Urban eTruck, Mercedes eletrifica los camiones

La sociedad está cambiando. Los millennials compran menos coches porque sus necesidades de movilidad interurbana son menores -o se cubren con transportes colectivos- y porque tienen más dificultad para realizar desembolsos importantes (no es fácil pagar 20.000 euros por algo con un trabajo poco estable). Además, la Generación Z -la siguiente- usa mucho más el transporte público, gasta más en tecnologías de la información que las anteriores y comienza a entender los productos como servicios (BlaBlaCar, Cabify o Uber si hablamos de transporte).

Sin embargo, a pesar del apuntalamiento de una vida más sana -que incluye una movilidad más limpia: en bicicleta, por ejemplo- y de nuevas costumbres de consumo (los centros comerciales decaen frente a la pujanza de las compras de internet y del repliegue del comercio hacia los centros urbanos) son muchas las ciudades que siguen teniendo graves problemas de contaminación. ¿Es el coche eléctrico la solución? Solo en parte. El transporte de mercancías por tierra sigue siendo uno de los grandes generadores de contaminación ambiental en las ciudades. ¿Hay solución?

Por supuesto. Mientras Tesla se lleva todas las miradas por sus excelentes productos -a pesar de que la empresa que más eléctricos comercializa en todo el mundo año tras año es la Alianza Renault Nissan gracias a un catálogo más realista y accesible- y Nikola aparece en las portadas de todos los medios por su impresionante camión eléctrico autónomo, Mercedes ya tiene preparado su impresionante Urban eTruck para dar el salto a las calles.

Daimler, matriz de la empresa, ha anunciado un acuerdo con una veintena de compañías que usarán una flota de este modelo a lo largo de 2017. El principal objetivo de esta sinergia es saber las necesidades del transporte de mercancías en entornos reales. La empresa, uno de los principales fabricantes de camiones del mundo, además, ha querido desarrollar cada detalle del vehículo centrándose en su enorme experiencia de más de un siglo en el sector.

Sin duda, lo más interesante de estas pruebas reales del Urban eTruck será comprobar si su autonomía es tan buena como aseguran. Según los ingenieros alemanes, con una sola carga podrá transportar el máximo de 26 toneladas durante 200 kilómetros: lo que ellos dicen que es una jornada de trabajo intensa.

Impulsado por tres baterías modulares de ion-litio (los titulares podrán cambiarlas por otras de más capacidad cuando lo consideren oportuno) todo en el diseño del camión ha sido pensado para optimizar su autonomía. Los espejos retrovisores, por ejemplo, han sido sustituidos por cámaras para mejorar la aerodinámica del conjunto y multiplicar la seguridad: el conductor no solo podrá ver el contenido en alta definición, sino que podrá ver el exterior del camión desde diferentes puntos.

El panel de instrumentos es una pantalla de 12,3 pulgadas personalizable que da información de todos los parámetros del eTruck en tiempo real. Como es habitual en los vehículos eléctricos, el camión contará con tres modos de conducción: auto, eco y ágil. El primero entregará la potencia y autonomía en función de las necesidades de cada momento sin necesidad de realizar ajustes manuales. El segundo priorizará la conducción y eliminará sistemas superfluos para incrementar al máximo la eficiencia energética. El último está pensado para carreteras de alta velocidad en las que sea necesaria toda la potencia disponible.

El eTruck incorpora una tableta en la que podremos conocer todos los parámetros del conjunto e incluso proponer rutas para saber si la autonomía es suficiente. De hecho, el conductor podrá programar los diferentes tipos de conducción para no quedarse nunca sin carga en mitad de una operación.

La empresa ha anunciado que el modelo estará a la venta en 2020 para cuando habrá baterías de más capacidad y, sobre todo, se sabrá mucho más sobre su funcionamiento en el día a día de los transportistas.

