Mentoring, la clave para crecer está en la comunicación

Prácticamente todos los economistas hablan de dos tipos de empresas en todos los mercados: las tractoras, firmas internacionales que fomentan el crecimiento y desarrollo económico a nivel Macro; y las pequeñas empresas que surten a las primeras de todo lo que necesitan para su actividad. Entre estas últimas se encuentran, por supuesto, las start up, empresas jóvenes e innovadoras que, si crecen a un ritmo alto se las denomina gacelas.

Todo ello permite la existencia de un ecosistema o tejido empresarial que influye de una forma determinante en la riqueza y el desarrollo social de una región. Y por eso es necesario la colaboración entre ambos tipos de compañías para garantizar la supervivencia del otro. Lo que en biología se conoce como simbiosis en economía se traduce en sinergia.

Más allá de la colaboración estrictamente económica entre grandes y pequeñas empresas (o maduras y jóvenes) existen una figura central en su relación: el mentoring, una práctica según la cual una persona facilita el desarrollo de otra a través del intercambio de recursos, conocimientos, valores, habilidades, perspectivas, actitudes y competencias (según Julio Rodríguez Días en su excelente “Mentoring para emprendedores. Guía Práctica.”).

En definitiva, una relación de comunicación entre un maestro y un alumno en el que el aprendizaje, el desarrollo y el crecimiento del segundo viene marcado por la experiencia del primero. La ciencia ha demostrado que cada uno de nosotros -nuestros cerebros- somos diferentes porque nuestro entorno, nuestros impactos recibidos, nuestras conversaciones mantenidas, son diferentes. Eso moldea nuestra forma de aprender, ser y actuar. Nuestro desarrollo personal y la forma en la que influenciamos a los demás.

Es por ello que hemos de entender el mentoring como algo más que una relación en la que alguien vuelca sus conocimientos sobre otro, sino como un intercambio de pareceres y experiencias, de puntos de vista, en el que ambos aportan su experiencia siendo el mentor el que puede guiar al mentee.

Esto supone una gran responsabilidad para el mentor quien debe desarrollar el rol de acompañante (ha de aconsejar sin marcar el devenir del mentee); indagador (debe hacer que el mentee ponga en duda todos los procesos para aprender de ellos, no dar nada por sentado); explorador de opciones (potenciando el pensamiento creativo del mentado); informador y consejero; impulsor (incrementando su nivel competencial); conector (gracias a su red de contactos que pone a disposición del mentee) y modelo de comportamiento (apoyándose en su mayor experiencia).

Todo ello permitirá que el emprendor, la pequeña empresa, adquiera la suficiente experiencia y contactos como para poder consolidar sus proyectos y, con el tiempo, pase a ser una empresa tractora que ofrezca su potencial a otros nuevos emprendedores.

Noticia recomendada por Binary Soul

Whole Foods, la compra más cara en la historia de Amazon

El pasado viernes saltaba una de las noticias más controvertidas de los últimos meses -al menos en el sector tecnológico-: Amazon, la empresa que quiere cambiar la forma en la que consumimos, anunciaba la adquisición de Whole Foods por 13.700 millones de euros. Los de Jeff Bezos entran por la puerta grande al mercado de distribución estadounidense al hacerse con una plataforma que cuenta con 450 tiendas y tiene su seña de identidad en los productos orgánicos.

La operación supera con creces la más grande hasta la fecha (que era de 1.000 millones por una compañía no cotizada) y supone valorar cada título de Whole Foods en 42 dólares -que abonará en efectivo-. En el anuncio Jeff Bezos explicaba que la minorista es una empresa que sus clientes “aman”, motivo por el cual ambas seguirán cotizando por separado y se mantendrán sus marcas bien diferenciadas.

Este movimiento supone agitar por completo el sector en Estados Unidos. En un momento en el que los medios estaban volcados con el desembarco de Lidl en el país y su compatriota Aldi, propietaria de Trader Joe’s, la dupla Amazon-Whole Foods supone crear un gigante con presencia en 42 estados y, sobre todo, una plataforma logística incomparable. En definitiva, se van a cambiar las normas de redistribución de alimentos.

Y esto se ha reflejado en una apreciación de ambas empresas un 27% (Whole Foods) y Amazon (un 3%) y en la caída de los principales competidores: Supervalue se dejó un 16%, Korger un 15%, Target un 11% y Dollar General un 6%. Si tenemos en cuenta que hasta ahora Amazon estaba pugnando en el mercado de bajo coste con Walmart, la nueva empresa cubrirá casi todos los segmentos de mercado.

Los analistas, tanto del sector minorista como del tecnológico, dan una enorme importancia a la operación y la equiparan a la fusión de TimeWarner y AOL puesto que el conjunto del mercado mueve cada año 800.000 millones de dólares. El impacto, sin embargo, se prevé que sea mayor puesto que por el momento la relación de de las distribuidoras con internet era el indispensable y por el enorme músculo financiero que ya cambió el negocio de las librerías y las tiendas de electrónica.

