Sorginen Erronkak, el secreto de un juego adictivo

 

Frente a la música, el streaming, el cine o cualquier otro tipo de entretenimiento, los videojuegos son el ocio más lucrativo del mercado. No solo por su facturación sino también por su ritmo de crecimiento y por su enorme potencial. Prácticamente cualquier temática es susceptible de ser digitalizada y gamificada

 

La explosión de las plataformas móviles, además, ha hecho que el mercado haya virado hacia títulos diferentes. Es cierto que Sony, Microsoft y Nintendo son, gracias a sus centros de ocio/consolas, las referencias del negocio, pero también que 3.000 millones de equipos iOS y Android activados hacen de los smartphones y tabletas un mercado muy atractivo.

 

Todo ello ha redundado en un escenario con una enorme diversidad en el que tanto los grandes estudios como los independientes han demostrado tener hueco y capacidad para crear juegos de todo tipo. Desde clásicos de deporte, arcade, estrategia, etc. hasta otros de más educativos (y, sin duda, igual de adictivos).

 

En este último escenario es donde nos encontramos Sorginen Erronkak, creación del estudio vasco Binary Soul que no solo continúa con la saga de Sorginen Kondaira sino que muestra la versatilidad de la cooperativa bilbaína como desarrolladora de contenidos en diferentes formatos y plataformas.

 

Disponible para las dos plataformas móviles de referencia (iOS y Android), el juego tiene varios ingredientes para convertirse en un éxito. Por un lado se aprovecha del enorme potencial de unir euskera y ocio. No solo entra en un hueco del mercado prácticamente vacío, sino que no pierde el componente educativo y cuenta con una configuración segura y responsable de la tecnología para acercarse a un público de todas las edades (también a los niños, el sector social más desprotegido en este sentido).

 

Además, Sorginen Erronkak, tiene un gran atractivo para los amantes de la mitología, tanto autóctonos como extranjeros. Disponible en inglés, castellano y euskera, tiene un aire mucho más fresco que otros legendarios más manidos por el gran público y este sector: la japonesa o la clásica, por ejemplo. Un mundo que también cuenta con gran aceptación en la diáspora, comunidades vascas remotas afincadas en América, Oceanía y Asia, sobre todo. No menos interesante es la aportación de Aritza Bergara mediante poemas y descripciones de los seres mitológicos protagonistas en la aventura.

 

Finalmente, la estructura del juego -tres temáticas diferentes con un enorme componente de autosuperación- es adictiva. Es difícil parar de jugar y no buscar siempre batir nuestro mejor registro.   Por supuesto, el juego permite competir en línea con otros jugadores. Es interesante saber si, a pesar de la sencillez de cada prueba serás mejor que tus amigos. Las apariencias engañan. La curva de aprendizaje es prácticamente nula. Todo está donde debería y, sobre todo, todo funciona como debería.

 

Es por todo esto que consideramos Sorginen Erronkak como un juego harto recomendable para gamers de toda condición y edad. Aquellos que quieren aprender más sobre nuestra cultura o aquellos que simplemente quieren divertirse. Pide muy poco a cambio de un muy buen momento de diversión.

Windows, el truco de crecer con iOS y Android

El BUILD 2015 ha servido para descubrir las novedades de Windows 10 (muchas ya las desvelamos hace semanas pero faltaba darles la “forma” definitiva) y sobre todo, para descubrir que Microsoft de la mano de Satya Nadella se muestra como una empresa mucho más ambiciosa: no solo quiere remontar la desventaja que tiene con Google y Apple en el mercado móvil, sino que quiere convertir su debilidad en su mejor arma y ser de nuevo la referencia en la era de la integración digital.

Como ya hemos dicho otra veces, Windows 8.1 fue una mejora integral y necesaria respecto a las ediciones anteriores del sistema operativo. Sin embargo, su lenta entrada en el universo smartphone y tablet así como su escasa difusión entre los fabricantes lo hizo poco atractivo para los desarrolladores y esto se tradujo en una falta de aplicaciones en su tienda que convertía buenos terminales en smartphones poco interesantes para el público.

Lanzar una aplicación tiene un coste y hacerlo en diferentes plataformas hace que muchas empresas -la mayoría con poco músculo financiero- se piensen muy mucho en qué tiendas de aplicaciones lanzarlas. Android e iOS son indispensables. La primera por volumen y la segunda porque reparte más ingresos entre los desarrolladores. Windows Phone, BlackBerry OS, Ubuntu y compañía siguen siendo un coto privado para las apps con más presencia. Las indispensables.

¿Cómo revertir la situación? Aprovechando las horas que los desarrolladores han invertido en los otros dos sistemas operativos de referencia y permitiendo la migración de apps de forma fácil a la tienda de Microsoft. En principio no será necesario tener un desarrollador específico para el sistema operativo de los de Redmond… aunque esto suponga una bajada de calidad en el programa.

