17
ago 14

Empleo, la rebelión de las máquinas

El pasado viernes ETB2 nos regaló con un nuevo fascículo del que es, para mi, uno de los mejores programas de análisis de actualidad del momento: “Por fin viernes“. En él, además de analizar la situación económica actual en el Viejo Continente -por mucho que nos odiemos o amemos los europeos estamos abocados a entendernos en lo económico y en lo social- destacó la incidencia de la revolución tecnológica en el empleo.

Navegando e indagando hemos conseguido dar con el estudio llevado a cabo por Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne mentado por el economista Santiago Niño Becerra y que sentencia a gran parte de los trabajadores de hasta 702 profesiones a ser sustituidos por un equivalente tecnológico.

Lejos de entablar debate económico (de determinadas personas sea cual sea su ideología sólo podemos aprender) con cualquiera de los contertulios, nos centraremos en la vertiente tecnológica y los empleos que más nos han llamado la atención.

  • Ingeniero químico: tienen un 2% de riesgo de ser sustituidos por robots. Es cierto que su trabajo es de riesgo por los materiales con los que han de trabajar y también que en muchas fases del sistema productivo ya los han sustituido máquinas, sin embargo, los conocimientos de estos profesionales y la dificultad de dárselos -por ahora- a un robot, los ponen a salvo a medio plazo.
  • Editor y periodista: sorprendentemente, una de las profesiones con más paro en nuestro país es una de las menos afectadas. ¿El motivo? Aunque la tecnología se ha llevado ya por delante buena parte de los profesionales (cualquiera con un smartphone es capaz de sacar una imagen, redactar la noticia y colgarla) el primer paso que es la generación de información está todavía a salvo de la inteligencia artificial. Su riesgo es de un 6%.
  • Bomberos: una de las profesiones más respetadas en nuestra sociedad es también una de las que más ayuda necesita de la tecnología. Un robot permitirá el acceso a emplazamientos difíciles o de extremo riesgo sin que peligren vidas humanas. La injerencia tecnológica afectará al 17% de los empleos.
  • Técnicos de salud: uno de los puntos más polémicos del estudio afecta a este importante eslabón de la cadena sanitaria. Hasta ahora los soportes tecnológicos son imprescindibles en el diagnóstico y en la terapéutica. Los robots no podrán sustituir por completo sus conocimientos pero si permitirán que hagan falta menos. Por desgracia, el índice de impacto es del 40%.
  • Economistas: su trabajo consiste en analizar mediante datos coyunturas. La mayoría saben analizar por qué han pasado las cosas y sólo los mejores (y los más valientes) se atreven a aventurar hacia dónde van economía y sociedad (siempre están ligadas). ¿Alguien mejor que un potente ordenador para analizar números? Hasta un 43% de sus trabajos desaparecerá.
  • Pilotos comerciales: si ahora aplaudimos por los coches autónomos… no es nada nuevo en la aviación. Hasta ahora son imprescindibles porque ciertas maniobras son críticas pero la industria busca aviones completamente autónomos que aprovechen la inteligencia artificial para minimizar los fallos humanosHasta un 55% de los empleos podrían desaparecer.
  • Operarios: la tecnificación de las cadenas de montaje así como las mejoras en la producción por mecanizado han provocado la desaparición de millones de puestos de trabajo en todo el mundo. Sólo hay que ver cómo se fabrica un coche. Sólo los trabajadores más especializados mantendrán su empleo ya que el impacto llegará al 65% de los puestos.
  • Agentes y vendedores inmobiliarios: más allá de las burbujas inmobiliarias que han azotado medio planeta, cada vez hay más webs y servicios automáticos que ponen en contacto vendedores y compradores o arrendadores e inquilinos. En las zonas más urbanizadas podrían perderse hasta el 86% de los empleos.
  • Minoristas: las grandes cadenas buscan sistemas automáticos de control del stock, cajas automáticas y autoservicio y la omniprensente venta online. En las pequeñas las ayudas técnicas permitirán que el propietario pueda subsistir sólo. El impacto en las zonas más urbanas y tiendas menos especializadas afectará hasta el 92% de los empleos.
  • Contables y auditiores: la existencia de softwares cada vez más potentes y precisos y capaces de cruzar datos para diagnosticar empresas hace que estas dos profesiones estén prácticamente condenadas. Sólo quedarán supervisores, el otro 94% de los trabajos desaparecerá.
  • Teleoperadores: Siri, Sherpa y compañía han conseguido son el mejor ejemplo de lo que los robots pueden hacer. Hasta el 99% de los empleos desaparecerán.
Como siempre, es necesario contextualizar los datos. Las zonas urbanas y más tecnificadas serán las que más sufran el impacto. Algunos empleos de alta especialización -editores, minoristas, operarios, etc.- mantendrán sin riesgo su trabajo por el valor añadido que un humano puede dar sobre una máquina. Así mismo, los tempos de estos cambios serán diferentes en cada sector.
En cualquier caso, es el reto de nuestro tiempo del mismo modo que la máquina de vapor y la primera revolución industrial cambiaron por completo la sociedad, la economía y el trabajo (y no necesariamente en ese orden). ¿Cómo nos adaptaremos? Eso, seguro, no lo dirá ningún robot.

