Week Break Design muestra los secretos del diseño del automóvil

El automóvil es uno de esos bienes que, a pesar de estar siempre en el disparadero, nos resultan imprescindibles. Pocos objetos han definido tanto un siglo como éste el XX. Son la materialización de la libertad, del transporte, de la globalización y, en muchos casos, llegan incluso a demostrar una “personalidad” impropia de un objeto.

Porque el diseño de un coche, su alma que dirían los Jeremy Clarkson y compañía, reside en su concepto, en su idea, en su diseño, en las texturas y sensaciones que transmite. Mucho más que una cosa, un coche tiene personalidad en su interior y su exterior y por ello es tan importante el trabajo del equipo de diseño. De hecho, es muy probable que casi todos los amantes del motor hayamos soñado alguna vez con diseñar uno, con aportarle nuestro toque lo haga único.

Además, cada vez que nos hemos enfrentado a un proceso de compra, de forma intuitiva e involuntaria, la estética y la percepción de esas sensaciones (del modelo y de la marca) son parámetros decisivos a la hora de elegir entre un automóvil u otro. La diferencia entre un éxito o un fracaso millonario.

El Automotive Intelligence Center-AIC puso en marcha el pasado día 3 de febrero en su centro de Boroa una nueva iniciativa dentro de su AIC Campus llamada Week Break Design con el fin de acercar las actividades del Concept Design a todas aquellas personas con inquietudes en este área. Una forma de enseñarle a los aficionados (y a cualquiera que se acercara) la forma en la que un fabricante aborda el enorme proyecto de diseñar un modelo de cero o rediseñar uno que ya está en el mercado.

Porque el diseño de un vehículo va mucho más allá del diseño de los grandes trazos externos: cada pieza, cada componente, cada material tiene un impacto directo en la imagen de marca así como en las funcionalidades existentes y potenciales de cada coche. De esta forma, el proceso de diseño y conceptualización trabaja mano a mano con la ingeniería. Se llega al todo desde la parte y cada parte es indispensable para el todo.

Porque a la hora de llevar a cabo un proyecto de tanto calado como desarrollar un coche todo cuenta. Recientemente SEAT publicaba un informe en el que explicaba que, de media, pasan cuatro años desde que se plantea el coche hasta que se ensambla el primero en la fábrica.

Al principio del proceso hacen falta más de 1.000 esbozos y se emplean más de 5.000 kilos de arcilla para hacer los primeros modelos clay: las maquetas del producto en tres dimensiones. Una vez que se definen las formas, llega el momento de elegir el color para su presentación. Lo habitual es tardar unos tres años. En la planta de Martorell, por ejemplo, se emplean más de 6,4 millones de litros de pintura al año: suficiente para pintar un centenar de veces la Torre Eiffel.

En todo ese tiempo se realizan más de 55.000 simulaciones anuales con el único fin de garantizar la seguridad y el confort dentro de los vehículos. Esto incluyen más de 400 test olfativos y táctiles anuales para asegurar que el interior del vehículo no resulta desagradable para los usuarios.

Pero es no es todo: antes de salir a la venta, medio centenar de ingenieros testan los prototipos. Recorren más de 1,2 millones de kilómetros al año en desiertos y carreteras heladas para saber cuál es el comportamiento del vehículo en cada escenario.

Solo entonces es cuando el fabricante da luz verde al modelo y se reprograman hasta 2.000 robots encargados de ensamblar las más de 3.000 piezas que lleva un modelo medio. Son solo las cifras del fabricante más exitoso de nuestro mercado el último año, pero el proceso se repite en cada rincón del planeta.

Por eso, en el Week Break Design se mostró la importante de la evolución de las formas, los componentes y los materiales en la historia del automóvil y mediante la metodología Learning by Doing los asistentes pudieron comprender y compartir las diferentes fases de cada proyecto: desde concepto inicial hasta los testeos pasando por las fases de preproducción y producción.

Pudieron comprender las difíciles exigencias de los compradores y los complejos (y necesarios) requerimientos técnicos a los que las autoridades someten cada modelo. La forma en la que el diseño de cada generación de un modelo refleja una evolución morfológica ligada a los movimientos sociales y a la evolución de la tecnología.  Las claves del éxito en las delicadas estrategias de reemplazo y actualización en cada ciclo comercial de un automóvil, el papel fundamental de los muchas veces incomprendidos show cars además de mostrar las claves de los empleos y las carreras con futuro en un mercado en un momento fundamental en su historia.

