15
abr 15

Roaming gratuito, Google OMV quiere cambiar las reglas del juego

Lo que en 2014 empezó como un rumor empieza a tomar forma. Si hace un año se especulaba con la posibilidad de que Google lanzara su propio Operador Móvil Virtual aprovechando la red de otras operadoras como T-Mobile o Sprint para complementar su negocio de banda ancha fija en Estados Unidos, ahora, tras las declaraciones de Sundar Pichai en el MWC y las noticias de las que se hacen eco medios como The Telegraph parece que el proyecto está próximo a cristalizar y sacudir por completo el mercado de telecomunicaciones estadounidense.

Según publica el medio británico, la multinacional de Mountain View está negociando para ofrecer a sus clientes una tarifa única de datos y voz tanto en Estados Unidos como fuera del país o, lo que es lo mismo, eliminar el roaming, ya que no habría diferencia de precios se usara donde se usara el servicio.

La empresa elegida para dar cobertura a tan ambicioso proyecto no es otra que Hutchinson Whampoa, un gigante con sede en Hong Kong y propietaria de operadoras en varios países y accionista relevante en multitud de empresas de telecomunicaciones más pequeñas repartidas por todo el mundo. ¿Significa esto que pronto tendremos la operadora de Google en Europa? Nada más lejos de la realidad: la legislación así como la amenaza de dejar entrar al gigante en nuestro mercado -la empresa tiene y ha tenido litigios bastante complejos con casi todas las administraciones continentales- hacen pensar que, de momento, el acuerdo solo se referirá al roaming para sus clientes.

El proyecto, conocido como Google Nova, verá la luz en los próximos meses y tan solo pretende complementar el servicio que ya reciben sus clientes de Google Fiber. Según Pichai, no quieren ser un operador a gran escala sino crecer poco a poco a partir de un servicio de gran calidad y competitividad.

El objetivo, sin duda, es ir ganando terreno para ser la primera empresa capaz de pensar conjuntamente el software, el hardware y la conectividad en todos los planos que necesita el cliente: desde el trabajo hasta su hogar y todo lo relacionado con la movilidad.

Desde hace tiempo las principales empresas de Silicon Valley (sobre todo las que tienen una excesiva dependencia de internet, Facebook y la propia Google) se han mostrado especialmente activas para hacer un frente común frente a las operadoras. Éstas exigen con cada vez más apoyos institucionales que las grandes de la red paguen parte de la inversión de las infraestructuras de las que se aprovechan para ganar miles de millones.

Así, los proyectos para llevar internet por todo el planeta de Facebook y Google, el posible lanzamiento de una nueva generación de iDevices con tarjeta SIM integrada y que no dependa de los operadores o los proyectos Fiber y Nova denotan que el nuevo rival a batir para controlar un negocio multimillonario son las operadas. ¿La guerra está abierta? ¿Cómo reaccionarán rivales del tamaño de AT&T, China Mobile o Vodafone?


14
abr 15

YouTube, a la calidad mediante el premium

El streaming premium parece ser, ahora mismo, la mejor opción para la comercialización de contenidos. El formato, que comenzó con la música y que tiene en Spotify su mejor exponente, se ha trasladado con éxito al negocio audiovisual a otros mercados (y más lentamente al nuestro) con propuestas como Netflix.

Así, probablemente por la presión de la competencia y de clientes que están dispuestos a pagar por mayor calidad y no tener anuncios en sus visionados, Google ha decidido que antes de finales de año YouTube, el portal de vídeos más importante de la red lance una versión de pago en la que los creadores recibirán hasta un 55% de los ingresos por subir sus vídeos (suponemos que en función del número de visionados cobrarán más o menos) y en la que los clientes podrán disfrutar de todo el catálogo de la casa sin anuncios, hasta ahora única fuente de financiación de la plataforma.

La excepcional acogida de proyectos como HBO Now que permite ver contenidos de la multinacional sin necesidad de tener una suscripción a la televisión por cable; el daño que le está haciendo al portal el éxito de las retransmisiones en directo y los movimientos que parece está preparando Apple para conseguir una plataforma de televisión en streaming dentro de iTunes parecen ser el detonante para este nuevo paso de la filial de Google.

Como explicaba El País la semana pasada, la propia empresa se ha puesto en contacto con los creadores con cuenta Creator Studio en el canal para explicarles que la llegada del nuevo sistema de pago supondrá una actualización en las condiciones de autorización para que la compañía pueda insertar clips de sus piezas audiovisuales en los anuncios de promoción.

