09
ago 14

Facebook, 25.000 nuevos problemas

Si hay un rasgo que caracteriza a la mayoría de gigantes de Silicon Valley es su percepción de estar por encima del bien y del mal. Esta actitud ha permitido que la red social de Mark Zuckerberg, por ejemplo, reconociera hace pocos días que había realizado experimentos con usuarios para conocer su comportamiento sin su conocimiento. También que cambien las condiciones de privacidad a su antojo cuando lo consideran pertinente o que puedan formar parte con total impunidad en programas de espionaje sistemático como Prisma.

Sin embargo, como ya le ha ocurrido a Google (que acabó perdiendo todas sus demandas contra la privacidad en Alemania y Francia, ha tenido que ceder ante el Derecho al olvido o ha tenido que empezar a pagar por agregar contenidos en casi toda Europa), la red social más importante parece que va a comenzar a tener problemas por sus praxis a este lado del Atlántico.

El activista austriaco Max Schrems ha puesto en marcha una maquinaria que se nos antoja un gran problema para Facebook: una demanda colectiva a través de la web europe-v-facebook en la que desde el 1 de agosto se apuntarán un máximo de 25.000 personas para personarse contra Facebook Irlanda (su filial de referencia) por violar las leyes de privacidad en la red.

La iniciativa, que el primer día recibió un suscriptor cada 6 segundos hasta sumar un total de 7.000, está limitada a 25.000 solicitudes puesto que se revisará cada caso para averiguar si la demanda puede prosperar y con la intención de pedir una compensación de al menos 500 euros en cada caso -en caso de perder debería abonar 12.500 millones de dólares más las costas-.

Aunque desde el principio esperaban tener bastantes apoyos, el propio Schrems reconoce que no contaba con una respuesta tan positiva. El eje central de la demanda de este abogado de profesión es la violación sistemática de la ley de protección de datos o la colaboración de la empresa de Zuckerberg con el programa de espionaje Prisma.

La demanda, la segunda después de que el Tribunal Superior irlandés remitiera al Tribunal General de la UE otra para que investigue si Facebook ha entregado a las autoridades estadounidenses material sobre ciudadanos europeos, sería la primera vez en la que una empresa de Silicon Valley tiene que responder a una acusación tan grave frente a una alta instancia continental. Skype, Google y las demás miran con recelo. Saben que podrían ser las siguientes.


05
ago 14

Algo pasa con Twitter

Sobre el papel todo debería funcionar. Los ingredientes son los correctos: un 40% de crecimiento del valor de las acciones desde que salió a Bolsa hace menos de un año; los usuarios -clientes- crecen sin parar; los ingresos se han duplicado; el optimismo sobre el futuro de la red social es imparable. Pero las pérdidas siguen multiplicándose y en sólo tres meses se han triplicado hasta llegar a los 108 millones de dólares.

¿Qué pasa con Twitter? Sobre el papel, de nuevo, nada. Por cada 1.000 visitas al timeline la red social del pájaro ingresa 1,3 euros. En el último trimestre se han pasado de 255 a 271 millones de usuarios lo que debería redundar -y así lo ha hecho- en más ingresos y, sobre todo, en más furor por una red social que ha vuelto adictos a famosos, cantantes, deportistas y empresas.

Además, Twitter es la red social móvil por excelencia. El 77% de sus usuarios acceden a través de smartphones. Es una parte más de iOS y la aplicación Android es excelente. Incluso Microsoft ha dejado atrás sus reticencias -es accionistas de Facebook- para dejar que el pájaro píe libremente en Windows 8. Su formato sencillo y de enlaces y su inmediatez están permitiendo que crezca tan rápido como lo están haciendo los dispositivos móviles.

Nacida como una suerte de sustituto natural del SMS (de ahí los 140 caracteres), la popularización de los terminales inteligentes es el mejor arma de una sociedad que cada vez se guía por la información encapsulada. El mejor ejemplo ha sido el éxito en cuanto a usuarios que han tenido los de San Francisco durante el pasado Mundial de fútbol. Era un campo de pruebas que han superado con éxito en materia de penetración en el mercado.

Sin embargo, los números no cuadran. La empresa sigue siendo un agujero negro para sus accionistas y cada vez más son los altos cargos los que tienen que salir a explicar que todo está “bajo control”. Srinivas Kulkarni, analista de la empresa, afirma que todo forma parte del camino. Más usuarios y más contenidos visitados acabarán redundando en más ingresos y beneficios. Sin embargo, ahora lo que toca es ganar clientes. “Importa más la tracción del público que los beneficios”. La comparativa con Facebook, por una vez, les viene bien. Hace dos años y medio la empresa de Zuckerberg se dio el batacazo en el parqué y ha sudado casi dos años para demostrar que puede generar dinero. Ahora ha declarado 791 millones de dólares de beneficios en el segundo trimestre de 2014.