Gamificación, el juego y las apps como pilares de la enseñanza

Durante siglos la educación se ha visto como una relación docente-discente en la que el primero daba una clase magistral al segundo. En un aula volcaba sus conocimientos teóricos sobre un determinado tema -en alguna materia había también conocimientos prácticos- para que el segundo tomara nota y en un ejercicio memorístico demostrara que era capaz de reproducirlos lo más fiablemente posible.

Desde la educación infantil hasta la última etapa universitaria. Sin excepción. Casi sin importar la materia, la disciplina o el centro educativo. No obstante, cada vez son más los estudios que demuestran que el cerebro humano no aprende a base de discursos. Uno de los más llamativos lo realizó hace más de una década (2006) Alf Inge Wang, profesor de Ciencias de la Computación en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega. En él afirma que la atención humana raras veces supera los 20 minutos y que se requieren herramientas interactivas entre profesor y alumno para reiniciar ese cronómetro.

Al principio recurrió a juegos de preguntas (gamificación) con un formato similar al televisivo Quién quiere ser millonario. Los resultados no se hicieron esperar y la implicación de los alumnos se multiplicó. También sus resultados académicos y su tasa de aprendizaje. Motivado por ello, se unió a un grupo de alumnos para lanzar, en 2011, Kahoot, una app educativa con 40 millones de usuarios únicos diarios que en 2015 ganó el EdTechX Europe, el premio más importante a las iniciativas innovadoras en el campo de la educación del continente.

Básicamente, la app es una herramienta que permite a los profesores crear cuestionarios sobre cualquier materia, introducir contenidos multimedia y medir el nivel de conocimiento de los alumnos tanto antes como después de tratar un tema en el aula. Los alumnos pueden responder desde diferentes plataformas en tiempo real tanto de forma individual como en grupo y siempre hay un ganador. Potencia el aprendizaje como un juego, crea competitividad, sentido de equipo y la interacción. Algo fundamental en una época en la que los usuarios están acostumbrados a dar siempre respuesta a cualquier tipo de estímulo.

Johan Brand, cofundador de Kahoot y CEO de la empresa, explica en un reportaje de Ana Torres Menárguez en El País, que “el juego es nuestro primer lenguaje, la forma en la que aprenden los niños y una de las más efectivas para el aprendizaje de los adultos”. El éxito residen en que el aprendizaje se convierte en algo adictivo y social. Y esto es crítico ante las demandas de habilidades sociales del siglo XXI.

Los datos en el Estado son muy buenos: 80.000 profesores han creado 600.000 cuestionarios solo en 2016. La herramienta subraya el papel del docente como diseñador de experiencias de aprendizaje, no como transmisor de información. El motivo es sencillo: los alumnos pueden conseguir mucha más cantidad de conocimientos de una forma más rápida en la web sin necesidad de un tercero. Chema Lázaro, uno de los pioneros en su uso en el Estado lo hizo porque quería dar un giro a sus clases y no solo buscó esta alternativa sino que creó el interesante blog Pizarras Abiertas, ganador en 2013 el premio nacional sobre las TIC en el aula del Ministerio de Educación.

Lázaro se apoyó en la neurodidáctica en su búsqueda de un sistema que permitiera a sus alumnos “aprender para toda la vida”, algo que la memorística no permite. Esta disciplina ha permitido saber que el cerebro procesa los datos desde el hemisferio derecho -más relacionado con la intuición, la creatividad y las imágenes- lo que explica por qué los contenidos audiovisuales y sociales (aprendidos con otros) se retienen más fácilmente.

Su experiencia le permite ser tajante: “en mis clases los chavales se aprendían las capitales ganando puntos (en Kahoot). La gamificación funciona“. Cuando somos capaces de activar el sistema de recompensa cerebral, aquel que se vincula con la dopamina y la serotonina, mejoramos el estado de ánimo y fortalecemos vínculos -con los demás y la actividad- lo que hace que el aprendizaje sea más eficiente y efectivo.