El primer párrafo del comunicado es toda una declaración de intenciones: “tus fans quieren opciones. No solo quieren ver lo que les apetezca cuando y donde quieran, quieren prestaciones de YouTube que hayan sido concebidas específicamente pensando en sus necesidades”. Más allá, la empresa no quiere perder ni un segundo más sin monetizar un fondo audiovisual que, a buen seguro, se convertirá en una buena entrada de dinero. Sobre todo si tenemos en cuenta que cada vez son más los usuarios que mentan el portal de vídeos como su principal fuente de ocio audiovisual incluso por delante de la televisión.

El primer proyecto de YouTube para desarrollar una plataforma de pago fue YouTube Music Key una Beta que ofrecía vídeos, canciones, directos y otros contenidos exclusivos además de servicios como la reproducción en segundo plano y la posibilidad de confeccionar listas de reproducción offline y que ha tenido una aceptación discreta incluso en Estados Unidos.


12
abr 15

Tidal, el fallido intento de suplantar a Spotify

La relación entre las discográficas, los artistas y la industria tecnológica siempre ha sido complicada. La revolución digital trajo primero una tasa de piratería que se llevó por delante gran parte del negocio. iTunes fue visto como un mal menor de la mano de un producto fetiche y una empresa primero de moda y ahora innegociable (¿qué artista se atrevería a salirse de iTunes Radio teniendo en cuenta que iTunes sigue siendo la principal fuente de ingresos para muchos?). Después, la explosión de los servicios de música en streaming hizo que todos los artistas “valieran” lo mismo y el éxito de Spotify (sobre todo), Rdio, Vevo, Napster, Xbox Music, YouTube, Deezer y compañía mermó, sobre todo, el ego de los músicos.

Así, después de que Taylor Swift se escapara de Spotify porque lo consideraba injusto (luego se supo que realmente estaba promocionando un servicio de la competencia) ahora son varios los artistas que han decidido crear su propia plataforma para evitar el sistema “criminal” que hay ahora mismo en internet.

En total, 17 copropietarioscon nombres tan célebres como Jay-Z (su ideario y un hombre que no está dispuesto a dejar escapar ningún centavo a manos de terceros), su esposa Beyoncé, Rihanna, Kanye West, Jack White, Usher, Nicki Minaj, Chris Martin, Alicia Keys, Calvin Harris, Jason Aldean, J. Cole, Madonna, deadmau5, Daft Punk, Drake y Arcade Fire.

¿Y cuál es la diferencia respecto a la empresa sueca? Sobre el papel solo un par de matices. Primero que no habrá versión gratuita. Se podrá acceder a su catálogo de 25 millones de canciones y 75.000 vídeos -así como un servicio identificador como Shazam- por unos 9€ al mes. Y si lo queremos en calidad HiFi, el pago será de 19 euros.

El movimiento parecía inevitable. Sobre todo después de que Jay Z, propietario de su propia discográfica, Roc Nation, comprara el servicio de música en streaming sueco Wimp por 52 millones de dólares. Así, frente a la teoría de que la música y el cliente son el centro del negocio, Tidal parte de que el artista es el centro de todo. Alicia Keys dijo que el cambio era necesario para asegurar un “futuro fuerte para la industria (¿dónde quedó eso del arte?)” mientras que Beyoncé fue más allá y dijo que iban a “cambiar el curso de la historia de la música para siempre”.

Jay Z, también muy optimista, dijo que Tidal supone “un cambio de las reglas del juego”. Sin embargo, ninguno de sus rivales se ha pronunciado ni ha mostrado especial preocupación por el nuevo rival. Spotify, de hecho, dio “la bienvenida a cualquier servicio que permita a los usuarios escuchar su música favorita de forma legal” y prometió que “seguiría trabajando con cada músico para la mejor música permanezca con ellos”.

Spotify, que siempre ha sido acusada de su opacidad a la hora de dar cifras sobre cuánto paga a los músicos explicó que negocia individualmente con cada sello discográfico y que luego es el sello el que reparte como considera oportuno la cifra con sus artistas contratados. De hecho, la empresa sueca reparte el 70% de sus ingresos brutos totales (publicidad y suscripciones) para que los creadores ganen dinero. En total, desde 2008 la empresa ha repartido más de 1.861 millones de euros a los propietarios de los derechos de autor.

¿Realmente merece la pena?