Los nuevos perfiles son nuevos clientes, nuevos clicks, nuevas oportunidades para vender publicidad… y comportamientos de los usuarios. Sin embargo, más de 270 millones de usuarios deberían ser ya una buena cifra. ¿Por qué las pérdidas siguen creciendo? El motivo es sencillo. En Facebook la publicidad es clara e intuitiva. Y además, funciona. En Twitter encontrar neófitos es más complicado porque su funcionamiento es más enrevesado desde el mismo momento que queremos darnos de alta en la red social.

Ganar clientes (usuarios y anunciantes) es crucial. Facebook lo vende como llevar internet a cualquier rincón del mundo. Un derecho “fundamental”. Twitter como el mejor ejemplo de libertad de expresión. Otro derecho básico. Sin embargo, uno da dólares y otro no. Asia, África y América del Sur son los objetivos claros para Twitter que, además, tiene que afrontar el reto de ganar capacidad para su esperada expansión y los tan necesitados beneficios -algún día los inversores se cansarán de perder dinero-.

También necesitan que los usuarios crean que es algo sencillo anunciarse. La publicidad que más dinero da a Facebook es la local: una tarjeta de crédito y 10 minutos son suficiente para llegar a cualquier cliente potencial del barrio, pueblo o ciudad. El código de 140 caracteres no lo parece tanto y, por su algoritmo, premia, sobre todo, a los grandes usuarios (¿para qué quiero saber más de una multinacional que también tengo en Google, Facebook, televisión, etc?). La glocalización parece el peor enemigo de un modelo que corre el riesgo de quedarse caduco antes de empezar a funcionar. Lo dicho: algo pasa con Twitter (o a lo peor, no pasa nada).


03
ago 14

Galaxy Note 4, objetivo iPhone 6

Hasta ahora la batalla entre Apple y Samsung se había librado siempre con los iPhone y Galaxy S como contendientes. Esto permitió, entre otras cosas, que el Galaxy Note se haya convertido en uno de los terminales más relevantes para los coreanos y, también, en el phablet de referencia. El extra de pulgadas en su diagonal hizo que durante meses fuera el único del mercado, unido a las excepcionales capacidades de su hardware lo ha convertido en un objeto de culto.

Sin embargo, la sangría en la cuota de mercado que ha llevado a los de la manzana a dejar de crecer por sus pantallas más pequeñas que el universo Android parece que se acabará con el lanzamiento del iPhone 6 en dos formatos diferentes: uno de 4,7 pulgadas y otro de 5,5. Uno cubrirá a los Xperia Z, Galaxy S y compañía y el otro tendrá como objetivo los phablet coreanos y chinos.

Precisamente por eso, el primer fabricante mundial se ha apresurado a anunciar la presentación del nuevo Galaxy Note 4 el 3 de septiembre, dos semanas antes que la supuesta fecha en la que se dará a conocer el iPhone 6. La fecha, por cierto, es la misma en la que Sony anunciará su Xperia Z3, el terminal que ha conseguido ganarse el respeto de clientes y competencia y que todos los años araña una buena cantidad de ventas a los coreanos.

No obstante, parece que heredar capacidades del S5 o aumentar tamaño -en algún momento tendrán que parar- ya no será suficiente para seguir siendo “el” phablet. Todo ello, unido a la buena acogida del Galaxy Round parece indicar que el Note 4 tendrá dos formatos. Uno con una pantalla plana clásica y tecnología AMOLED y otro con la pantalla ligeramente curvada, más fino y tecnología OLED para el panel. Para los que quieran la versión más clásica, lo más probable es que cuente con resolución QHD, un aliciente para distanciarse de los rivales.

El terminal, por supuesto, será el primero de la familia con certificado que le acredita como resistente al polvo y al agua y probablemente el primer Samsung que emplee el nuevo chip Snapdragon 805 unido a la GPU Adreno 420, un 40% más potente que la actual. Respecto a la cámara, donde Samsung no suele fallar pero se ha quedado por detrás de Sony y compañía, lo más probable es que se opte con una de 16 Mp que, si no nos parece necesaria, si supondrá un salto de calidad respecto a la actual y un problema para Apple (muchas veces por no decir siempre, las cifras venden tanto como los hechos en el mercado tecnológico).

La única duda que nos queda es si Google tendrá ya preparado y querrá presentar su nuevo Android L en el terminal coreano (y no en “su” Nexus 6) o si los asiáticos tendrán que conformarse con la versión 4.4.3. Parece que el choque de trenes está servido.


01
ago 14

Tesla y Panasonic, futuro conectado

Los tiempos en los que Tesla era una curiosidad de Silicon Valley dentro del mercado automovilístico parece que han quedado definitivamente atrás después de que Ellon Musk consiguiera firmar un acuerdo de colaboración con la tecnológica nipona Panasonic para construir la mayor fábrica de baterías eléctricas del planeta.