 


15
ago 14

Uber, y Berlín dio con la tecla

Alemania va a acabar convirtiéndose en el enemigo número uno de Silicon Valley. Después de fallar a favor de los editores en la pugna que estos mantuvieron con Google por su agregador de contenidos; después de obligar a los del buscador a pagar cuantiosas indemnizaciones por el robo de contraseñas WiFi y publicar imágenes en StreetView sin consentimiento de los ciudadanos; después de la crisis diplomática entre la Cancillería y la Casa Blanca por los casos de espionaje y la batalla industrial que libran ambos países, Berlín ha conseguido tumbar un proyecto que estaba trayendo de cabeza a otros Estados de la Unión.

Uber, el servicio estadounidense que permite poner en contacto a un pasajero con un conductor, parece haber sufrido un golpe irreversible. El Gobierno de Merkel ha decidido prohibir el uso de la aplicación debido a que los pasajeros no están asegurados y esto es un problema para su integridad física y legal. Así, más allá de proteger a su sector de taxistas, consigue colocar la aplicación -su funcionamiento- en una vía muerta que podrían aprovechar otros miembros de la UE para bloquear a la empresa.

El Senado de la Ciudad-Estado de Berlín no sólo prohibió su uso en la capital -en breve lo harán los demás länder sino que mandó una advertencia a los de San Francisco para que cesaran de modo inmediato su actividad. El argumento de la sentencia es irrefutable: “Uber contraviene la seguridad de  los pasajeros mediante el uso de conductores no verificados en vehículos sin licencia” ya que los pasajeros no están asegurados “en caso de resultar heridos en un accidente”.

De no cumplirse la sentencia Uber se enfrentaría a una multa de 25.000 euros. Es cierto que no parece cantidad suficiente para parar la actividad de la empresa, sin embargo, los 20.000 euros que deberá abonar cada conductor parece que será mucho más efectiva a la hora de que nadie se atreva a darse de alta en el servicio.

Por si acaso, Uber fue advertido de que si se negaba a pagar las multas por su actividad de modo reiterado, se arriesgarba a una pena privativa de libertad. Berlín se convierte así en la segunda ciudad que bloquea a la empresa en Alemania después de Hamburgo y las administraciones de Frankfurt y Múnich ya han anunciado que estudiarán las sentencias para saber si son aplicables en sus respectivas ciudades.

Curiosamente, a pesar del golpe, la filial germana de Uber ya anunciado que tiene intención de ampliar sus servicios a Colonia, Stuttgart y Düsseldorf. Además, en un comunicado, Fabien Netsman, portavoz de la empresa en Alemania, se quejó de que la sentencia es “de todo menos progresistas” así como de “limitar la posibilidad de elegir de los consumidores”.


11
ago 14

Opiniones.info, la guía indispensable para saber gastar

El boca a boca siempre ha sido clave para el éxito de un producto o servicio. Todos nos movemos más seguros cuando sabemos las opiniones (no interesadas) a la hora de comprar. Productos que requieren grandes inversiones como los coches; servicios que pueden hacer de nuestro viaje un sueño o una pesadilla -desde una aerolínea hasta el hotel donde durmamos- están más que nunca bajo nuestra lupa. Sobre todo ahora que el comercio electrónico crece como nunca antes y nos abre las puertas a consumir productos y servicios de cualquier rincón.

