Google y Microsoft se preparan para los tablets

Honeycomb, la versión 3.0 del sistema operativo móvil de Google, Android, ya ha llegado. Las primeras demostraciones nos muestran un sistema operativo fluido y totalmente volcado con el entretenimiento que nos permiten aprovechar toda la pantalla. Pero, según la noticia publicada en el [Enlace roto.], la mayor novedad reside en la nueva gestión de la librería digital -similar a la de iTunes de Apple y la de Amazon-, así como un nuevo sistema de gestión de Gmail para los dispositivos.

El sistema se caracteriza, así mismo, por una gran integración tanto con el teclado -que aumenta de tamaño en posición horizontal-, como con aplicaciones web como Youtube. Hasta aquí es todo parecido a un iPad. Su ventaja reside en el sistema de vídeollamadas GTalk habilitada gracias al empleo de cámaras frontales. Según Google, no se trata de una evolución de la aplicación para móviles, sino de una desarrollada desde cero para las tabletas.

De momento, el Motorola Xoom -en la imagen superior- será el primer dispositivo de estas características en incorporarlo. No obstante, las coreanas LG y HTC ya están preparando equipos que puedan sacar el máximo rendimiento del nuevo sistema operativo. Tampoco perdáis la pista al Asus Slider-Pad, que contará con un pequeño teclado físico retráctil con la intención de atraer a ese gran porcentaje de usuarios que siguen siendo reacios al uso de dispositivos con teclados táctiles.

Microsoft también se prepara


La empresa de Bill Gates también se preapara para desembarcar en nuestros dispositivos móviles. Así, Steve Ballmer, máximo mandatario de los de Windows anunció en la inauguración del CES la apuesta de su compañía por los nuevos procesadores. De este modo, Windows 7 será compatible con todos los procesadores y dispositivos del mercado.

Así, después de cosechar éxito con Windows 7 -que no ha tenido problemas para hacer olvidar el nefasto Windows Vista-, se pretende potenciar su versión para móviles. La obsesión es clara: los móviles no deben ser más lentos que los ordenadores. El motivo también: hacer de los dispositivos con Windows Phone 7 verdaderas plataformas multimedia en las que desarrollar juegos como Halo.

Para reforzar sus promesas sobre la mejora de la usabilidad de los dispositivos táctiles equipados con este sistema operativo -muy lejos aún de iPhone y los Android- habló de su primer gran éxito desde que se hizo cargo de la empresa. “Prometimos vender 5 millones de Kinect. En 60 días vendimos 8 millones”. No tiene mucho que ver, pero las cifras cantan.

Qué nos espera en 2011

Recientemente la revista Time publicó una lista de lo que nos espera en el mundo de la tecnología durante los próximos meses. Aquí tenéis un avance:

  • Los rivales del iPad: a pesar de que la mayoría de los expertos hablan de la pronta eclosión del mercado de los tablets, de momento sólo podemos hablar de un único rival, el Samsung Galaxy Tab. Sin embargo, en las próximas semanas llegarán al mercado los inventos de Motorola, BlackBerry, HP e incluso Toshiba. Para ello será fundamental el desarrollo del sistema operativo Android para estos dispositivos.
  • iPad 2 y iPhone 5: en primavera el tablet de Apple cumplirá un año y, teniendo en cuenta la lista de rivales que le llega es probable que le añadan una cámara frontal para aprovechar la aplicación FaceTime. Además, en junio o julio se lanzará el iPhone 5. Que se saltara su tradición empezada en 2007 sería toda una sorpresa… y Steve Jobs no le gustan.
  • Superphones: para la mayoría de los especialistas la denominación smartphone está obsoleta. La próxima revolución de gadgets y aplicaciones integradas en los móviles -mejoras en las cámara, desarrollo en los softwares, pantallas multitáctiles de segunda generación, mejores conexiones a Internet- hará que en sólo unos meses nuestras maravillas móviles se queden obsoletas.
  • La guerra de las televisiones digitales: para TIME la batalla en el salón ya no se libra entre plataformas digitales -satélite o cable- sino que está llegando a la red. Apple TV y Google TV son sólo el principio de un formato televisivo que cambiará la forma de ver la televisión.
  • La nueva generación de sistemas operativos: en verano llegará el X10.7 Lion -con más tecnología iPad para los Mac-. A finales de 2011 o principios de 2012 Microsoft lanzará al sucesor del Windows 7. Sin embargo, desde la revista americana se temen que la empresa de Ballmer lance al mercado el “Windows 8” antes de que esté preparado y finalizado ante la presión de la competencia.
  • Navegadores mejorados: Mozilla nos ha prometido el nuevo Firefox 4. Microsoft nos “regalará” el Internet Explorer 9 y Google seguirá retocando su navegador Chrome tanto que para 2012 parecerá uno completamente diferente.
  • Un nuevo intento de Google en las redes sociales: después de sus continuos fracasos intentando hacer frente a Facebook y Twitter (lo de Buzz, el clon de Twitter, se puede catalogar de tragedia), la empresa californiana tiene pensado lanzar Google +1, sin embargo, según los especialistas, se prevé que sea una aplicación de la barra de herramientas totalmente compatible con Facebook más que una red social propia.
  • Tecnología 4G: si el salto al 3G fue determinante para el desarrollo de la telefonía y de las telecomunicaciones como hemos conocido en los últimos meses, el siguiente paso al 4G (T-Mobile dice que ya la tiene lista) puede serlo aún más para que estas tecnologías lleguen a unos niveles de usabilidad nunca antes vistos.

De algunas de estas mejoras ya hablamos en posts anteriores. Veámos qué nos depara el futuro.

Jaguar C-X75, el coche fantástico

Si ayer hablábamos del nuevo Lamborghini Sesto Elemento como un nuevo modo de aplicar materiales novedosos en un coche, hoy descubriremos el Jaguar C-X75, un nuevo modo de construir un automóvil. Este concept nace para conmemorar el 75 aniversario de la empresa del felino y lo hace como una apuesta por un futuro sostenible… y extremo.

El secreto de este revolucionario nace lejos de la carretera… en el cielo. Propone una hibridación novedosa: mezclar turbinas alimentadas por gas (cada una de 94 cv) con propusión eléctrica en las cuatro ruedas (195 cv entre los cuatro motores). El resultado no sólo es ecológico -con 28 gramos de CO2 por kilómetro, supera a todos los demás híbridos- sino que arroja unos resultados brutales: 580 cv de potencia bruta, de 0 a 100 en sólo 3,5 segundos y más de 330 por hora de velocidad punta. En modo eléctrico garantiza una autonomía de más de 100 kilómetros -algunos optimistas hablan de casi 200 en condiciones óptimas-, y de casi 1.000 empleando las microturbinas. Además, se carga en sólo seis horas en un enchufe doméstico -sin necesidad de cargas trifásicas ni adaptadores extraños-.

Ian Callum -jefe de diseño de Jaguar- ha usado la silueta de los XJ13, XK120, XJ220 y los C-Type, D-Type y E-Type que hicieron de los británicos una referencia en imagen. El resultado es excelente, al menos en el apartado técnico. Tener un coeficiente aerodinámico de 0,32 “calzando” unas llantas de 21 pulgadas tiene mucho mérito.

Su tamaño es tan espectacular como su “corazón”, 4,6 metros de largo, 1,2 de alto y ¡más de 2 de ancho! Sin embargo, su construcción íntegra en aluminio le otorga una ligereza inusitada (1.350 kilos). Además, es reciclable al 50%.

Con este modelo -y gracias al apoyo incondicional y económico de Tata, su nuevo dueño- los ingleses vuelven a colocarse en la vanguardia tecnológica de la industria del motor y nos muestran que los coches del futuro no tienen por qué ser aburridos eléctricos con forma de nevera. Gracias Jaguar… y que cumplas muchos más.

El sexto elemento

Normalmente solemos unir la imagen de Italia al de la buena comida, buen tiempo, ropa cara, bonitos coches y, sobre todo, artesanía de primera. En Sant’Agata Bolognese hay de todo esto, pero desde que en 1998 el Grupo VAG puso en manos de Audi a estos artesanos, la calidad artesana italiana recibió el toque perfeccionista alemán. El resultado, doce años después, es el nuevo Lamborghini Sesto Elemento.

