ASF, la industria automotriz vasca da un salto adelante

A pesar de todo el debate que rodea al sector del motor (futuro del automóvil como bien en propiedad, impacto medioambiental en nuestras costumbres de movilidad, sostenibilidad de las actuales tecnologías) y a la industria 4.0 (desaparición de puestos de trabajo y su obligatoriedad para seguir siendo competitivos), ésta sigue siendo uno de los pulmones de la economía continental -especialmente en las regiones más industrializadas- no solo por el peso específico de los fabricantes sino también por toda la industria auxiliar sino también por todos los sectores satélites (aseguradoras, financiaciones, autoescuelas, energéticas, etc.) que arrastra.

En Euskadi además de contar con empresas altamente cualificadas en sectores como los componentes, hemos realizado desde hace tiempo una importante inversión para seguir estando en la vanguardia tecnológica. El know how raras veces es sustituible por costes (como los laborales) más bajos. Uno de los mejores ejemplos, sin duda, es el Automotive Intelligence Center -AIC-. Sito en Boroa, es un centro único de generación de valor para el sector basado en la innovación abierta y la cooperación interempresarial. Una misma orientación al mercado que busca integrar conocimiento, tecnología y desarrollo industrial en una misma estructura.

El pasado 26 de enero el AIC puso en marcha en Amorebieta (Bizkaia) el primer centro de competencia de fabricación avanzada denominado ASF-Automotive Smart Factory en colaboración con la ingeniería Sisteplant. Esta última, con sede en Bilbao, es una especialista en el desarrollo de soluciones basándose en las más avanzadas tecnologías de la información y fabricación.

ASF ha sido concebido para “dar un servicio integral de acompañamiento a la industria del automóvil europea en la implantación de la fabricación del futuro”. De esta forma, ASF acompaña a cada empresa en el recorrido de transformación adecuándose a las necesidades particulares de cada caso: desde el desarrollo de estrategias personalizadas pasando por el análisis y la medición del impacto que supone la implantación de dichas estrategias y finalizando con la implantación de las mismas en la propia fábrica.

Así, podemos entender la ASF como un proyecto con dos partes relacionadas pero diferenciadas. La parte “física” que cuenta con equipamiento de última tecnología como robótica avanzada y sistemas de verificación en línea; y la parte intangible (Manufacturing Intelligence) que implementa un sistema inteligente de fabricación que monitoriza y gestiona los procesos en tiempo real para garantizar la ausencia de defectos a través del control de los mismo además de permitir una trazabilidad unitaria con implantación del relativa a cada parte.

Por eso una de las apuestas de ASF es el Big Data; la monitorización activa del estado de los equipos; la gestión inteligente de los procesos; los sistemas avanzados de comunicación máquina a máquina; la simulación de procesos y sistemas de control; la gestión digital de calidad; la interacción hombre-máquina y los nuevos métodos de formación y capacitación.

Durante la presentación de la ASF, Unai Rementería, Diputado General de Bizkaia, subrayó el posicionamiento del AIC como “uno de los grandes polos de generación de valor y conocimiento para el sector de la automoción, clave en Bizkaia”.

El ente foral, altamente comprometido con el sector, siempre ha apostado fuertemente por el AIC y ha invertido 500.000€ en el centro ASF. Y esa es una de las claves para que el AIC  “pueda seguir el ritmo del sector de la automoción para continuar siendo pionero a nivel mundial” algo para lo que, recordó, es necesario “innovar y cooperar”.

Durante 2016 las 300 empresas que forman parte del sector vasco de la automoción facturaron 16.400 millones de euros (un 9,7% más que en 2015) lo que las convierte en parte estratégica de la estructura industrial y económica de Euskadi. Cuentan con 263 plantas en 29 países, exportan el 90% de su producción y trabajan con los principales fabricantes en todo el mundo.

Santiago Córdoba

Commercial Manager de Binary Soul

Sorginen Kondaira, mucho más que un videojuego

Hoy la Biblioteca Foral de Bilbao ha sido testigo de un hito en el devenir de nuestra industria digital:    Ana Castro, responsable de la Dirección de Cultura y Euskera ha presentado a los medios Sorginen Kondaira, el primer videojuego 3D sobre mitología vasca. El título, desarrollado por Binary Soul, ha contado con el apoyo tanto de la Diputación Foral como del Gobierno Vasco que han visto en él una oportunidad de “acercar nuestra cultura e idioma al público infantil y adolescente”.

Los videojuegos llevan ya tiempo siendo el principal referente en la industria de ocio para todos los públicos: facturan más que el cine en todo el mundo, por ejemplo, y son referente de una generación mucho más audiovisual e interactiva para los que la literatura se queda corta. Esto hace de Sorginen Kondaira el vehículo perfecto para aunar aprendizaje y diversión aprovechando algunos de los escenarios más emblemáticos de la geografía vasca.

Sabedores de esto, instituciones como la Diputación Foral y el Gobierno Vasco, los entienden como un medio esencial para fomentar la presencia del euskera en nuestro día a día mediante programas como IKT y Fomento del la Presencia del Euskara en las Tecnologías de la Información y de la Comunicación que apoyan el desarrollo de títulos como Sorginen Kondaira.