Ahora que este mercado que suele ser pionero en la entrada de nuevas tecnologías será mirado con lupa en otros países ya que parece una evolución natural en cuanto al modelo de negocio y, sobre todo, en el posicionamiento en el mercado de Amazon, que adquiere centros de distribución estratégicos en zonas poblacionales de renta media-alta.

La presencia de Whole Foods por todo el territorio crea además una potente red de distribución para los de Jeff Bezos de cara a entrar de una forma más sólida en el mercado de parafarmacias o la expansión de Fresh (su línea de comida fresca). Además, se da por hecho que todo el catálogo de la empresa adquirida pasará a estar disponible en Amazon Echo (el altavoz inteligente) y por supuesto dentro de las habilidades de Alexa.

Además, la firma cuenta con un perfil de cliente especialmente fiel: personas que buscan una alimentación sana y responsable. Cerca a la alimentación orgánica y vegetariana y que entienden esto como un modo de vida. Asimismo, tiene líneas de productos responsables dedicadas a personas alérgicas y cubre un nicho de mercado cada vez más al alza en un país con graves problemas de salud alimentaria.

Subcontratación ’17, Euskadi como centro del sourcing

La semana pasada, entre los días 6 y 8 de junio, el Bilbao Exhibition Centre fue sede de la décimo octava Feria Internacional de Procesos y Equipos para la Fabricación, más conocida como Subcontratación. El evento, con un claro perfil profesional, estaba dirigido a empresas de sectores como la automoción, aeronáutica, energía, máquina herramienta, maquinaria industrial, motores, industria química, etc. que buscan otras compañías más pequeñas especializadas en soluciones y procesos avanzados que permiten un ahorro evidente de costes y, sobre todo, una mejora competitiva en los productos finales y servicios de las primeras.

Bajo el lema “connecting companies, optimizing processes” le edición 2017 de esta bienal superó los datos de expositores (más de 600) y visitantes (más de 19.000) de otros años y volvió a tener como punto fuerte las entrevistas B2B que ponen en contacto directo a los expositores con los contratistas para que la cooperación interempresarial cristalice en contratos.

Repartidos en tres bloques -automoción, subcontratación general y aeroespacial- se cerraron más de 1.200 entrevistas en el marco del XVII Encuentro Europeo de la Subcontratación Industrial organizado entre las Cámara de Comercio de España y el BEC. El planteamiento de las entrevistas este año se hizo bajo la premisa de emular la sastrería personalizada: conseguir encuentros planificados en los que el proveedor le supone un ahorro de tiempo y dinero al posible comprador. Además, se consigue una relación directa entre el sourcing y los jefes de proyecto y compra de las empresas que necesitan externalizar parte de sus procesos.

Aunque aún no hay datos oficiales de esta edición, en la de 2015 la mayoría de las 1.222 entrevistas realizadas con contratistas de Alemania, Holanda, Bélgica, Francia o Austria acabaron en negocios que sirvieron para potenciar la industria vasca y estatal y consolidarla como uno de los puntales del mercado gracias a sus altos niveles de exigencia y, sobre todo, a que por el momento sigue teniendo una ventaja de costes respecto a la de sus países.

De esta forma, el calendario se dividió en un sector por jornada para evitar que cada nicho de mercado restara protagonismo a los demás y que los visitantes -profesionales- pudieran organizar mejor sus agendas.

También nos gustaría reseñar el papel que tuvieron los centros de estudios que pudieron realizar visitas para acercar a sus estudiantes a un entramado económico poco conocido para el gran público pero central para el desarrollo del tejido industrial (no solo el vasco).

De esta forma, pudieron ver de primera mano como toma forma la colaboración entre las denominadas empresas tractoras y las start ups fundamentales a la hora de mantener la competitividad en sectores estratégicos como las nuevas tecnologías y la industria pesada.

FX Interactive, el adiós más doloroso

Hay una generación de gamers que se enganchó gracias a juegos deportivos sencillos. Simuladores donde los gráficos no eran lo más importante sino vivir el deporte como lo hacían los profesionales. Sentir un equipo con todas las consecuencias: buenas al ganar -su desarrollo- y malas al perder (el posible despido).

El PC Fútbol, nacido de los informáticos de Dinamic Multimedia a la par que se desarrollaba la profesionalización (y masificación) del balompié en el Estado es, para muchos, el juego de fútbol. Sin embargo, después de que FX Interactive, uno de los grandes estudios estatales y caído en desgracia los últimos años, no haya podido afrontar la deuda de 54.702 con un antiguo empleado parece haber muerto para siempre.