Sin embargo, esto no es lo más llamativo, si nos centramos en una de las promesas de Microsoft a la hora de hablar de sus bondades sobre Windows 10, la más llamativa es que es un sistema operativo único para todas las pantallas. Esto haría que una aplicación pensada para el iPhone pudiera llegar a la pantalla de tu PC sin esfuerzo. ¿Cómo es posible?

Dos palabras son clave para entender el sistema: Islandwood y Astoria. La primera se refiere a la herramienta que permite la conversión de las apps pensadas para el ecosistema Apple hasta el universo Windows. Un compilador de Objective-C para Visual Studio (el entorno de desarrollador más importante de Microsoft Windows) se conforma con unas pocas líneas de código para obrar la magia.

Si el desarrollador es un poco hábil podrá, de hecho, adaptar el programa a las diferentes pantallas e incluir funcionalidades como Cortana y Tiles de Xbox. De hecho, en la conferencia de desarrolladores de Microsoft se pudo ver el resultado de migrar con estas herramientas el famoso Candy Crash hasta Windows. ¿El problema? Que no hubo ninguna mención a Swift el nuevo lenguaje de programación sobre el que Apple seguirá creciendo.

Astoria es la otra herramienta solo que su funcionamiento difiere. En este caso no es necesario un compilador de código. Se trata de una máquina virtual que hace que cualquier aplicación del robot verde funcione en Windows 10. Añadiendo una capa basada en Android Open Source Project Microsoft ha conseguido que las aplicaciones móviles se ejecuten sin problema. La duda es si solo se podrán bajar aplicaciones desde la store o si cualquiera puede lanzar como apk una aplicación Android a la tienda para luego descargarla en un smartphone o tablet.

De darse el segundo caso será interesante ver cómo funcionan las aplicaciones portadas directamente sin el toque que Google suele dar a los programas para sus androides. Los criterios de calidad que establezca Microsoft será fundamental para que los usuarios se atrevan a dar el salto o, directamente, sigan prefiriendo la versión original a la calcada.

Aplicaciones, las mejores para Apple

Si hay algo que le guste a Silicon Valley (bueno, a todo Estados Unidos) son las estadísticas, las listas, las clasificaciones. Sabedores de ello Apple ha vuelto a hacer pública -como hace ya tiempo- la lista de las mejores aplicaciones de su App Store durante los últimos doce meses. Programas que han destacado por su utilidad, por su estabilidad o por su enorme cifra de descargas.

A diferencia de otras plataformas los de la manzana han comenzado a realizar sus clasificaciones por países (la que aquí os presentamos la ha confeccionado Apple España) pero es cierto que los nombres de las más destacadas coinciden en casi todas las listas.

La mejor aplicación y mejor juego

 

Una de las más reputadas y justa ganadora de este año es Pixelmator. Este editor de imágenes basado en capas y compatible con Photoshop convierte cualquier dispositivo en todo un equipo profesional. Gratuita con formato freemium, con sólo 8,99€ puedes conseguir una configuración sobresaliente.

En segundo lugar ha quedado clasificada Kitchen Stories, otro programa con micropagos que esta vez se encarga de darnos las mejores recetas de cocina. Replay, Second Canvas del Museo del Prado, Hanx Writer -la cacareada aplicación de Tom Hanks- o el programa de astronomía para niños, Star Walk Kids son otras de las seleccionadas en una de las listas más variadas que recordamos.

Entre los juegos vuelve a demostrarse que más allá de complejas experiencias gráficas los usuarios de equipos móviles buscan la adicción en el planteamiento del entretenimiento. Monument Valley, ese hipnótico juego basado en las ilusiones ópticas de M. C. Escher hereda el trono de Angry Birds, Candy Crash, etc. para convertirse en el último fenómeno de la tienda de aplicaciones.

Ha ganado nada más y nada menos que ha Hearthstone: Heroes of Warcraft, un capítulo más de una saga de culto que -al igual que el ganador- cuenta con unos gráficos excepcionales y genera una adicción que nos entretendrá durante meses. Leo’s Fortune, Hitman GO y Vain Glory son otros de los títulos ubicados entre los diez mejores.

Top 10 gratuito y de pago

 

Más allá de “ocio o negocio”, el factor gratuito o de pago es fundamental en la difusión de una aplicación. Precisamente por eso siempre se hacen públicos los datos de las aplicaciones más descargadas tanto a precio 0 o con tarifa y también de las que más ingresos han conseguido.