Hay más ejemplos, como EDpuzzle, una suerte de YouTube didáctico nacido en Silicon Valley en 2013 que ya usan 9 millones de profesores en 150 países. Genial.ly, dedicado a la creación de gráficos, presentaciones, mapas, iconografías, etc. tanto de forma individual como colaborativa y que ya tiene más de 40.000 profesores y 150.000 alumnos como usuarios únicos. O Symbaloo Lesson Plans, que permite convertir los planes de estudios en juegos de mesa donde cada casilla es una materia y en la que se pueden volcar todo tipo de contenidos en multitud de formatos. 10 millones de usuarios avalan un formato que cada vez tiene más adeptos.

Lo mejor de la gamificación es que no entiende de edades y que, aunque tiene un enorme potencial en el sistema educativo, también tiene un espacio de enorme utilidad en la capacitación de profesionales de todo tipo de disciplinas.

Noticia recomendada por Binary Soul

Singularity University, ¿y si lo reformulamos todo?

Es habitual que cuando pensamos en las universidades de referencia a lo largo y ancho del planeta nos vengan nombres tan célebres y antiguos como Oxford, Cambridge, Havard, Stanford, MIT, Imperial College o Zurich. Sin embargo, las nuevas tecnologías y el espíritu innovador (más bien disruptor) de algunas regiones del planeta ha hecho que incluso la enseñanza universitaria se esté reformulando por completo.

Uno de los ejemplos más claros es el de Singularity University, una institución académica con sede en Silicon Valley cuyo objetivo es “reunir, educar, e inspirar a personas que se esfuercen por comprender y facilitar el desarrollo exponencial de tecnologías y promover, aplicar, orientar y guiar estas herramientas para resolver los grandes desafíos de la Humanidad”.

Ubicado en el Centro de Investigación Ames de la NASA, es una de las referencias desde su fundación en septiembre de 2008 como un complemento a las universidades tradicionales para potenciar el emprendimiento, la innovación y la tecnología.

Con esta carta de presentación no es de extrañar las expectativas que levantó la presentación de Diego Soroa el pasado 19 de enero de su programa Global Solutions y del nodo Singularity U en Bilbao que ha puesto en marcha junto con otros emprendedores.

El Global Impact Challemge (curso que, por cierto, sigue abierto a inscripciones) busca ampliar la visión tanto de los innovadores como de los inversores. Romper la barrera -miedo- que hace que se quiera minimizar el riesgo y que acaba limitando el progreso en el área tecnológica y, sobre todo, estrangula el futuro de las start ups, pequeñas empresas llamadas a cambiar las reglas.

La propia SingularityU se define a sí misma como un Think tank que se centra en buscar soluciones a los grandes retos de la Humanidad. Lo que puede parecer -desde un punto de vista tradicional- algo megalómano o utópico, recibe las alas y las vías necesarias para obtener coaching y financiación.

De hecho, el programa presentado, Global Solutions Program, permite, durante 10 semanas, entrar en contacto con expertos en tecnologías disruptivas con una gran influencia para, en una última fase poder crear un proyecto de negocio en equipo que podría generar un impacto positivo en más de 10 millones de personas. En definitiva, una posibilidad de crecer con unas métricas muy provocadoras.

Para ingresar se pueden seguir varios caminos, desde la inscripción directa (hasta el 13 de febrero), hasta un concurso de acceso (hasta el día 21) o bien mediante el Global Impact Challenge. En cualquier caso, el Bilbao Chapter -nodo Bilbao- seguirá estando asentado en la Villa formado por personas que han pasado por la SingularityU y que tienen como objetivo identificar proyectos y personas con potencial disruptivo y allanarles el camino.

Una herramienta que mediante reuniones periódicas cada dos o tres meses sobre temáticas especializadas permita crear soluciones y servicios en el contexto local. Un proyecto, por ahora, sin ánimo de lucro que cuenta con un enorme recorrido y con la posibilidad de crear un gran valor añadido en la sociedad.