El estudio lleva varias sentencias, como acredita el BOE, que le han condenado al pago de diferentes cuotas por la situación de parálisis mal gestionada que vivieron a finales de 2014 y que en vez de haberse solventado con un concurso de acreedores simplemente se alargó en el tiempo hasta que la empresa no fue capaz de generar los ingresos mínimos para cubrir deudas que no paraban de crecer.

De malas maneras la dirección de la empresa decidió un despido fulgurante de parte de la plantilla sin contar con que ésta -con razón- litigaría por las mensualidades adeudadas. Ese fue el momento de inflexión.

Ni siquiera la reformulación del juego que fue un tótem durante más de una década (y que se debería relanzar en 2018 bajo el nombre de Football Club Simulator) puede hacer pensar que FX Interactive saldrá airoso de una deuda de 1,1 millones de euros (pagos no atendidos e incidencias judiciales por más de 840.000 euros y embargos por más de 250.000).

FX Interactive nace como heredera de Dinamic Multimedia después del despido de los hermanos Ruiz quienes se unieron a Ignacio Gómez como socio capitalista y se llevaron consigo su creación: el PC Fútbol.

Su posicionamiento fue el de un estudio que desarrollaba juegos asequibles y que adaptaba éxitos de estudios extranjeros a nuestro mercado. Imperivm es, probablemente uno de los mejores ejemplos. Pero la crisis financiera de 2008, el desarrollo de plataformas como Steam, la crisis de ventas de los PC en favor de otros soportes donde no estaban (smartphones, tabletas o consolas) y la falta de títulos propios condenó a una empresa que en su momento álgido llegó a facturar más de 12 millones de euros.

En 2014, su año más duro la cifra se contrajo hasta el millón de euros. Ahora, a pesar de una última vía de contratación para relanzar títulos, la esperanza parece perdida y el PC Fútbol con el que aprendimos a ser managers durante los años 90 parece un buen recuerdo de una época muy lejana.

Uber, Apple amenazó con expulsarla de la App Store

Hay empresas que parecen abonadas al escándalo, aunque, sorprendentemente, consiguen parecer inmunes al mismo. Probablemente Uber sea el mejor exponente de este perfil de compañías gracias a las declaraciones y actuaciones de su polémico CEO y fundador, Travis Kalanick, así como por las declaraciones de ex trabajadores, denuncias de la competencia y demandas por prácticas poco éticas.

El último capítulo ha tenido como protagonista un rival con el que pocas start ups se atreverían a meterse: Apple. Según hizo público The New York Times hace unos días, los ingenieros de la empresa de vehículos encontraron una forma de espiar los hábitos de los usuarios de iPhone incluso si estos habían eliminado del dispositivo la aplicación de Uber.

Los de Cupertino se dieron cuenta y Tim Cook se reunió con Kalanick en diciembre de 2015 para advertirle de que o cesaban la práctica o estarían fuera de la App Store lo que les alejaría de 1.000 millones de usuarios potenciales. Kalanick no tuvo más remedio que ceder a la presión pues esa posibilidad hubiera supuesto un golpe probablemente mortal a la empresa.

Al parecer la historia no llegó más lejos… hasta que el medio neoyorquino la ha sacado a la luz para sumarse a la ola de escándalos que se suman a los de acoso por parte de ex trabajadoras, de mal trato del CEO a sus chóferes y, por supuesto, su eterna guerra con los taxis. La principal diferencia es que, por primera vez, el escándalo afecta directamente a sus usuarios.

Los ingenieros de Uber pusieron en marcha una práctica conocida como fingerprinting según la cual se asigna un código digital a cada terminal de modo que se podía rastrear el mismo aunque se eliminara la aplicación o incluso se reseteara a “modo fábrica” el iPhone. Esto es algo que está expresamente prohibido por Apple que no permite que ningún desarrollador lleve a cabo esta actividad en ninguna de sus aplicaciones.

Para que Apple no se diera cuenta, Kalanick pidió que emplearan una técnica llamada Geofencing alrededor de la sede de Cupertino. Esto hacía que los terminales ubicados en ese área -donde están los ingenieros encargados de revisar las apps- no fueran afectados por el fingerprinting y no descubrieran el problema.

Uber se ha apresurado a hacer público un comunicado en el que dice no haber hecho nada ilegal y que ha implementado el fingerprinting con el fin de prevenir un uso fraudulento de su aplicación: evitar que se pudiera instalar en terminales robados o que se pueda realizar un viaje muy caro con una tarjeta robada para, posteriormente borrar todos los datos del teléfono y no dejar rastro de la actividad delictiva.

Lo más llamativo es que en el comunicado no explican si han dejado de llevar esto a cabo a pesar de la prohibición explícita de Apple. Ellos consideran que solo potencian la seguridad de los clientes y evitan que se puedan realizar robos o transacciones ilegales.

Con el último escándalo sobre la evasión de impuestos todavía caliente, este parece una piedra más en el camino de una empresa que está abriendo demasiados frentes de batalla como para permanecer inmune a todos ellos.