24
sep 14

Instagram, negocio redondo

La joya de la corona de Facebook ha sido siempre una red social especial. Desde que la empresa de Mark Zuckerberg la adquiriera la herramienta de fotografía social no ha parado de crecer y ha tenido como seña de identidad la ausencia de publicidad. Es cierto que casi todas las empresas quieren estar por la fidelidad de sus cada vez mayor número de usuarios. Pero también lo es que su presencia no sólo era aplaudida por los clientes por la calidad de los contenidos si no que era muy bien recibida.

Estados Unidos, su plaza fuerte, fue la primera hace un año en recibir las primeras píldoras de publicidad “clásica”. Los buenos resultados -facturación y seguimiento- ha hecho que la filial de Facebook se atreva ahora a introducirla en Europa. No será en todos los Estados a la vez, pero sí en los más relevantes para la empresa. Los primeros serán los británicos y la estrategia a seguir es la misma que al otro lado del Atlántico: “hacer que cualquier publicidad se vea tan natural como aquellas fotos o vídeos que las marcas ya están colgando en sus perfiles” y que tan buena acogida tienen.

Además, en un alarde de transparencia, Instagram ha abierto en su web una sección para explicar a sus seguidores cómo funciona la plataforma publicitaria. Ahora se da la cuadratura del círculo. Cuando Facebook invirtió 1.000 millones de dólares muchos se preguntaban cuál era la función de una aplicación gratuita, sin opción freemium en la que ningún perfil paga nada por colgar ningún tipo de contenido.

Después de que Michael Kors, Ben & Jerry’s, Levi’s, Taco Bell o Chobani hayan desembarcado con un impacto notable en Instagram parece que el efecto dominó es inevitable. Nuevas herramientas para los clientes de pago (empresas) que les permitirá crear una identidad digital propia para esta red social y totalmente complementaria con la de otras plataformas.

Las marcas podrán acceder a sus campañas en tiempo real, tener un perfil de su público objetivo (no el que creen que les sigue, el que les sigue, con sexo, edad, región, etc.) y conocer desde qué momento del día es el mejor para colgar sus contenidos hasta en qué época del año hacer cada campaña y como reforzarlas… o retirarlas.

Estados Unidos, Canadá y Australia han sido el primer paso de un negocio que se ha ido cocinando a fuego lento y que a buen seguro le devolverá a Facebook mucho más de los 1.000 millones que invirtió hace unos meses. Otro problema para Twitter…


22
sep 14

Alibaba, se abrió el tesoro de la cueva

Se preveía que la salida a Bolsa de Alibaba, la principal empresa de comercio electrónico en China, no sería una salida convencional. Primero por su importancia en su mercado doméstico, segundo por la importancia de su mercado doméstico en el panorama internacional, tercero por la cantidad de inversores dispuestos a formar parte de la aventura bursátil -los números dicen que todavía le queda un gran margen de crecimiento a la empresa- y cuarto, porque el parqué escogido no era uno cualquiera, era el neoyorquino.

El estreno fue mejor de lo esperado. Los títulos se revalorizaron un 36% hasta los 92,70 dólares lo que se tradujo en una recaudación de 21.800 millones de dólares de la colocación y la empresa se colocó en pocos minutos entre las 20 con mayor valor bursátil del mundo. Nada menos que 228.000 millones de dólares para escalar hasta el puesto 17 por encima de JP Morgan, AT&T, IBM, Samsung o Amazon y muy cerca de históricas como Chevron o Nestlé.

La llegada al parqué ocurrió dos horas y media después de la apertura de la sesión. El laborioso proceso del intercambio de acciones fue muy delicado y todavía estaba en mente el desastre de Facebook. Los rumores hablaban de una salida a 80 dólares y así fue… aunque en ningún momento paró de escalar hasta superar los 90.

El valor de salida que se planteó la víspera era de unos 68 dólares, lo que suponía un valor bursátil de 168.000 millones. Esto convertía a la empresa de comercio electrónico en la mayor salida a Bolsa de la historia. Las apuestas indicaban que no tardaría en superar a Facebook y muchos daban por hecho que se acercaría peligrosamente a Google.