Noticia recomendada por Binary Soul

Frío y tecnología textil, ¿hay alternativa a las plumas?

Con la llegada del invierno y de varias olas de frío polar al sur de Europa, son muchas las personas que se están acercando a las tiendas para hacerse con prendas de abrigo para protegerse de las temperaturas bajo cero. La respuesta que se encuentran ante la pregunta de ¿qué es lo mejor para abrigarse del frío? depende, mucho, del tipo de establecimiento al que acudan.

En las tiendas de las firmas de moda la respuesta es unánime: las prendas técnicas rellenas de pluma. No hay duda de su sobresaliente capacidad de aislamiento frente al frío. Sin embargo, este tipo de prenda tiene dos problemas, uno técnico y otro ético. El primero es simple: cuando la prenda se moja, si no es completamente impermeable -y pocas veces lo son por el diseño de las prendas (tienen costuras para no estar excesivamente “hinchadas”) las plumas pierden el 100% de su capacidad calórica. La solución que tienen algunas de estas empresas es utilizar el efectivo recubrimiento de GoreTex pero esto hace que el precio de la prenda se dispare (fácilmente por encima de los 400€). En cualquier caso, el lavado de la prenda seguirá siendo un problema -con o sin recubrimiento- ya que al mojarse las plumas se apelmazan y con el paso del tiempo pierden capacidad aislante.

El segundo problema, el ético, se explica fácilmente si uno navega un poco por la web y averigua cómo se consigue la pluma de las aves (las de mayor calidad son las de pato y ganso nórdico. Salvo alguna empresa que emplea materiales de animales alimentarios -y raras veces consiguen cubrir toda la demanda- el proceso es sencillamente atroz y salvaje.

¿Qué ocurre entonces cuando buscamos una alternativa tecnológica (sintética) a la capacidad aislante de las plumas? Desde hace décadas son varias las empresas que han buscado alternativas que sirvan para aislar la temperatura corporal sea cual sea la temperatura ambiente.

Probablemente el más avanzado de todos sea el PrimaLoft desarrollado por Albany Internation y empleado preferentemente por The North Face. La empresa californiana ha creado un tejido de relleno que inicialmente era una mezcla de materiales naturales (pluma reciclada) y sintéticos que garantizaba un aislamiento térmico del 98% incluso en condiciones de humedad extrema.

Con diferentes rangos de capacidad calórica (Silver, Gold y Black Hi-Loft) hace poco presentaron un giro más de tuerca al concepto con el PrimaLoft Silver Eco: confeccionado en un 70% con materiales reciclados sintéticos sometidas a un tratamiento hidrófugo permite una sensación de calidez inmediata sin abultamiento. Además, permite guardarse plegado -las plumas se deben guardar extendidas-, un lavado convencional y un mantenimiento de larga duración.

Otro de los sistemas más reputados del mercado es el Thinsulate de 3M. Del mismo modo que ocurrió con el exitoso GoreTex, la empresa de Minnesota ha desarrollado diferentes variables para aplicarlo a todo tipo de prendas y calzados. La tecnología Thinsulate no solo permite aislar térmicamente la temperatura corporal del usuario sino que no permite pasar la humedad -incluso en forma de lluvia o nieve intensas- más allá de su capa exterior.

El sistema es tan eficiente que han desarrollado variantes que resisten el fuego, son sumergibles, se ajustan completamente al cuerpo para la práctica deportiva o se pueden aplicar en ventanales. Uno de sus recubrimientos más exitosos es el que han conseguido con un 50% de materiales reciclados gracias a los últimos desarrollos que permiten su reutilización.