En definitiva, la semilla perfecta para hacer que la potente industria automotriz vasca siga siendo una referencia europea y uno de los motores económicos y sociales de nuestra región.

Santiago Córdoba

Commercial Manager en Binary Soul

Global Innovation Day 2017, celebrando el ADN innovador vasco

El 16 de mayo, un año más, el Palacio de Euskalduna de Bilbao será el escenario del Global Innovation Day en el que bajo el lema “explora el pasado, crea el futuro” la Agencia Vasca de Innovación, Innobasque construirá un escaparate centrado en la innovación en nuestro territorio.

Como es habitual los asistentes podrán participar txokos, talleres, conferencias y coloquios solo que este año, coincidiendo con el décimo aniversario de la agencia, se han diseñado nuevas actividades como son los Circuitos por los txokos y la “ruta de la innovación”, dos iniciativas que combinan teoría y práctica y que buscan activar el espíritu innovador de los asistentes.

Los txokos se repartirán en cuatro áreas: globalidad, conectividad y relaciones, entornos favorecedores y bienestar y calidad de vida. El objetivo será acercar a los asistentes los productos y servicios de referencia en Euskadi así como algunas de las colaboraciones interempresariales en estos ámbitos.

Los talleres experimentarán la innovación en vivo. ¿Cómo? Recordándonos cómo era Euskadi hace 10 años. De esta forma podremos intentar imaginar cómo será dentro de una década. Para ello se expondrán las metodologías, técnicas y herramientas que se emplean para mirar al futuro tomando como referencia nuestro pasado.

Los debates, coloquios y conferencias serán más abiertos y participativos que nunca. El objetivo: hacer que los innovadores del presente y el futuro puedan aprender y compartir sus experiencias. Porque el desarrollo es algo que necesitamos potenciar entre todos aquellos que llevan la innovación en su ADN.

La Ruta de la Innovación será una de las estrellas de esta edición en la que las personas jóvenes podrán visitar algunos de los proyectos y lugares más significativos de la innovación en Bilbao. Con la Ría como elemento vertebrador, clave de todo el proceso y motor de la renovación y modernización de la ciudad.

El evento, una vez más, subrayará su carácter abierto, dinámico y participativo en el que se buscará el networking y crear conexiones entre las empresas participantes así como con otras instituciones que forman parte del mismo.

El año pasado, el Global recibió más de 2.000 visitantes que tomaron parte de los 57 txokos, 27 talleres y asistieron a las charlas de 22 ponentes. El número de organizaciones colaboradoras ascendió hasta 106.

El plazo de inscripción -gratuito- ya está abierto y es tan sencillo como rellenar los datos personales en esta página web.

Hannover Messe, Europa saca músculo

Desde el 24 hasta el 28 de abril Hannover será la capital mundial de la industria gracias a una nueva edición de la imprescindible Hannover Messe. La feria, la más importante del sector en todo el mundo, atraerá a más de 6.000 expositores y más de 200.000 visitantes en sus cinco días de duración y mostrará el músculo de la industria continental, en plena reconversión para volver a ocupar el lugar puntero de mercado mundial.

La edición de este año, celebra el 70 aniversario de la que el gobierno militar británico celebró por primera vez en un edificio de una fábrica en Laatzen con intención de potenciar el avance económico de la región (especialmente de Baja Sajonia) después de la Segunda Guerra Mundial.

Centrada en la robótica y la Industria 4.0, la convención se centrará en la aplicación de nuevas tecnologías en busca de la automatización, la eficiencia y las herramientas para el incremento de competitividad por parte de los fabricantes. Una forma imprescindible de acercarse a los grandes retos de la economía mundial -de la europea en particular- y a las posibles soluciones que la revolución tecnológica pone a su alcance para superarlos.

Una vez más, las pequeñas empresas y las start ups tendrán un papel destacado. Sus aportaciones para  agilizar la renovación de los sistemas de producción se antojan estratégicas y es por ello que tanto los organizadores como los representantes de las empresas tractoras buscarán sinergias para garantizar su subsistencia en el tejido empresarial y, sobre todo, para la mejora del sector.