Las más compradas durante los últimos 12 meses han sido: Minecraft-Pocket Edition; Pou; iDoceo; Cut the Rope 2; Geometry Dash; Guerra de cartas-Hora de aventuras; GTA San Andreas; The Room Two; Good Reader y Puffin Web.

Las diez más descargadas gratis son: Atresplayer; Skype para iPad; YouTube; Google Maps; Messenger; Microsoft Word; Farm Heroes Saga; Candy Crush Saga; Spotify Music y Calculadora Gratis.

Por último, las aplicaciones con mayores ingresos han sido: Clash of Clans; Candy Crush Saga; Game of War-Fire Age; Hay Day; Farm Heros Saga; Bloom Beach; Pet Rescue Saga; Orbyt para iPad; Kiosko y Más y Real Racing 3.

 

Topsy, ¿el nuevo regalo de Apple para Siri?

 

 

Si hay algo en el ADN de Apple (además del diseño y la búsqueda de la excelencia en sus productos y servicios) es el desarrollo de herramientas que nos hagan la vida más fácil y, sobre todo, su ecosistema más completo. Conocedores de que la batalla de las redes sociales está decantada hacia Facebook y Twitter -y algunas más especializadas como Instagram, Pinterest, Flickr, etc.- Apple ha decidido sacar tajada de ambas en vez de enfrentarse fallidamente, de nuevo, contra estas dos empresas (Google debería tomar nota).

 

Topsy es la última adquisición de los de Cupertino. Es su última incursión en un negocio que como hemos dicho, no se le ha dado nada bien, pero en el que descansan buena parte de sus ingresos a medio plazo. La empresa se ha especializado en medir el impacto de los contenidos en redes sociales, especialmente Twitter, lo que le permite analizar tendencias e, incluso, preverlas.

 

El sistema que emplea es “muy sencillo”: analiza los comentarios de los usuarios y, en función de que estos sean positivos o negativos, así como el número de retweets y otras variables, es capaz de recrear una imagen bastante real de un determinado producto o servicio (desde el lanzamiento de un smartphone hasta la acogida prevista para una película o un disco).

 

La última adquisición bolt on de Apple es la primera en bastantes meses que está enfocada a mejorar sus servicios (Siri parece la opción más segura para implementar este medidor de impactos). Todas las demás están pensadas en mejorar el hardware de iPhone, iPad y compañía ante el empuje de los fabricantes Android.

 

 

Experiencias sociales

 

Después del fracaso de Ping, un servicio integrado en iTunes que permitía compartir canciones y hablar sobre ellas con otros usuarios, Apple se dio cuenta de que su éxito en este negocio vendría de facilitar que los usuarios compartieran contenidos más fácilmente desde sus sistemas operativos. Así, si la integración con Facebook es buena (muy a pesar del accionariado de Microsoft), tanto iOS como OS X están totalmente vinculados a Twitter (de aquí buena parte del ascenso de la red social del pájaro).

 

Los analistas especializados en la empresa de Tim Cook ya han empezado a ver posibles usos para la nueva adquisición. A nadie se le escapa que la expansión de iTunes Radio es inminente más allá de Estados Unidos. Además, sería un sistema de recomendaciones excelente para implementar tanto en la AppStore como en el iTunes “tradicional” así como para las recomendaciones que nos hace Siri en función de nuestra geolocalización, gustos o intereses.

 

Por cierto, Topsy es uno de los socios más importantes de Twitter (nos preguntamos cuánto tardará en llegar el matrimonio Apple-Twitter a buen puerto) y tiene acceso ilimitado a los millones de Tweets diarios de esta red social. ¿Un primer paso?

Apple, poker de ases

 

 

Mientras Google celebra sus excelentes resultados (y sus acciones a más de 900 dólares); mientras Nokia se anima a lanzar su primera tableta (Apple lleva 5); mientras Microsoft lanza una Surface con fallos imperdonables… 2013 será el año, sobre todo, del récord del iPhone 5S (9 millones de unidades vendidas en el primer fin de semana) y del iPad Air. Pero también de iOS7, de OS X Mavericks, de los nuevos Pro y de una junta directiva que no sólo vuelve a creer en Apple sino que empieza a creer en ella misma.

 

 

iPad Air, sin rival

 

Es cierto que Android domina con mano de hierro el mercado de dispositivos móviles. Pero, del mismo modo que se puede tener un iPhone o un smartphone, se puede tener un iPad o una tableta. Sabedorde ello, Tim Cook dejó que fuera su vicepresidente Phil Schiller quien presentara el nuevo iPad. Un equipo que -como recordaron- estaba llamado a fracasar según decenas de analistas y que, a día de hoy, es uno de los pilares de Apple. En sólo tres años han comercializado más de 170 millones y gracias a sus casi 500.000 aplicaciones dedicadas, la AppStore ha superado las 60.000 millones de aplicaciones descargadas.