Dos desarrolladores bilbaínos no sólo han sido capaces de captar este hecho sino que han creado una red social, Opiniones.info, en la que los usuarios puede preguntar sobre cualquier bien o servicio que quieran consumir para que otros usuarios que ya lo han probado previamente puedan darles su opinión. La red cuenta con una amplia base de datos en la que sus usuarios ya han depositado sus experiencias aunque, si el producto sobre el que queremos opinión no ha sido analizado todavía, siempre podremos preguntar a los demás libremente para que nos respondan.

Por supuesto, como miembros de la red también podremos dar opiniones sobre cualquiera de las 16 categorías que cubren: desde hoteles, tecnología, cine o motor hasta páginas web, restaurantes y bares, pasando por móviles, seguros y videojuegos.

La web destaca por la limpieza de su diseño. Es muy intuitiva, poco pesada y muy dinámica. Los buscadores se encuentran fácilmente; las imágenes dejan bien claro de qué estamos hablando. Algunos productos cuentan incluso con vídeos que sirven para argumentar las opiniones y el sistema de calificación es fácilmente entendible tanto para quien pregunta como para el que puntúa.

Una de nuestras partes favoritas es su blog en el que nos analizan desde rankings de opiniones hasta nos dan consejos sobre la Reputación Online (algo que para muchos será desconocido pero que trae de cabeza a todas las grandes marcas en internet).

En definitiva, una red social que nos puede ayudar en el día a día tanto como LinkedIn y que nos dará una visión de los productos que consumimos mucho más real que otras inundadas de publicidad. Aquí os dejamos un interesante vídeo para que veáis lo bien pensada que está. ¿A qué esperáis para entrar?

Imagen de previsualización de YouTube


09
ago 14

Facebook, 25.000 nuevos problemas

Si hay un rasgo que caracteriza a la mayoría de gigantes de Silicon Valley es su percepción de estar por encima del bien y del mal. Esta actitud ha permitido que la red social de Mark Zuckerberg, por ejemplo, reconociera hace pocos días que había realizado experimentos con usuarios para conocer su comportamiento sin su conocimiento. También que cambien las condiciones de privacidad a su antojo cuando lo consideran pertinente o que puedan formar parte con total impunidad en programas de espionaje sistemático como Prisma.

Sin embargo, como ya le ha ocurrido a Google (que acabó perdiendo todas sus demandas contra la privacidad en Alemania y Francia, ha tenido que ceder ante el Derecho al olvido o ha tenido que empezar a pagar por agregar contenidos en casi toda Europa), la red social más importante parece que va a comenzar a tener problemas por sus praxis a este lado del Atlántico.

El activista austriaco Max Schrems ha puesto en marcha una maquinaria que se nos antoja un gran problema para Facebook: una demanda colectiva a través de la web europe-v-facebook en la que desde el 1 de agosto se apuntarán un máximo de 25.000 personas para personarse contra Facebook Irlanda (su filial de referencia) por violar las leyes de privacidad en la red.

La iniciativa, que el primer día recibió un suscriptor cada 6 segundos hasta sumar un total de 7.000, está limitada a 25.000 solicitudes puesto que se revisará cada caso para averiguar si la demanda puede prosperar y con la intención de pedir una compensación de al menos 500 euros en cada caso -en caso de perder debería abonar 12.500 millones de dólares más las costas-.

Aunque desde el principio esperaban tener bastantes apoyos, el propio Schrems reconoce que no contaba con una respuesta tan positiva. El eje central de la demanda de este abogado de profesión es la violación sistemática de la ley de protección de datos o la colaboración de la empresa de Zuckerberg con el programa de espionaje Prisma.

La demanda, la segunda después de que el Tribunal Superior irlandés remitiera al Tribunal General de la UE otra para que investigue si Facebook ha entregado a las autoridades estadounidenses material sobre ciudadanos europeos, sería la primera vez en la que una empresa de Silicon Valley tiene que responder a una acusación tan grave frente a una alta instancia continental. Skype, Google y las demás miran con recelo. Saben que podrían ser las siguientes.