El objetivo de Tidal es clonar Spotify con un reparto diferente del dinero. ¿Por qué de Spotify? Porque aunque Deezer, Rdio o Napster también son importantes ninguno tiene tanto usuarios de pago o “gratuitos” (generan dinero por medio de la publicidad). 15 millones abonan unos 10€ por la cuota premium y otros 45 millones son consumidores free.

Así, más allá del marketing que supone los nombres antes mentados (o que Taylor Swift haya volcado toda su discografía excepto su último álbum) Tidal también promete una mayor calidad de audio. Canciones en formato FLAC a 1411 kbps frente al máximo de 320 que ofrece Spotify.

¿Importa esta diferencia de calidad? Y, sobre todo, ¿merece la pena pagar por ella 10€ más? Como ocurre con otros servicios y productos premium de cualquier tipo en el mercado, hay dos factores determinantes. El primero es el soporte en el que vamos a escuchar Tidal. El segundo, el oído. Sí, como otros sentidos hay que educarlo y hay personas (la mayoría, entre las que nos incluimos) que no tienen suficiente sensibilidad para notar la diferencia.

Es por eso que cuando entramos en la web de Tidal para hacer la prueba sobre si realmente somos capaces de discernir el salto de calidad (tiene trampa, hay un 50% de posibilidades de hacerlo) es fundamental el soporte en el que lo hacemos. Desde un portátil o un dispositivo móvil el resultado y su parecido con la realidad son pura coincidencia.

También es pura coincidencia que te gusten las listas hechas por los artistas para ti. A igualdad de precio (alguien que vaya a escuchar la app desde un iPhone o un Android) tendrá un catálogo mucho mejor en Spotify. Incluso la opción de descubrir, una de la que más pastel ha quitado a los grandes del negocio y que más oportunidades ha dado a la música con menos apoyo publicitario, es mejor. El interfaz, por cierto, no pasa de copia barata. Podrían haberse esforzado un poco más si realmente querían separarse de la competencia.

Os dejamos una captura de pantalla de Gizmodo en la que han captado perfectamente “el cambio de reglas” y “la huella en la historia de la música” de la que hablaba la pareja de oro de la música estadounidense.

Es cierto que la industria musical ha cambiado por completo pero la integración social de Spotify (con Facebook o WhatsApp, por ejemplo), su mayor experiencia, su entrada en plataformas tan relevantes como las PS3 y PS4 y sus opciones de precio más realistas lo colocan, en nuestra opinión, muy por encima de Tidal. De facto, parece que durante el próximo WWDC de Apple en junio presentarán su nuevo servicio en streaming nacido de la unión de iTunes Radio y Beats Music. Si se cumplen los rumores y su precio ronda los 7 dólares Spotify tendrá un problema pero Tidal será algo tan chic y del pasado como Pono, el reproductor HiFi de 400 dólares del que ya nadie se acuerda.


10
abr 15

Tecnológicas e I+D, Huawei quiere ser la referencia

La investigación en I+D+i, las patentes y el desarrollo de las TICs y de la industria 4.0 son los grandes caballos de batalla que blindarán el futuro de las potencias económicas que vienen y son la vara de medir cómo se está recuperando cada economía (y por ende cada sociedad) de la crisis financiera, económica y social más importante en casi un siglo.

Así, la supervivencia económica de China, en buena parte va más allá de su condición de fábrica y multicopista de Occidente y tanto las instituciones como las empresas son conscientes de que deben hacer un esfuerzo para marcar un diferencial tecnológico sobre Japón, Corea, Estados Unidos y la Unión Europea como “cerebros” del planeta.

Huawei, aunque es conocida por el gran público por sus smartphones de gran calidad y precio razonable destaca sobre manera por su negocio de infraestructuras de redes. Así, siguiendo el ejemplo de Cisco, Samsung, Nokia, etc. destaca por su independencia a la hora de desarrollar y crear sus propios componentes de hardware y de dar una visión particular y diferenciada a su enorme catálogo de productos y servicios.

A diferencia de Xiaomi u otras empresas con el prurito “Made in China” la empresa con sede en Shenzhen lleva años mostrándose como una de las más activas del sector tecnológico en la inversión en I+D+i. Así, durante 2014 incremento un 29%, hasta los 6.600 millones de dólares su partida en investigación y desarrollo. Respecto a sus ingresos, el porcentaje es un espectacular 14,2% del total.