 

Pero centrémonos en el equipo. Si el iPad 2 fue una importante evolución respecto al original, el efímero 3 y el actual 4 no aportaron nada excesivamente diferente más allá del rendimiento. Precisamente por eso los de Cupertino se han centrado en mejorar ostensiblemente el dispositivo. Y eso se nota en las manos: pesa menos de medio kilo (450 gramos); es un 28% más ligero, un 20% más fino y un 24% más compacto. Pero, esta disminución de tamaño no redunda en el rendimiento. Incorporar el procesador A7 con arquitectura de 64 bits lo convierte en el iPad más potente de la historia y en la tableta más rápida del mercado… de lejos. Y todo ello con una batería que dura 10 horas a pesar de la pantalla Retina, del coprocesador M7 -que lo coloca a la altura de las mejores consolas del mercado- y de un hardware que sigue formando un binomio excelente con iOS.

 

La pantalla, por cierto, sigue siendo una maravilla. En 9,7 pulgadas tiene una resolución de 2.048 x 1.536. Con un buen WiFi puede ser un cine donde queramos. Además, han implementado el WiFi ultrarrápido del iPhone 5S para, literalmente, acceder con una estabilidad inaudita a cualquier red inalámbrica. A veces, sencillamente, parece fibra óptica.

 

El 1 de noviembre comenzará a venderse en 30 países (también aquí) a partir de 479€. No ha subido ni un céntimo. Bien por esta decisión. El apellido (reservado a las maravillas más ligeras de la manzana) prometía y esta vez sí, Apple ha cumplido con creces.

 

 

iPad Mini Retina, su mejor baza

 

Por si esto fuera poco, los californianos también presentaron la renovada versión Mini de su iPad. Si Steve Jobs acertó de pleno cuando dijo que las tabletas cambiarían por completo el mundo de la informática, también hay que reconocer que se equivocó con el tamaño que triunfaría. Y aunque Apple ha tardado, su Mini ha sido un enorme éxito.

 

El panel de 7,9 pulgadas hereda la resolución Retina de su hermano mayor para quedarse en 326 ppp. Pero como Apple suele ir más allá de un buen diseño (y eso que lo suyo son los buenos diseños) han decidido ponerle también el procesador de su hermano mayor: el A7 que, por cierto, también recibe la ayuda del chip M7. Pura velocidad para un equipo de 330 gramos. Sin duda, para nosotros, la mejor tableta del mercado.

 

 

MacPro, la leyenda renace

 

Aunque seguro que tendrán menos impacto en las cuentas de resultados de la empresa, las novedades en ordenadores no se quedan a la zaga. Empezamos por la más llamativa. Por primera vez actualizar el sistema operativo de los Mac será gratuito. Mavericks, también conocido como OS X, ya está disponible en la AppStore y pretende tender más puentes entre iOS y los ordenadores de la manzana.

 

El ambiente se caldeó con la presentación (demostración incluida) de los nuevos MacBook con procesadores Intel Haswell: no sólo son los más rápidos del mercado, sino que los Pro de 13 pulgadas son los únicos con 9 horas de batería. Un problema para Microsoft que no consigue que los clientes vean Windows 8 como una solución de futuro (o de presente).

 

Después le tocó el turno a la leyenda de Apple. El Mac Pro. Cambia completamente su diseño para convertirse en un cilindro negro piano. Su precio, desde 3.049€, es una declaración de intenciones. Su capacidad para trabajar con hasta tres pantallas 4K a la vez una demostración de potencia. Sus especificaciones técnicas lo convierten en la herramienta perfecta de diseñadores y especialistas gráficos -cine incluido-. Y después de todo esto llegó el turno de las actualizaciones de iLife y iWork que no sólo cambian por completo para adaptarse a las nuevas tabletas y a iOS 7 sino que cambian de arriba a abajo -gratis- para los ordenadores. Ya no hay motivo para no querer un Mac.

 

 

iTunes Radio, cimentando el éxito

 

La última promesa cumplida de este otoño repleto de novedades que nos prometió Tim Cook hace semanas fue la consolidación de iTunes Radio en Estados Unidos, donde ya se han escuchado más de mil millones de títulos y su inminente llegada a nuevos mercados. Es cierto que no hay rastro de la iTV, ni del iWatch ni tampoco de una nueva Apple TV. Tan sólo se sabe que Apple se toma su tiempo “lo que hacemos lo hacemos mejor que nadie”, explicaba Cook.

 

La llegada de nuevos nombres a la junta directiva prometen la construcción de un Apple LifeStyle donde tendrán cabida muchos más dispositivos. Todos ellos tendrán un denominador común: el estándar de calidad que siempre quiso Jobs para su empresa. Felicidades Tim Cook.