Destaca dentro del programa el papel de los ponentes de las diferentes charlas, coloquios y debates. Venidos de todos los rincones del planeta, el grupo estará formado por empresarios, investigadores, políticos y otros agentes sociales que expondrán sus puntos de vista sobre el devenir de la industria así como sus demandas para mejorar la relación entre producción y sociedad.

SPRI, la Universidad de Mondragón, un stand centrado en mostrar las virtudes del plan Basque Industry 4.0, la Universidad del País Vasco (EHU), Tecnalia, Binary Soul, el Basque Energy Cluster, varias lecturas sobre el papel de la industria vasca en el continente o IK4 son algunos de actores que participarán de un evento estratégico para consolidar nuestro territorio dentro de la Unión Europea, principal motor industrial en el planeta.

Los proyectos de virtualización y capacitación; la implementación de nuevos sistemas productivos, una mejor gestión energética, así como la consolidación de nuevas empresas son la carta de presentación de Euskadi en el mejor y más grande escaparate industrial mundial.

GAIA 2017-2020, Euskadi apuesta por las TIC

El pasado miércoles 15 de febrero la Asociación de Industrias de las Tecnologías Electrónicas y de la Información del País Vasco, GAIA, presentó su plan estratégico para el periodo 2017-2020. Durante el acto, se pudo constatar la apuesta del cluster por las nuevas tecnologías y por convertir el sector TEIC en referente europeo y mundial.

Así, la presentación de las cifras del anterior plan cuatrienial demostró la buena salud del mismo a pesar de haberse desarrollado durante la parte más dura de la crisis económica: crecieron tanto la facturación como el empleo y tan solo la inversión en I+D se resintió en un escenario donde los recortes fueron la tónica en todas las economías continentales.

Apoyadas por la Industria 4.0, la biociencia y las sinergias con las industrias culturales y creativas, el plan 2013-2016 permitió consolidar una serie de colaboraciones interempresariales que permite confiar en un periodo mucho más floreciente hasta 2020 apoyados en una mejor situación económica, y en la puesta en marcha de diferentes estrategias en busca de la especialización inteligente de la industria.

Las metas del nuevo plan estratégico son ambiciosas: hacer que siga creciendo esa especialización inteligente en el que las empresas TEIC son capaces de dar soluciones personalizadas a las demandas de otros sectores; la internacionalización para potenciar la competitividad del conjunto del sector y multiplicar la integración con otros sectores para ganar capacidad financiera, humana y logística. Integrar conocimientos y tecnología permitirá dar un salto cualitativo a la economía de la región.

Bajo la idea de “Smart Industry, Smart Territory, Smart Society” se busca que el empleo del sector crezca un 25%, la inversión en I+D+i un 20% y las exportaciones un 35%. Cifras ambiciosas pero posibles gracias al rápido desarrollo tecnológico y a la capacidad de adaptación que por ahora están mostrando las empresas.

Smart Industry busca la revolución de la industria a través de la transformación digital: desde la automatización de procesos hasta productos inteligentes pasando por servicios telemáticos bajo demanda para los clientes. Smart Territory busca el desarrollo de las ciudades y territorios con una Administración y unos servicios públicos digitalizados y accesibles. Smart Society es el resultado de la digitalización de los modelos sociales incluidas las relaciones interpersonales.

La herramienta principal será la colaboración inter e intra cluster. Gracias a ellas se crearán cadenas de valor que permitan desarrollar soluciones singulares, reconocidas y respaldadas. El papel de Elkargi como financiador será fundamental para el desarrollo de estrategias TEIC e innovación 4.0. Así, también se pondrán en marcha programas de mecenazgo en las que empresas con experiencia apoyarán a las start ups para desarrollarse (y a sus proyectos más ambiciosos) con el apoyo de entes públicos.

Por último, el papel de los Labs será fundamental al definirse como un espacio físico en el que se buscará acercar nuevas tecnologías y propuestas tanto a diversos mercados como a la sociedad. Basquegame, por ejemplo, se antoja como una infraestructura en el que el sector del videojuego vasco podrá demostrar su enorme capacidad para reformularse como clave en los procesos de gamificación en las empresas. Una potente herramienta de capacitación y transferencia de información en el que, además, las start ups podrán testar nuevos sistemas y tecnologías antes de incorporarlos a su cadena de valor.