El último sistema que traemos hoy es el Hollofil desarrollado por DuPont. Esta química, también estadounidense, emplea el relleno Dacron (una fibra con diferentes composiciones -la principal es el poliéster- desarrollada por otra empresa) que estructura con un núcleo hueco para hacerlo más liviano -y darle forma a pequeñas “celdas” de aire que retienen el calor corporal y se convierten en un conjunto comprimible y liviano.

A esto le suman el aislante Thermolift Extreme, que sirve de recubrimiento para el núcleo del tejido y lo mantiene a salvo de la humedad y el frío exterior. El resultado es uniforme, muy ligero, aislante y con un mantenimiento tremendamente sencillo. Además, como en los anteriores, las empresas han realizado evoluciones hacia materiales reciclados y reciclables.

En definitiva, alternativas igual de efectivas en picos de frío, con una mayor vida útil, mucho más respetuosos con el medio ambiente y con un precio más competitivo. Nosotros ya tenemos respuesta para quien nos pregunte si es mejor la pluma o el sintético.

Zero Motorcycle, solución sobre dos ruedas

Hace ya más de un año que os hablamos de las motos eléctricas como otra alternativa necesaria para “limpiar” nuestro tráfico y nuestras ciudades. Una solución alternativa para un medio de transporte rápido, que ocupa poco espacio y que con un cambio de fuente energética podría suponer un complemento perfecto al transporte público en las grandes zonas urbanas del planeta.

Fue por aquel entonces cuando nombramos por primera vez a la empresa californiana Zero Motorcycles. La empresa entró en nuestro mercado en 2012 y desde entonces ha conseguido construir un interesantísimo catálogo en el que se llega hasta las 14 configuraciones de modelos con precios que oscilan desde los 12.390€ de la Zero FXS Supermoto a los 18.590€ que cuesta una Zero DS Max Performance.

Aunque el precio pueda parecer alto (sobre todo si le sumamos una batería adicional y el sistema de carga rápida), los modelos más capaces alcanzan hasta 325 kms reales de autonomía. Según la empresa, un usuario medio recorre 30 kilómetros al día con su moto lo que deja el “depósito” por encima de los 10 días y, lo mejor, el coste de combustible en 0,30 euros al día.

En este caso, los modelos Zero S y Zero SR ZF 13.0 (con batería adicional) se muestran como una alternativa estupenda frente a los modelos de combustión interna. Sobre todo si tenemos en cuenta el precio de 12.700€ de la primera. Sobre todo porque el mantenimiento es mucho menor que en el caso de las motos clásicas con transmisión convencional y motores que sufren desgaste cada kilómetro que recorren.

La autonomía, empero, no es el único medio de catalogar sus motos. La oferta está muy bien escalonada por potencias teniendo un rango desde los 44 hasta los 70 caballos. De hecho, las versiones 2017 han visto mejoradas sus cifras siendo su “joya” la Zero SR que mejora su par motor un 10%. Su mejora de rendimiento nos permite una autonomía de 70 kilómetros a velocidades de crucero superiores a los 110 kms/hora.

Para los más puristas, nos gustaría subrayar que todos los modelos cuentan con componentes de primeras marcas con gran experiencia en el mundo de las dos ruedas: amortiguadores Showa, frenos ABS de Bosch, neumáticos Pirelli Diablo Rosso II, etc. Es cierto que esto sube el precio del conjunto, pero también que nos garantiza un producto que no envidia en nada a europeos y japoneses y que dan un plus de seguridad al piloto.

La nueva Zero S, el modelo de entrada con una potencia de 60 caballos y una autonomía de 140 kilómetros a velocidades legales se vende por 12.700 euros sin contar ayudas o descuentos de la marca y cuenta con un grupo motor con una esperanza de vida que supera los 580.000 kms. Su peso, de 185 kilos no merma su rendimiento y sus sensaciones de conducción y, sin duda, se presentan como una alternativa para aquellos que quieran un medio de transporte que se amortizará con el tiempo, con un mantenimiento bajo, responsable y diferente.