Su nombre homenajea al sexto elemento de la tabla periódica: el carbono. Y denota toda la carga tecnológica y experiencia que tiene la marca del toro con el mismo. Presentado en el último Salón de París, este ejercicio de estilo pesa tan sólo 999 kilos. Nada mal para tratarse de un superdeportivo con tracción total, diferencial central de acoplamiento viscoso, autoblocante trasero… y un motor V10 de 5.2 litros y 570 CV y 540 Nm de par montado sobre un subchasis de aluminio y un cambio eGear de seis marchas.

Si hacemos las cuentas pertinentes descubrimos que la relación entre peso y potencia es de tan sólo 1,75 kilos por cada caballo (echad cuentas: un compacto pesa unos 1.300 kilos, luego vuestro coche debería tener unos 742 caballos para estar a su nivel). Las prestaciones, de infarto. En sólo 2,5 segundos supera los 100 kilómetros por hora desde parado… y aunque su velocidad punta no se ha hecho pública, desde Italia afirman que sobrepasa fácilmente los 300 kilómetros hora. Todo ello con un consumo bajo para semejantes cifras. El secreto, su ligereza.

El papel de la fibra de carbono es fundamental. Desde su uso en plásticos reforzados en el subchasis delantero, hasta el monocasco realizado íntegramente en la negra fibra. La carrocería también recibe esta especial dieta, y no os perdáis porque los tonos rojos de su parte superior: nanopartículas de cristales en este tono que brillan en función de la incidencia del Sol sobre ellas. Incluso la suspensión y las ¡llantas! se han hecho con este material.

Para el tubo de escape han echado el resto y han utilizado Pyrosic, un material novedoso compuesto de polvo de cerámica, vidrio y resina sintética que soporta hasta 900 grados centígrados.

Lo mejor es que, según Stephan Winkelmann, presidente de la marca, este modelo tiene el ADN de todos los futuros coches de la empresa.

Todo ello ha sido posible gracias al trabajo de sus dos centros de investigación: uno en Sant’Agata Bolognese, el Advanced Composites Research Center; y otro en Seattle, donde colabora con Boeing, el Advanced Composite Structure Laboratory. ¿Quién dijo que en Italia sólo hacían ropa y pasta?

Galaxy 15, el satélite zombi


Para seguir con la racha de post sobre ciencia y astronomía, he pensado en comentar una curiosa noticia sobre un satélite de la empresa Intelsat.

Hace unas semanas el satélite Galaxy 15, perteneciente a la empresa radicada en la capital estadounidense, sufrió una extraña avería. Al parecer, una tormenta solar hizo que el pasado mes de abril, este equipo de telecomunicaciones de unas dos toneladas dejara de responder a los comandos del centro de control y abandonó su órbita a 36.000 kilómetros de altura.

El peligro, no obstante, residía en que, como sus sistemas de comunicaciones seguían funcionando, se convirtió en una seria amenaza para los demás artefactos en órbita. Se convirtió en un “satélite zombie”.

Curiosamente, que sus sistemas siguieran funcionando provocó que sus baterías se agotaran por completo la última semana de diciembre y que el satélite se reiniciara, de modo que volvió a responder a las órdenes que recibía desde la Tierra.

En cuanto el Galaxy 15 dejó de “ser un riesgo para otros satélites o para los clientes de los servicios de comunicaciones”, los ingenieros se han puesto manos a la obra para trasladarlo a una zona orbital estable donde puedan someterlo a examen para poder poner en servicio de nuevo. De momento, lo han configurado en un modo “seguro”.

El Galaxy 15, que lleva cinco años en el espacio y tiene una vida útil de quince, apartó sus paneles solares de la estrella cuando se “descontroló”, lo que hizo que tuviera que trabajar sólo con sus baterías. La duración de las mismas se ha mostrado sorprendentemente larga incluso para la propia empresa. El zombie ha resucitado.