Los de Mountain View son la empresa más fuerte de internet y sus casi 400.000 millones de dólares de cotización son el referente para saber el peso específico de cualquier otra puntocom. Si vemos el histórico de las grandes empresas que saltan a Wall Street lo habitual es dejarse en días posteriores un 10% de lo ganado el primer día y tener un primer año negativo (muchos quieren ganar dinero rápido). Los chinos se mirarán en Baidu (que se ha apreciado un 8.000%), Leju (que ha crecido un 38%) o RenRen que a pesar de crecer un 30% el primer día se ha dejado un 75% en su primer año en Bolsa.

Yahoo!, uno de los que más gana

 

Uno de los actores más beneficiados en la buena acogida de Alibaba ha sido Yahoo!. Su principal accionista (tenía un 23% del capital) estaba autorizado a colocar hasta 140 millones de títulos lo que le ha reportado 9.500 millones de dólares de beneficio.

La empresa otrora líder con su portal y su servicio de correo invirtió en 2006 unos mil millones en la prometedora start up china. De colocar ahora todo su paquete de acciones -muchos apuestan a que no lo hará por la posición estratégica que le reporta en una de las pocas compañías capaces de hacer daño a Amazon- el retorno superaría los 36.000 millones.

Gran parte de los ingresos -más de la mitad- irán a pagar impuestos y recompensar a los accionistas. El resto servirá para aumentar la caja de la empresa hasta unos 7.100 millones de dólares, una de las más pequeñas de Silicon Valley.

El objetivo será mover ágil y acertadamente ese dinero para potenciar una nueva estructura publicitaria y su presencia en dispositivos móviles. Desde la llegada hace dos años de Marissa Mayer a la empresa sus clientes se han duplicado hasta los 450 millones pero sigue siendo una cifra muy modesta para hacer frente a Google o Facebook.

The Rubicon Project, YuMe, Tubemogul o Yelp son algunos de los objetivos de Mayer. Empresas con un precio asequible (algo menos la última) pero que podrían suponer un salto definitivo en el mercado publicitario para un Yahoo! en horas bajas.


20
sep 14

iOS 8, un día a prueba

Han pasado algo más de dos días desde que iOS 8 está disponible para su descarga. Una vez más, los servidores de Apple se colapsaron a las 19:00 cuando se permitió actualización a todos los usuarios con un equipo superior a un iPad original o a un iPhone 4. Millones de personas a la vez entraron en sus ajustes en busca de una de las actualizaciones más importantes en la corta historia del sistema operativo. Y millones de personas tuvimos problemas para conseguir bajarlo.

A diferencia de muchos fabricantes que utilizan Android y escalonan las descargas para evitar colapsos de los servidores, la política de Apple busca que cuantos más dispositivos tengan la nueva versión más fácil será dar uniformidad a las aplicaciones. Esta vez el equipo no nos avisa de que hay una actualización esperándonos y es necesario entrar en los ajustes para ver que iOS 8 está disponible.

El primer aviso es que esta vez iOS es muy “pesado”. Aunque ocupa 1,1 GB -1,3 GB en los iPad- nos pide entre 4,6 y 5,7 de capacidad de almacenamiento. Todo un problema para aquellos usuarios con versiones de 16 GB o menos que se verán obligados a realizar una copia de seguridad y borrar unas cuantas aplicaciones y contenidos. Muy incómodo, nada Apple.

Una vez hecho esto, si estamos en una red WiFi y conectados al cargador (o tenemos más de un 50% de batería) entraremos en una fase de descarga de unos 20 minutos y de instalación de al menos 10. ¿Merecerá la pena?

La primera sensación es de familiaridad -el salto en el diseño se dio de iOS 6 a iOS 7 y ahora los retoques son mínimos- y de sencillez. El lento proceso de androidización de la plataforma de Apple vive un capítulo más (muy positivo, por cierto) en aspectos como la gestión de las notificaciones. Todo está a mano sin desbloquear la pantalla. Incluso contestar a un SMS o un mensaje es rápido e intuitivo.

Otro de los grandes cambios -para bien- es el menú de búsquedas. Ya no se ciñe sólo al dispositivo: Wikipedia, medios de comunicación, aplicaciones, correos e internet son el nuevo lugar donde encontrar lo que necesitamos.