Si echamos la vista atrás, durante la última década la empresa ha invertido 30.700 millones de dólares para quedarse a la altura de las tecnológicas más relevantes de Silicon Valley y superar a alguno de sus rivales con más renombre.

Así, como bien explica Kote Puerto en Xataka, durante el año pasado solo Microsoft, Google y Amazon invirtieron más que los chinos. Por debajo se encuentran multinacionales como Apple, Oracle, IBM o Facebook. En cuanto al porcentaje de los ingresos que se dedican a investigación, desarrollo e innovación, Microsoft se gastó un 12%, Google casi un 15% y Amazon poco más del 10%. Aquí la cifra respecto a Facebook o Twitter es inmensamente superior.

Y parece que todo este trabajo durante la última década está dando sus frutos. Primero porque la empresa ya no lleva el prurito de productos de baja calidad. Segundo porque su presencia en mercados tan complicados como el Norte de Europa y Estados Unidos empieza a ser más que relevante. Y por último porque sus ingresos (46.500 millones de dólares) crecieron un 20,6% y sus beneficios (4.500 millones) se dispararon un 32,7%.

Todo ello teniendo en cuenta que su división que más creció, la móvil, solo supone 12.000 millones de los ingresos frente a los más de 31.000 millones de sus servicio de redes. Como explicó Ren Zhengfei, fundador y presidente de la empresa durante la presentación de los resultados del año pasado, el próximo objetivo de la empresa es implementar la tecnología 5G tanto en su negocio de redes como en sus dispositivos físicos y para ello invertirán 60 millones de dólares los próximos meses. En 2020 esperan tener desplegada su red con esta tecnología tanto en China como en el Reino Unido para, cinco años después tenerla a pleno rendimiento en Estados Unidos su mercado con más potencial de crecimiento.


08
abr 15

Amazon Dash, el consumismo con forma de botón

Sin duda Amazon es una de las empresas que mejor personifica el consumismo. La compra por impulso. El “lo quiero ahora, aquí” sin darnos cuenta de cómo socavamos nuestra tarjeta de crédito. Así, la primera tienda de internet ha dado un paso más en su carrera por satisfacer todos nuestros impulsos y distanciarse de sus rivales.

La idea es que el cliente pueda reponer sus productos favoritos según se vayan acabando con tan solo pulsar un botón al que han bautizado Dash. El dispositivo, diseñado para ser colocado en la nevera como un imán o en una pared, contiene los datos de nuestra cuenta de Amazon y cuando lo pulsamos realiza una compra automática del producto.

El dispositivo se vincula vía Bluetooth con un smartphone o tablet que incorpore la aplicación de Amazon y al activarse realiza la orden de pedido para garantizar que el repuesto llega a nuestra casa antes de que se nos acabe “el stock”.

Aunque de momento el sistema solo está activo en Estados Unidos con un pequeño puñado de empresas, cada vez son más las que se han interesado en un sistema que, sin duda, incrementará las ventas mediante una compra “poco voluntaria” (no somos conscientes de lo que estamos gastando). De hecho, son varias las empresas de pequeños electrodomésticos con recambios (como Gillette o Whirlpool) las que no han tardado en sumarse al proyecto.

El Dash Button, sin embargo, no ha tardado en encontrar detractores. Varias asociaciones de comerciantes ya han mostrado su malestar ya que si el número de clientes que tan solo pasan por las tiendas físicas para probarse productos que acaban comprando en línea se ha disparado, éste sistema acabará multiplicando el número de clientes potenciales que desaparecen ya que ni siquiera se pasaran por los establecimientos para comprar recambios de ciertas líneas de producto.

El Dash para Amazon Fresh

Aunque parezca un trabalenguas hay otra variante del Dash Button que funciona de una forma más sofisticada. Se trata de una variante que cuenta con un micrófono y un escáner en uno de sus extremos y que emplea tecnología WiFi para conectarse a la cuenta de Amazon.

Mediante un sistema de reconocimiento de voz busca el producto que le pedimos para buscarlo dentro del enorme catálogo de la empresa. Además, también se puede escanear el código de cualquier producto para pedir su “recarga”: desde un brick de leche hasta un desodorante.

Una vez hecha la lista de la compra se puede modificar o confirmar el pedido para que Amazon nos lo envíe a nuestra dirección de cliente favorita. Esta variante solo está en pruebas mediante invitación y es la única que incluye productos perecederos. ¿Tendrá éxito fuera de los “laboratorios” de San Francisco, Seattle y el sur de California?