En la presentación, Endika Campo, Gorka García y Santiago Córdoba, de Binary Soul, subrayaron la prioridad de la start up de “aportar valor añadido a sus propuestas” y, en el caso del juego, “apostar por el componente educativo-cultural y el fomento del euskera”.

Sorginen Kondaira, explicaron, “se compone de tres piezas fundamentales: resolver divertidos retos y puzzles con un alto valor didáctico; explorar a través de escenarios 3D (con una estética muy cuidada, por cierto) localizaciones como el Bosque de Oma o el dolmen de Sorginetxe; e interactuar con personajes mitológicos que forman parte de la historia y nuestra cultura como Basajaun o Mari” que se han caracterizado de acuerdo a la tradición.

El juego, además, incluye un apartado de “Historia” donde se recoge toda la información de los lugares, personajes y elementos clásicos de la mitología que aparecen en la narración como los eguzkilores.

Disponible tanto en euskera como en castellano, Sorginen Kondaira será publicado con la ayuda de Elkar, la distribuidora más importante de contenidos de ocio y cultura en euskera, que lo tiene a la venta tanto en sus tiendas físicas como en su web a partir de mañana viernes 22 de abril por un precio de 15€.

Las aventuras de la joven bruja, por cierto, también son un hito para esta célebre empresa vasca pues como explicó Xanti Jaka, gerente de la empresa, se trata del primer videojuego de su catálogo en sus 30 años de existencia.

Binary Soul es una start up cooperativa dedicada al desarrollo de videojuegos, soluciones de gamificación y aplicaciones de realidad virtual para sectores tan diferenciados como la industria, la educación y el turismo constituida en 2014 por siete ex alumnos del Digipen Institute of Technology que, tras graduarse en un master de Diseño y Desarrollo de Videojuegos han apostado por crear productos como Euskal Herriko Pilota Birtuala o Motion Box donde han aunado lo más vanguardista de las nuevas tecnologías con nuestra tradición y nuestro motor económico.

En sus poco más de dos años de vida ya se ha convertido en proveedora de servicios para empresas tan reputadas como CIE Automotive, Jai Alai de Bilbao, Restaurante Etxanobe o Bilbao Ekintza.

BEAZ, al crecimiento por la colaboración

La relación entre sociedad y economía -nos guste o no- es muy estrecha. Crear un entramado empresarial dinámico y socialmente responsable es fundamental para el desarrollo de una región ya que genera empleo de calidad (permite la conciliación, es estable, etc.). Es por ello que potenciar la actividad económica debe ser una de las obligaciones de la Administración con sus ciudadanos.

Sabedora de esto, la Diputación Foral de Bizkaia tiene un departamento de desarrollo económico territorial en el que se engloba BEAZ encargada de definir y desarrollar los programas de ayuda a empresas y emprendedores del Territorio Histórico. La innovación (nuevos productos y servicios) así como el soporte para la llegada a nuevos mercados (no solo la internacionalización) son los dos pilares fundamentales de este ente.

Además de contar con una red propia de incubadoras que ayudan al inicio de proyectos de emprendimiento así como acuerdos de colaboración con otras entidades públicas que facilitan la ubicación empresarial (Azpiegiturak) y la financiación (Seed Capital); BEAZ forma parte de la European Business and Innovation Centre Network junto con otros 150 centros europeos de empresas e innovación.

También es miembro de pleno derecho de la Asociación Nacional de Centros Europeos de Empresas e Innovación, de la Agencia Vasca de Innovación, del Observatorio de la Innovación, de la Federación Española de Promoción de Diseño, etc.

Esto convierte a la institución en una poderosa herramienta en la que tanto los agentes públicos como los privados pueden apoyarse para conseguir dinamizar su actividad, encontrar nuevas sinergias y ganar visibilidad frente a los demás miembros del mercado.

En este marco, el pasado jueves 18 el BEC fue el lugar elegido para el quinto encuentro Bizkaia Empresa que tuvo como objetivo premiar y favorecer la reflexión entre empresas. De este modo, el tema principal del evento fue la cooperación interempresarial. La forma en la que se relacionan las grandes compañías, las PYMEs y las start ups.

El encuentro contó con la participación de Imanol Paredes, diputado de Desarrollo Económico y Territorial, quien explicó su visión de esta colaboración como una herramienta necesaria en la que diferentes agentes económicos de distintos ámbitos pueden compartir sus puntos fuertes para generar un entramado empresarial mucho más rico.

Además, se presentaron las ayudas forales que se destinarán en 2016 para promover la recuperación y consolidación económica del Territorio así como a la creación de empleo y cuyo importe supera los 49 millones de euros.

El evento también contó con la participación de Euskaltel, Hospital de Cruces, ITP, Petronor y Velatia  que explicaron el importante papel que la cooperación tiene en sus estrategias de innovación y desarrollo y plasmaron casos reales en la que PYMEs, empresas jóvenes y grandes corporaciones consiguieron mejorar gracias a su trabajo conjunto.

Finalmente seis empresas (CMI, Kuaderno, Kautenik, Venturmoda, ITP Externals y Educaedu) fueron galardonadas con los premios ON por su contribución a la generación de actividad económica y el empleo en Bizkaia y que disfrutarán de seis meses de aceleración económica con el apoyo de asesores especializados.

Noticia recomendada por Binary Soul