Siri también se ha remozado. Apple se dio cuenta a tiempo de que se había quedado reducido a poco más que a un servicio para hacer bromas con los amigos y que muy pocos lo usaban como un verdadero asistente. ¿La solución? Inspirarse en Google Now. Es cierto que éste es mucho más impersonal, pero también mucho más eficaz. Se ha aderezado con nuevas funcionalidades como la búsqueda a través de Shazam de canciones (y la posibilidad de comprarlas después en iTunes sin tocar nada) y la promesa de nuevas capacidades relacionadas con la domótica.

El teclado es otro de los puntos más remozados. Sobre el papel no ha habido más cambios que un predictor que aprende de nosotros y que nos permite tocar palabras para no tener que acabarlas. El diseño, aunque similar, es más ágil y si ya se nota en las cuatro pulgadas de un 5S, suponemos que la mejora será obvia en el 6 y el 6 Plus.

Correos, fotos y salud

 

Uno de los principales cambios de Apple -o de las decisiones que toma su junta directiva- es que ya no tiene problema en adaptar a sus sistemas operativos ideas que funcionan en aplicaciones o programas de terceros. Sí, es exactamente lo que han denunciado (y demandado) durante años, pero parecen haberse dado cuenta de que en una batalla ellos contra el mundo… el mundo es más numeroso.

El mejor ejemplo es cómo se ha mejorado Mail. El éxito de Mailbox hizo que se preguntaran que estaban haciendo mal para que millones de fieles usuarios prefirieran este gestor de correo externo al propio de iOS. La solución era sencilla: El correo hasta ahora era demasiado básico y tenía pocas opciones para trabajar con los emails como entes diferenciados y únicos. Ahora las posibilidades se multiplican y la mejora de rendimiento es abismal.

Respecto a la fotografía, es cierto que los nuevos equipos estrenan nuevas lentes, pero también que el nuevo software hará que los propietarios de iPhone 5, 5C y 5S (que ya cuentan con un conjunto sobresaliente) vayan a salir muy beneficiados. Más posibilidades de retoques y de edición, mejores opciones para gestionar las imágenes… un salto adelante para un equipo que ya era sobresaliente.

La última gran novedad es “salud”. Pensada para que el nuevo coprocesador M8 dé lo mejor de sí cuando las aplicaciones sean compatibles, quienes ya disfruten del M7 tendrán que ver cómo los desarrolladores pueden sacar partido a algo que promete mucho pero que de momento no tendrá una gran incidencia en nuestro día a día (al menos en el usuario medio).

¿Cómo afecta esto a la batería? Después de un primer día de uso más intensivo tocando todas las novedades y con multitud de actualizaciones podemos decir que la autonomía de un 5S -ya de por sí escasa- no se ve demasiado afectada… La fluidez de algunas aplicaciones ha subido y la de otras ha bajado pero, en general, el equipo sigue funcionando igual de estable que con iOS 7. Habrá que esperar a la próxima semana (y acercarse a un iPhone 6) para descubrir si realmente el cambio es para tanto. De momento, todo sigue en orden (y ligeramente mejor).


18
sep 14

Asturias, región 3.0

Es seguro que Telecable no llena tantas portadas de medios como las grandes operadoras (nacionales e internacionales). Más allá de algún titular por una posible -y frustrada- fusión con Euskaltel hace meses, la operadora del Principado de Asturias es el ejemplo de una pequeña tecnológica que ha sabido hacerse un hueco fundamental en su pequeño mercado y que sabe hacer las cosas bien y paso a paso.

Con un planteamiento similar al de su alter ego vasco, Telecable, fue fundada en 2001 en Gijón y desde entonces su crecimiento ha sido constante y espectacular. La empresa resultante de la fusión de Telecable Oviedo, Telecable Gijón y Telecable Avilés (que comenzaron su andadura a partir de 1995) tuvo siempre claro que la tecnología debía ser su seña de identidad y el único camino posible para ganar terreno frente a Telefónica.