05
ago 14

Algo pasa con Twitter

Sobre el papel todo debería funcionar. Los ingredientes son los correctos: un 40% de crecimiento del valor de las acciones desde que salió a Bolsa hace menos de un año; los usuarios -clientes- crecen sin parar; los ingresos se han duplicado; el optimismo sobre el futuro de la red social es imparable. Pero las pérdidas siguen multiplicándose y en sólo tres meses se han triplicado hasta llegar a los 108 millones de dólares.

¿Qué pasa con Twitter? Sobre el papel, de nuevo, nada. Por cada 1.000 visitas al timeline la red social del pájaro ingresa 1,3 euros. En el último trimestre se han pasado de 255 a 271 millones de usuarios lo que debería redundar -y así lo ha hecho- en más ingresos y, sobre todo, en más furor por una red social que ha vuelto adictos a famosos, cantantes, deportistas y empresas.

Además, Twitter es la red social móvil por excelencia. El 77% de sus usuarios acceden a través de smartphones. Es una parte más de iOS y la aplicación Android es excelente. Incluso Microsoft ha dejado atrás sus reticencias -es accionistas de Facebook- para dejar que el pájaro píe libremente en Windows 8. Su formato sencillo y de enlaces y su inmediatez están permitiendo que crezca tan rápido como lo están haciendo los dispositivos móviles.

Nacida como una suerte de sustituto natural del SMS (de ahí los 140 caracteres), la popularización de los terminales inteligentes es el mejor arma de una sociedad que cada vez se guía por la información encapsulada. El mejor ejemplo ha sido el éxito en cuanto a usuarios que han tenido los de San Francisco durante el pasado Mundial de fútbol. Era un campo de pruebas que han superado con éxito en materia de penetración en el mercado.

Sin embargo, los números no cuadran. La empresa sigue siendo un agujero negro para sus accionistas y cada vez más son los altos cargos los que tienen que salir a explicar que todo está “bajo control”. Srinivas Kulkarni, analista de la empresa, afirma que todo forma parte del camino. Más usuarios y más contenidos visitados acabarán redundando en más ingresos y beneficios. Sin embargo, ahora lo que toca es ganar clientes. “Importa más la tracción del público que los beneficios”. La comparativa con Facebook, por una vez, les viene bien. Hace dos años y medio la empresa de Zuckerberg se dio el batacazo en el parqué y ha sudado casi dos años para demostrar que puede generar dinero. Ahora ha declarado 791 millones de dólares de beneficios en el segundo trimestre de 2014.

Los nuevos perfiles son nuevos clientes, nuevos clicks, nuevas oportunidades para vender publicidad… y comportamientos de los usuarios. Sin embargo, más de 270 millones de usuarios deberían ser ya una buena cifra. ¿Por qué las pérdidas siguen creciendo? El motivo es sencillo. En Facebook la publicidad es clara e intuitiva. Y además, funciona. En Twitter encontrar neófitos es más complicado porque su funcionamiento es más enrevesado desde el mismo momento que queremos darnos de alta en la red social.

Ganar clientes (usuarios y anunciantes) es crucial. Facebook lo vende como llevar internet a cualquier rincón del mundo. Un derecho “fundamental”. Twitter como el mejor ejemplo de libertad de expresión. Otro derecho básico. Sin embargo, uno da dólares y otro no. Asia, África y América del Sur son los objetivos claros para Twitter que, además, tiene que afrontar el reto de ganar capacidad para su esperada expansión y los tan necesitados beneficios -algún día los inversores se cansarán de perder dinero-.

También necesitan que los usuarios crean que es algo sencillo anunciarse. La publicidad que más dinero da a Facebook es la local: una tarjeta de crédito y 10 minutos son suficiente para llegar a cualquier cliente potencial del barrio, pueblo o ciudad. El código de 140 caracteres no lo parece tanto y, por su algoritmo, premia, sobre todo, a los grandes usuarios (¿para qué quiero saber más de una multinacional que también tengo en Google, Facebook, televisión, etc?). La glocalización parece el peor enemigo de un modelo que corre el riesgo de quedarse caduco antes de empezar a funcionar. Lo dicho: algo pasa con Twitter (o a lo peor, no pasa nada).