Tomás Iriondo, director general y coordinador en GAIA nos desgranó, además, algunas de las claves de ese plan estratégico a corto plazo. Preguntado por la inminente Hannover Messe, la feria industrial más grande del mundo con más de 6.000 expositores y de 200.000 visitantes, Iriondo recalcó que el “factor diferencial de la propuesta vasca en la feria es la flexibilidad y el pragmatismo que las PYMES vascas pueden ofrecer en el mercado”. De la colaboración de las diferentes PYMES surge la posibilidad de “crear resultados a medida, bajo demanda, a las necesidades del mercado y otras empresas que los grandes no siempre pueden dar”.

Uno de los ejemplos que recalcó fue el de la Basque Open Innovation Platform que busca crear un “ecosistema industrial vasco” en la que estén conectadas las “empresas tractoras, los innovadores, la Administración, los Parques Tecnológicos, la universidad y las empresas”. Un factor diferencial ya que, si la Industria 4.0 requiere de una integración vertical, el desafío de seguir siendo competitivos requiere también de una “integración horizontal”. Para ello será necesario, según el coordinador, “tender puentes digitales, conectores en las fases de preproducción, producción y post producción”. Para ello, las TEIC serán cruciales ya que la plataforma requiere de una “comunidad de desarrolladores con un claro espíritu territorial que potencien el ADN industrial de la sociedad”.

Para ello será necesario una readaptación de todos los actores económicos y, en este escenario, la industria del videojuego puede tener un papel fundamental. “Siendo conscientes de la imposibilidad de competir en el mercado tradicional de los videojuegos -donde el papel de Londres, Tokio o Los Ángeles parece indiscutible-, las empresas tienen la posibilidad de crecer mediante alianzas con la industria”. Para ello deben reenfocarse hacia “los serious games, la capacitación y el empleo de nuevas tecnologías como la realidad virtual y la realidad aumentada”. Y aquí es donde tendrá un papel relevante una herramienta como Basquegame donde todos podrán aprender de todos y podrán buscar alianzas estratégicas para ganar competitividad.

Noticia recomendada por Binary Soul

Durangoko Azoka, la nueva cultura vasca se consolida

Un año más, la cita más importante de la cultura vasca tiene una cita en Durango. Desde el día dos al seis de diciembre los ocho espacios de la Azoka han sido testigos de mesas redondas y coloquios, con especial relevancia para los creadores, el mundo audiovisual, la cultura digital (genial como siempre Kabi@), el aprendizaje, las artes escénicas y las retransmisiones en streaming.

El evento, demostración desde hace más de medio siglo de la evolución de la cultura vasca y el euskera, puso especial énfasis en las demandas de contenidos de las nuevas generaciones. De la cultura como aprendizaje y como ocio y, sobre todo, demostró la apuesta de los creadores de contenidos por las nuevas tecnologías como herramientas de distribución de la lengua y la identidad cultural.

Es por ello que hubo un espacio dedicado a Wikipedia y sus contenidos en euskera -con talleres de edición-, una apuesta por las redes sociales, cursos de programación (Python), mesas de debate sobre internet y, cómo no, un espacio para el ocio digital y los videojuegos.

Con una llegada cada vez más masiva de jóvenes (muchos de ellos estudiantes), la Feria se muestra como una cita ineludible para aquellos que quieres mostrar las nuevas formas de ocio y cultura para la generación millennial euskaldun. Una vez más, tanto las distribuidoras “clásicas” como los medios de comunicación y las start ups quisieron estar presentes para mostrar sus propuestas.

El cambio generacional entre los asistentes (algunos medios hablan de la media de edad más baja hasta la fecha) quedó plasmado también en los productos que demandaban en los stands de las distribuidoras y editoriales donde algunos juegos como Sorginen Kondaira -que gozó de una gran aceptación en la feria del año pasado- fueron muy solicitados.

La presencia de Game Erauntsia, comunidad de aficionados a los videojuegos, consolida el espacio euskaldun dentro de esta enorme industria y, sobre todo, confirma la demanda del mercado de contenidos diferentes al mainstream que aúnen cultura y ocio.