Su apuesta por la fibra óptica, el cable coaxial y los paquetes de servicios le permitieron llegar pronto hasta las 350.000 viviendas en la Zona Centro de Asturias. Una cobertura del 90% de la región -por población- que le permitía competir de tú a tú con cualquier rival que quisiera disputarle su mercado.

Después de haberse mostrado especialmente activa en la inversión para conseguir un servicio de televisión e internet más competitivos (la compra por The Carlyle Group le supuso una buena inyección de millones), Telecable ha dado un paso más allá para que sus clientes disfruten de una ventaja competitiva pionera en el Estado.

¿Qué es Wifiesfera?

 

Uno de los grandes problemas que tienen los usuarios de internet es que tienen que “sufrir” los problemas de una tarifa de datos ilimitada vía WiFi sólo en su domicilio. Eso hace que muchas veces, actualizar una app, por ejemplo, sea todo un milagro cuando estamos en la calle -da igual el plan que tengamos-. Además, todos nos hemos encontrado buscando WiFi por la calle para ahorrar o para ganar velocidad.

Como respuesta a esta situación Telecable ha creado un servicio con 100.000 puntos de acceso ilimitado para todos sus clientes -cuentan con dos accesos más uno extra por cada línea móvil contratada- que han entretejido una “nube” WiFi que permite a los usuarios navegar en cualquier lugar como en casa.

El acceso, mediante una aplicación y unas credenciales (que no son necesarias si se navega con un terminal de la empresa) es rápido y seguro -se mantienen los protocolos de una red WiFi privada- y totalmente compatible con todas las plataformas móviles disponibles en el mercado.


14
sep 14

IFA 2014, cuando LG curvó la perfección

Después de la resaca de smartphones que nos ha traído el IFA de Berlín primero y la Keynote de Apple después, volvemos a la cita alemana para retomar la quintaesencia del mercado audiovisual. LG -con su compatriota Samsung el principal actor en el mercado de televisores- presentó hace pocos días el primer modelo con resolución 4K y panel curvo con tecnología OLED del mercado.

 

Esta obra maestra de la ingeniería estará disponible en dos formatos de 65 y 77 pulgadas y pondrá la máxima resolución hasta la fecha (3.840×2.160 píxeles) sobre un panel en el que cada uno de los puntos de luz se iluminará autónomamente -no están construidos en láminas- para permitir la creación de tonos negros más profundos y sólidos. Además, otra de las características de estas OLED es que permiten la creación de dispositivos ultrafinos sin marco.

 

En vez de la combinación RGB tradicional, los OLED 4K de LG usan la tecnología exclusiva de la casa con cuatro colores (blanco, azul, rojo y verde) distribuidos en 33 millones de “subpíxeles” que no sólo multiplican la gama cromática disponible, sino que recrean colores más reales y naturales y aumentan exponencialmente el contraste.

 

A todo ello le suman una tecnología que permite cargar más rápido la información con lo que las imágenes se muestra con mayor fluidez sin halos ni parpadeos. Todo es más natural y sencillo y todo cuenta con un nivel de detalle nunca visto hasta la fecha.

 

El diseño de los dispositivos ha sido especialmente estudiado con el fin de que incluso el soporte -se pueden colgar de la pared pero ganan si no se hace- en forma de hoja permita un aspecto más limpio al conjunto y sea más fácil centrarse en las imágenes que se nos muestra. En cuanto al software, ambos equipos se han desarrollado a partir de webOS y aunque la casa no ha hablado sobre la adaptación a AndroidTV, se da por hecho que habrá una compatibilidad total con la plataforma de Google.

 

Aunque de momento no se han desvelado precios, se espera que no tarden en hacerse públicos ya que en pocas semanas ambos televisores deberían llegar a los mercados europeos y a Estados Unidos. Por su parte, Samsung, máximo rival en el mercado de LG trajo también al IFA el televisor multiforma que ya presentó en el CES y que permite disponer de el plano o curvo a gusto del espectador en cada momento.

 

El fabricante con más televisores curvos del mercado (17) anunció su intención de comercializar este sistema ya que afirma que no sólo cree que hay mercado sino que no todos los contenidos necesitan de un visionado curvo. En cualquier caso parece que el formato en cómo vemos la televisión volverá a cambiar más allá de los dispositivos móviles.