la empresa sobre su tapa y que nos indica el nivel de batería del equipo.

Es cierto que Microsoft y Lenovo ya tienen en sus catálogos modelos similares. Los primeros el Surface Pro y los segundos el Yoga, sin embargo, sus especificaciones técnicas dejan a las claras que es un proyecto mucho más ambicioso que los anteriores y que, como el reciente MacBook, quiere redefinir nuestro concepto de portátil.

Su pantalla de 12,95 pulgadas en formato 3:2 cuenta con resolución 2K (en este caso 239 ppp o lo que es lo mismo, 2.560×1.700 píxeles) y con un panel multitáctil que hereda los gestos de los dispositivos móviles para convertirse en un dispositivo que une lo mejor de ambos formatos.

En su potente interior hay nuevos componentes pero menos sorpresas. En vez de decantarse por los nuevos chips Broadwell M sin ventiladores se han ido a los clásicos pero fiables i5 Broadwell U a 2,2 GHz e i7 a 2,4 GHz. El primero contará con 8 GB de RAM y 32 GB de capacidad en un SSD mientras que el segundo -denominado Ludicrous Speed o LS- contará con 16 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. El precio, por cierto, será de 999 dólares para la primera configuración y 1.299 dólares para la segunda.

Todo ello, además, optimizado para aprovechar en ambos formatos (cada vez más cerca gracias al Material Design) todo el arsenal de servicios de Google: Drive, YouTube, Photos, Hangouts, Gmail, Plus, etc. La autonomía será uno de sus puntos fuertes: hasta 12 horas a pleno rendimiento gracias a los nuevos componentes y a sistemas de ahorro de energía como el apagado de la retroiluminación del teclado tras 30 segundos sin usarlo.

En cuanto a puertos, Google también al dado el espaldarazo a los nuevos USB 3.1 Type C al incluir dos de ellos pero, para evitar la polémica que ha rodeado al MacBook, también añade otros dos USB 3.0 y ranura para tarjetas SD. En definitiva, el Pixel se renueva para seguir siendo el mejor equipo Chrome del mercado y para unir un poco más la plataforma de sobremesa de los de Mountain View con su omnipresente Android. Bien hecho.