La gigafábrica -como la ha llamado Tesla- se ubicará en un punto aún por definir de la Costa Oeste estadounidense y servirá, a partir de 2020, para abastecer hasta a medio millón de vehículos de los californianos al año que se ensamblan en la fábrica de Fremont. La cifra, aunque queda lejos de las que mueven titanes como Toyota, General Motors o Volkswagen -por este orden los tres primeros fabricantes mundiales- es cinco veces superior al número de coches eléctricos comercializados en Estados Unidos durante 2013.

Además, estos 500.000 Teslas supondrían casi un 10% de los vehículos construidos el año pasado en el país. En definitiva, el salto de la empresa más exótica del mercado entre los principales constructores y una inversión de entre 4.000 y 5.000 millones dividida al 50%.

El acuerdo reparte las tareas de fabricación de modo que Panasonic se encargará de la puesta en marcha y operaciones de la cadena de montaje de las células de ion-litio y Tesla del embalaje y preparación de las baterías tanto para sus vehículos como para cualquier otro uso. La clave es que, como explicaba Jeffrey Straubel, director técnico y cofundador de Tesla, “la fábrica supone un cambio drástico en cómo construyen las baterías a gran escala ya que supondrá una reducción drástica en el coste de almacenamiento de energía”.

Desde este lado del Atlántico, donde están sitos algunos de los fabricantes más relevantes del mercado, la Asociación Europea de Vehículos Eléctricos, AVERE, celebran la decisión ya que demuestra que “tanto Tesla como Panasonic han estudiado el mercado y han visto su viabilidad. La operación -explica Angel Aghili, responsable de la asociación- no sólo es un espaldarazo al sector, sino también al negocio de las renovables”. Además, dice que es un “toque de atención a Europa. Estados Unidos se está comprometiendo con la tecnología del coche eléctrico”.

Según explica la propia empresa -y ya rumoreaban los analistas-, la economía de escala de la gigafábrica permitirá a Tesla cuadrar el círculo y lanzar un tercer modelo llamado a competir con los Mercedes Clase C, BMW Serie 3 o Lexus IS por un precio que en Estados Unidos no superará los 35.000 dólares, unos 26.000€, mucho menos que sus rivales, a la vez que relanza para el mercado local un segmento que llevaba tiempo en manos de la competencia europea y japonesa: el de las berlinas medias y de representación. La fábrica dará trabajo, desde el proceso de fabricación, a un mínimo de 6.500 trabajadores.


30
jul 14

Nexus 6, el último gran Motorola

Si hay algo que ha aprendido Google es a generar rumores sobre sus Nexus como Apple hace con sus iDevices. El terminal, que ha generado siempre grandes expectativas desde su primera generación al tratarse del único Android “original”, ni siquiera fue nombrado en el último Google I/O -la conferencia anual de los de Mountain View- y desde entonces las “noticias” sobre la desaparición de la gama, su sustitución por unos nuevos “Silver” o quién serían sus fabricantes han sido objeto de todo tipo de artículos en internet.

Sin embargo, las últimas filtraciones parecen comenzar a dar respuesta a todos estos misterios. Por un lado, Motorola, otrora empresa de Google y hace pocas semanas vendida a Lenovo, será quien tome el relevo de LG en la fabricación del nuevo smartphone de la casa. Motorola, ha vuelto a ganar reputación con sus últimos terminales, algunos de ellos colocados por los analistas entre los mejores del mercado Android.

Respecto al sistema operativo, pocos dudan de que el 6 será el primer terminal en estrenar la última generación de la plataforma, llamado Android L. En cuanto al tamaño, parece que el buen resultado de los phablets en el mercado y la propia denominación del terminal harán que ambas compañías se decanten por un equipo que rondará las 6 pulgadas.

Esto no sólo permitirá a Google neutralizar los efectos del supuesto iPhone 6 de 5,5 pulgadas, sino también hacer frente al Galaxy Note 4 de Samsung, su principal aliado pero también su rival más importante por el peso específico que tiene dentro de los fabricantes con Android.

Entre el resto de novedades que Android Police afirma haber conseguido destaca la implementación de un lector de huellas para el desbloqueo del terminal -lo que comenzó como una excentricidad de Apple ha vuelto a marcar tendencia-, el pago en Google Wallet y, sobre todo, para agilizar la funcionalidad del equipo.

Sobre la fecha de lanzamiento, se espera que el Nexus 6 llegue en noviembre de este mismo año siguiendo la tradición de ediciones anteriores. Además, coincidiría con la presentación del nuevo tablet que HTC está fabricando para Google y que sustituirá al Nexus 7.